Skip to content

Luis Pedraza Leduc: El procónsul habló

Spread the love

El director ejecutivo de la Imperial Junta de Control Fiscal,  Robert F. Mujica, contestó preguntas de uno de los dueños del Nuevo Día, Luis A. Ferre Rangel. La entrevista es catalogada como la primera “a fondo” que tras su nombramiento hace un año, se ofrece.

Robert F. Mujica advierte que, para que el gobierno alcance finalmente la disciplina fiscal, es necesario que dé paso a una planificación presupuestaria a largo plazo, y “eso realmente no existe” hoy.

Buenos días. El cónsul habló. El director ejecutivo de la Imperial Junta de Control Fiscal,  Robert F. Mujica, contestó preguntas de uno de los dueños del Nuevo Día, Luis A. Ferre Rangel. La entrevista es catalogada como la primera “a fondo” que tras su nombramiento hace un año, se ofrece.

Lo publicado no muestra profundidad pero sí destila la arrogancia y pedantería propia del cónsul que nos impone el coloniaje. En primer lugar establece la importancia de las estructuras económicas para administrar bien los miles de millones federales que serán traspasados a la empresa privada para reconstruir el país. 

Admite que esperaba  mayor resistencia a su nombramiento. Obviamente se debe referir a la poca resistencia que le ofrecen los funcionarios electos a quienes se les ha usurpado sus deberes y poderes coloniales. Y a continuidad les endilga a estos mismos funcionarios que la Junta no se va por el momento. Dice que los presupuestos balanceados no existen, que existen presupuestos certificados. Tiene creatividad el cónsul.

Sobre la AEE nos recuerda que los bonistas tienen derechos a cobrar la deuda y sus intereses dejados de cobrar. ¿Para quien trabaja, hay dudas?

La parte más interesante es su admisión de la importancia estratégica de la UPR en el desarrollo del país. Sostiene que los retos no son solo presupuestarios. Hay cosas más importantes. Citemos al cónsul: Tenemos que abordar cuál es el futuro de la UPR, no en un entorno político público, sino en un entorno en el que simplemente tengamos conversaciones, que la gente pueda ser honesta, pueda intercambiar ideas y luego vayamos y, digamos, vamos a averiguar cómo podemos hacer estos cambios, tener un debate público en torno a ello. Si la respuesta es más dinero, quizá, podamos encontrar más dinero. Pero la cuestión es en qué vamos a invertir ese dinero y cómo va a cambiar la Universidad para reflejar la nueva realidad.”

¿Cuál es la nueva realidad que la UPR debe asumir? ¿En que debe cambiar? El asunto por ahora es privado, sin transparencia, en secreto con sus pares. 

Ese es el tema final de la entrevista “a fondo”. La transparencia con la prensa. Nos dice el cónsul que todo no se puede saber porque se afecta el resultado de lo que quiere la Junta imperial. 

Buen comienzo de semana.

Luis Pedraza Leduc

Director de la Junta Fiscal enfoca el desarrollo económico

El director ejecutivo de la Junta de Supervisión Fiscal afirma, a su vez, que ese organismo estabilizó las finanzas públicas

A un año de haber sido nombrado director ejecutivo de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Robert F. Mujica sostiene que el ente ha estabilizado las finanzas de Puerto Rico y que ha llegado el momento de comenzar a discutir cómo hacer crecer la economía. El abogado de raíces puertorriqueñas advierte, sin embargo, que, para que el gobierno alcance finalmente la disciplina fiscal, es necesario que dé paso a una planificación presupuestaria a largo plazo, y “eso realmente no existe” hoy.

“Hemos estabilizado las finanzas, pero, en gran parte, es porque la Junta está aquí estabilizando. Creo que, si la Junta no estuviera aquí, se tomarían muchas decisiones que no serían buenas y volveríamos al déficit muy rápido… muy rápido, es decir, en un par de años, así que vamos a estabilizarlas. Tenemos que construir las instituciones para no volver atrás. Ahora es el momento de hablar de economía”, comparte Mujica, en el programa En Puerto Rico de El Nuevo Día. “La realidad es que el gobierno federal ha dado a Puerto Rico muchos fondos federales, y eso hace que la economía parezca mucho mejor de lo que está funcionando por sí sola. Lo primero que creo que tenemos que hacer es tener una estrategia, una planificación estratégica a largo plazo sobre la reforma fiscal”, agrega.

En su primera entrevista a fondo, Mujica también objeta la afirmación del gobierno de que ha sometido tres de los cuatro presupuestos balanceados requeridos por la ley Promesa, discute el proceso de reestructuración de la deuda de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y afirma que trabajar en Puerto Rico es como regresar a casa.

Vamos a hablar del primer año de su gestión en las oficinas de la JSF, ¿cuál fue su primera impresión?

– Yo diría que la primera impresión fue que la gente aquí era mucho más acogedora de lo que había anticipado, según lo que decía la gente. Los mayores retos fueron generar confianza y llegar a conocer a la gente. Llevaba 26 años trabajando en presupuestos y en el gobierno de Nueva York, y me gané la confianza de los distintos partidos, de los distintos políticos. Sabían quién era, y eso me ayudó a conseguir cosas. Así que, aquí, creo que el mayor reto fue entrar en un entorno en el que no conocía a los jugadores. No conocía a los políticos, a los funcionarios, a los empresarios, ni a las personas que dirigen las organizaciones sin fines de lucro. Dediqué tiempo a conocer a esas personas, a que me conocieran, confiaran en mí y supieran de qué iba. Quiero que lleguen a conocerme personalmente y construir esa confianza. El segundo reto fue desde la perspectiva del personal. Hay un enfoque en trabajar con los presupuestos, en los déficits, en la quiebra, ahora que ya hemos superado eso. El reto es volver a centrarnos en cómo trabajamos con el gobierno, cómo construimos la confianza entre la Junta y el gobierno para que finalmente podamos salir.

El gobierno de Puerto Rico ha dicho que ha sometido tres presupuestos balanceados consecutivos. ¿Esa es una apreciación correcta?

– Yo no diría eso. No. Empiezo con este presupuesto posiblemente balanceado. Pero hablemos de lo que significa un presupuesto balanceado y cuál era el propósito de la Junta. Es restaurar la responsabilidad fiscal. Cuando llegué aquí el año anterior, el gobierno no había aprobado ningún presupuesto. La Junta certificó un presupuesto, y esa no es la intención. La intención no es que la Junta apruebe presupuestos, es que un gobernador presente un presupuesto, que ambas cámaras de la Legislatura aprueben un presupuesto. Idealmente, diríamos, genial, es un buen presupuesto, pero no ha sido así.

La JSF certificó que la deuda calculada para la AEE estaba en $2,500 millones. Pero es bastante claro que los dueños de los bonos no están de acuerdo con esa apreciación y tampoco con la apreciación del Tribunal Federal, y aparenta haber una batalla legal que se aproxima con los bonistas. ¿Cuál es su lectura de esta situación y cómo afecta esto la planificación financiera de la JSF?

– Desafortunadamente, la AEE estuvo mal administrada durante mucho tiempo, y se endeudó. Los bonistas afirman que son $9,000 millones (de deuda), hasta $20,000 millones si se incluyen los intereses que la AEE nunca habría podido devolver. La AEE tiene (controla) los precios de la electricidad aquí. Las tarifas eléctricas son las más altas del país. No hay derecho de capacidad para pagar $9,000 millones en deuda. Ese es el problema. Tuvimos profesionales que hicieron el análisis y llegaron a cuál es la cantidad máxima que podría ser manejada en la factura de electricidad. Ese número salió en $2,500 millones. Esa es la cantidad que, creemos, es el análisis de asequibilidad. Ahora, podría decirse, la gente dirá “no puedo pagar más”, y somos muy sensibles a eso. Los bonistas tienen derechos también, y es por eso que estamos en la corte. Si pudiéramos hacerlo sin ir a un tribunal, eso sería diferente. Pero no podemos decir unilateralmente que hicimos nuestro mejor análisis para llegar a los $2,500 millones. Los bonistas nos están cuestionando, y habrá una audiencia de confirmación en la primavera aquí, en Puerto Rico, en la que la jueza (Laura Taylor Swain) decidirá cuál es la cantidad. Queremos dejar atrás la quiebra porque es difícil que la transformación energética avance, y la quiebra es un peso que está frenando la transformación energética.

Sobre la Universidad de Puerto Rico (UPR), se certificó para este último plan fiscal, en el presupuesto, unos $500 millones, pero aparenta ser un puente comprando un poco de tiempo para poder atender la reforma del sistema de retiro de la UPR, su tamaño y sus operaciones. ¿Cuáles son los próximos pasos con la UPR y la JSF?

– La UPR es fundamental para el futuro de la isla. Siempre ha sido una joya de la isla. Es clave para el desarrollo económico, pero se enfrenta a retos muy importantes. Los retos no son solo presupuestarios. Han visto una fuerte reducción del número de estudiantes. Es una realidad a la que se enfrentan muchas instituciones públicas de todo el país. Pero, primero, hay que afrontarla. Hay que reconocerlo y, luego, arreglarlo. En el presupuesto de este año, hemos aumentado la cantidad destinada a la UPR en un 20%, más de $100 millones. Como parte de ese proceso, dijimos que necesitamos tener un grupo de partes interesadas, y vamos a discutir cuáles son los desafíos. Llevamos meses reuniéndonos.

Tenemos que abordar cuál es el futuro de la UPR, no en un entorno político público, sino en un entorno en el que simplemente tengamos conversaciones, que la gente pueda ser honesta, pueda intercambiar ideas y luego vayamos y, digamos, vamos a averiguar cómo podemos hacer estos cambios, tener un debate público en torno a ello. Si la respuesta es más dinero, quizá, podamos encontrar más dinero. Pero la cuestión es en qué vamos a invertir ese dinero y cómo va a cambiar la Universidad para reflejar la nueva realidad.

Su contrato con la JSF es muy detallado sobre sus responsabilidades como director ejecutivo, pero no encontré indicadores que midieran su ejecutoria. ¿Qué indicadores usan para poder evaluar su desempeño?

– En mi primer año aquí, el presupuesto se aprobó en todas las cámaras. Como he dicho, estoy muy presente. Me reúno con los distintos alcaldes. Puede que no estemos de acuerdo en todo; quiero escucharles. Y los resultados son los resultados, qué logramos hacer. Es muy importante ver qué logramos. Así es como me deben medir. Mi objetivo es conseguir realmente que lleguemos a cumplir todas las cosas que son necesarias para que la Junta finalmente se vaya.

Yo diría que mi receptividad, reuniéndome con los líderes legislativos, reuniéndome con los senadores, reuniéndome con los miembros de la Cámara (de Representantes), han sido todos muy positivos. Entiendo lo que la Junta representa. Es un organismo no electo y tiene poderes, y lo entiendo al 100%. Soy sensible a eso. Por eso, quiero asegurarme de que trabajo con ellos. Pero, cuando hablo con ellos, reconocen la necesidad de todas las cosas de las que estoy hablando, y dicen que tenemos que hacerlas.

Recientemente, el Tribunal determinó que la JSF tiene inmunidad cuando los periodistas están exigiendo información pública financiera. ¿Cuál es su opinión al respecto y qué puede hacer la JSF para ser más transparente con las peticiones de los periodistas?

– Si hay una solicitud de información, queremos esforzarnos por responder a ella. Hay muchas cosas en las que estamos trabajando que son sensibles en el momento en que estamos litigando. Hay razones para no ser completamente transparente en todo momento. Pero nos lo tomamos muy en serio. Y no es ofuscación aquí. No hay deseo de no revelar. Divulgamos cuando podemos y si necesitamos información específica. Pero también tenemos que ser sensibles, porque si se revela demasiado todo el tiempo, también se obstaculiza la capacidad de tener verdaderos debates e intercambios reales. Hay que balancear los beneficios de la divulgación con la necesidad de tener una empresa que funcione. Pero siempre podemos hacer más y hacerlo mejor en la divulgación, y me esforzaré por hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *