Skip to content

Luis Pedraza Leduc: El periodismo sometido a juicio

Spread the love

Mientras las potencias occidentales alimentan un genocidio en Gaza que ha matado a decenas de periodistas y reprimido la libertad de prensa en toda Palestina, el propio periodismo ha sido sometido a juicio esta semana

Buenos días. El tema que presentamos no requiere comentarios mayores. Solo pensar y ser solidarios.

El periodismo sometido a juicio
Mientras las potencias occidentales alimentan un genocidio en Gaza que ha matado a decenas de periodistas y reprimido la libertad de prensa en toda Palestina, el propio periodismo ha sido sometido a juicio esta semana.
 El martes y el miércoles, el Tribunal Superior de Londres se reunió para escuchar el caso de extradición de Julian Assange a los Estados Unidos. Uno de los dos jueces, el juez Jeremy Johnson, ha sido especialmente autorizado por las autoridades británicas para acceder a información de alto secreto y ha representado a la agencia de espionaje MI6 y al Ministerio de Defensa del Reino Unido. Si es extraditado, Assange se enfrenta a 175 años en una prisión de máxima seguridad. Su único delito: La revelación por Wikileaks de crímenes de guerra occidentales en Afganistán, Irak y más. La sentencia del Tribunal Supremo no sólo decidirá la libertad de Assange, también determinará el derecho a saber lo que nuestros gobiernos hacen en nuestro nombre. No se está juzgando sólo a Assange, el propio periodismo está siendo juzgado. El martes, la defensa de Assange habló en nombre de su libertad, de nuestro derecho a saber y del derecho de lxs periodistas a la libertad de expresión. Argumentaron que Assange no sólo está gravemente enfermo tras cinco años en la prisión de Belmarsh—se rompió una costilla sólo de toser en diciembre y estaba demasiado enfermo para asistir al juicio, incluso por videoenlace—, sino que no puede tener un juicio justo en los Estados Unidos, dado que la CIA planeó asesinarlo. El caso de los Estados Unidos contra Assange es, en esencia, político. Su periodismo transgresor reveló sus crímenes y avergonzó a sus agencias de tres letras. Por eso es el primer periodista de la historia acusado en virtud de la Ley de Espionaje de los Estados Unidos. Esto por sí solo debería anular el caso de extradición; los delitos políticos están exentos de extradición en virtud del correspondiente tratado entre los Estados Unidos y el Reino Unido.  Irónicamente, siendo el propio periodismo el que estaba siendo juzgado, el acceso de lxs periodistas al seguimiento del proceso fue extremadamente restringido. En primer lugar, el acceso a la retransmisión en directo sólo estaba disponible para periodistas de Inglaterra y Gales, y además el audio de la retransmisión en directo estaba estropeado.  En segundo lugar, lxs periodistas que consiguieron entrar en el propio Tribunal Superior tuvieron que conformarse con una «galería sin mesas para tomar notas o utilizar computadoras», donde no podían «oír ni ver la audiencia correctamente en absoluto», según la periodista italiana Stefania Maurizi. La audiencia terminó sin sentencia, para la que probablemente habrá que esperar semanas. Mientras tanto, crece la campaña por la libertad de Assange. El exterior del Tribunal acogió grandes protestas y una multitud de medios de comunicación internacionales, donde varias figuras de la IP y miembros del Tribunal de Belmarsh hablaron tanto a lxs manifestantes como a los medios de comunicación. Lxs oradores, al igual que ha hecho el Tribunal de Belmarsh, describieron cómo la libertad de Julian Assange representa la libertad de prensa, que representa la oposición a la maquinaria de guerra. La Internacional Progresista luchará hasta desmantelarla. En solidaridad,El Secretariado de la Internacional Progresista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *