Skip to content

Los ataques israelíes se intensifican en otra de las noches más letales de la guerra

Spread the love

Un total de 5.500 personas han muerto en Gaza desde el inicio de la guerra, según los últimos datos del Ministerio de Salud en la Franja. El abogado del caso contra Israel en la Corte Penal sobrevive al bombardeo de su casa en Gaza: “Las dos horas más terribles de mi vida”

Gabriela Sánchez El Diario.es

Los vecinos y desplazados de Rafah, en el atestado sur de la Franja de Gaza, dormían cuando un nuevo bombardeo los despertó. “Nos desplazaron de Tal al Hawa a Rafah a petición del ejército israelí, y esto es lo que nos ha pasado”, decía un hombre palestino en declaraciones recogidas por Al Jazeera. “Mi hijo es un mártir de tres meses”, añadía el hombre, cuyo bebé acababa de fallecer en la vivienda, ahora teñida de gris y convertida en escombros. Pensó que estarían más seguros si cumplían la directriz de las tropas israelíes de abandonar el norte del territorio, pero no fue así. Imágenes de satélite muestran hospitales y escuelas llenos de personas que se refugian de la ofensiva israelí en Gaza

El asediado enclave palestino ha sufrido este lunes una de las jornadas más mortíferas vividas hasta ahora en la guerra de Israel contra Hamás. Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, 436 personas murieron a causa de los bombardeos israelíes este lunes, especialmente durante la madrugada. La mayoría de ellas fallecieron en la zona sur de la Franja, el área más densamente poblada del territorio, después de que Israel urgiese el desplazamiento forzoso de toda la población civil del norte.

Este martes, Israel ha intensificado sus bombardeos sobre la franja. El Ejército israelí ha señalado que, en “una operación a gran escala”, las fuerzas armadas han atacado 400 “objetivos terroristas” en las últimas 24 horas. Un total de 5.500 personas han perdido la vida desde el pasado 7 de octubre, de las cuales al menos 2.055 son menores, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad gazatí. El Gobierno del enclave palestino ha señalado que uno de cada cien habitantes ha resultado herido o ha fallecido en los pasados 17 días.

Un hombre palestino mira los escombros después de un ataque de Israel en Rafah, en el sur de Gaza. MOHAMMED ABED / AFP/ Getty

En las últimas horas, los aviones israelíes han tenido como objetivo la ciudad de Gaza, donde atacaron cerca del hospital Al Wafa, uno de los que siguen en funcionamiento en la Franja. También han sido blanco de bombardeos otras zonas en el centro del territorio palestino, como el campamento de Nuseirat, y en el norte, como la localidad de Beit Lahia.

Bloques de viviendas completos han sido destruidos a lo largo de la Franja, incluidas aquellas zonas donde las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) habían ordenado marcharse a los palestinos. Entre ellos se encuentra el bombardeo que afectó a varias casas en el barrio residencial de El Geneina de la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja, donde murieron al menos 18 palestinos, según el Ministerio del Interior en el enclave. 

“Estábamos durmiendo y, de repente, hubo un bombardeo”, ha contado un niño a Al Jazeera en las proximidades del lugar donde afectó el ataque. “No teníamos nada que ver con Hamás”, ha lamentado el pequeño.

En la noche del lunes al martes, Israel ha bombardeado un edificio de cuatro plantas en la ciudad de Jan Younis, en el sur, donde se habían refugiado residentes de la ciudad de Gaza. Al menos 32 personas han fallecido y muchas más están heridas, según la agencia de noticias AP. Entre las víctimas mortales, hay 13 de la familia Saqallah, tal y como ha asegurado uno de sus parientes que ha sobrevivido. “Estaban refugiados en nuestra casa porque pensamos que esta zona sería segura, pero evidentemente no hay ningún lugar seguro en Gaza”, ha lamentado el hombre.

También en Jan Younis, un misil israelí ha caído en una gasolinera, donde se encontraban desplazados de otra zona de la ciudad, la más grande del sur de Gaza. Según residentes de la zona, citados por Reuters, siete personas fallecieron. “Esta es una gasolinera y hay paneles solares, así que la gente vino a cargar sus aparatos [electrónicos] y a coger agua”, ha explicado Abdalá Abu Al Atta, que vive cerca de la gasolinera.

Un portavoz de las fuerzas israelíes ha justificado a Reuters la supuesta razón por la que el ejército de Israel está bombardeando el sur de Gaza, a pesar de urgir la huida de la población a esta región. “Las FDI han estado alentando a los residentes del norte de la Franja de Gaza a desplazarse hacia el sur y no permanecer en las proximidades de los objetivos terroristas de Hamás dentro de la ciudad de Gaza, pero, en última instancia, Hamás se ha atrincherado entre la población civil de toda la Franja de Gaza”, sostiene la fuente citada por la agencia internacional.

“Dondequiera que surja un objetivo de Hamás, las FDI lo atacarán para frustrar las capacidades terroristas del grupo”, sostiene el portavoz de las tropas israelíes. El ejército de Israel ha publicado imágenes satelitales que, según afirma, muestran lanzacohetes de Hamás colocados cerca de escuelas, mezquitas y hospitales. Las fotografías no han sido verificadas independientemente. 

Entre el domingo y el lunes, Israel ha asegurado haber destruido más de 320 objetivos “terroristas” en toda la Franja de Gaza, según explicaron la Fuerza de Defensa de Israel y el servicio de inteligencia este lunes. Entre las infraestructuras golpeadas se encontraban túneles operativos utilizados por Hamás, así como docenas de cuarteles generales donde, según las FDI, se escondían miembros de Hamás y de la Jihad Islámica Palestina.

El ejército israelí también aseguró haber destruido docenas de lanzadores de mortero y antitanques ubicados dentro de la Franja. Su objetivo, dicen, es acabar con la infraestructura que Hamás está preparando en Gaza ante la previsible invasión terrestre por parte de Israel. 

Alrededor de 1,4 millones de gazatíes se encuentran desplazados en el interior de la asediada Franja, en busca de un lugar seguro que apenas existe, debido a los incesantes bombardeos de norte a sur del territorio. Aunque Israel ha ordenado a los residentes del norte de Gaza que se desplacen hacia el sur del enclave, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha advertido de que cientos y, posiblemente, miles de personas que habían escapado hacia el sur ahora estaban regresando debido al aumento de los bombardeos en el sur y la falta de lugares donde refugiarse, según informa Reuters. Muchos civiles han buscado resguardo en las saturadas escuelas de la ONU, convertidas en refugios improvisados.

Además de los ataques registrados en el sur, 70 personas murieron durante la noche del domingo en bombardeos del campo de refugiados densamente poblado de Jabalia, así como en los alrededores de dos hospitales en la ciudad de Gaza. La Media Luna Roja Palestina (MLRP) alertó este lunes de ataques aéreos israelíes “repetidos y violentos” cerca del hospital Al-Quds. La institución humanitaria había advertido días antes de que las fuerzas israelíes habían pedido la evacuación forzosa del hospital, que alberga a miles de personas desplazadas, entre ellas mujeres y niños.

Hospitales al límite

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), siete hospitales del norte de la Franja han tenido que cerrar debido a daños causados por ataques, falta de energía y suministros, así como órdenes de evacuación israelíes ante las amenazas de bombardeo. Según el Ministerio de Sanidad gazatí, las autoridades han sido alertadas sobre la posible presencia de 1.500 personas bajo los escombros causados por los ataque aéreos israelíes.

Sin embargo, las operaciones de rescate son cada vez más difíciles debido a la escalada de los bombardeos: “Nuestros equipos están recuperando víctimas en forma de partes de cuerpos y las posibilidades de recuperar supervivientes están disminuyendo”, ha dicho Mahmoud Basal, portavoz de la unidad de defensa civil de la Franja, ha dicho a la organización de medios palestina Wattan.

Por el momento, han entrado en Gaza tres convoyes de ayuda humanitaria a través del cruce egipcio de Rafah. En total, 54 camiones han llevado a la Franja ayuda humanitaria desde el pasado sábado. Los vehículos van cargados de medicinas, comida, agua y suministros médicos, pero Israel aún no ha permitido la entrada de combustible, lo que afecta especialmente a los hospitales y a la capacidad de potabilizar el agua en el asediado territorio.

La falta de combustible es crucial para los bebés que se encuentran actualmente en las incubadoras de los hospitales gazatíes. La OMS estima que hay 130 bebés prematuros en “grave riesgo”, mientras que algunos hospitales advierten que les quedan unas horas para quedarse sin combustible para sus generadores.

Liberación de rehenes

El portavoz de las Brigadas de Al-Qassam ha comunicado este lunes la liberación de dos rehenes de Gaza, secuestrados durante el ataque de Hamás en el sur de Israel, que dejó 1.300 muertos. Según un comunicado a través de Telegram que recoge el medio Al Jazeera, la liberación se ha producido después de la mediación de Egipto y de Qatar.

Las dos rehenes son Nurit Yitzhak y Yocheved Levschitz y, según el brazo militar de Hamás, han sido liberadas por “razones sanitarias y humanitarias”. Aún no ha habido una confirmación de Israel, ni de su principal aliado, Estados Unidos, acerca de la puesta en libertad de estas dos mujeres.

Esta liberación llega después de que el pasado viernes el grupo islamista entregase a una madre y su hija estadounidenses, también por “razones humanitarias” y tras la mediación de Qatar. Las dos mujeres fueron las primeras rehenes liberadas y fueron recibidas por el ejército israelí en un cuartel en el centro de Israel.

Alrededor de 200 rehenes continúan en Gaza bajo custodia de las Brigadas de Al-Qassam. Según las autoridades palestinas, más de 1.200 ciudadanos de Gaza han sido arrestados por las tropas israelíes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *