Skip to content

Las palabras derrotistas de Feijóo sobre su investidura dejan claro que septiembre será un mes perdido

Spread the love

Cada vez está más claro que Alberto Núñez Feijóo sólo se presenta a la investidura para retrasar los intentos de Pedro Sánchez por revalidar un posible nuevo gobierno

Montero critica que Feijóo vaya a una «falsa investidura», haciendo perder tiempo a los españoles

DiarioCrítico

Cada vez está más claro que Alberto Núñez Feijóo sólo se presenta a la investidura para retrasar los intentos de Pedro Sánchez por revalidar un posible nuevo gobierno

Desde la misma noche del 23 de julio todos en el PP y el entorno del centro-derecha tenían claro que se había perdido en cuanto al objetivo marcado, por mucho que las elecciones se ganaran.

Las cuentas no salían y ni apenas 24 horas después ya había respuesta del único partido que le podía encajar al PP en los pactos: los nacionalistas vascos del PNV.

Desde entonces sólo se ha perdido tiempo, ha sido la sensación mayoritaria en la clase política y parte de la sociedad, y el empeño por convencer al rey Felipe VI para que Feijóo fuera el candidato a la investidura con más apoyos teóricos ha sido otro gesto de pérdida de tiempo.

Además, Feijóo pidió a la presidenta del Congreso un tiempo amplio para poder negociar apoyos, y Francina Armengol respondió positivamente a su solicitud poniendo la fecha para el debate de investidura en los días 26 y 27 de septiembre.

Un mes perdido, en total 2 meses desde las elecciones, y una clara investidura fallida, porque no salen las cifras y sólo un transfuguismo de diputados socialistas podría dar la sorpresa en la votación presidencial.

Feijóo dio la clave

Y es que las palabras derrotistas de Feijóo este domingo en Galicia, rodeado de sus barones territoriales y de Mariano Rajoy, han supuesto un auténtico mazazo en un país todavía sacudido e inmerso en el ‘caso Rubiales‘, que ha absorbido todo el interés de los medios durante una semana. Apenas se habla de política pero la realidad es que lo ocurrido ayer fue muy relevante.

Claves fueron sus palabras defendiendo la «legitimidad» de presentarse a la investidura -en el fondo excusándose por perderla antes de que se decida-, además de admitir la dificultad para conseguir ganar la votación. De todas formas, insistió en que ese debate será importante para «mostrar medidas importantes» y dijo que creía que «ahora o después el próximo gobierno de España será un gobierno del PP». Ese pronunciamiento sonaba a reto para el futuro, como conjurándose ante sus fieles, pero dando por perdida esta ocasión para ser presidente.

Entre otras cosas porque en Génova saben que si Sánchez finalmente consigue un nuevo mandato serán varios años de gobierno ‘imposible’ con Junts y ERC como incómodos socios de legislatura, así que la mentalidad pasa ahora por pensar en recuperar votos, comer más terreno a Vox y lanzar una estrategia a 2-4 años para asaltar Moncloa de una vez por todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *