Skip to content

Luis Pedraza Leduc: los niveles de las luchas sindicales en la colonia

Spread the love

Sabemos que nuestras palabras incomodan a más de uno, pero es la realidad de una colonia donde el sindicalismo ideológicamente corporativo y capitalista ha sido factor indispensable para detener las luchas de nuestro pueblo tanto en su propuesta política de liberación como en el conflicto de lucha de clases

Buenos días. La notica que reseñamos hoy trata de una posible huelga que se origina en EEUU entre la compañía UPS y el sindicato International Brotherhood of Teamsters, IBT, conocida en Puerto Rico como la Union de Tronquistas. Es un conflicto de negociación puramente económica entre un patrono que tiene  ganancias millonarias y un sindicato que agrupa a cerca de 340,000 trabajadores en un negocio de transporte de mercancías y documentos altamente competitivo en EEUU.

El conflicto llega a Puerto Rico ya que el convenio colectivo aplica tanto a los unionados en EEUU como a los unionados en Puerto Rico e Islas Vírgenes, donde el representante es la Union de Tronquistas, local de Puerto Rico.

La razón del conflicto, decimos que es puramente económica ya que ante un patrono que obtienen más de 100 mil millones de ganancias la unión interesa que los trabajadores obtengan más beneficios. Se informa que también se interesa mejorar las condiciones del empleado a tiempo parcial. Pero en esencia la lucha es economicista.

Y en una sociedad capitalista es normal que la lucha sea económica. Lo que es lamentable es que no se aproveche el hecho de que 340,000 trabajadores son víctimas de un proceso de explotación mediante prácticas y modelos de trabajo típicos en todas las industrias de transportación de mercancías. Que los trabajadores unionados y sus líderes no se planteen las estructuras de explotación del trabajo asalariado. Que la solidaridad no trascienda los talleres de la empresa privada.

En el caso de Puerto Rico se imponen otras controversias políticas. La colonia se cuela en las relaciones sindicales y lo que se decida en EEUU aplica a Puerto Rico y punto. Eso es colonialismo sindical en el 1970 y en el 2023 también

Sabemos que nuestras palabras incomodan a más de uno, pero es la realidad de una colonia donde el sindicalismo ideológicamente corporativo y capitalista ha sido factor indispensable para detener las luchas de nuestro pueblo tanto en su propuesta política de liberación como en el conflicto de lucha de clases . No sabemos si la huelga se hace realidad en o antes del 31 de julio. La huelga no debe ser un fin en sí misma, la huelga debe ser un instrumento de lucha social y política donde se adelante la conciencia y la determinación de acabar con la explotación del capital sobre la clase obrera.

En ese sentido, el conflicto de UPS y la Union de Tronquistas aquí, en EEUU la IBT, debería provocar la solidaridad de amplios sectores de la sociedad. No ser una incomodidad por no recibir a tiempo una compra “on line”.

Luis Pedraza Leduc

Tranque en la negociación colectiva en UPS

● Si la empresa no llega a un acuerdo con la IBT, unos 340,000 empleados podrían irse a la huelga

• El Nuevo Día​​11 Jul 2023

• SHARON MINELLI PÉREZ sharon.perez@gfrmedia.com

shutterstock

Unos 340,000 empleados de UPS, incluyendo Puerto Rico e Islas Vírgenes, han emitido un voto de huelga que se aplicaría a partir del mes entrante si la empresa de envíos y el sindicato no pactan un nuevo convenio en o antes del 31 de julio.

Con piquetes en múltiples localidades, la empresa United Parcel Service (UPS) y la unión International Brotherhood of Teamsters (IBT) arrancaron la semana con un tranque en las negociaciones hacia un nuevo convenio colectivo que reemplace el que expira el 31 de julio de 2023. El tranque, que comenzó la semana pasada cuando la empresa y el sindicato abandonaron la mesa de negociación sin llegar a un acuerdo, coloca a UPS más cerca de encarar una huelga que involucraría a cerca de 340,000 empleados en Estados Unidos, Islas Vírgenes y Puerto Rico.

“Las negociaciones están en sus postrimerías. El contrato vence el 31 de julio. Las declaraciones autorizadas son que, de no haber un contrato al día 31, las operaciones se van a parar y vamos a ejercer el derecho que tenemos a huelga del 1 de agosto en adelante”, expuso Argenis Carrillo, secretario tesorero de la Unión de Tronquistas, como se llama la IBT en Puerto Rico. Según explicó a El Nuevo Día el líder sindical, los tronquistas representan a “los cerca de 350 empleados de UPS en Puerto Rico y alrededor de 60 en las Islas Vírgenes”.

“En el caso de UPS existe un acuerdo total, que es un ‘master agreement’, un solo convenio colectivo que agrupa a todas las localidades. Ya se recogió el voto de huelga hace dos semanas y en el caso de Puerto Rico se votó 99% a favor”, abundó. A nivel de todo Estados Unidos, la aprobación fue de 97%, según el sitio oficial de los tronquistas, que representa a empleados de UPS en una amplia gama de roles, como conducir los reconocidos camiones marrones, descargar paquetes, reparar maquinaria y manejar devoluciones, así como operar centros de distribución, carga aérea y puntos de entrega.

¿POR QUÉ HAY CONFLICTO?

Las negociaciones entre UPS y la IBT para alcanzar un nuevo convenio de cinco años comenzaron a mediados de abril pasado. En el camino, las partes han comunicado -por separado- acuerdos importantes, entre los que se destacó un paquete de medidas para mejorar la seguridad de los empleados en temperaturas muy altas o muy bajas. Esto incluye que, a futuro, los camiones de entrega tengan acondicionadores de aire. Las partes se mantuvieron en la mesa de negociación hasta la madrugada del pasado jueves 6 de julio.

Horas después, el 7 de julio, UPS alegó en su portal oficial que “los tronquistas cesaron de negociar esta semana, a pesar de las propuestas robustas por parte de la compañía”. “Negarse a negociar, específicamente cuando la línea de llegada está a la vista, crea significativo malestar entre los empleados y los clientes y amenaza con causar disrupción en la economía de Estados Unidos”, advirtió la empresa. “Hemos exhortado a los tronquistas a que regresen a la mesa para continuar adelantando el progreso significativo que hemos logrado”.

Debido a que uno de los puntos de conflicto ha sido que los tronquistas buscan mejores condiciones para los trabajadores a tiempo parcial cubiertos por el convenio, UPS ha publicado en sus redes sociales, videos y contenidos enfocados en que estos empleados “obtienen horario parcial con beneficios a tiempo completo” como cobertura de plan médico.

Por su parte, la IBT planteó que “cerca de las 4:00 a.m. (del pasado jueves), UPS abandonó la mesa de negociación luego de presentar una oferta inaceptable para los tronquistas, que no atiende las necesidades de nuestros miembros”.“El Comité Nacional de Negociación de la IBT rechazó unánimemente el paquete”, reza la declaración del sindicato. “Esta corporación de miles de millones (de dólares) tiene mucho para dar a los trabajadores estadounidenses. Es solo que no quieren hacerlo”, declaró entonces el presidente general de la IBT, Sean M. O’Brien , sobre la empresa que en 2022, reportó $100,300 millones en ganancias.

A su vez, debido a la cercanía de la expiración del convenio, el sindicato ha documentado múltiples piquetes “de práctica” frente a operaciones en California, Minnesota, Pensilvania, Dakota del Norte, Iowa, Texas, Carolina del Norte, Nueva York, Nueva Jersey y Ohio, entre otros estados.

La flota de camiones de UPS mueve cerca de 6% del Producto Interno Bruto de Estados Unidos, según la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *