Skip to content

Lavrov da un repaso a las potencias anglosajonas en la ONU: “Nadie autorizó a la minoría occidental hablar en nombre de toda la humanidad”

Spread the love

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, denunció este lunes en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU presidida por el canciller ruso que Occidente está creando “clubes de los elegidos, pasando por alto las Naciones Unidas”. “Para justificar ideológicamente la política de socavar el multilateralismo, se introduce el tema de la unidad de las democracias frente a

Geoestrategia

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, denunció este lunes en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU presidida por el canciller ruso que Occidente está creando “clubes de los elegidos, pasando por alto las Naciones Unidas”.

“Para justificar ideológicamente la política de socavar el multilateralismo, se introduce el tema de la unidad de las democracias frente a la autocracia”, declaró, refiriéndose a la Cumbre por la Democracia organizada por EE.UU. Según el jefe de la diplomacia rusa, Occidente quiere imponer “conceptos y soluciones no consensuados”.

“Llamemos a las cosas por su nombre: nadie permitió a la minoría occidental hablar en nombre de toda la humanidad”, subrayó.

Asimismo, el ministro señaló que actualmente tanto la ONU como los requisitos de su Carta suponen una amenaza para las ambiciones globales de EE.UU. En este contexto, indicó que “en un intento desesperado por afirmar su dominio castigando a los desobedientes, EE.UU. se ha dedicado a destruir la globalización, glorificada durante mucho tiempo como el bien supremo de toda la humanidad”.

Según Lavrov, el Fondo Monetario Internacional se convirtió en “un instrumento para alcanzar los objetivos de EE.UU. y sus aliados, incluidos los objetivos militares”.

“Washington y el resto de Occidente, subordinados a él, aplican sus ‘reglas’ siempre que necesitan justificar medidas ilegítimas contra quienes alinean sus políticas con el derecho internacional y se niegan a seguir los intereses egoístas de ‘los 1.000 millones de oro'”, agregó.

Ampliación del Consejo de Seguridad

“La situación se agrava con la pérdida de fe en el multilateralismo, con la agresión financiera y económica occidental que destruye los beneficios de la globalización, con Washington y sus aliados que abandonan la diplomacia y exigen que las disputas se aclaren en el campo de batalla, todo ello dentro de los muros de la ONU”, lamentó el alto diplomático.

Así, se requiere “adaptar” a las Naciones Unidas a las tendencias actuales de las relaciones internacionales, dijo Lavrov, al tiempo que sugirió que hay que aumentar la representación de los países asiáticos, africanos y latinoamericanos en el Consejo de Seguridad.

“Fuimos honestos sobre por qué y por quién luchamos”

Entre otras cosas, el canciller ruso destacó que no hay forma de que Kiev represente a los residentes de los territorios que no aceptaron los resultados del golpe de Estado de 2014. “Es obvio para cualquier observador imparcial que el régimen nazi de Kiev no puede considerarse en modo alguno como representante de los residentes de los territorios que se negaron a aceptar los resultados del sangriento golpe de Estado de febrero de 2014 y contra los que los golpistas iniciaron una guerra por ello”, aseveró.

Además, Lavrov resaltó que la cuestión ucraniana no puede considerarse aislada de su contexto geopolítico. “Rusia explicó claramente los objetivos de la operación militar especial: eliminar las amenazas a nuestra seguridad planteadas durante años por las fuerzas de la OTAN directamente en nuestras fronteras y proteger a las personas que fueron privadas de sus derechos […] Fuimos honestos sobre por qué y por quién luchamos“, concluyó.

VIDEO

Lavrov acusa a EE.UU. de “doble rasero” y cita varios ejemplos ante la ONU

En su opinión, Occidente adopta una postura interesada en una serie de cuestiones de importancia internacional.

“Kosovo, reconocer la independencia sin ningún referéndum; Crimea, no reconocerla a pesar de que hubo un referéndum allí; las Malvinas, no tocarlas porque hubo un referéndum”, enumeró.

Mientras tanto, indicó Lavrov, “Rusia ha intentado pacientemente alcanzar acuerdos multilaterales mutuamente beneficiosos basados en el principio de la indivisibilidad de la seguridad, que fue solemnemente proclamado al más alto nivel en los documentos de las cumbres de la OSCE tanto en 1999 como en 2010″.

“Dicen negro sobre blanco, directamente y sin ambigüedades, que nadie debe reforzar su seguridad a expensas de la seguridad de los demás y que no puede atribuirse a ningún Estado, grupo de Estados u organización la responsabilidad principal del mantenimiento de la paz en la región”, señaló.

Sin embargo, la OTAN “se ha encogido de hombros” ante estos compromisos y “ha actuado exactamente al contrario“, “proclamando su derecho a hacer lo que quiera”, criticó Lavrov.

“Un ejemplo flagrante es el bombardeo ilegal de Yugoslavia en 1999, que incluyó el uso de municiones de uranio empobrecido, lo que posteriormente provocó un brote de cáncer tanto entre los ciudadanos serbios como entre las tropas de la OTAN”, denunció.

Los ejemplos del “doble rasero” de Washington

Según el canciller ruso, Joe Biden era entonces senador y dijo “no sin orgullo” ante las cámaras que él personalmente pedía el bombardeo de Belgrado, mientras que ahora el embajador de EE.UU. en Serbia, Christopher Hill, insta a los serbios a que “dejen de lado sus resentimientos”.

“En el tema de dejar el resentimiento, EE.UU. ha acumulado una gran experiencia“, ironizó Lavrov. “Japón lleva mucho tiempo sin decir quién bombardeó Hiroshima y Nagasaki“, recordó, agregando que “desde la Segunda Guerra Mundial ha habido decenas de aventuras militares criminales por parte de Washington”, como la invasión de Irak en 2003 y la agresión contra Libia en 2011, que provocaron “la destrucción de los Estados, cientos de miles de muertos y un terrorismo rampante”.

Además, Lavrov también se refirió a las ‘revoluciones de colores’ orquestadas en Georgia y Kirguistán, el golpe de Estado en Kiev de 2014 y el intento de toma del poder en Bielorrusia en 2020.

“Los anglosajones, que lideran con confianza todo Occidente, no solo justifican todas estas aventuras criminales, sino que también se jactan de su línea de promover la democracia, pero, de nuevo, con sus propias reglas”, concluyó.

Lavrov apoya la idea de un posible traslado de la sede de la ONU

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha apoyado la posibilidad de trasladar la sede de la ONU en Nueva York a otra ciudad.

“Creo que sería bueno”, respondió el canciller ruso a una pregunta de los periodistas sobre si dicho cambio sería oportuno en las actuales circunstancias, recoge TASS.

El titular de Exteriores llegó esta jornada a la sede de Naciones Unidas para participar en las reuniones del Consejo de Seguridad, cuya presidencia rotatoria recae ahora en Moscú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *