Skip to content

Luis Pedraza Leduc: El mensaje del gobernador

Spread the love

El mensaje fue un discurso de un candidato al puesto de gobernador pagado con fondos públicos. Con el estribillo contra los que critican y alegando que está haciendo lo que no se hizo en los pasados años, atacó a su contrincante en el proceso primarista que el Partido Nuevo Progresista llevará a cabo en unos meses. Todo ello pagado con fondos públicos

Buenos días. Hoy les comparto mi opinión sobre el mensaje del gobernador.

El mensaje del gobernador

El gobernador Pedro Pierluisi compareció ante la legislatura del país para presentar un mensaje sobre la situación del país. El contenido del mensaje incluyó datos, cifras de millones de dólares invertidos o para invertir en diversas áreas de la economía, consignas y comentarios de naturaleza política partidista. El mensaje fue acompañado con gritos y aplausos de sus partidarios que contrastan con las prohibiciones y códigos de conducta que ujieres y policías del Capitolio imponen al público que acude a una vista pública o sesión de la legislatura.

El mensaje fue un discurso de un candidato al puesto de gobernador pagado con fondos públicos. Con el estribillo contra los que critican y alegando que está haciendo lo que no se hizo en los pasados años, atacó a su contrincante en el proceso primarista que el Partido Nuevo Progresista llevará a cabo en unos meses. Todo ello pagado con fondos públicos.

El gobernador pintó un cuadro muy distinto al que vivimos diariamente la mayoría de la clase trabajadora. No reconoció la crisis en el sistema de salud público y privado en el país,  tampoco mencionó la crisis del Departamento de Educación y la insuficiencia de fondos en la UPR. Mientras reiteró como positivo la inversión de fondos federales en proyectos de construcción olvidó el dato de que se necesitan 35,000 trabajadores para concretar tales proyectos. Nada dijo sobre la migración de trabajadores diestros y profesionales, los ataques a los derechos laborales de los trabajadores y las violaciones recurrentes de inversionistas y desarrolladores al ambiente. Menos aún reconoció la intervención de la Junta de Control Fiscal en la gobernanza del país, en la ausencia de procesos democráticos que nos retrotraen a las primeras décadas del siglo XX donde el presidente de EEUU nombraba al general que gobernaba la colonia. Hoy ese presidente nombra los siete miembros de la Junta que nos gobierna.

Dos elementos adicionales se deben destacar del mensaje del gobernador. Una economía sostenida por la llegada de fondos federales y la ausencia de un desarrollo de fuerzas productivas del país. El reconocimiento del trato discriminatorio por parte de EEUU y la importancia de reconocer el problema colonial. No obstante, el gobernador resuelve lo anterior citando casos individuales de pequeños empresarios o voluntarios y con la panacea de la estadidad. Muy simple la propuesta ante los nubarrones de otra posible quiebra, la presencia de la Junta de Control Fiscal o la llegada de D. Trump a la presidencia.

El otro elemento es la mención de la necesidad de una cultura de paz. Se confunde o se pretende confundir al público con igualar este concepto con uno religioso. ¿O se pretende atraer el voto de sectores religiosos con este tema y los fondos económicos prometidos? Pero si se habla de una cultura de paz hay que empezar por reconocer la violencia cotidiana de las fuerzas de gobierno en las calles, en lo social, contra el género, el discrimen y la violación de derechos humanos. Pero sobre todo, eliminar la violencia que anuncia el propio gobernador en contra de sus adversarios políticos con sus gestos, tono de voz y sus aguerridas consignas.

 Luis Pedraza Leduc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *