Skip to content

Luis Pedraza Leduc: Más de 70 organizaciones depusieron ante el Comité para denunciar el colonialismo y sus efectos en la población

Spread the love

Una ausencia es notable, el movimiento sindical puertorriqueño. Ante el agravio permanente de la Junta de Control Fiscal, ante las intervenciones de los sindicatos norteamericanos en favor de las medidas coloniales e imperiales que datan desde 1898 hasta hoy, se hace urgente rescatar la solidaridad y vinculación ideológica del sindicalismo puertorriqueño con las lineas comprometidas y clasistas en contra del imperialismo y las políticas capitalistas y neoliberales.

Buenos días. La semana pasada el Comité de Descolonización de la ONU aprobó la 42da resolución en favor del derecho del pueblo de Puerto Rico a su libre determinación e independencia. Este importante evento ocurre sin mayor resonancia en el país cuando desde el 2016 sufrimos un cruel y desdichado acto de colonialismo con la aprobacion de la Ley PROMESA y la imposición de la Junta de Control Fiscal.

Más de 70 organizaciones depusieron ante el Comité para denunciar el colonialismo y sus efectos en la población. Se reclaman reparaciones a favor del pueblo puertorriqueño que deben ser provistas por EEUU al violar la ley internacional y practicar un crimen de lesa humanidad, el coloniaje.

Estas discusiones donde no solo se detallan factores políticos e históricos, sino que incluye consecuencias psicologicas, ambientales y culturales, entre otras, deben ser reproducidas en el país a todo lo largo y ancho para que podamos entender el alcance del colonialismo en Puerto Rico. Conocer que no estamos solos, que la solidaridad con Puerto Rico es amplia en todo el planeta. Pero sobre todo, que nos corresponde a nosotros, como Pueblo, reclamar el derecho a escoger y ser libres como nación.

Una ausencia es notable, el movimiento sindical puertorriqueño. Ante el agravio permanente de la Junta de Control Fiscal, ante las intervenciones de los sindicatos norteamericanos en favor de las medidas coloniales e imperiales que datan desde 1898 hasta hoy, se hace urgente rescatar la solidaridad y vinculación ideológica del sindicalismo puertorriqueño con las lineas comprometidas y clasistas en contra del imperialismo y las políticas capitalistas y neoliberales.

Conocer la historia no es acumular datos, es conocernos y entender cual debe ser nuestro destino. El movimiento sindical puertorriqueño tiene que ajustarse a estos tiempos de definición.

Luis Pedraza Leduc

El Comité de Descolonización de la ONU aprobó la resolución en favor del derecho de Puerto Rico a su libre determinación e independencia

Durante una larga jornada, los miembros del comité escucharon denuncias por el desinterés de la Asamblea General en retomar el caso y la falta de acción del Congreso estadounidense

20 de junio de 2024 – 1:19 PM

Por José A. Delgado

Corresponsal de El Nuevo Día en Washington D. C.jose.delgado@gfrmedia.com

Nueva York – Tras escuchar nuevas críticas en torno al desinterés de la Asamblea General en reabrir el caso colonial de Puerto Rico y la falta de acción concreta del Congreso, el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas aprobó este jueves, por consenso y ocasión número 42, una nueva resolución que reafirma el derecho inalienable de Puerto Rico a su libre determinación e independencia.

La resolución – presentada por Cuba, Bolivia, Nicaragua, Venezuela, Siria y Rusia-, insta a la Asamblea General de las Naciones Unidas a “examinar activamente la cuestión de Puerto Rico en todos sus aspectos”.

Al mismo tiempo, los 29 países miembros del Comité de Descolonización exhortaron nuevamente “al gobierno de Estados Unidos de América a asumir su responsabilidad de promover un proceso que permita que el pueblo puertorriqueño ejerza plenamente” su libre determinación e independencia, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General.

La decisión tomada por el Comité, después de escuchar a cerca de 80 peticionarios y debatir por una hora la resolución, reafirma que reconocen Puerto Rico como una “nación latinoamericana y caribeña” y toma nota de la represión contra el independentismo. La resolución contó con expresiones de respaldo del Grupo de Amigos de la Carta de la ONU, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y del Movimiento de Países no Alineados, por medio de mensaje de los representantes de San Vicente las Granadinas, Honduras y Uganda, respectivamente.

Aunque hace 52 años se aprobó por vez primera una resolución que reconoce el derecho de Puerto Rico a su libre determinación e independencia, la Asamblea General de la ONU no ha vuelto a considerar el caso político puertorriqueño como un asunto independiente desde que en 1953 – tras la adopción del Estado Libre Asociado-, excluyó a la Isla de la lista de territorios coloniales.

“El Estado Libre Asociado fue un acto de clara dominación colonial”, dijo el representante alterno de Cuba ante la ONU, Yuri Gala López, al presentar formalmente la resolución.

Como en otros años, la representación estadounidense ante la ONU estuvo ausente de la sesión, que se extendió por más de cinco horas. Mientras, el representante permanente de Bolivia, Diego Pary Rodríguez, afirmo que “hablar de Puerto Rico es hablar de un pueblo latinoamericano y caribeño”. En sus mensajes, Venezuela y Nicaragua reafirmaron su respaldo a la independencia de Puerto Rico. Previo a aprobar la resolución, alrededor de 80 personas y representantes de organizaciones denunciaron como la situación colonial se refleja en las crisis fiscal y energética, los problemas del ambiente, la inseguridad y la economía en general, entre otras cosas.

Además de expresar decepción, y coraje, por la continuación del limbo político actual, los ponentes recordaron que el Congreso de Estados Unidos nunca ha permitido a Puerto Rico ejercer su derecho a la libre determinación y hace exactamente ocho años, por medio de la Ley Promesa, hundió a los puertorriqueños de la Isla en su situación colonial.

La senadora del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Ana Irma Rivera Lassén, ahora candidata a comisionada residente en Washington de la Alianza de País formada por su partido con el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), denunció en su turno la “persecución a nuestras candidaturas e intentos antidemocráticos de tratar de sacarnos de las elecciones por ser una voz fuerte” en contra de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) creada por la Ley Promesa, entre otras cosas. “Hoy no estamos mejor que antes que se impusiera esa Junta. Estamos en una crisis que incluye la falta de acceso adecuado a la electricidad, la salud, la vivienda y la educación”, indicó Rivera Lassén.

En su ponencia, Rivera Lassén señaló que el MVC propone una Asamblea Constitucional de Status que permita descolonizar la Isla por medio de alternativas no territoriales- la estadidad, la independencia y la libre asociación –y, por medio de un proceso justo, participativo, informado y vinculante para el gobierno de Estados Unidos.

Por su parte, el secretario de Organización Política del PIP, Adrián González Costa, destacó que la decisión del Comité de Descolonización vuelva a afirmar la “plena aplicabilidad de la Resolución 1514 (XV)” y “la obligación de Estados Unidos de descargar su responsabilidad descolonizadora con relación a Puerto Rico. González Costa denunció, entre otras cosas, la situación de pobreza que ha generado una masiva emigración y la imposición de una junta fiscal que controla las decisiones financieras del gobierno de Puerto Rico por medio de la ley PROMESA “La descomposición de tal proyecto ha llevado al pueblo puertorriqueño a repudiar mayoritariamente un modelo político que mientras perdure, nos tiene destinados a la pobreza y a la inferioridad política. Aun cuando este es el panorama, tanto el Congreso de Estados Unidos como el poder Ejecutivo han ignorado esas condiciones en las que vivimos cerca de 3 millones de personas y ese consenso general a favor de la descolonización”, indicó González Costa, candidato de la Alianza al Senado por San Juan.

Los ponentes de esta sesión incluyeron a proponentes de la estadidad – algunos de los que volvieron a pedir, sin éxito, incluir su fórmula de estatus como alternativa-, grupos cívicos y comunitarios, líderes de organizaciones profesionales como el Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, la Asociación de Economistas y la Asociación de Sicología.

El exgobernador Ricardo Rosselló Nevares y el también delegado electo por la estadidad Roberto Lefranc Fortuño estuvieron entre los ponentes estadistas. Rosselló Nevares exhortó al Comité a expresar en favor de que Puerto Rico pueda ejercer su derecho a la libre determinación, incluyendo como opciones la estadidad y la libre determinación. Cuando Rosselló Nevares comenzó a hablar, independentistas y soberanistas presentes en la sesión se retiraron del salón. Un grupo de sus seguidores se colocó detrás de él, para aplaudirle con fuerza cuando terminó su presentación. Su esposa, la ex primera dama Beatriz Rosselló, también testificó en la sesión. Lefranc Fortuño, por su parte, dijo que “es impensable que Estados Unidos no esté presente” en la sesión del Comité de Descolonización.

Mientras, Ignacio Ros, miembro de la delegación extendida pro estadidad y sindicalista que reside en el estado de Georgia, sostuvo que urge unidad del pueblo puertorriqueño para poder presionar con fuerza a los miembros del Congreso, pues el tema del estatus de Puerto Rico no les afecta suficientemente. “El status actual de territorio no incorporado significa que (los puertorriqueños de la Isla) no pueden votar por el presidente de Estados Unidos y no tienen representación en el Congreso”, dijo Kathy Blount, de origen cubano, residente en Nueva York y quien es también parte del grupo de apoyo de la delegación de cabilderos electos por la estadidad.

El artista plástico puertorriqueño Garvin Sierra Vega, quien denunció censura de su obra para la Poli/Gráfica de 2024, recordó esa reciente experiencia y la importancia de que los artistas puertorriqueños se expresen en contra de la colonia y en defensa de los suyos. “Si algo define al puertorriqueño es nuestra cultura y nuestro arte, el teatro, la danza, la música y el cine, entre otras manifestaciones. El arte y la cultura son el lenguaje para entender nuestra realidad y expresar lo que nos une, en las alegrías así como en los pesares, que en el caso de Puerto Rico abundan y no dan tregua”, indicó Sierra Vega.

Sierra Vega, sin embargo, dijo que el reconocimiento que alcanza el arte puertorriqueño a nivel internacional – puso como ejemplos la película “La Pecera” y la exhibición “The Museum of the OldColony” de Pablo Delano en la Bienal de Venecia-, contrasta con la realidad de Puerto Rico. “Las obras que expresan el sentir nacional contra la colonia son censuradas por el estado y el gobierno, que además persigue y recorta el presupuesto de las organizaciones que las presentan”, sostuvo Sierra Vega.

En su presentación, Arturo Massol Deyá, director asociado de la organización de autogestión Casa Pueblo, afirmó que la libre determinación va a requerir independencia energética. Pero, sostuvo que “para una transformación energética descolonizadora, justa y democrática” es necesario que “se fijen responsabilidades y exigencias al gobierno de Estados Unidos para reconocer que el modelo de la privatización del sistema eléctrico ha fracasado”.

Además, Massol Deyá dijo que se requiere que “las asignaciones federales no sean para inducir a más endeudamiento y que terminemos pagando por el sol a los texanos”, abogó por detener los planes de optar por más uso del gas natural y “entender que Puerto Rico cuenta con suficiente superficie en techos de estructuras existentes para instalar toda la infraestructura solar y sobraría espacio, por lo que debemos impedir que se usen las tierras agrícolas para colocar paneles solares”.

Manuel Quilichini, presidente del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, sostuvo que desde 1944 la institución “ha hecho una férrea defensa de lo que debe ser la descolonización de la Isla – por medio de una Asamblea Constitucional de Estatus-, sin abogar por una fórmula en particular”.

José Caraballo Cueto, presidente de la Asociación de Economistas, advirtió que tras la eliminación de los beneficios la sección 936, la economía de Puerto Rico no ha crecido de forma sostenida, en medio de una política pública federal que no se ajusta a las necesidades de la Isla.

Caraballo Cueto, profesor en la Universidad de Puerto Rico (UPR), mencionó su estudio que concluyó que la economía de Puerto Rico estaría mejor bajo la estadidad o la independencia que en el presente estatus colonial.

“Debe ejercerse el derecho a la auto determinación pero no con una soga amarrada al cuello”, dijo Annettte Martínez Orabona, directora del Instituto Caribeño de Derechos Humanos, al indicar que el comité debe hacer más que aprobar su resolución y declarar que la deuda de Puerto Rico es nula, y que Estados Unidos debe reparar los daños causados a la Isla.

Kevin Rivera Medina, presidente del Comité Pro Derechos Humanos, por su parte, formalizó su llamamiento para que la Oficina de Asuntos Jurídicos de la ONU emita nuevas opiniones, que revisen las emitidas en 1978 y 1983, y tomen en consideración asuntos como la imposición de la ley Promesa y las decisiones del Tribunal Supremo estadounidense que han confirmado la situación colonial de Puerto Rico.

“Las personas de nuestro país no somos ciudadanos de segunda clase, somos un pueblo colonizado. Solicitamos a este Comité una resolución clara y contundente, expresando su apoyo incondicional al pueblo de Puerto Rico en nuestra descolonización”, expresó, por su parte, Alejandra M. Castrodad Rodríguez, a nombre de la Fundación Juan Mari Bras, líder histórico del independentismo que abrió los debates en el Comité de Descolonización en torno al caso político puertorriqueño, en 1973. Castrodad Rodriguez exhortó al comité a declarar la ley PROMESA “como una violación grave del derecho internacional al nombrar una Junta no electa que gobierna a Puerto Rico, reiterar el derecho de las personas de nuestro país al ejercicio pleno de nuestra ciudadanía puertorriqueña y a su derecho inalienable a la independencia” y recabar la atención urgente de la Asamblea General de la ONU.

La representante de la organización Amigos del Mxr, Venecia Butler, sostuvo que el colonialismo también se refleja en la crisis climática. “Desde los experimentos hacia nuestras mujeres, bombardeos militares, experimentos con el agente naranja, la quema de carbón, y el actual destierro de nuestras comunidades, nos es urgente la descolonización de Puerto Rico”, afirmó Butler.

Después de que varios estadistas solicitaran al Comité promover la libre determinación e incluir la estadidad entre las alternativas, Héctor Bermúdez Zenón, del Grupo por la Igualdad y la Justicia de Puerto Rico, sostuvo que los que proponen convertir a Puerto Rico en el estado 51 de Estados Unidos deben ir a defender su reclamo ante el Congreso estadounidense.

Ante de la sesión, dos docenas de organizaciones independentistas y soberanistas firmaron una declaración conjunta que reconoce la importancia del foro internacional para avanzar en la descolonización de Puerto Rico.

“Al comparecer ante los foros internacionales, las organizaciones del movimiento de liberación nacional puertorriqueño, buscamos ampliar nuestras esferas de influencia, desenmascarar al poder opresor y construir espacios de solidaridad entre los países libres del mundo para la eventual incorporación de un Puerto Rico libre”, indicaron.

Al mismo tiempo, señalaron que la comparecencia y promoción de los debates en el Comité de Descolonización, que por ocasión 42 tiene previsto afirmar el derecho de Puerto Rico a su libre determinación e independencia, de ninguna manera persigue “delegar la responsabilidad histórica que le corresponde a nuestro pueblo de luchar por todos los métodos y medios disponibles para alcanzar nuestra independencia nacional”.

La declaración está suscrita por el Frente Independentista Boricua, que incluye a Boricuas Unidos en la Diáspora, el Comité del Partido Independentista Puertorriqueño de Nueva York, los Comités de la Resistencia Boricua, El Grito, El País Posible, Friends of Puerto Rico Initiative, Macheteros(as), Partido Nacionalista Puertorriqueño Junta de Nueva York, Puerto Ricans In Minnesota, Puertorriqueños Unidos en Acción (Washington, DC) y Victory for Puerto Rico.

Pero, además, la firman A Call to Action on Puerto Rico, Campaña Pro Libertad, Colectiva Feminista en Construcción, Colectivo Rumbo Alterno, Dialogo Soberanista, Estado Nacional Soberano de Borikén, Frente Socialista, Instituto Hostosiano del Norte, el Instituto Puertorriqueño de Relaciones Internacionales, Jornada Se Acabaron Las Promesas, Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, Movimiento Ñin Negrón, Puerto Rico Tribunal y Revista Nueva Pensamiento Crítico.

Hasta ahora, el único incidente en la sesión se produjo cuando el representante de Cuba objetó que el estadista Mario Solano, residente en Texas, denunciar el comunismo, pues nada tenían que ver las ideologías con la resolución en discusión. Solano le respondió que no va a dejar de opinar lo que quiere sobre Puerto Rico. Pero, la presidenta del comité, la representante de Santa Lucía, Menissa Rambaly, le pidió que al hablar se refiriera a ella, no al representante de Cuba.

Puerto Rico: El colonialismo de Estados Unidos causa daños emocionales en la población, aseguran los psicólogos

El aumento en la frecuencia e intensidad de los fenómenos como huracanes, terremotos y olas de calor, entre otros, generan incertidumbre sobre el futuro, la economía y la seguridad de las personas en las islas, generando ansiedad, estrés y depresión.

Según mostraron numerosos expertos al Comité de Descolonización, los puertorriqueños son más propensos a desarrollar desórdenes depresivos y ansiedades que otros pueblos que no se encuentran “bajo ocupación colonial”. También han denunciado que las políticas llevadas a cabo por Estados Unidos han conducido a una pobreza generalizada en la isla que afecta emocionalmente a la población.

El Comité de Descolonización ha centrado este año la consideración de la situación de Puerto Rico con respecto a Estados Unidos en la salud mental del pueblo puertorriqueño. Decenas de peticionarios y psicólogos declararon que la relación entre ambos es de colonialismo y expusieron en detalle los daños emocionales que provoca. Entre los más de 70 representantes de organizaciones civiles y políticas de Puerto Rico estuvo el doctor Oscar Ocasio Colón, que lleva 20 años trabajando como psicólogo en la ciudad de Nueva York, estudiando especialmente el impacto de la pobreza en la población. Ocasio Colón explicó que el colonialismo es un crimen de lesa humanidad y “todo crimen trae secuelas emocionales”.

“En el caso del colonialismo, está completamente probado en estudios científicos que la ocupación colonial socava la capacidad colectiva del pueblo ocupado para sobrellevar las más básicas dificultades emocionales, creando una situación traumática aguda y permanente. En el caso de Puerto Rico, nuestra población, ya sea los que viven en la isla o los que emigran, está más propensa a desarrollar desórdenes depresivos y ansiedades que cualquier otra población que no esté bajo una ocupación colonial”, comentó citando varios estudios científicos.

Ocasio Colón denunció que el Gobierno de Estados Unidos “se ha adueñado de los recursos (de Puerto Rico) y los ha explotado” y “ha querido imponer el inglés como idioma e implantar su sistema hegemónico cultural sobre la cultura de los puertorriqueños”.

Síndrome de Estocolmo

Esas políticas, junto con “la imposición de una Junta de Control Fiscal” y “la ocupación prolongada” desarrolla “en los colonizados un síndrome de Estocolmo colectivo que socava su propio proceso de desarrollar su identidad propia”.

Los procesos de aculturación se transforman en asimilación y obligan a vivir cada uno de nuestros días como un día de guerra por conservar los aspectos más básicos de nuestra forma de ser como pueblo”, agregó.

Por ello, el doctor pidió al Comité de Descolonización que:

• haga todo lo posible para que la colonia estadounidense de Puerto Rico tenga un proceso de descolonización utilizando el camino que sugiere la resolución 1514

• recopile los estudios sobre el colonialismo y el daño emocional que causa para establecer que la anexión no es una alternativa descolonizadora

• reconozca la obligación de reparaciones por parte del gobierno de los Estados Unidos al pueblo puertorriqueño

Las peticiones y observaciones del doctor Ocasio Colón también fueron expuestas por otros reconocidos psicólogos, como el también doctor Jaime Inclán McConnie, quien dijo que “la erradicación del colonialismo en Puerto Rico es urgente para la salud”.

Inclán McConnie explicó que la psicología entiende que las relaciones abusivas son aquellas que aplican influencia inapropiada y excesiva sobre otros.

Trauma psicológico generalizado

“El colonialismo es un abusivo sistema de dominación y subordinación que ejerce control estructural, inapropiado, excesivo, y abusivo”, aseguró, antes de recordar que la investigación psicológica sobre el abuso demuestra que las relaciones abusivas crónicas generan, a nivel individual y social, profundos niveles de “trauma psicológico que, si no es sanado, se generaliza a la población y se transmite intergeneracionalmente”.

En nombre de la Asociación de Psicología de Puerto Rico intervino Ángel R. Comas Nazario, quien indicó que esta organización fundamenta su visión y misión a partir del reconocimiento y afirmación de los derechos humanos.

“Este reconocimiento ha supuesto que asumamos el tema del colonialismo como realidad central de nuestro quehacer psicológico” y explicó que por ello la Asociación ha tenido que luchar, desde el punto de vista psicológico, contra “la explotación económica” causada por los colonizadores “en detrimento de la calidad de vida, la justicia social y la dignidad humana” del pueblo de Puerto Rico.

Junta de Supervisión Fiscal

Como ejemplo, citó la postura que la Asociación ha asumido contra “las políticas impuestas por la mal llamada Junta de Supervisión Fiscal, un instrumento que impone estratégicamente sus facultades para condicionar las decisiones políticas dentro del país, posibilitando un deterioro acelerado de las condiciones de vida”.

“Hemos denunciado que, desde el 2017, el mandato de una Junta de Supervisión Fiscal y sus medidas de austeridad han deteriorado el acceso a servicios esenciales. Reconocemos que estas políticas han sido un factor determinante del daño social, económico y político. Las políticas de la Junta aumentan los niveles de pobreza en el país y generan condiciones estructurales y sistémicas de violencia”.

Comas Nazario explicó que la Asociación creó en 2020 un Comité Ad Hoc de Salud Mental y Coloniaje, con el propósito de educar sobre el impacto del colonialismo y su afrenta a los derechos humanos de la isla.

Los temas más destacados que encontró el Comité son los altos niveles de violencia, desempleo, subempleo, fuga de profesionales, incapacidad para reconstruir la infraestructura, desinformación masiva y corrupción gubernamental.

“Sobre todo, hemos mostrado cómo las políticas de austeridad de la Junta de Supervisión Fiscal han empujado a miles de familias puertorriqueñas a la incertidumbre y desasosiego”, señaló Comas Nazario.

Sin medios de lucha contra el cambio climático

Por su parte, la representante de la asociación ecologista Amigxs del M.A.R: Movimiento Ambiental Revolucionario, Venecia Butler-Pérez, dijo que “la situación violenta de ser una colonia de los Estados Unidos de América hace vulnerables a las personas puertorriqueñas dejándonos sin alternativas para sobrevivir la crisis climática”.

“La colonia, la deuda económica e histórica con nuestro pueblo caribeño, la corrupción de los gobernantes que se alimentan del estatus colonial, la intervención del gobierno federal a través de la Junta de Control Fiscal y los incesantes fenómenos naturales sitúan a la población en un estado de vulnerabilidad emocional y física constante. Ejemplo de ello es que a siete años del Huracán María tenemos personas sintecho y sin condiciones dignas para enfrentar otro evento natural a causa de la burocracia colonial”, aseguró.

Para esta asociación, el aumento en la frecuencia e intensidad de los fenómenos naturales como huracanes, terremotos, las intensas olas de calor, entre otros, “generan incertidumbre sobre el futuro, la economía y la seguridad de las personas en las islas, lo que ha llevado a la aparición y exacerbación de síntomas como ansiedad, depresión, estrés agudo, y estrés postraumático, entre otros”.

Butler-Pérez destacó que “las desigualdades sociales se ven incrementadas luego de un evento atmosférico ante el desastre político manifestándose en la falta de acceso a servicios de salud, vivienda, empleo y acceso a servicios esenciales. Además, debido a nuestro estatus colonial, las decisiones económicas del país son tomadas por una Junta de Control Fiscal impuesta por el Congreso haciendo invivible el país para los boricuas”.

Derecho inalienable

Tras las intervenciones, el Comité examinó y aprobó la cuadragésimo segunda resolución sobre la cuestión en la que se reafirma el derecho inalienable del pueblo de Puerto Rico a la autodeterminación y a la independencia de conformidad con la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General y que el pueblo de Puerto Rico constituye una nación latinoamericana y caribeña que tiene su propia identidad nacional diferenciada.

También hizo “un nuevo llamamiento al Gobierno de los Estados Unidos de América para que asuma su responsabilidad de promover un proceso que permita al pueblo puertorriqueño ejercer plenamente su derecho inalienable a la autodeterminación y la independencia”.

El Comité observa con preocupación que, en virtud de la decisión del Congreso de los Estados Unidos, al amparo de la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA) que crea la Junta de Supervisión y Administración Financiera, se reduce aún más el ya debilitado ámbito en que opera el régimen de subordinación política y económica imperante en Puerto Rico.

Además, el impacto de las medidas de austeridad que están provocando un grave deterioro de las condiciones sociales y económicas del pueblo de Puerto Rico y la privatización de servicios esenciales, como la energía eléctrica, lo que ha provocado el encarecimiento del costo de vida en una economía ya precaria.

El documento, presentado por Cuba y aprobado por unanimidad, insta al Gobierno de los Estados Unidos a que “complete la devolución al pueblo de Puerto Rico de todas las tierras ocupadas por sus fuerzas militares en territorio puertorriqueño, en particular las instalaciones en la isla de Vieques y en Ceiba”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *