Skip to content

Luis Pedraza Leduc: dos documentos muy importantes

Spread the love

El primero se refiere a la Declaración del Federación Sindical Mundial y las consignas de lucha que aquí se contienen. El segundo artículo trata sobre un evento internacional que ha tenido continuidad en La Habana, Cuba con el propósito de debatir y proponer un nuevo orden económico mundial como parte de la lucha de los pueblos por su soberanía y liberación política, económica, cultural y social.

Buenos días. Culminamos esta semana de saludos y conmemoración de la gesta histórica del Primero de Mayo con dos documentos muy importantes.

El primero se refiere a la Declaración del Federación Sindical Mundial y las consignas de lucha que aquí se contienen. No son consignas para un día, sino que son las banderas de lucha que tenemos que promover todos los días. Será el accionar en conjunto sobre estos temas lo que adelantará la lucha del movimiento sindical clasista por un mundo mejor, sin desigualdad y con una justa distribución de la riqueza.

La radiografía que la Declaración contiene sobre la economía capitalista mundial coincide con las políticas neoliberales que estamos viviendo en Puerto Rico. Citamos: «El alto coste de la vida y la inflación están minando brutalmente el nivel de vida de los trabajadores y pensionistas. El derecho de sindicación y de negociación colectiva y el sagrado derecho de huelga están siendo atacados.

Los contratos individuales, las privatizaciones, la tercerización, el teletrabajo y el “leasing de servicios” son solo algunas de las formas que adopta este duro ataque neoliberal.

Se están privatizando importantes logros sociales, como la seguridad social y la atención de la salud pública, mientras continúa metódicamente el aumento autoritario y arbitrario de la edad de jubilación.

Es obvio que el peso de la crisis capitalista se intenta una vez más sobre los hombros de los trabajadores y de las capas populares débiles en general.

El segundo artículo trata sobre un evento internacional que ha tenido continuidad en La Habana, Cuba con el propósito de debatir y proponer un nuevo orden económico mundial como parte de la lucha de los pueblos por su soberanía y liberación política, económica, cultural y social. Dirigentes, intelectuales y líderes y lideresas de movimientos y sectores en lucha se reúnen para dar concreción a esta aspiración de los pueblos del mundo.

!Que viva el Primero de Mayo!

!Que viva la clase trabajadora!

Luis Pedraza Leduc

DECLARACION DE LA FEDERACION
SINDICAL MUNDIAL

La Federación Sindical Mundial, la voz militante y clasista, que representa a más de 105 millones de
trabajadores que viven, trabajan y luchan en 134 países de los 5 continentes, honra el 138º
aniversario de la lucha de los trabajadores en Chicago en 1886. Una lucha que constituyó un hito
duradero de la clase obrera y un faro luminoso para las luchas de hoy y de mañana, un faro de la
lucha de clases ininterrumpida por un trabajo estable con derechos, seguridad social, salud y
educación públicas y universales, una vida digna.
El aniversario del Primero de Mayo de este año pasará a la historia como un aniversario sangriento.
Porque mientras millones de trabajadores en todo el mundo se organizan, exigen contra las
políticas antipopulares del capital, sus gobiernos y la UE, nuestros colegas de Palestina enterrarán
las decenas de cadáveres asesinados cada día en el genocidio que lleva a cabo Israel. Los
trabajadores de todos los rincones del mundo no permanecerán callados ante el crimen que se está
cometiendo. Convertirán cada actividad del Primero de Mayo en una demostración de solidaridad
con el pueblo palestino en lucha y de condena al Estado asesino de Israel y sus aliados imperialistas
que de una forma u otra apoyan la masacre.
Del mismo modo, los obreros no callan ante cualquier otro crimen cometido contra los pueblos, en
beneficio de los imperialistas y de los monopolios. En un momento en que el planeta gotea sangre
en varios lugares por las intervenciones militares, el movimiento sindical internacional clasista,
organizado y decidido, lucha por la paz. Decimos no a los planes imperialistas y a los conflictos
militares. La lucha por la paz tiene un contenido específico. Significa, ante todo, una lucha por el
desmantelamiento de la OTAN y de todas las coaliciones militares, una lucha por defender el
derecho de cada pueblo a elegir el camino de su desarrollo económico y social sin intervenciones,
sanciones, bloqueos y guerras económicas. Contra la política de doble rasero donde el derecho
internacional termina siendo en la práctica la ley de los poderosos.
Los mensajes y demandas de los pioneros de Chicago de 1886 siguen siendo relevantes hoy en día.
La crisis del capitalismo se generaliza y se profundiza. Las desigualdades sociales se están
ampliando drásticamente. Las libertades democráticas y los derechos sindicales, están siendo
atacados en todo el mundo.
El alto coste de la vida y la inflación están minando brutalmente el nivel de vida de los trabajadores
y pensionistas. El derecho de sindicación y de negociación colectiva y el sagrado derecho de huelga
están siendo atacados.
Los contratos individuales, las privatizaciones, la tercerización, el teletrabajo y el “leasing de
servicios” son solo algunas de las formas que adopta este duro ataque neoliberal.
Se están privatizando importantes logros sociales, como la seguridad social y la atención de la salud
pública, mientras continúa metódicamente el aumento autoritario y arbitrario de la edad de
jubilación.

Es obvio que el peso de la crisis capitalista se intenta una vez más sobre los hombros de los
trabajadores y de las capas populares débiles en general.
Los trabajadores de todo el mundo no aceptan pasivamente los ataques capitalistas, antipopulares y
antiobreros. Se niegan a pagar la factura de la crisis capitalista. Con luchas y movilizaciones
militantes en todos los rincones del mundo, exigen la satisfacción de sus necesidades
contemporáneas. ¡La FSM y sus afiliadas están, y seguirán estando, firmemente a la vanguardia de
estas luchas!
En las celebraciones y manifestaciones del Primero de Mayo de este año, la bandera palestina
ondeará con orgullo junto a las banderas de la FSM y sus afiliadas. En un espíritu de solidaridad e
internacionalismo, estamos firmemente al lado del pueblo de la heroica Cuba, y de los pueblos que
luchan contra las sanciones asesinas, las intervenciones, las agresiones imperialistas, los bloqueos y
las guerras económicas.
Con motivo del Primero de Mayo de 2024, la FSM llama a los sindicatos de clase y combativos de
todo el mundo a organizar la campaña y las actividades de este año bajo el lema:
¡CONTRA SUS GANANCIAS, NOS LEVANTAMOS POR NUESTRAS VIDAS!
Más masivos y militantes
¡Por las necesidades contemporáneas de los trabajadores, contra la explotación!
¡Por las libertades democráticas y sindicales!
¡En solidaridad con Palestina, contra las guerras e intervenciones imperialistas!
Para el movimiento sindical clasista, para los trabajadores que resisten, que no transigen con la
opresión, la discriminación y la explotación, sólo hay un camino de dignidad: ¡el camino de las
luchas!
Las luchas que han tenido lugar son una señal de esperanza, muestran el enorme poder de la clase
obrera organizada, iluminan el camino de la perspectiva contra la explotación capitalista.

Ganar un nuevo orden económico internacional
«La lucha por eliminar la injusticia del actual sistema económico internacional y por el establecimiento del
Nuevo Orden Económico Internacional es parte integrante de la lucha de los pueblos por su liberación
política, económica, cultural y social», declararon los Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de Países
No Alineados reunidos en La Habana hace casi 50 años.
 
Esa visión de un mundo transformado se expuso por primera vez en 1974, cuando las naciones del Tercer
Mundo, tras independizarse del colonialismo, se reunieron para proponer una visión del desarrollo soberano y
la cooperación internacional en comercio, finanzas y tecnología, y obtuvieron una Declaración de la ONU para
el Establecimiento de un Nuevo Orden Económico Internacional en la Asamblea General.
 
Cincuenta años más tarde, nos encontramos de nuevo en un momento de rápida transformación geopolítica,
tanto por la posibilidad de que surja un orden más justo como por el riesgo de su violenta fragmentación.
¿Cómo nos enfrentaremos a las crisis del cambio climático, las pandemias virales, la pobreza extrema y la
escalada de las guerras que amenazan a miles de millones de vidas y medios de subsistencia en todo el
planeta? Hace un año, la Internacional Progresista convocó a delegados de más de 25 países en La Habana
para inaugurar la presidencia cubana del Grupo de los 77 y participar en el Congreso inaugural sobre el Nuevo
Orden Económico Internacional. «Nuestras naciones continúan en la retaguardia del desarrollo mundial,
mientras cargan sobre sus hombros las consecuencias de múltiples crisis y desigualdades derivadas del
injusto orden internacional actual», afirmó el presidente Díaz-Canel en su discurso de apertura del G77.
 
En el transcurso de sus deliberaciones, el Congreso elaboró una estrategia clara para «afirmar el poder del
Sur», recogida en la Declaración de La Habana pronunciada en la ceremonia de clausura el 28 de enero. «El
Congreso reconoce que la liberación económica no será concedida, sino que debe ser conquistada… Nuestra
visión sólo puede hacerse realidad mediante la formación de instituciones nuevas y alternativas para compartir
tecnología fundamental, hacer frente a la deuda soberana, impulsar la financiación del desarrollo y afrontar
juntos futuras pandemias», rezaba la Declaración.
 
Sin embargo, un año después, la naturaleza de estas «instituciones nuevas y alternativas» —así como su
camino hacia la implementación- siguen sin definirse. 
 
¿Deberíamos formar un nuevo cártel para coordinar la extracción de metales preciosos? ¿Deberíamos formar
un club de naciones deudoras para sortear la crisis de la deuda soberana? ¿Deberíamos lanzar una agencia

conjunta de regulación médica para facilitar los flujos de medicamentos a través del Sur?
 
En los próximos días, la Internacional Progresista vuelve a La Habana para responder a estas preguntas: para
celebrar el Cincuentenario del Nuevo Orden Económico Internacional, para mantener el diálogo iniciado en el
Congreso inaugural, para agudizar el debate sobre la dirección de la cooperación Sur-Sur y para reforzar la
coalición que la persigue.
 
El Congreso del Cincuentenario sobre el Nuevo Orden Económico Internacional reúne a destacados
académicos, diplomáticos y líderes y lideresas políticas —de Brasil a Pakistán, de Sudáfrica a España— que
comparten un compromiso con el Derecho al Desarrollo y una frustración común con el debate actual sobre
cómo conseguirlo. Durante tres días —en el impresionante Hemiciclo Sur del Capitolio Nacional—, este grupo
entablará un debate profundo, honesto y riguroso para identificar los principales desafíos al desarrollo
soberano en la actualidad, las prioridades fundamentales para remediarlos y las propuestas concretas que
puedan realmente cumplir esas prioridades.
 
El objetivo formal del Congreso es desarrollar un nuevo Programa de Acción del NOEI, que se presentará en
la rueda de prensa final que tendrá lugar en el Palacio de Convenciones el 2 de mayo, un documento inspirado
en el Programa de Acción para el Establecimiento de un Nuevo Orden Económico Internacional de 1974, así
como en los conocimientos y la experiencia que los delegados aportarán al Congreso.
 
En solidaridad,
El Secretariado de la Internacional Progresista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *