Skip to content

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Spread the love

En octubre 1841, el general Diego de León era fusilado en la Puerta de Toledo por haber tratado de “secuestrar” a la adolescente Isabel II, Princesa de España; mas no secuestrarla, sino salvarla de la tiranía de un Regente tiránico como lo fue el canalla de Espartero

Roberto Ramos Perea

  · 

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Por R RAMOS-PEREA

www.Institutoalejandrotapia.org

En octubre 1841, el general Diego de León era fusilado en la Puerta de Toledo por haber tratado de “secuestrar” a la adolescente Isabel II, Princesa de España; mas no secuestrarla, sino salvarla de la tiranía de un Regente tiránico como lo fue el canalla de Espartero. De León miró a sus matadores a los ojos, y al verlos que temblaban de miedo por tener que asesinar al mismo General que les había conquistado las más sonadas glorias en las Guerras Carlistas, les grito: “¡No tiemblen, mis soldados, apunten directo al corazón!” y el mismo dio la orden para su fusilamiento gritando: “Preparen, apunten… ¡fuego!”

Junto a él fueron fusilados inmisericordemente sus comandantes, los hermanos Francisco y Damaso Fulgosio, valerosos soldados de la Guardia Real de la Reina Madre María Cristina.

Presenciando estos horrorosos fusilamientos públicos, se encontraba nuestro PRIMER DRAMATURGO PUERTORRIQUEÑO, CELEDONIO LUIS NEBOT DE PADILLA, autor de nuestro primer libro puertorriqueño, el drama titulado MUCEN O EL TRIUNFO DEL PATRIOTISMO publicado aquí en San Juan en 1833.

Durante los arrestos, Nebot se valió de algunas conexiones en la Corte de Espartero para acercarse a él con una petición de indulto, redactada respetuosamente, como una de muchas que el pueblo español hizo llegar al tirano. Espartero lo recibe, lee su petición y rompe la carta de Nebot en su cara largándole de su despacho. Nebot no puede controlar su rabia y su indignación y masculla una maldición que el tirano parece escuchar. Al éste voltearse, Nebot se da por desentendido y sale antes de que Espartero estalle en gritos contra todo aquel vuelva a pedir clemencia para los apresados. Hasta allí lo había llevado su amor y respeto por los Fulgosio, quienes eran para Nebot mucho más que hermanos. De ese momento en adelante, Nebot será un perseguido y su historia restante se las contaré después en un pequeño libro que escribo en mis ratos de ocio.

Bajo las tiranías se puede pensar “libremente” en el silencio del yo. Pero no hay esa misma libertad para expresar esos pensamientos. El pensamiento expresado puede ser un delito en muchos casos. En tanto, pensar no es un riesgo, pero hablar, escribir o representar sí.

¿Hasta dónde, periodistas, dramaturgos, escritores, artistas de todo género, pensadores, académicos, profesores, científicos, filósofos, religiosos, obreros, militantes, homosexuales, negros, blancos, mujeres y hombres, en suma, podemos llegar en la expresión de nuestras ideas sin que el mundo se nos venga encima?

De eso trata el TALLER “LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN” que el INSTITUTO ALEJANDRO TAPIA Y RVERA llevará a cabo desde el 16 de marzo en su sede. Los invito a solicitar información y prematricularse a la siguiente dirección IATR.pr@gmail.com. Les aseguro que será una de las discusiones más interesantes de toda su carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *