Skip to content

Luis Pedraza Leduc: La esclavitud está vigente en los abusos contra los trabajadores y la cancelación de las pensiones

Spread the love

La canción Plantación Adentro de Rubén Blades nos recuerda que la anunciada abolición de la esclavitud que hoy cumple 150 años en nuestra historia no ha terminado para la clase trabajadora que sigue siendo explotada, que se le violan sus derechos, que se le notifican despidos luego de muchos años de trabajo… o peor aún, se le notifica que dentro de 30 días su pensión, a la cual tiene derecho, no le será pagada

Buenos días. Camilo Manrique falleció por golpes que daba el mayoral… el médico de turno certificó que murió de muerte natural… y Rubén Blades nos riposta “Claro, si después de una tunda de palos que te mueras es normal”. Así reza la crónica de los trabajadores en la Plantación Adentro que escribió Blades junto al músico Willie Colón.

Esta canción nos recuerda que la anunciada abolición de la esclavitud que hoy cumple 150 años en nuestra historia no ha terminado para la clase trabajadora que sigue siendo explotada, que se le violan sus derechos, que se le notifican despidos luego de muchos años de trabajo… o peor aún, se le notifica que dentro de 30 días su pensión, a la cual tiene derecho, no le será pagada.

Esa es la situación que enfrentan 12,000 pensionados de la Autoridad de Energía Eléctrica y sus familias, cuando la agencia de gobierno dejó de hacer su aportación al sistema de retiro desde el 2017. La AEE adeuda cerca de $851 millones, lo cual ha creado una deuda actuarial (lo que debió generar ese dinero en tiempo e inversiones) de $4,200 millones de dólares.

Omar Marrero, representante del gobierno ante la Junta de Control Fiscal, alega que el sistema no tiene salvación ni aun pagando lo que se debe. Ahí viene la referencia obligada de Camilo Manrique, que es el sistema de retiro que por palos recibe la deuda impuesta que le deja sin oxígeno. Deuda creada por el mayoral, la Junta de Control Fiscal y el gobierno, quienes tienen una agenda privatizadora donde los beneficios de los trabajadores no deben existir, entre ellos las pensiones.

Es una faena ideológica de los inversionistas y representantes del capital que buscan que la mano de obra cueste menos, como en los tiempos de la esclavitud. Que se reduzcan los salarios, que se reduzcan las licencias, que se eliminen los beneficios económicos que no sean ley, que se congelen los convenios colectivos, que se eliminen los bonos de navidad, que solo se pague el salario reducido y ya.

Marrero nos dice que el sistema de retiro de la AEE es privado y no tiene las alternativas del gobierno central. Preguntamos ingenuamente, ¿por quë es privado, si el gobierno reclama ser un patrono único (Ley 8-2017)? Y volvemos a preguntar, ¿acaso no se privatizó el sistema de los empleados públicos cuando las aportaciones son administradas por compañías privadas?

Como solución, la Junta de Control Fiscal y los gobernantes visualizan un impuesto que pagaremos todos en la factura de la energía eléctrica, que a su vez se privatiza de manera individual para eliminar las alternativas colectivas.

Hoy, varias ciudades de Francia arden ante la ira de los trabajadores a quienes les aumentan la edad de retiro. Los trabajadores franceses comprenden que hoy aumentan la edad, mañana irán por reducir la pensión y así seguirán poco a poco quitando derechos y condiciones de vida.

Nosotros, en nuestro archipiélago, en nuestra Plantación Adentro, tenemos que comprender la naturaleza de nuestros sufrimientos. ¿Quién nos da la tunda de palos? ¿Quién nos quiere certificar la muerte natural?

Cuando en 1873 se abolió oficialmente el sistema de esclavitud negra en Puerto Rico, ya en Haití, en 1804, se había instaurado un gobierno de negros libres. En 1815 el Presidente de Haití, Alexander Petión, entregaba a Simón Bolívar barcos, municiones, soldados y dinero para que continuara la lucha por la liberación de las futuras repúblicas latinoamericanas con la condición de otorgar la libertad a los negros e indígenas de cada país liberado. Esta gesta de solidaridad, de unidad de los pueblos de América en 1815, tiene que ser rescatada para que no muera otro Camilo Manrique, que detengamos al mayoral imperial que nos quiere quitar la Vida.

Las notas que hoy compartimos son dramáticamente elocuentes.

Luis Pedraza Leduc

Piden rescate para las pensiones de la Autoridad de Energía Eléctrica

● Gobierno solicita a la Junta Fiscal utilizar $150 millones para cubrir esos pagos hasta que termine el proceso de quiebra

  • El Nuevo Día
  • 21 Mar 2023
  • JOANISABEL GONZÁLEZ joanisabel.gonzalez@elnuevodia.com Twitter: @jgonzalezpr

https://i.prcdn.co/img?regionKey=EqFmBebqXFow8grk2oW1Og%3d%3darchivo

Según Omar Marrero, si antes el gobierno procuró dar tranquilidad a unos 180,000 servidores públicos, buscarán hacer lo mismo con los empleados pensionados de la AEE.

Faltando apenas un mes para que el Sistema de Retiro de la Autoridad de Energía Eléctrica (SRAEE) se quede sin dinero para pagar las pensiones de unos 12,000 jubilados, el gobierno ha solicitado a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) autorización para utilizar ciertos fondos de la corporación y así cubrir el pago de esa obligación por cerca de cinco meses.

En entrevista con El Nuevo Día, el secretario de Estado, Omar J. Marrero, explicó que la AEE hizo la petición al organismo fiscal el pasado 13 de marzo al tiempo que reconoció que atender la insolvencia del SRAEE ha sido más difícil que aquella del plan de pensiones del gobierno central. Pero acto seguido, el también director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) aseguró que la instrucción que ha recibido del gobernador, Pedro Pierluisi, es defender a los jubilados de la AEE con la misma firmeza que permitió preservar los derechos de los jubilados del gobierno central.

“Estamos cautelosamente optimistas”, dijo Marrero haciendo referencia al pedido a la JSF que permitiría enmendar el presupuesto de la corporación pública y utilizar unos $150 millones de ciertos fondos de la AEE para el pago de pensiones.“No hay manera alguna de que pueda interrumpirse ese pago”, prosiguió el abogado al agregar que si antes el gobierno procuró dar tranquilidad a unos 180,000 servidores públicos, buscarán hacer lo mismo con los empleados pensionados de la AEE.

“Llevamos un tiempo insistiendo en que las pensiones se respeten y se salvaguarden los derechos de los pensionados y la AEE no es la excepción. Hemos estado buscando distintas maneras para que el pago se haga y dar tranquilidad a las 12,000 familias que dependen de él”, dijo Marrero.

SOLUCIÓN TEMPORAL

“Distinto al sistema del gobierno central, que operaba como una entidad del gobierno, y por eso las reformas que se podían hacer correspondían al gobierno, el plan de retiro de la AEE es un fideicomiso que funciona separadamente, básicamente como un sistema privado, regido por una junta de síndicos. En ese caso, la AEE solo tiene la obligación de hacer la aportación necesaria como patrono y nada más”, explicó Marrero.

De acuerdo con Marrero, concretamente, la AEE ha solicitado a la JSF utilizar cerca de $150 millones que han sido reembolsados por la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) por concepto de varios gastos incurridos por la corporación pública para responder a los desastres que han afectado a Puerto Rico recientemente.

Esos $150 millones darían para cubrir la nómina de los pensionados de la AEE por unos cinco meses, a razón de cerca de $30 millones por mes y otros gastos asociados al programa de transición de empleados de la corporación pública que rehúsen integrarse a Genera PR, propiedad de New Fortress Energy (NFE). Esa empresa operará la flota generatriz de la AEE mediante un contrato de alianza público privada anunciado en enero pasado.

El gobierno alberga la esperanza de que en ese plazo de cinco meses, que podría abarcar los meses de abril a agosto próximos, se complete el proceso de quiebra de la AEE.

EL PLAN DE AJUSTE DE LA AEE

“Lo que queremos es darle ese puente a los pensionados de la AEE, en lo que tenemos una solución a largo plazo”, dijo Marrero. La solución a largo plazo de la que habla el secretario de Estado y jefe de Aafaf es viabilizar un nuevo mecanismo de pago de pensiones como parte de la reestructuración de la AEE. Específicamente, la JSF propone convertir el pago de las pensiones en una obligación dentro del Plan de Ajuste de la AEE (PDA-AEE).

El PDA-AEE ya contempla un cargo especial para pagar a los bonistas de esa corporación pública.

A ese cargo especial, habría que sumar la propuesta para pagar las pensiones. En el PDA-AEE, de confirmarse según radicado, la JSF propone crear un fideicomiso para depositar en este el pago mensual de la nómina de la AEE, que ronda unos $28.5 millones. Marrero subrayó que aunque el mecanismo es parecido al empleado en el PDA del gobierno central, “en ningún momento se están contemplando esos subsidios cruzados que antes se hacían entre agencias porque están prohibidos”.

Dicho de otra forma, el pago de las pensiones de la AEE tendrá que salir estrictamente de los ingresos de esa corporación pública y no de otra alcancía como el Fondo General.

SEIS AÑOS SIN APORTACIONES

Desde que la AEE entró en el proceso de Título III, en el 2017, la corporación pública suspendió las aportaciones que debe hacer al SRAEE como patrono de sus participantes. Al cabo de cinco años, la AEE debe al menos $851 millones por ese concepto. Para los síndicos del SRAEE, la falta de pago del patrono es la razón detrás de la insolvencia de ese plan de pensiones, según consta en escritos al tribunal y misivas a la JSF e informes de ese plan de pensiones.

Pero según Marrero, ni aun pagando la cuantía en disputa, el SRAEE se pondría sobre sus pies. “La (AEE) no tiene los ingresos necesarios y para mantener el sistema (de retiro) igual, habría que recurrir al Negociado de Energía (NEPR) para buscar los ingresos a través de la tarifa, lo que es algo que no consideramos viable”, sostuvo el abogado. “Las pensiones corrientes se tienen que respetar y garantizar ese pago mensual, pero la deuda de $851 millones se tiene que atender como parte del proceso de reestructuración”, dijo Marrero.

“Eso no atiende la situación actuarial del sistema ni la obligación actuarial no cubierta del (SRAEE), que se ha estimado en $4,200 millones”, señaló Marrero. De aquí que si bien el PDA-AEE contempla el pago de las pensiones vigentes de los jubilados de la AEE, también contempla cerrar ese plan de retiro, de manera tal que los trabajadores actuales reciban una pensión por lo que acumularon y en lo sucesivo, aportarían a un plan de retiro hasta que llegue el momento de la jubilación.

El problema es que ni siquiera modificando la obligación de la AEE con sus jubilados hay plena certeza de que puedan pagarse todas sus obligaciones sin nuevos ajustes a la tarifa. Aunque en los pasados años, la AEE ha acumulado sobre $1,000 millones en sus cuentas, se trata de fondos comprometidos para diversas contingencias como nuevos daños a la red eléctrica si un huracán mayor afecta Puerto Rico.

Los informes de flujo de efectivo de la AEE denotan que la corporación pública no está ingresando lo suficiente para continuar con sus operaciones y puede enfrentar un déficit de caja que alcanzaría unos $188 millones para abril próximo.

Inminente la insolvencia del plan de retiro de la AEE

La Junta de Síndicos del Sistema de Retiro de la Autoridad de Energía Eléctrica alertó que, a partir de abril, el fondo de pensiones quedará sin dinero, por lo que el gobierno pidió a la Junta Fiscal autorización para enmendar el presupuesto

  • El Nuevo Día
  • 21 Mar 2023
  • ADRIANA DÍAZ TIRADO adriana.diaz@gfrmedia.com Twitter: @adriana_diaz21

Para don Isabelino Rivera Díaz, quien por 19 años puso su vida en peligro en sus labores en la antigua Autoridad de Fuentes Fluviables, es vital que cada mes continúe recibiendo la pensión de la AEE.

CAYEY/VEGA BAJA.- Incertidumbre y miedo son las palabras que mejor describen el estado emocional de Elizabeth Rivera Torres , hija y cuidadora de Isabelino Rivera Díaz, jubilado de 99 años de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), tras recibir una carta, en febrero, que advertía que, desde abril, no podrían pagarle su pensión por insolvencia de fondos.

“Si me quitan el retiro, no podría costear todo. Con el retiro es que me ayudo a darle una mejor calidad de vida a papi. Prácticamente, se me va en las medicinas y equipo que necesita. De verdad, que, sin eso, me voy a ver bien apretada”, expresó la maestra retirada de 68 años, mientras daba terapia a su progenitor en la sala de su casa, en Cayey.

Precisamente, hoy, la Alianza de Empleados Activos, Jubilados y Movilizados de la AEE protestará frente al Capitolio “en defensa de las pensiones y en contra del Plan de Ajuste de la Deuda que elimina el Sistema de Retiro”.

Rivera Díaz es uno de los 9,991 retirados que se quedarían desprovistos del pago de sus pensiones si el Sistema de Retiro de la AEE (SRAEE) no recibe los fondos adeudados de la Autoridad para pagarles a los pensionados.

El carpintero jubilado laboró por 19 años en las brigadas del sur de la AEE, cuando entonces se conocía como la Autoridad de Fuentes Fluviales. Se retiró en 1985. Su hija cuenta cómo, en “esos tiempos”, en su paso por la corporación pública, su padre agregó pequeños detalles de su sacrificado esfuerzo para la construcción del sistema que hoy brinda energía al país. “Él trabajó 19 años (en labores de alto riesgo), y cómo los trabajó. Papi fue uno de los que tuvo que ir por todos los montes a pie, cargando los discos (objetos para aislar los cables de las torres de transmisión). Era un peligro entre lluvia y, a veces, climas que no eran favorables. Él también hacía las casetas para que las personas de la Autoridad se quedaran por semanas”, narró.

La SRAEE envió una carta, el 24 de febrero, en la que informaba la insolvencia de fondos a partir de abril para pagarles a las miles de familias beneficiadas del plan de retiro. “Siempre me preguntaba: ‘¿Cuándo será que papi se jubilará de la Autoridad?’ Porque eso era un sacrificio bien grande. Ellos sí dieron la vida para tener un retiro justo, y ahora vienen con esto”, abundó.

De acuerdo al presidente de la Junta de Síndicos del SRAEE, José Rivera Rivera, la institución tiene fondos hasta para los cheques de abril. Precisó que el desembolso mensual consiste en aproximadamente $32 millones, cifra que reúne el pago de las pensiones y otras responsabilidades del SRAEE con los sobre 1,400 empleados que pidieron se les devolvieran su aportaciones.

“Estuvimos trabajando con mucho afán para prolongar la vida del fondo, y lo hicimos. (…) Evitamos al máximo la exposición a riesgo y logramos preservar capital, pero los fondos se están terminando. Con el fondo que nos queda, podemos pagar hasta la nómina de abril, pero ya para la nómina de mayo, no habrá dinero suficiente”, explicó Rivera Rivera, retirado de la AEE desde 2002.

Después del desembolso de abril, el dinero no daría ni para la mitad del pago de mayo. “(A marzo) nos quedan entre $45 (millones) a $50 millones”, apuntó. “Me sentí mal porque eso es un derecho adquirido de uno. Uno se retira de un trabajo porque va a tener pensión toda la vida, y que te digan que te la van a quitar… Eso es abusivo para nosotros de parte del gobierno. Es como quitarle la comida a un bebé”, dijo, por su parte, Luis Rivera Martínez , jubilado de la AEE de 93 años.

En sus 30 años de servicio, estuvo a cargo de la supervisión y mantenimiento del sistema eléctrico de varios pueblos de la zona metropolitana. “Lo mejor que pueden hacer es cumplir con ese derecho que tenemos todos los pensionados”, sentenció el hombre desde el garaje de su casa, en donde cuelgan decenas de certificados por cursos que tomó de la AEE. El residente en Vega Baja aseguró que no quiere promesas del gobierno, sino acciones concretas que le den la certeza que podrá contar con su pensión.

DIVERSAS PROPUESTAS EN LA MESA DE LA JUNTA FISCAL

Por su parte, el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Omar Marrero, aseguró a El Nuevo Día que la AEE identificó los fondos para pagar una cuantía significativa al SRAEE, pero aún aguardan por la aprobación de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), la cual indicó debería ser informada antes de abril. “He hablado con varios miembros de la Junta, y entienden la necesidad. Nadie quiere que se dejen de pagar las pensiones. Esas 12,000 familias merecen certeza, merecen tranquilidad de que sus pagos se harán”, dijo el también secretario de Estado.

Marrero insistió en que está “por concretarse” que la JSF les apruebe su propuesta para que la AEE autorice unos fondos operacionales para pagar al SRAEE. “Nosotros entendemos, con todo respeto, que la carta (del SRAEE) creó ansiedad en vez de dar tranquilidad. El sistema se ha estado centrando en su situación fiscal como acreedor de la Autoridad. Nuestro rol es asegurar que la AEE, como patrono, haga su aportación”, resaltó.

Mientras tanto, Rivera Rivera compartió con este diario que el jueves se reunieron con los abogados de la JSF para detallar su propuesta, enviada desde noviembre, y responder a una solicitud de información del ente fiscal. Indicó que, de la propuesta adoptarse, permitiría al Sistema de Retiro “permanecer solvente sin cambios sustanciales en sus beneficios”. Rivera Rivera dijo que la JSF solicitó datos como “gastos ordinarios, nómina, situación de los que renunciaron y cuánto dinero eso representa”, entre otros.

“Lo que querían dejarnos saber es que necesitaban los datos que ya le habíamos provisto anteriormente, y, con respecto a la propuesta, es que todavía no tienen una contestación”, informó.

UNA DEUDA HISTÓRICA

A febrero de este año, la AEE debía al Sistema de Retiro $938 millones por atrasos en aportaciones normales vencidas. Rivera Rivera detalló que la Autoridad dejó de hacer los pagos que le correspondían como parte “de ese compromiso de dar una aportación adecuada para poder cumplir con las responsabilidades del Sistema”.

“A finales del 2013, la AEE entró en un problema de falta de liquidez y se ve forzada a dejar de hacer las aportaciones en su totalidad para pagar el combustible… por lo que tuvo que hacer unos ajustes operacionales y, según ellos, el sistema de retiro era la parte menos necesaria”, contó.

Rivera Rivera precisó que el monto en aquel momento fue de aproximadamente $60 millones. “Se comprometieron a hacer los pagos en coordinación con la Junta de Síndicos. No lo resolvieron, y, en el 2014, la Autoridad comienza un proceso de reestructuración”, dijo.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Jubilados de Empleados de la AEE, Johnny Rodríguez Ortiz, coincidió al opinar que las administraciones de la AEE no han puesto como prioridad salvaguardar el retiro de sus empleados, jubilados y activos. “Lo que no vemos es la voluntad de salvar este plan de pensiones, y cualquier administración responsable optaría por la solución menos costosa y dolorosa para el pueblo. Ellos pretenden llevar este sistema de retiro a uno de contribución definida, lo que quiere decir que aquellos trabajadores activos que continúan aportando dejarían de tener el beneficio definido”, dijo el operador retirado de la AEE.

OLA DE JUBILACIONES

Entre tanto, el presidente de la Junta de Síndicos también comentó que “la privatización de la Autoridad resultó en el desplazamiento de cientos de trabajadores de la Autoridad, una ola de jubilaciones, y el retiro de aportaciones por los miembros que renunciaron y la consecuente reducción en los ingresos del Sistema”.

Entre enero de 2022 y enero 2023, se retiraron 365 personas, por lo que la demanda del Sistema aumentó. Además, en casi ocho años, desde enero del 2014 a junio del 2022, 520 trabajadores se jubilaron por incapacidad. “Nos preocupa también los trabajadores activos. Ni siquiera hay dinero para ellos de lo que han aportado. El sistema es de todos”, recalcó Rivera Rivera.

Por otra parte, otras 341 personas beneficiarias (47 mujeres y 294 hombres) del SREAEE han fallecido el último año. Rivera Rivera indicó que, además de los casi 10,000 jubilados se suman 2,279 cónyuges supértites (sobrevivientes), que, en su vasta mayoría, son viudas; y 141 hijos de pensionados (nueve menores de 18 años y 123 incapacitados).

La mensualidad promedio de un pensionado es de $2,073, de acuerdo al último análisis de Rivera Rivera en enero. Además, el beneficio promedio de los hijos menores es de $269.61; el de los hijos incapacitados, $225.07, y el del cónyuge sobreviviente, $399.54.

“El gobierno dice que las pensiones están aseguradas, pero no es algo concreto. Son promesas, y con eso no se hace la compra de comida o medicamentos. Esto hay que resolverlo ya porque el dinero se acaba”, indicó Rodríguez Ortiz. La insolvencia de fondos afectaría principalmente a personas de edad avanzada, quienes presentan diversas condiciones de salud. La compra de los medicamentos de Rivera Díaz depende, en su mayoría, de los $450 dólares que recibe de su pensión. Cuando llegó la carta del SRAEE, su hija sintió que se le iba el mundo porque es “lo que ayuda a que él viva”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *