Skip to content

Luis Pedraza Leduc: Desempleo y precariedad de empleos

Spread the love

Auspician la subcontratación para evitar uniones, o reducir los empleados unionados, o evitar conceder períodos probatorios y las obligaciones patronales

Buenos días. Los medios de comunicación nos presentan dos miradas sobre el tema del trabajo. La primera reseña trata de la visión entre patronos y gobierno. Ambos manejan cifras para continuar dando mantenimiento a las mismas. Nos dicen que hay 346,000 personas entre 16 a 34 años desempleadas para reconocer el dato.

Luego nos hablan de las destrezas «blandas» y flexibilizar los beneficios. Es un foro auspiciado por una empresa de reclutamiento que hace sus ganancias proveyendo empleados con bajos salarios, beneficios mínimos ajustados a la ley y de jornada parcial. Es una forma de burlar el concepto de empleado «permanente» o «regular» del patrono. Es decir, auspician la subcontratación para evitar uniones, o reducir los empleados unionados, o evitar conceder períodos probatorios y las obligaciones patronales.

La ironía es que el secretario del Departamento del Trabajo asiste y participa de este foro cuando debería estar denunciando las prácticas anti empleo y anti unión de estas empresas. Claro, el puesto de secretario de un tiempo a esta parte responde a los patronos y su deber ministerial de defensa del trabajador se lo llevó el neoliberalismo, la Ley 7, la ley 66 y la ley Promesa con sus versiones de reforma laboral y prohibiciones de negociar y eliminar beneficios económicos en el servicio público.

La otra noticia es una encuesta socio económica de la familia. Nos indica que la gente quiere trabajar, pero no hay horas de trabajo a jornada completa para el 48% de los encuestados que trabajan. De los que no trabajan, el 85%  está buscando empleo. Las destrezas que le limitan el empleo están ligadas a un sistema de educación que está «lisiado», que no tiene capacidad de retener a los estudiantes y no produce estudiantes con destrezas de seguir estudiando o integrarse al trabajo.

Recordemos el dato reciente de la necesidad de 37,000 empleos en el área de construcción para Puerto Rico y no se consiguen empleados cuando hay 346,000 personas entre 16 y 34 años sin empleo.

Esta encuesta incluye el elemento de clase social. Es nuestra gente común y corriente hablando. Esa población trabajadora y pobre en Puerto Rico enfrenta obstáculos para vivir dignamente en el país. Y esos obstáculos los crean los patronos y los gobiernos en conjunto. Como dicen los responsables de la encuesta, la solución tiene que ser un proyecto de país.

Tomen nota los sindicalistas del país. «Los boricuas si quieren trabajar»

Luis Pedraza Leduc

Los boricuas sí quieren trabajar

El análisis del Instituto del Desarrollo de la Juventud destaca que el 85% de quienes no laboran quieren tener una ocupación

  • El Nuevo Día           4 Sep 2023
  • GÉNESIS IBARRA VÁZQUEZ genesis.ibarra@gfrmedia.com

Según la encuesta compartida con El Nuevo Día, el 48% de las personas entrevistadas tiene un horario de menos de 35 horas semanales, y quisiera poder tener más horas de empleo.

La idea de que “el puertorriqueño no quiere trabajar”, repetida de boca en boca, fue refutada por los resultados de una nueva encuesta del Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) publicada hoy, lunes, dentro de la conmemoración del Día del Trabajo, que apunta a que los boricuas sí quieren unirse a la fuerza laboral. “Muchos de los resultados de esta encuesta nos validan la idea de que muchas personas quieren aumentar sus horas de trabajo o quieren comenzar a estar empleados. Eso rompe con muchas de las ideas que mucha gente tiene de que la gente está contenta como está y no hay forma de moverlos de su situación de pobreza”, comentó a El Nuevo Día la doctora María Enchautegui, directora de Investigación y Política Pública del IDJ.

“Estas familias nos están diciendo que quieren, en efecto, ver mejoramiento económico en sus familias, y ven el trabajo como una parte de esa mejora que pueden ver. O sea, que tenemos esa base estadística para sustentar el reclamo de que las personas quieren participar más en la fuerza laboral”, agregó. La Encuesta Socioeconómica de las Familias con Menores de Puerto Rico (ESeFaM), administrada entre diciembre de 2022 y febrero de 2023 por la firma de encuestas Ipsos, reúne el insumo de 804 hogares visitados. Las características de las familias encuestadas son poseer un ingreso igual o menor de $35,000 al año y tener menores de cero a 17 años.

Enchautegui destacó que, en el 56% de los hogares, hay, al menos, una persona empleada, y que el 52% de los jefes o jefas de familia tienen un trabajo. Además, el 85% de las personas que no estaban empleadas quieren trabajar, y el 66% de los empleados a tiempo parcial trabajarían más horas si se las ofrecieran en su empleo actual. “Para nosotros, era importante poder ver distintos temas sobre el nivel escolar de los padres y de las madres del hogar, el estado de salud, el estado laboral, su participación en el sistema de protección social, sus ingresos. Esto es una encuesta que fue hogar a hogar, uno a uno, donde los entrevistadores se sentaron cara a cara con mamá y con papá en el hogar para hacerles todas estas preguntas”, mencionó Caridad Angélica Arroyo, analista de investigación del IDJ.

TRABAJO PARCIAL, MUY COMÚN

Según la encuesta compartida con El Nuevo Día, el trabajo a tiempo parcial es muy común: el 48% de las personas entrevistadas tienen un horario de menos de 35 horas semanales, mientras que el 52% laboran a tiempo completo. Entre el grupo sin empleo, el 62% informó que hizo gestiones para conseguir trabajo en las últimas cuatro semanas. Sobre el sistema de protección social, la encuesta encontró que “algunos programas parecen estar subutilizados”. Más del 80% de las familias participan del plan de salud Vital o del Programa de Asistencia Nutricional, y el 55% residen en vivienda pública o subsidiada.

“A pesar del alto número de jefes o jefas de familias que tienen menores y reciben ingresos bajos, solamente el 6% participa en el Programa de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF, siglas en inglés), y solo el 1% informa que recibe vales de cuido”, lee el informe, y luego añade que el 42% de las familias indicó que sus ingresos eran insuficientes para satisfacer sus necesidades. Un factor paralizante para quienes se interesan en unirse a la fuerza laboral es su nivel de educación: el 61% no tiene grados universitarios ni grados técnicos postsecundarios, mientras que, para el 51% de los encuestados “el no hablar inglés es un gran obstáculo para conseguir empleo”.

“Por un lado, nos dicen las familias que quieren trabajar y las que trabajan pocas horas quieren más horas. Sin embargo, escuchamos en muchas ocasiones que los empleadores no encuentran empleados, que se les hace difícil reclutar. Así que hay una disonancia entre ambas voces y es importante que el sector privado tenga conocimiento de esto y que pueda también asumir mejores ofertas de empleo para estas familias”, indicó Brayan Rosa Rodríguez, director ejecutivo del IDJ.

LAS NECESIDADES DE LAS FAMILIAS MONOPARENTALES

Uno de los hallazgos más llamativos de la encuesta es que el 79% de las familias encuestadas son monoparentales, es decir, que son lideradas solo por el padre o la madre. En Puerto Rico, la gran mayoría de esas familias son lideradas por mujeres y el reto principal que enfrentan es la falta de cuido. Según un informe de 2021 preparado por el IDJ, solo el 31% de niños y niñas hasta cinco años que viven en condición de pobreza participan del programa Head Start.

La encuesta contiene una serie de recomendaciones para encaminar la movilidad económica de estas familias –incluido el tema de la pobreza infantil–, como asegurar el acceso a programas de desarrollo y educación preescolar y ampliar los programas de horario extendido para menores de cinco a 17 años en todas las escuelas públicas. Recomiendan, además, revitalizar programas destinados a la obtención de estudios postsecundarios, con un enfoque en los jefes y jefas de familia, así como desarrollar programas de adiestramiento laboral sectorial, adoptar modelos bigeneracionales en la provisión de servicios a las familias y fortalecer las políticas de créditos contributivos para la seguridad económica de las familias.

“Esto no puede ser una iniciativa de un solo lugar, un solo año o de un solo gobierno de turno, tiene que ser una estrategia de país. Esto es muy posible, y estoy seguro de que, con interés, lo vamos a poder hacer”, acotó Rosa Rodríguez.

Miles de jóvenes en Puerto Rico no tienen trabajo

● Conversatorio arroja que las condiciones laborales no se adaptan a las necesidades de este sector

El Nuevo Día           3 Sep 2023 MARIAN DÍAZ marian.diaz@gfrmedia.com

Según el análisis de ManpowerGroup, 346,000 personas que están fuera del grupo trabajador tienen entre 16 y 34 años, una edad totalmente productiva.

Contrario a lo que piensen algunos, los jóvenes sí quieren trabajar y aportar al país, pero muchos no consiguen una oportunidad de empleo o las condiciones de trabajo no se adaptan a sus necesidades, según expertos en el tema de reclutamiento de Manpower Group (MPG). La empresa global, especializada en gestionar y desarrollar talento humano para las organizaciones, celebra sus 65 años en Puerto Rico, y como parte de las actividades celebró un conversatorio sobre el futuro del trabajo. El evento se llevó a cabo en el Centro de Convenciones de Miramar.

En el conversatorio participaron el secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Gabriel Maldonado; Rosana Meléndez, directora senior de Recursos Humanos de Walmart Puerto Rico; Alberto Alesi, director general de MPG para México, Caribe y Centroamérica; y Melissa Rivera, gerente general de MPG en Puerto Rico. Uno de los temas que analizó el panel fue ¿Cómo fomentar la inclusión de jóvenes en el mercado laboral?

“¿Qué hace falta? Que los departamentos de Recursos Humanos entendamos que los beneficios no pueden ser enlatados. Que los jóvenes buscan atender sus necesidades a la medida que tienen un trabajo digno”, respondió la gerente de ManpowerGroup en Puerto Rico.

ABOGAN POR MAYORES OPORTUNIDADES

Los jóvenes, prosiguió Rivera, “valoran el compartir tiempo en familia, tener espacio para ejercitarse. Quieren aportar, ser parte en paneles donde puedan opinar”. Alesi, por su parte, indicó que los jóvenes “no son una generación menos comprometida”, como pudieran creer algunos. Lo que ocurre es que muchas veces los patronos quieren resultados inmediatos, y por eso buscan gente con experiencia, en vez de sacar tiempo para adiestrar a nuevos talentos.

“A la empresa privada le falta mucho todavía para darle oportunidad a los jóvenes. En pocos meses, ellos son capaces de aprender mucho”, aseveró Alesi. Señaló que a la juventud le gusta estar en diversos proyectos y diseñar su plan de carrera (“career path”). “Si algo les aburre, buscan dónde seguir creciendo. Gestionan su carrera más rápidamente y autogestionan su crecimiento laboral”, agregó Alesi.

Por su parte, el secretario del Trabajo dijo que “hay miles y miles de jóvenes que no trabajan”, a veces porque no consiguen una oportunidad de empleo. Y entre los desempleados que buscan un empleo, “la tasa es más alta entre los más jóvenes”. Según Maldonado, a pesar de que la tasa de desempleo a nivel de Puerto Rico está en 6.2% al mes de julio -una de las bajas en la historia del país- ese porcentaje es mucho mayor entre los jóvenes. Por ejemplo, el desempleo alcanza el 31% entre la población de 16 a 19 años; 17% entre los que tienen de 20 a 24 años; y 10% entre los de 25 a 34 años. Por otro lado, 346,000 personas que están fuera del grupo trabajador tienen entre 16 y 34 años, una edad totalmente productiva.

Otro tema que discutió el panel giró en torno a cuáles serán los empleos del futuro y qué habilidades harán falta en el mercado laboral. Para la directora de Recursos Humanos de Walmart, las destrezas suaves o blandas (“soft skills”) serán la clave al momento de la contratación. “Las ‘soft skills’ son las más sólidas y las que necesitamos”, dijo Meléndez. El titular del DTRH coincidió con la ejecutiva de Walmart al señalar que “las destrezas blandas son vitales”. Mencionó que entre las habilidades o destrezas blandas de mayor demanda figuran: el cumplir con itinerario, saber trabajar en equipo, manejar prioridades, tener destrezas matemáticas y de comunicación.

A estas, la gerente de ManpowerGroup en Puerto Rico añadió otras destrezas suaves que van a continuar en alta demanda. Estas son: el realizar varias tareas a la vez (“multitasking”) y poseer la capacidad de enfocarse con un mínimo de supervisión. “Las destrezas blandas son las que van a liderar los empleos del futuro, independientemente de los puestos de trabajo, porque esos pueden cambiar con el tiempo”, añadió Alesi.

Sobre cuáles serán esos empleos del futuro, la gerente general de MPG en Puerto Rico indicó que los relacionados con la tecnología e informática, análisis de datos, temas ambientales e, incluso, atención al cliente. Rivera comentó que aunque la inteligencia artificial pudiera desplazar muchos puestos de trabajo, todavía le falta bastante por mejorar. Por eso, Rivera opina que, incluso, en servicio al cliente hará falta empleados que atiendan ciertas situaciones. “Hay momentos en que el chatbot necesita humanos. Y los temas ambientales, esa es otra área que va a generar empleos a un ritmo mucho más amplio”, añadió Rivera.

La inclusión y la diversidad en el entorno laboral fue otro tema que exploraron los panelistas. El titular del DTRH indicó que hay que evaluar cuáles son las barreras que impiden que se integren más féminas a la fuerza laboral. Además, hay 700,000 personas con diversidad funcional –ya sea mental o física-, muchos de los cuales no tiene empleo. “Hace falta que los patronos les den la oportunidad… Esto no es para cubrir cuota, es porque tienen talento y se merecen una oportunidad”, enfatizó el secretario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *