Skip to content

“Le dieron acogida a un criminal”: líderes haitianos repudian la presencia del primer ministro de Haití en Puerto Rico

Spread the love

Con banderas que ondeaban y pequeños letreros, un grupo de haitianos radicado en la isla exigió la renuncia inmediata de Ariel Henry, quien este martes arribó de manera inesperada a la isla

Líderes haitiano repudiaron la estancia de Ariel Henry en Puerto Rico. (Vanessa Serra Díaz)

Andrea Guemárez Soto

Por Andrea Guemárez Soto

Periodista de Breaking Newsandrea.guemarez@gfrmedia.com

Con hojas de papel que leían “Ariel renuncia” y “Asesino renuncia”, líderes haitianos radicados en Puerto Rico protestaron por la presencia en la isla del primer ministro de HaitíAriel Henry, cuyo avión que despegó del aeropuerto Teterboro en Nueva Jersey aterrizó, sorpresivamente, en suelo boricua cerca de las 5:00 p.m. del martes.

RELACIONADAS

OPINIÓN

Haití, en el insondable abismo

Por Benjamín Torres Gotay

NOTICIAS

República Dominicana mantiene “estrictas” medidas de seguridad en su frontera ante escalada de violencia en Haití

Por Servicios combinados

NOTICIAS

Estados Unidos pide al primer ministro de Haití “acelerar la transición” a una estructura gubernamental

Por El Nuevo Día

The Associated Press reportó, el martes, que el avión privado que transportó a Henry se desvió a Puerto Rico luego que el gobierno de la República Dominicana, su punto de llegada original, le negó el permiso para aterrizar al, presuntamente, no contar con un plan de vuelo actualizado. Horas antes de la llegada del avión al espacio aéreo dominicano, el gobierno anunció que suspendió todo tráfico aéreo con Haití.

Fueron seis los haitianos residentes en la isla quienes, con bandera en mano, protestaron en la entrada principal del hotel Courtyard by Marriott Isla Verde Beach Resort por el hecho de que el gobierno federal le permitió la entrada a Henry y por la crisis humanitaria y la incesante violencia que arropan al vecino país caribeño desde que el presidente Jovenel Moïse fue asesinado en su residencia el 7 de julio de 2021. Sus miradas penetrantes fueron suficientes para transmitir la rabia que sienten ante la llegada del primer ministro a Puerto Rico.

“Yo me siento bien adolorido porque le dieron acogida aquí en Puerto Rico, una isla tan tranquila, una isla tan solidaria. Le dieron acogida a un sinvergüenza, a un criminal. Yo voy a felicitar, por primera vez, al señor presidente de la República Dominicana (Luis Abinader) por no dejarlo aterrizar allá“, expresó contundentemente el líder y portavoz de la comunidad haitiana en Puerto Rico, Leonard Prophil.

“Yo me siento bien adolorido por que le dieron acogida aquí en Puerto Rico, una isla tan tranquila, una isla tan solidaria», expresó contundentemente el líder haitiano radicado en Puerto Rico Leonard Prophil. (Vanessa Serra Díaz)

Este miércoles, el secretario de Estado, Omar Marrero, expresó a El Nuevo Día, vía telefónica, que la seguridad del dignatario está en manos del gobierno federal y que desconoce por cuánto tiempo permanecerá en la isla mientras planifica su regreso, a la vez que rechazó que se le esté proveyendo asilo.

Para los líderes haitianos en Puerto Rico, saber que el primer ministro se encuentra en suelo boricua exacerba aún más el reclamo que han llevado durante años tras el magnicidio de Moïse. Dos días antes de su asesinato, presuntamente, a manos de 20 exsoldados colombianos contratados por una empresa de seguridad en Miami, Moïse nombró a Henry como primer ministro.

El fiscal general de Haití, Bed-Ford Claude, incluso, solicitó a un juez que presentara cargos contra Henry por su presunta complicidad en el magnicidio. Claude luego fue destituido por Henry.

“El reclamo que estamos llevando en el día de hoy, y todos los días, es que ese señor (Ariel henry) renuncie inmediatamente (…) Él no ha querido llevar unas elecciones porque lo sentaron allí. Quiere morirse ahí en la silla”, sostuvo Prophil frente a las inmediaciones del hotel donde, se rumora, se aloja Henry.

“Desde que mataron al presidente (Moïse), Haití ha sido un país sin vida, un centro de infierno. El país no tiene cabeza. Queremos unas elecciones formales, como demanda la constitución del país”, exigió en referencia al hecho de que el país caribeño no ha sostenido elecciones desde el 2016.

“La sangre se está derramando. La cantidad de cadáveres, la cantidad de violencia que está pasando en Haití es increíble. Es bien triste lo que está pasando. Es tan doloroso. Son lágrimas todos los días. Hay niñas siendo secuestradas y violadas a cambio de sumas de dinero”, agregó conmovido, el hombre que residen en Puerto Rico desde hace 19 años.

En la foto, José Rodríguez ( al centro), líder de la comunidad dominicana y a su derecha Luxon Blanc. (Vanessa Serra Díaz)

Por su parte, Luxon Blanc, un haitiano que vive en la isla desde el 2011, no dudó en expresar cuánto le aqueja la situación de su país.

“Me duele mi país. Yo vi el dolor y la miseria. Para caminar allí, tienes que andar con chancletas. No hay carreteras. No hay servicios médicos (…) Yo no lo conozco como primer ministro. Lo conozco como un criminal (…) La pandilla es él”, denunció Blanc, cuya voz se elevaba con cada palabra.

“Él está aquí (en Puerto Rico)y yo ya tengo miedo”, añadió.

El llamado del grupo de haitianos fue acompañado de una exhortación a su país vecino, República Dominicana.

“Como decía San Juan Pablo II, Haití y Santo Domingo es un pájaro con una sola ala. (…) Estamos pidiendo a todos los dominicanos que nos unamos como una sola patria, como hermanos, para combatir todo ese egoísmo, todos esos malentendidos, toda esa violencia que está pasando en Haití”, expresó Prophil.

A la protesta también asistió José Rodríguez, presidente del Comité Dominicano de Derechos Humanos en Puerto Rico, quien alabó la decisión del gobierno dominicano de no permitir que Henry aterrizara.

“Somos hermanos siameses. Lo que pasa en Haití nos afecta a ambos. Hay 5,000 asesinos en la calle que pueden cruzar la frontera hacia República Dominicana. Es una frontera porosa (…) Hay un caos causado por el no convocar elecciones y no haber una transición de poder. Y eso es lo que queremos que suceda en Haití, una transición de poder”, sostuvo Rodríguez.

Los manifestantes rumoran que el primer ministro se está alojando en ese hotel. (Vanessa Serra Díaz)

“Su presencia (la de Henry) no es grata en Puerto Rico”, añadió.

Este miércoles, el gobierno dominicano confirmó que, el 4 y el 5 de marzo, los gobiernos de Haití y Estados Unidos indigaron sobre la posibilidad de permitir que Henry ingresara al país con una “escala indefinida”, según el periódico Listín Diario.

Es fundamental destacar que la República Dominicana mantiene la disposición a seguir cooperando con la comunidad internacional para facilitar el retorno de Haití a la normalidad. No obstante, es imperativo que cualquier acción adoptada no comprometa nuestra seguridad nacional”, estableció el presidente dominicano, Luis Abinader, en un comunicado de prensa.

Asimismo, el diario The Miami Herald dio a conocer que Henry llegó a Puerto Rico, luego de que el gobierno de Estados Unidos le presentó una “propuesta” para que renunciara al cargo.

Por su parte, el Departamento de Estado federal indicó a El Nuevo Día que el gobierno estadounidense no provee asistencia militar a Henry para asistirlo en su intento de regresar a Haití y que permanecen enfocados en restaurar la seguridad en el país caribeño.

Hasta la tarde de este lunes, el paradero del primer ministro era un enigma, luego de que un portavoz de la presidencia keniana confirmara que Henry se marchó el sábado del país africano donde dialogó acerca de la misión multinacional de apoyo a la seguridad aprobada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Previo a esa visita, el dignatario estuvo en Guyana para participar en la Cumbre de la Comunidad del Caribe (Caricom). En Guyana, se anunció un nuevo plazo para demorar nuevamente unas elecciones reiteradamente aplazadas; el anuncio fue de otros, no de Henry.

Se cree que fue el anuncio de la posposición de las elecciones lo que caldeó los ánimos de poderosas pandillas armadas que entonces tomaron el control de la zona metropolitana.

A raíz de la crisis humanitaria y de violencia, al menos 15,000 personas se han visto desplazadas según expresó el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric.

El gobierno haitiano decretó, durante el fin de semana, un toque de queda por 72 horas prorrogables en un intento por evitar que pandillas armadas tomaran el control del principal aeropuerto de la nación caribeña luego de grupos armados irrumpieran en las dos penales más grandes del país y liberaran a al menos 5,000 reos,

Dicho decreto fue firmado por Patrick Michel Boisvert, quien actúa como primer ministro interino al momento.

TAGS

HAITÍREPÚBLICA DOMINICANADEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOSJOVENEL MOISE

ACERCA DEL AUTOR

ANDREA GUEMÁREZ SOTOandrea.guemarez@gfrmedia.com

Trabajé como productora de contenido para Equilátera. Como parte de ello, redacté breves reportajes sobre temas de salud que se publicaron como suplementos en El Nuevo Día y Primera Hora. Además,…Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *