Skip to content

«Los desafíos que enfrentamos parten de la desigualdad histórica que provoca malestar social e inestabilidad política»

Spread the love

La actualidad nos impone poner en el centro de nuestra agenda CLACSO la temática de la democracia y los derechos humanos

Transcripción de la columna de Karina Batthyány
en InfoCLACSO – 13 de diciembre de 2023

La actualidad nos impone poner en el centro de nuestra agenda CLACSO la temática de la democracia y los derechos humanos. Quiero recapitular sobre lo que está siendo el ciclo 40-50-50. El mismo se inició en marzo de 2023 en Argentina, por sus 40 años de democracia. Luego, continuó con los 50 años del golpe civil y militar en Uruguay y posteriormente el de Chile en el mes de septiembre.

En el ciclo 40-50-50 se resumen algunos ejes estratégicos como la democracia, la memoria, todo aquello vinculado a derechos humanos. Estos son también ejes de nuestras Plataformas para el Diálogo Social (PDS). Además, dichas temáticas tienen que ver con la noción y el concepto más amplio de ciudadanía y el ejercicio del derecho ciudadano.

Es decir, son ejes que estuvimos discutiendo en el contexto de América Latina pero también del mundo. La democracia vuelve a ocupar un lugar central en la reflexión del campo de las ciencias sociales y las humanidades, sobre todo en la preocupación de los distintos países por los procesos de consolidación o de amenazas a los sistemas democráticos, marcado en muchos casos por la emergencia de las derechas, ultraderechas y nuevas derechas con procesos con cuestionamientos de la democracia y elementos autoritarios.

Los desafíos que está enfrentando América Latina y el Caribe parten de la desigualdad histórica y estructural que provoca malestar social y procesos de inestabilidad política. Esa desigualdad está colocada en el centro  del análisis de los sistemas democráticos. No podemos hablar de consolidación de democracias cuando lo que se consolidan son en muchos casos los procesos de desigualdad y exclusión.

Un segundo punto: en los últimos años han aparecido procesos de inestabilidad política en distintos países de América Latina asociados al resurgimiento del autoritarismo. En algunos países, se han tomado medidas muy concretas que van en contra de las experiencias democráticas, como la restricción de la libertad de expresión y la participación política por parte de ciudadanos y ciudadanas.

En tercer lugar, hay que tener en claro la dimensión de las violencias en sus distintas formas como un problema persistente en la región latinoamericana y caribeña. Las violencias tienen distintas causas  por detrás, como la pobreza, la desigualdad, los elementos asociados al narcotráfico, entre otros. Estas violencias socavan las bases democráticas y generan una atmósfera de inseguridad y miedo.

También observamos en algunos países un proceso de polarización política (de grieta se diría en Argentina), que es un desafío para las democracias en América Latina y el Caribe. El mismo lleva a la dificultad de alcanzar determinados consensos básicos para el funcionamiento democrático y sobre las políticas públicas que trascienden las administraciones gubernamentales. Los procesos de polarización política también han facilitado, en muchos casos, el surgimiento de líderes autoritarios que explotan esa división en términos sociales, culturales y políticos entre las personas que habitan un determinado territorio.

Un eje muy presente en este ciclo 40-50-50 es cómo promover que los gobiernos tomen medidas para abordar y revertir la situación de desigualdad en nuestra región latinoamericana y caribeña, como por ejemplo la inversión en educación, salud, seguridad social, cuidados, entre otros, para ayudar a construir bases de bienestar individual y social y reducir los procesos de inestabilidad política.

También hemos abordado la promoción de la educación en el terreno de lo civil y social para alentar la participación en el proceso político en términos de información comprometida y que genere bases de una ciudadanía más involucrada en los procesos políticos de sus países. Además,  planteamos la protección absoluta e irrestricta de los derechos humanos, incluida la libertad de expresión, para ayudar a garantizar la posibilidad de que todos y todas tengamos voz en los procesos políticos de nuestros países.

Otro de los elementos trabajados en CLACSO fue cómo fortalecer una institucionalidad sólida en términos de los distintos poderes en los Estados de nuestros países que protejan a las democracias de amenazas autoritarias o del recorte de derechos en los distintos terrenos.

En el marco de los ejes que trabajamos en este ciclo 40-50-50, seguiremos avanzando con nuestra PDS vinculada a los temas de democracia, memoria y derechos humanos, sumando además las actividades que realizaremos en cooperación con la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD).

Desde CLACSO, con nuestra sede Argentina, estaremos atentos y alertas frente a las medidas que se implementen para no permitir que haya retrocesos democráticos o que pretendan poner en duda los procesos de fortalecimiento democrático y de consolidación de derechos. También miraremos todo lo que está ocurriendo en otros países de la región latinoamericana, especialmente en Centroamérica, a la que seguimos de cerca y con preocupación.

– Qué fundamental es el trabajo de académicos y académicas en un marco donde las universidades latinoamericanas se vieron asediadas por el quite de derechos en educación, investigación y otras cuestiones…

– No solo las universidades en general se vieron asediadas, sino particularmente las universidades públicas y  sobre todo el campo de las ciencias sociales y de las humanidades. Lo vimos en el Brasil de Bolsonaro y hoy lo estamos viendo lamentablemente en distintos países y regiones, como la recién mencionada Centroamérica. Hay un ataque en general a la universidad, pero muy en particular a quienes nos desempeñamos en el campo de la investigación en ciencias sociales con consecuencias directas sobre la libertad académica y la libertad de expresión. También nos enfrentamos con medidas de recortes de fondos disponibles para la docencia y la investigación, que atentan contra el desarrollo de estas disciplinas en nuestros países.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *