Skip to content

Luis Pedraza Leduc: La ley del embudo

Spread the love

En esa fórmula el gobierno analiza «el retorno de la inversión» que es el valor monetario del incentivo menos la contribución fiscal de la empresa. El supuesto racional de esta ecuación es que si no damos el incentivo no recibimos la contribución. Es dar del ala para comer de la pechuga. ¿o será dar la pechuga y quedarse con el ala?

Buenos días. La economía se presenta como un asunto complejo y exclusivo para unos pocos. Los medios de prensa corporativos le dedican páginas especializadas no dirigidas para el público común y corriente. No obstante, lo bueno o malo que nos ocurre tiene que ver con la economía. Qué se produce, para quién se produce, cómo se produce y por qué se produce determina nuestras vidas. Eso es economía. Pero nos alejan de estos temas para que el capital se dedique a ello de manera exclusiva aunque nos parta un rayo las decisiones económicas.

En la colonia, uno de los pilares del modelo económico es la concesión de incentivos económicos a empresas e individuos del extranjero. Es decir, el gobierno concede una serie de incentivos a empresas o individuos que tienen un costo económico. Estas empresas o individuos montan su negocio y pagan contribuciones y crean empleos que a su vez pagan contribuciones. En esa fórmula el gobierno analiza «el retorno de la inversión» que es el valor monetario del incentivo menos la contribución fiscal de la empresa. El supuesto racional de esta ecuación es que si no damos el incentivo no recibimos la contribución. Es dar del ala para comer de la pechuga. ¿o será dar la pechuga y quedarse con el ala?

La nota que compartimos es un trabalenguas de datos que tomando en cuenta la información que falta nos la tratan de presentar positivamente. En el resumen nos dicen que las tres fuentes principales de recaudos de ingresos en la colonia son, la manufactura, luego los incentivos a empresas (Ley 60) y tercero los incentivos a individuos extranjeros (Ley 22). El trabalenguas editado nos dice que en el periodo de 2018 a 2022 la manufactura recibió $3,185.1 millones en incentivos y produjo un retorno de $2,653 millones, es decir, $532 millones. 

Por su parte la Ley 60 recibió 418.3 millones de inversión y produjo un retorno de $356.1 para un balance de 62.2 millones. Por su parte la Ley 22, individuos extranjeros, recibieron incentivos valorados en $201.4 millones y produjeron un retorno de $184.4 millones para un balance de $17 millones.

Lo que no dice la nota es cuanto de esa danza de millones son ganancias y para quién. La pregunta es ¿quién tiene la pechuga? 

Luis Pedraza Leduc

Recaudos de sobre $418 millones por exportación de servicios por Ley 60

● Los decretos otorgados bajo la Ley 20-2012 fueron el segundo renglón de incentivos con mayor retorno de inversión, después de la manufactura, según un nuevo estudio del DDEC

  • El Nuevo Día               22 May 2024
  • EFRAÍN MONTALBÁN RÍOS efrain.montalban@gfrmedia.com
https://t.prcdn.co/img?regionKey=%2bX%2bl%2bUYceHLiffApDN%2fyFw%3d%3d

Más del 14% del empleo privado se genera en empresas beneficiadas por la Ley 60 del 2019, según Mercader.

Los decretos otorgados bajo la Ley 60 del 2019 -Código de Incentivos de Puerto Rico a entidades que exportan servicios aportaron en la forma de recaudos sobre $418.3 millones al gobierno, siendo una de las actividades económicas promovidas por el gobierno con mayor impacto en el fisco, según un estudio publicado ayer por el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC). Los recaudos del gobierno relacionados a empresas exportadoras de servicios representaron un retorno de inversión (ROI, en inglés) de 17.5% del costo que representó al país haber concedido incentivos a esa actividad y que ascendió a $356.1 millones, detalla el análisis del DDEC y que abarca los años 2018 a 2022.

Eso posiciona a las entidades exportadoras de servicio en el segundo renglón de incentivos con mayor retorno al gobierno, después de la manufactura. “Esto es un tema importante para Puerto Rico, porque al igual que los negocios necesitan saber si cuando gastan dinero realmente lo están gastando o lo están invirtiendo, ocurre exactamente lo mismo con los incentivos. El incentivo es un mecanismo para crear valor, riquezas (y) mover la economía”, indicó Manuel Cidre, secretario del DDEC. En la isla, se otorgaron unos 2,725 decretos a entidades que exportan servicios desde Puerto Rico, generando unos 22,192 empleos directos.

El estudio, que estuvo a cargo de la firma Abexus Analytics y requirió una inversión de más de $1.3 millones del gobierno, no estimó cuál sería el ROI total de todos los incentivos otorgados en Puerto Rico. Al respecto, Kevin González, presidente de Abexus, destacó que, aunque se puede hacer el cálculo total, no sería representativo al considerar que hay empresas con más de un decreto.

“Podríamos sumarlos, pero con el asterisco de que puede haber empleos (así como ingresos y costos) que contribuyen a ambas actividades de la cual esa empresa está siendo beneficiada”, explicó González.

Con esa salvedad, entre los años 2018 y 2022, el total de los incentivos aprobados le costó al gobierno unos $3,185.1 millones, inversión que habría representado más de $4,007.5 millones en ingresos fiscales. La categoría de manufactura extranjera dominó los resultados del estudio develando el mayor retorno de inversión con un 45.5%, ingresos fiscales ascendentes a $2,653 millones y generando casi 41,000 empleos directos, detalla el análisis.

INCENTIVOS A INDIVIDUOS INVERSIONISTAS

La tercera categoría con el mayor ROI, con un 9.2%, fue la de decretos a inversionistas residentes beneficiarios de la antigua Ley 22, representando más de $201.4 millones en ingresos fiscales, de un costo de $184.4 millones, según el estudio. De los 2,660 decretos otorgados a individuos se encontró que el 50% tiene empresas que generan alrededor de 8,266 empleos directos, precisó González.

“De esos 8,266 (empleos), básicamente, el 86% están basados en lo que es exportación, con salarios promedios de $47,000 y fuimos conservadores”, dijo Carlos Fontán, director de la Oficina de Incentivos del DDEC.

“El estudio refleja lo que han reflejado estudios anteriores, en el sentido de que los programas con más rendimiento para la economía continúan siendo número uno, manufactura; número dos, exportación de servicios, y número tres, individuo residente”, continuó.

Según Humberto Mercader, subsecretario del DDEC, más del 14% del empleo privado en Puerto Rico labora en una empresa incentivada bajo la Ley 60-2019. La Ley 60 de 2019, no solo otorga incentivos al sector industrial o de exportación de servicios. El estatuto -que agrupa la mayor parte de los tratamientos contributivos preferentes a empresas operando en Puerto Rico- también concede beneficios a actividades turísticas, salud y agrícola, entre otras.

TURISMO, AGRICULTURA E INDUSTRIAS CREATIVAS

A pesar del crecimiento histórico reportado por el sector turístico, el retorno de inversión de los incentivos otorgados apenas fue de tres centavos por cada dólar (3.2%), generando 11,820 empleos directos e ingresando $140.3 millones, según el informe. Mientras la manufactura doméstica, entendiéndose por ello, las industrias de capital local, obtuvo un ROI de 5.5%, ingresos fiscales ascendientes a $2,653 millones y generó 34,391 empleos directos.

En el caso de los incentivos otorgados a empresas en agricultura e industrias creativas, reportaron un retorno de inversión negativo, con una reducción de 73% y 49.5%, respectivamente. Los ingresos fiscales reportados por incentivos otorgados a empresas de agricultura rondaron unos $10.7 millones, mientras que el de industrias creativas como el cine ascendieron $51.9 millones.

Al respecto, el secretario del DDEC indicó que “hay retornos (de inversión) que nunca van a cambiar” y delegó parte de la responsabilidad sobre la Legislatura y el Ejecutivo para que implementen los cambios necesarios para mejorar los resultados.

“Esto es un instrumento de trabajo para que cuando la Legislatura nos toque la puerta, el Ejecutivo, nosotros tener la información correcta para poder opinar, porque nosotros somos simples administradores de un programa de incentivos. La ley la origina la Legislatura y la valida el gobernador”, dijo Cidre a preguntas de El Nuevo Día.

“El incentivo es un mecanismo para crear valor, riquezas (y) mover la economía”

MANUEL CIDRE SECRETARIO DEL DEPARTAMENTO DE DESARROLLO ECONÓMICO Y COMERCIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *