Skip to content

Luis Pedraza Leduc: 1ro de Mayo, su significado histórico, internacional y político en Puerto Rico

Spread the love

El 1ro de Mayo, Día Internacional de la Clase Trabajadora, representa la aspiración de los trabajadores y trabajadoras por obtener una vida mejor. Esta lucha se representa en el reclamo de una jornada de trabajo digna para el trabajador y su familia, 8 horas para trabajar, 8 horas para descansar y 8 horas para la recreación.

Significado histórico.

Para el año 1886, el movimiento obrero norteamericano lanzó una jornada de movilizaciones, paros y huelgas bajo esta consigna. En Chicago se concentraron miles de trabajadores para exigir la jornada de 8 horas. La voz obrera recibió como respuesta del gobierno y los patronos la represión, la persecución y arresto de los líderes sindicales, quienes fueron condenados a la horca.

El reclamo de una jornada de 8 horas resultaba en una confrontación en contra del capital que no daba valor a la vida humana. Que organizaba el trabajo para explotar a una familia, hombres mujeres y niños en jornadas de trabajo de 12 y hasta 20 horas diarias.

Significado internacional.

En 1889 se celebra en París, Francia, el Congreso de la 2da Internacional que era un movimiento de partidos políticos y sindicatos de 16 países para compartir retos y aspiraciones de la clase obrera mundial. El Congreso asume la consigna de una jornada de ochos horas y a su vez reconoce la lucha y vida de los Mártires de Chicago al proponer el 1ro de mayo como el Día Internacional de la Clase Trabajadora. Este pronunciamiento une las luchas de toda la clase obrera en una. Confronta al capital en todo el planeta y propone una lucha solidaria en contra de la explotación capitalista y por la transformación de la sociedad. Esta visión amplia y solidaria de la lucha es un reconocimiento a la clase social que se enfrenta a otra clase social.

Es un reconocimiento a la naturaleza política de la lucha social, establecida por los intereses económicos. Quien tiene el dinero manda, dicen los capitalistas, pero el dinero sale de la producción del obrero. Esa contradicción, es la naturaleza del sistema capitalista que la lucha sindical clasista e internacional denuncia cada 1ro de Mayo.

En Puerto Rico, esta celebración comienza a celebrarse desde 1899 con grandes movilizaciones en todo el país, (SJ, Manatí, Mayagüez, Cayey, Guayama, Ponce, Lares, Aguadilla, Arecibo y Juana Díaz). Ya en 1885 habían ocurrido movilizaciones y huelgas contra el alza de precios. Estas movilizaciones, ocurridas tanto en el régimen imperial español como el norteamericano provocaron la aprobación de una Orden General por parte del régimen militar norteamericano reconociendo el 2 de mayo de 1899 la jornada de 8 horas.

Las manifestaciones del 1ro de Mayo se organizan en Puerto Rico desde 1899 hasta el 1924 por parte de la Federación Regional del Trabajo, transformada un año después en Federación Libre de Trabajadores y su brazo político, el Partido Socialista. Las ideas anarquistas y socialistas nutren el movimiento sindical puertorriqueño que lucha en contra del economicismo sindical promovido por la unión norteamericana Federación Americana del Trabajo (AFL). Esta lucha ideológica es ganada por las ideas del economicismo y el coloniaje norteamericano para beneficio de los patronos y el gobierno. El movimiento obrero se transforma en la medida que el modelo económico industrial y urbano desplaza la industria de la caña y otros frutos agrícolas. La influencia de las uniones norteamericanas desde entonces ha acompañado el proceso de dominación política en Puerto Rico.

La celebración del 1ro de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, se sustituye entonces por la celebración del Día del Trabajo, primer lunes de septiembre.

Para 1971, como parte del proceso político donde se denuncia el colonialismo y se levantan las banderas de la independencia y el socialismo para Puerto Rico, los sindicatos se reagrupan en el Movimiento Obrero Unido, MOU. Para este año, 1971, las uniones independientes asumen la celebración del 1ro de mayo en abierta denuncia y confrontación con el capitalismo y el coloniaje. Hoy, 53 años transcurridos, el movimiento sindical clasista en nuestro país junto a grupos políticos hemos celebrado el 1ro de Mayo levantando banderas de lucha para transformar nuestra sociedad, el modelo económico capitalista y superar el colonialismo. Otras causas políticas se han reconocido como es la denuncia del bloqueo a Cuba, la lucha por la Paz en lugar de guerras y hoy, a favor del pueblo palestino.

Significado político.

A partir de 1889, la celebración del 1ro de Mayo, como fiesta nacional e internacional asume una nueva dimensión.  Es celebrar la aspiración política de una sociedad sin clases, donde el proceso de lucha de clases sea superado. Es anteponer al sistema capitalista otro modo de organización económica, social y política. Es desmontar toda una valoración sobre bases individuales para construir un código de valores colectivos, solidarios, igualitarios y de justicia.

Una de las celebraciones más impactantes es la celebrada en Cuba. Todo un pueblo en la calle para celebrar el 1ro de mayo, desde los pioneros, las brigadas internacionales, los sindicatos, el gobierno y la gente.

En otras latitudes la celebración se transforma en protesta organizada o en protesta frontal. Es un reclamo político de transformación y reivindicación de la clase obrera que se actualiza según los retos del momento. Contra alza de precios, defensa de las pensiones, contra la deuda, a favor del ambiente, derechos humanos, igualdad de género, contra la pobreza, son algunos de los reclamos que se imponen.

En el Puerto Rico de hoy, este 1ro de mayo reafirma la lucha anti colonial y la lucha contra el capital. Llevamos desde 1970 luchando contra las crisis cíclicas del capitalismo y sus ajustes en el modelo colonial. Ensayaron con la industria petroquímica, las farmacéuticas, empresas 936, transferencias económicas, medidas neoliberales, la deuda y finalmente el colapso del modelo neoliberal y colonial. Entonces, en el 2016, el imperio impone su receta, la Ley Promesa y la Junta de Control Fiscal. Los bonistas, el gobierno imperial y la colonia unidos para:


1- obligar al pueblo a pagar la deuda mediante el recorte de servicios esenciales y las pensiones.
2- adelantar las políticas de privatización en favor del capital y los inversionistas.
3- aprovechar la crisis fiscal para enriquecer a abogados, consultores, agentes fiscales, todos los vividores del sistema de deuda capitalista.
4- dar un nuevo carácter a la colonia como generadora de ganancias, un nuevo enclave donde la tierra, las propiedades y los recursos naturales importan más que la gente.
5- Practicar un esquema de explotación legalizado para exportar a otras jurisdicciones. Habilitar el territorio para seguir endeudando a los sobrevivientes del proceso.

Desde el 2017 la convocatoria del 1ro de Mayo ha movilizado en horas de trabajo a decenas de miles de trabajadores, pensionados, desempleados, mujeres, estudiantes, ambientalistas, sectores comunitarios y organizaciones políticas, entre otros,  a protestar en contra de la Junta de Control Fiscal ubicada en la zona bancaria, la llamada Milla de Oro. La denuncia contra el capital ha sido constante. Las diferencias ideológicas y objetivos políticos de sectores sindicales no han estado ausentes en estas manifestaciones. Aun así la movilización, la denuncia y la protesta han prevalecido.

Hoy, el 1ro de mayo se convoca por una convocatoria de sindicatos para concentrarse en el Capitolio desde las 9 am para desde allí marchar hacia Fortaleza. Diversos grupos sociales y políticos se han unido a esta manifestación.

Esperemos que la concertación y convergencia trascienda el 1ro de Mayo produciendo propuestas y acciones a favor de la unidad y el fortalecimiento del movimiento sindical.

Luis Pedraza Leduc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *