Skip to content

Los efectos de la guerra en Ucrania en los pueblos fronterizos, en imágenes

Spread the love

Durante mucho tiempo, el área fronteriza de Ucrania ha sido un lugar donde las culturas se fusionan e intercambian. Hoy, nuevamente, es una zona de combate

Fotografías por David Guttenfelder
Por Peter Robins
David Guttenfelder viajó dos veces por la frontera noreste de Ucrania en los meses previos a que las tropas rusas volvieran a cruzar.

Por Peter Robins

Los invasores no habían regresado. No todavía. Pero a lo largo de los aproximadamente 960 kilómetros del territorio fronterizo del noreste de Ucrania que The New York Times visitó a finales del año pasado y de nuevo a principios de la primavera, la guerra nunca se ha ido.

Gran parte de esta zona, en las regiones de Járkov y Sumy, solía estar cubierta de tierras agrícolas. Ahora, una granja albergaba una unidad antisabotaje —compuesta por rusos anti-Putin, para evitar el envío de tropas ucranianas a Rusia— que se preparaba antes del amanecer para una incursión transfronteriza.

Los campos están demasiado expuestos al fuego ruso como para que alguien intente cosechar. En su lugar, están repletas de “dientes de dragón”, barreras antitanques de hormigón típicamente unidas con cables y enhebradas con alambre de púas.

A group of soldiers meeting around a crate, seen in night-vision red.
Una unidad antisabotaje conformada por rusos anti-Putin, en la región de Sumy en Ucrania, en marzo.
Weapons casting shadows against a farmhouse wall.
Un integrante de la unidad prepara el equipo.
A line of concrete spikes in a frosty field.
Defensas antitanque en la región de Járkov, en febrero

En 2022, las tropas rusas invadieron esta zona y casi llegaron a las puertas de ciudades grandes como Járkov y Sumy. Luego, antes de finalizar ese año, las fuerzas ucranianas los obligaron a retroceder y a cruzar de nuevo la frontera a su país.

Los militares rusos comenzaron una nueva ofensiva en la región de Járkov el mes pasado. Pero estas localidades, que se encuentran a menos de 16 kilómetros de la frontera, siempre estuvieron al alcance del fuego de artillería.

Las alarmas no pueden dar suficiente tiempo de advertencia para un bombardeo desde tan cerca, y las defensas aéreas no pueden repelerlo. Los residentes dependen de las entregas de ayuda humanitaria, y la larga y fría espera por los suministros se produce bajo bombardeos casi diarios.

Gutted houses in half-melted snow.
Los restos de Rubizhne, un pueblo devastado en la región aledaña a Járkov, en diciembre
People outside in a line receiving containers of food from people under tents. The ground has frost.
Haciendo fila para alimentos en Vovchansk en la región de Járkov, en diciembre.
An elderly man in a snow-covered yard, with two dogs in front of him.
Transportando madera en esa misma región, ese mes.

Los bombardeos y los ataques con drones ya se estaban intensificando antes incluso de la nueva ofensiva terrestre.

Además, las fuerzas militares ucranianas ya estaban transformando el entorno: nuevos laberintos de trincheras y búnkeres, más zonas restringidas y vastos campos y bosques repletos de minas terrestres. En los puestos de control, soldados nerviosos pilotaban drones para escanear las carreteras aledañas.

En poco tiempo, aseguró el alcalde de una aldea que se encuentra dentro del alcance de la artillería rusa, no habrá nada que fotografiar excepto perros callejeros y escombros.

A checkpoint on a snowy road.
Un punto de control militar en la región de Járkov, en diciembre

El gobierno civil ha tenido problemas para proporcionar suministros y necesidades básicas o para convencer a los residentes de que evacúen por completo. Las escuelas enseñan de forma remota o en búnkeres subterráneos.

La guerra está provocando cambios radicales en una zona donde las familias suelen tener integrantes tanto en Rusia como en Ucrania y donde una fe y una cultura en común se extiende a través de la frontera. Incluso ahora, sigue abierto un cruce fronterizo para los civiles en la región de Sumy.

En la aldea de Richky, a unos 10 kilómetros de la frontera rusa en la región de Sumy, el padre Bohdan de la Iglesia ortodoxa ucraniana afirmó que tras un incremento de los ataques rusos, muy pocas personas podían asistir a la iglesia. Ahora “es solo en las festividades, como la Pascua, que la iglesia está llena”, dijo.

Sus dos hijos se mudaron a Polonia con sus familias antes de que empezara la guerra a gran escala en febrero de 2022. Bohdan y su esposa han resistido el impulso de mudarse al extranjero también.

“Es mi pueblo natal”, afirmó. “¿Cómo podría irme a otro lado?”.

A Soviet-era statue outside a church with a small tower.
Una zona cercana a una iglesia en la región de Sumy, cercana a la frontera, en febrero
Young children at desks in a white-painted classroom with a hefty curved ceiling.
En clases en un búnker, en Hlújiv, una ciudad en la región de Sumy, en diciembre
People on a bus. A woman holding a child next to an elderly woman.
En un minibus que entraba a Ucrania desde Rusia, en diciembre

En algunas ciudades y pueblos solo quedaban unas pocas personas, en su mayoría mujeres y personas mayores que no tenían adónde ir. Vovchansk, que se convirtió nuevamente en un campo de batalla en mayo después de que las fuerzas rusas cruzaron la frontera en la región de Járkov, tenía alrededor de 2000 residentes en diciembre, mucho menos que su población antes de la guerra de alrededor de 17.000. Se había deteriorado visiblemente en la primavera.

Las cicatrices de la invasión y los bombardeos habían hecho inhabitables algunos asentamientos recuperados.

A woman crossing a wooden walkway built over a destroyed bridge.
The remains of a bridge in the Kharkiv region in December.
Peeling posters and cracks in the wall of a schoolroom. In the foreground, a desk bears debris and an abandoned calculator.
Los restos de un puente en la región de Járkov, en diciembre
A destroyed car near a damaged building.
Vovchansk, en febrero

La nueva ofensiva de Rusia en Járkov comenzó en el momento quizás más vulnerable de Ucrania desde el inicio de la guerra a gran escala: con sus fuerzas muy dispersas y sus reservas de armas y municiones agotadas después de meses de retraso por parte de su proveedor más importante, Estados Unidos.

Ahora, viene en camino más ayuda estadounidense y el Parlamento de Ucrania ha modificado las reglas de reclutamiento militar para intentar tener más soldados. Pero Rusia parece estar intensificando la presión.

Los funcionarios ucranianos, al mismo tiempo que su reciente petición de tener mayor libertad para disparar armas de fabricación estadounidense en territorio ruso, han señalado una mayor concentración de tropas, incluso justo enfrente de la región de Sumy.

Las zonas fronterizas de Ucrania podrían estar a punto de volverse aún más peligrosas.

American and Ukrainian flags flying next to a wooden house in snow.
Mezhove en diciembre

Yurii Shyvala, Dzvinka Pinchuk y Oleksandr Chubko colaboraron con reportería.

‘Járkov es inquebrantable’: así se vive la guerra en una ciudad de Ucrania

25 de abril de 2024

Putin dice que Rusia podría atacar a los países que suministran armas a Ucrania

6 de junio de 2024

EE. UU. y sus aliados consideran el uso de sus armas en territorio ruso por parte de Ucrania

1 de junio de 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *