Skip to content

Las amenazas sobre el gobierno de Petro

Spread the love

El gobierno de Petro atraviesa el segundo tercio de su mandato en medio de una coyuntura difícil. Aunque la oposición está fragmentada, el gobierno del Pacto Histórico ha encontrado enemigos en las estructuras de control del Estado y en una derecha crecientemente radicalizada.


Alejandro Mantilla Quijano
Nueva Sociedad

Gustavo Petro comenzó el segundo tercio de su mandato en medio de una coyuntura difícil. Su confrontación con dos altos funcionarios del Estado, el saliente fiscal Francisco Barbosa y la procuradora Margarita Cabello, llegó a su cenit a inicios de febrero. La suspensión de tres meses del ministro de Relaciones Exteriores, Álvaro Leyva, por parte de la Procuraduría y el irregular allanamiento de la Fiscalía a la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), motivaron que el presidente denunciara internacionalmente el riesgo de una «ruptura institucional» que amenazaría la continuidad de su gobierno. A esto se suma la tensión entre el presidente y la Corte Suprema de Justicia, que ha motivado duras críticas contra Petro

El ex-guerrillero, que asumió en agosto de 2022 como el primer presidente de izquierda de Colombia en más de siglo y medio, enfrenta una triple tenaza. En primer lugar, el reloj avanza y le exige mostrar logros de política pública para satisfacer las altísimas expectativas de cambio generadas al momento de tomar posesión del cargo. En segundo lugar, la baja ejecución presupuestaria de 2023 revela problemas en la puesta en marcha de su proyecto político. Y finalmente, la inestabilidad, que el gobierno denuncia como una potencial «ruptura institucional», enrarece el ambiente político y amenaza con obstaculizar su gobernabilidad. 

Doble estándar

La denuncia de Petro sobre una posible ruptura institucional fue motivada por tres hechos simultáneos: las investigaciones de la Fiscalía sobre el financiamiento de la campaña presidencial, las reiteradas sanciones de la procuradora contra altos funcionarios del gobierno y la tardanza de la Corte Suprema de Justicia en el proceso de elección de la nueva Fiscal General de la Nación. A juicio del presidente, los tres eventos son síntomas de un clima de desestabilización que condiciona su mandato. Merece la pena, por tanto, rastrear el origen de esta tensión.

La presidencia de Iván Duque (2018-2022) fue atravesada por una paradoja. Su impopularidad y sus problemas de liderazgo se reflejaron, respectivamente, en un constante descontento popular expresado en dos estallidos sociales de alcance nacional y en una notoria incapacidad para cohesionar a su coalición de gobierno y las alianzas de clase que lo sostuvieron. La fortaleza de la oposición de izquierda tuvo como correlato la debilidad y la fragmentación de la derecha, tendencias que abrieron el camino hacia la elección de un gobierno alternativo. No obstante, esa debilidad en la relación de fuerzas no se reflejó en el interior del Estado, pues el entonces presidente Duque logró dominar los principales organismos de control e investigación judicial con políticos de su entera confianza. 

Francisco Barbosa, quien fuera compañero de estudios de Iván Duque y su consejero presidencial para los derechos humanos y asuntos internacionales, fue elegido como fiscal general el 30 de enero de 2020. Un año más tarde, Margarita Cabello fue electa como jefa de la Procuraduría. Abogada conservadora desconocida por la opinión pública hasta el año 2009, cuando el entonces presidente Álvaro Uribe la ubicó en la terna para la elección de Fiscal General –puesto que finalmente no consiguió–, Cabello tuvo un rápido ascenso profesional que la llevó a ocupar una silla como magistrada de la Corte Suprema. Ese éxito profesional no solo se debió a sus calidades como jurista, también se explica por su cercanía con el ex-presidente Álvaro Uribe y con Alejandro Ordóñez, abogado ultraconservador y ex-procurador general, que en su juventud organizó quemas de libros de Gabriel García Márquez, Karl Marx y Jean-Jacques Rousseau, y más figura clave en la destitución del hoy mandatario Gustavo Petro cuando fungía como alcalde de Bogotá.

He aquí la paradoja. Iván Duque ha pasado a la historia como un presidente débil, con un liderazgo endeble, pero exitoso en controlar cargos estratégicos que inhibieron posibles contrapesos institucionales durante su mandato, y que quedaron instalados para controlar -y confrontar- al gobierno Petro.

La importancia de Barbosa y Cabello no solo se sustenta en sus vínculos políticos y en su relevancia institucional en uno de los países con mayor número de abogados por metro cuadrado. También es crucial el vacío estratégico que han llenado. Frente al gobierno de Petro, el fiscal Barbosa y la procuradora Cabello ocuparon el lugar que no ha tenido la oposición en el Congreso, que luce desorientada, sin vocerías claras y sin liderazgos con alta capacidad de convocatoria. Esto permite comprender el marcado doble estándar que ha caracterizado sus actuaciones públicas. Cabello ha sido inclemente con funcionarios del gobierno nacional, aprovechando zonas grises de la interpretación jurídica, pero ha evitado ejercer acciones frente a graves escándalos protagonizados por sus círculos cercanos, como ha ocurrido con el entorno de la familia Char, la casa política más poderosa del Caribe colombiano. Barbosa, por su parte, procuró favorecer a Álvaro Uribe en el proceso penal que enfrenta por manipulación de testigos, con argumentos que varios jueces han rechazado por infundados pero que le han permitido ganar tiempo al ex-presidente. Tales actuaciones en los procesos judiciales se complementaron con una excesiva aparición pública del ex-fiscal general, quien fue un franco opositor a la política de paz del gobierno y quien procuró situarse, con constantes enfrentamientos con el jefe de Estado, como la figura más relevante de la oposición.

Las acciones de la Procuraduría y la Fiscalía han sido una constante sombra para Petro, pero en las últimas semanas dos factores profundizaron la tensión. La suspensión del Canciller por parte de la procuradora, por un caso vinculado a la licitación de los nuevos pasaportes, se sumó al allanamiento a la sede del sindicato de maestros -la organización social con mayor número de afiliados del país- por una supuesta financiación irregular a la campaña presidencial en el marco de las acusaciones contra Nicolás Petro, el detenido hijo del presidente.

Esa selectividad simultánea de los dos principales contrapesos del gobierno motivaron una respuesta tan polémica como poco estratégica del presidente: la denuncia de una ruptura institucional en marcha. El presidente asumió que se trata de un ataque concertado que ponía en riesgo la estabilidad de su gobierno y prendió las alarmas.

¿Una tormenta perfecta?

Si los primeros días de febrero fueron turbulentos, las cosas estuvieron lejos de mencionar. El sucesor del fiscal Barbosa debe ser nombrado por la Corte Suprema de Justicia a partir de una terna enviada por la presidencia. Ante las tensiones con el fiscal, el gobierno se apuró a enviar la terna en agosto en 2023, postulando a tres juristas -Luz Adriana Camargo, Ángela María Buitrago y Amelia Pérez- de amplia y reconocida trayectoria. Tal gesto temprano buscaba que, al final del período de Barbosa, la Corte Suprema ya tuviera su reemplazo, evitando una larga etapa de interinidad que podía beneficiar a la oposición. Sin embargo, ese cálculo fue inútil.

Aunque la terna fue enviada hace más de seis meses, el tribunal aún no ha elegido a la nueva fiscal. El complicado procedimiento de elección en la Corte Suprema tiende a postergar la decisión final y propicia el interinato en la Fiscalía. Sin embargo, en esta ocasión la tardanza tiene dos ingredientes inéditos: el afán conspirador de la Fiscalía y los señalamientos contra la fiscal interina, quien acaba de tomar posesión.

Martha Mancera, nueva fiscal encargada, no solo es conocida ante la opinión por ser la sombra de Barbosa. En los últimos meses pasó del anonimato al cuestionamiento por serias denuncias que la acusan de favorecer una estructura de narcotráfico en el interior de la entidad que ahora preside. En su columna dominical, el abogado Ramiro Bejarano denunció un seguimiento por parte de la Fiscalía, lo que llevó al medio Cuestión Pública a confirmar que «desde el despacho de la entonces vicefiscal Martha Mancera, hoy fiscal general encargada, se habría creado una unidad paralela que actuaba bajo sus indicaciones, pero sin notificaciones judiciales para investigar a personalidades o asuntos incómodos para la Fiscalía de Francisco Barbosa». Valga añadir que Ramiro Bejarano es uno de los abogados defensores del senador de izquierda Iván Cepeda, quien fuera víctima de un frustrado montaje judicial en su contra, hechos que motivaron que hoy la justicia indague sobre la responsabilidad penal de Álvaro Uribe en esos hechos.    

Torpezas estratégicas

Ante semejante situación, sectores afines al gobierno salieron al ataque. Pasaron de denunciar el riesgo de ruptura institucional a convocar una movilización que reforzara la posición de Petro y que, a su vez, llamara a la elección inmediata de la nueva fiscal general. No obstante, a veces un paso adelante implica varios pasos atrás y la convocatoria fue una exhibición de torpeza en varios aspectos. Se convocó el 8 de febrero, en la misma fecha que la Corte se reuniría para votar; además, no fue claro si la convocatoria provenía de los sectores sociales afines a Petro o si era impulsada por el propio gobierno. La combinación de esos dos factores bien podía interpretarse como una presión a la Corte y como una amenaza a la independencia judicial.

No era claro, además, si los manifestantes debían dirigirse a la Fiscalía para protestar contra Barbosa y Mancera, hacia la Corte Suprema para reclamar la decisión, o si debían acercarse al Palacio Presidencial para respaldar a Petro. Cuando a mediodía de ese jueves se conoció que la Corte no había llegado a una decisión en firme, un pequeño grupo de manifestantes enardecidos se dirigió a la entrada del Palacio de Justicia e intentó entrar por la fuerza. Aunque no estuvo en riesgo la integridad de ningún magistrado, la imagen de una agresión contra la administración de justicia fue bien aprovechada por sectores de la oposición y por la prensa corporativa que tienen una línea editorial adversa al gobierno. La jornada terminó con una declaración de la Corte Suprema rechazando las agresiones en su contra e insistiendo en la autonomía de sus funciones

¿Ruptura institucional?

«Esto es más complejo de lo que creemos, y hoy el desafío de nosotros es que Petro no se quede cuatro años, ni que acabe con la libertad, ni con lo que hemos construido». Estas palabras fueron pronunciadas por la senadora de derecha radical María Fernanda Cabal, regente de la familia que dirige la asociación de los ganaderos, defensora de militares acusados de violar derechos humanos y confesa admiradora de Javier Milei, Jair Bolsonaro, Nayib Bukele y Donald Trump. La cercanía de Cabal con ex-militares opositores al gobierno, como el general Eduardo Zapateiro, sumada a las presiones de la procuradora y el fiscal, son razones que favorecen las teorías sobre planes de desestabilización o conspiraciones de largo alcance.

Sin embargo, ninguno de los hechos denunciados por Petro constituye una inminente amenaza a la estabilidad de su gobierno y tampoco existen evidencias sobre un plan golpista con posibilidades de concretarse. La economía colombiana se mantiene estable, no se conocen insubordinaciones significativas en las fuerzas militares, la oposición no tiene una capacidad de movilización significativa ni cuenta con una figura carismática capaz de concitar un apoyo masivo, no se registran tensiones con el gobierno de Estados Unidos y los acercamientos entre el gobierno y los grandes empresarios colombianos han logrado limar asperezas.

Además, a diferencia de otros países, la Constitución colombiana no incluye la figura del juicio político para el presidente ni normas de revocatoria del mandato. La única figura jurídica que podría habilitar un proceso de destitución es un proceso judicial que se derive de una acusación penal en el Congreso, un procedimiento dispendioso que solo podría concretarse bajo dos condiciones: si hay serios indicios de la comisión de un delito por el jefe de Estado y si el Ejecutivo no logra asegurar mayorías en el congreso para impedir su condena.

Más allá de las declaraciones de algunas figuras de la oposición que compensan sus problemas de liderazgo con una calculada virulencia retórica, el gobierno nacional no enfrenta una seria tentativa desestabilizadora, sino a una oposición que busca aprovechar una coyuntura difícil para el presidente. Además de los casos mencionados, las denuncias de gastos excesivos de la primera dama, Verónica Alcocer, los rumores sobre cambios de ministros, el recrudecimiento de la violencia y los asesinatos de líderes sociales, los problemas en el trámite de las reformas a la seguridad social en el congreso y los bajos indicadores de ejecución, son algunos factores que han afectado la imagen del gobierno.

En este contexto, la narrativa del «golpe blando», que aparece en los discursos presidenciales desde el inicio de su mandato, puede ser contraproducente, pues pone al oficialismo en una actitud defensiva, invirtiendo más energías en la defensa ante rivales potenciales que en la ejecución de su programa de gobierno.

Hoy en Colombia confluyen cuatro procesos entrelazados: 1. los antagonismos y las tensiones propias de un sistema político que favorece la utilización estratégica de los organismos de control por parte de la oposición; 2. las limitaciones de un gobierno que no controla instituciones de primera importancia en el Estado; 3. un ordenamiento jurídico que le da especial fuerza a las altas cortes facilitando el «choque de trenes» con el gobierno, y 4. fundadas denuncias sobre la articulación entre sectores del crimen organizado y tomadores de decisión estatales que son adversarios del gobierno y su programa de cambio.   

En ese marco, las citadas declaraciones de la senadora Cabal y las acusaciones contra la fiscal Mancera no deben tomarse a la ligera. Tanto la radicalidad de parte de la derecha, envalentonada con el ascenso de Bukele y Milei, como los posibles nexos de altos funcionarios con grupos mafiosos, son factores de riesgo para las instituciones democráticas. No obstante, recordando un viejo cuento infantil, gritar que viene el lobo una y otra vez, puede provocar que nadie le preste atención si en verdad llega.

Tensiones y oportunidades

El gobierno de Petro entra a un segundo tercio en el que tiene las obligaciones de alcanzar mayores avances en sus políticas, de reivindicar la renovación de su alianza con los movimientos sociales que le dieron la victoria en 2022 y de asegurarse estabilidad ante los ataques de la oposición. Tales exigencias lo enfrentan a un panorama difícil, pero con oportunidades.

Una dificultad persistente es el trámite de los proyectos de ley que cursan trámite en el Congreso de la República, en especial las reformas de salud, laboral y pensional y los proyectos relacionados con el derecho a la educación. El primer obstáculo radica en la propia coalición de gobierno. En 2023, colectividades como el Partido Conservador y la Alianza Social Independiente pasaron de apoyar al oficialismo a una posición independiente, mientras sectores de la política tradicional, como el Partido Liberal y el Partido de la Unión por la Gente, han optado por continuar en la coalición, pero sin dejar de marcar distancia con las iniciativas gubernamentales. Otra situación particular es la que tiene como protagonista a Alianza Verde, un partido de centro en el que conviven sectores afines al gobierno con facciones en trance de radicalización conservadora. La inestabilidad y la progresiva fragmentación de la coalición de gobierno arroja una relación de fuerzas en el interior del Legislativo que ha obstaculizado la aprobación de las reformas y bloqueado la realización de parte de su programa político. 

Una dificultad complementaria es la de una oposición atomizada pero activa. Como ya se mencionó, la derecha colombiana sufre una crisis de liderazgos de larga duración. A los procesos judiciales del ex-presidente Uribe y la mala gestión del ex-presidente Duque, se sumó el pésimo desempeño de los partidos tradicionales en las elecciones regionales de 2022. En lugar de Fico Gutierrez, el candidato más próximo al uribismo, fue el excéntrico Rodolfo Hernández quien se enfrentó a Petro en la segunda vuelta electoral. Hernández, un empresario y ex-alcalde de Bucaramanga ajeno a las élites bogotanas, sorprendió gracias a sus videos de tik-tok y su desparpajo en las entrevistas y desplazó a la derecha tradicional.

Los procesos judiciales de Uribe, las carencias de Duque y la desaparición de Hernández tras las elecciones dejaron descabezada a una oposición que no ha logrado unificarse, ni coincidir en un nuevo liderazgo común. Sin embargo, en las elecciones regionales de finales de 2023, los partidos políticos tradicionales fueron los vencedores, lo que sugiere un proceso de recomposición de la oposición que aprovechó los tropiezos del gobierno. Valga advertir que tales triunfos dependieron del reciclaje de lideres tradicionales en lugar del posicionamiento de figuras emergentes. Las victorias de Carlos Fernando Galán en Bogotá, del ex-candidato presidencial Federico Fico Gutiérrez en Medellín, Alejandro Éder en Cali o Alejandro Char en Barranquilla reflejan los problemas para forjar una genuina renovación generacional en los sectores políticos tradicionales. Tal vez el principal problema de la oposición es su ausencia de agenda propositiva. Como lo he planteado con anterioridad, la principal labor de la oposición consiste, hoy, en obstaculizar las iniciativas del gobierno de Petro, pero sin plantear un proyecto propio que vaya más allá de los lugares comunes del neoliberalismo y la exaltación de la seguridad represiva. Mientras los gobiernos de Uribe y de Santos tuvieron una brújula clara y un programa consistente, la derecha actual parece limitada al antipetrismo. No obstante, los espejos de Milei y Bukele bien pueden llamar la atención de los sectores opositores más extremistas como una inspiración para la campaña presidencial que ya se asoma en el horizonte.

A pesar de sus dificultades y paso del tiempo en un país sin reelección presidencial, el gobierno todavía cuenta con un importante margen de acción. Ante las dificultades en su relación con los sectores del Estado que no controla, puede profundizar la ejecución en las materias que dependen de sus propias competencias. Los avances en la política de reforma agraria, la implementación de la política de transición energética, el giro en la política social que podrá facilitar el nuevo Ministerio de la Igualdad –en cabeza de la vicepresidenta Francia Márquez–, son algunos procesos que el gobierno puede convertir en ejes exitosos de su proyecto de cambio. Petro también tiene el desafío de propiciar una transición en los organismos de control que permita una fortaleza institucional democrática, con ternas para la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo integradas por personas identificadas con valores democráticos y de cambio. Ante la selectividad conservadora de la Fiscalía, el doble estándar en la Procuraduría y la irrelevancia en la Defensoría del Pueblo, urge impulsar nuevos responsables en estas instituciones que reivindiquen buen funcionamiento y respeto por la democracia. 

Asimismo, el gobierno tiene la oportunidad de recomponer sus relaciones con los movimientos sociales, procurando la generación de un diálogo horizontal, ligado a la efectividad en el cumplimiento de su programa. Sin la participación activa de la movilización social, algunas políticas serán imposibles; dos buenos ejemplos son la política de reforma agraria, que requiere un diálogo constante con el movimiento campesino, indígena y afrocolombiano, o las propuestas de transición energética que requieren fuerza comunitaria.

Por último, tal vez el reto más difícil de este gobierno es el de avanzar en la política de paz. La administración Petro partió de una apuesta ambiciosa al promover simultáneamente procesos de negociación política con los rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), acercamientos con las disidencias de las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y el sometimiento de grupos de narcotraficantes y paramilitares. Sin embargo, hasta ahora la política de «paz total» no ha traído resultados tangibles, mientras varios grupos armados han recrudecido sus acciones, lo que ha generado una nueva ola de violencia que afecta a múltiples comunidades y que pone en riesgo a buena parte de los liderazgos sociales.

2024 es, sin duda, el año decisivo del gobierno Petro. Aunque enfrenta una coyuntura convulsa, aún tiene la posibilidad de avanzar políticamente y de recomponer un proyecto que sigue vigente y con posibilidades de generar cambios cruciales en la sociedad colombiana. 

Relacionados

El estallido colombiano

María Fernanda Valdés Kristina Birke

Colombia: sin agua para apagar el incendio

Álvaro Jiménez Millán

Colombia ante la posibilidad de un vuelco histórico

María Fernanda Valdés Alejandra Trujillo

El voto de la Colombia inconforme

Felipe Pineda Ruíz

Los obstáculos para la «paz total» en Colombia

Catalina Niño Guarnizo

En este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *