Skip to content

Luis Pedraza Leduc: ¿Por qué los jóvenes se quieren ir de Puerto Rico?

Spread the love

Sobre el tema de los jóvenes que han ponderado emigrar es interesante la interpretación si la comparamos con las olas migratorias de jóvenes que cruzan la región de centroamérica hacia los EEUU. ¿En qué se diferencian?

Buenos días. La fundación creada por Luis Fortuño, el Centro para la Renovación Económica y Excelencia (Crece) dio a conocer los hallazgos de una investigación sobre la alegada percepción de los puertorriqueños a la libertad económica, realizada por la firma Gaither International, bajo el título de “Libertad para Prosperar en Puerto Rico”. La promoción del concepto libertad se usa por Fortuño y compañía de manera selectiva. Mucha «libertad económica» pero no hablemos de «libertad política».

¿Puede existir una libertad económica sin libertad política? ¿Qué es libertad económica? ?¿Qué es libertad? Es interesante cómo se diseminan los conceptos y se utilizan los datos y estadísticas. El artículo que compartimos es la opinión del economista Gustavo Vélez, miembro de Crece, quien analiza el tema de migración en la juventud y la alegada percepción del pueblo respecto al gobierno.
Como conclusión, Vélez sostiene que en la muestra de entrevistados (44 personas presenciales y 791 entrevista en línea) la gente repudia el gobierno y desea estar lo más lejos de este organismo llamado gobierno. Cuestionamos este sentir. Una cosa es la crítica que se pueda hacer a los gobernantes y otra cosa es lo que la gente espera de un gobierno eficaz y pertinente. ?Acaso la gente repudia un buen sistema de educación pública, un eficaz sistema de salud y un mejor sistema vial y de transportación pública?
Suena a chiste, pero quienes critican al gobierno en Crece viven de contratos gubernamentales y de la privatización de servicios de gobierno. Es decir, desacreditando al gobierno, estos empresarios viven mejor.
Sobre el tema de los jóvenes que han ponderado emigrar es interesante la interpretación si la comparamos con las olas migratorias de jóvenes que cruzan la región de centroamérica hacia los EEUU. ¿En qué se diferencian? ¿En el acceso al pasaporte y la preparación académica, posiblemente obtenida en el sistema de universidad público?
Hay en el discurso de Vélez un llamado a la clase económicamente privilegiada en Puerto Rico para que se atienda la emigración de una juventud preparada profesionalmente que no tiene opciones de trabajo en el país. También existe una mayoría de jóvenes sin trabajo formal que buscan alternativas de lograr ingresos para sobrevivir. Para ello debe existir un gobierno que los miembros de Crece desean implosionar.
Hay un discurso clasista, de derecha y que juega con los conceptos que son simpáticos para todos, libertad y libertad económica. Lo que no es simpático para todos es la desigualdad que crea esa libertad económica.
Los sindicatos deberían poder asumir estos temas en favor de una clase trabajadora con ingresos razonables ante el costo de vida, servicios básicos y esenciales provisto por el gobierno eficiente, en fin, una sociedad donde se aspire a la justicia social e igualdad en solidaridad. Entonces nos acercaremos a la ruta de la libertad. 
Luis Pedraza Leduc

¿Por qué los jóvenes se quieren ir de Puerto Rico?

• El Nuevo Día​10 Abril 2024

• GUSTAVO VÉLEZ

Uno de los resultados más preocupantes del estudio es que el 63% de los encuestados dijeron que han pensado irse de la isla, mientras que el 78% de la “generación Z” lo ha ponderado.

La semana pasada, el Centro para la Renovación Económica y Excelencia (Crece) dio a conocer los hallazgos de una investigación en torno a la percepción de los puertorriqueños a la libertad económica, realizada por la prestigiosa firma Gaither International. Bajo el título de “Libertad para Prosperar en Puerto Rico”, la investigación reveló importantes resultados en torno a la valorización de la libertad económica por parte de la sociedad puertorriqueña y las percepciones en torno al gobierno, los impuestos, su dinero y la educación.

El estudio, además, midió la correlación que existe entre el nivel de libertad económica y la motivación de las personas a permanecer en Puerto Rico, y tuvo dos componentes, uno cualitativo y otro cuantitativo.

Para la parte cualitativa se realizaron seis sesiones de grupos focales divididos por generaciones (X, Y, y Z) en los que participaron 44 personas.Para la parte cuantitativa se realizaron 791 entrevistas en línea utilizando una muestra ponderada representativa de la población de Puerto Rico.

Los hallazgos del estudio han sido materia de discusión pública, al reflejar que, contrario a la percepción general, un gran sector de la sociedad valora la libertad económica y resiente y le molesta tener que mantener un gobierno grande que implica altos impuestos. En general, los entrevistados prefieren mantener al gobierno lo más lejos de sus vidas. El estudio también reveló un alto nivel de pesimismo sobre el futuro económico de la isla.

Un 43% de los encuestados definió la libertad económica como la capacidad de trabajar, generar ingresos, invertir y poseer propiedades sin interferencia gubernamental, y un 62% de los encuestados indicó que carece de libertad financiera y que vive, de cheque en cheque, del pago de nómina por parte de su patrono. Hay amplios resultados en torno al perfil de los ciudadanos hacia la libertad, pero quiero enfocarme en uno de los componentes más relevadores de la investigación: la emigración de los jóvenes.

Preocupante la potencial fuga poblacional de jóvenes

Uno de los resultados más preocupantes del estudio es que el 63% de los encuestados indicaron que han pensado irse de la isla, mientras que el 78% de la “generación Z” ha pensado irse de Puerto Rico. Este grupo poblacional, que nació entre el 1995 y el 2010, parece ser el más afectado por el deterioro social y económico que ha experimentado la isla durante gran parte del presente siglo, incluyendo el alto costo de vida, bajos salarios y la percepción de que la isla está socioeconómicamente estancada. Ante la pregunta a los encuestados de cuáles son las tres peores cosas de vivir en Puerto Rico, la primera razón fue el crimen, la incompetencia gubernamental y, en tercer lugar, la corrupción.

Si atamos el alto nivel de pesimismo hacia la economía mencionado anteriormente (60%) al 63% que ha pensado en irse de la isla, y a eso agregamos que el 93% de los encuestados indica que los gastos de gobierno son excesivos, hay unos lineamientos claros en torno al porqué los jóvenes y otros profesionales miran la emigración como solución a sus problemas inmediatos. En palabras sencillas, la ciudadanía común y corriente está hastiada del estado de inercia del gobierno y la falta de respuestas eficaces a sus problemas inmediatos.

Dentro de esta discusión, parecemos olvidar que la juventud profesional y productiva parece ser la más vulnerable ante el deterioro de la isla, y parece inclinarse a no quedarse en Puerto Rico para pasar el resto de sus días en la medida en que no ven un plan claro hacia el futuro. Esa generación que nació de finales a mediados de la década de 1990 tiene actualmente entre 30 y 35 años de edad y lo único que ha conocido es el colapso económico y fiscal, incluyendo la quiebra del gobierno, y altos impuestos para pagar por un gasto gubernamental excesivo sin resultados reales en el mejoramiento de su calidad de vida. Nuestra clase política olvida que esa juventud es -hasta cierto grado- portátil y al no tener aún grandes ataduras económicas ni muchas responsabilidades, se le hace bien fácil emigrar a Estados Unidos para buscar allá la calidad de vida que se les niega en su propia tierra.

Las percepciones negativas de nuestra juventud hacia el futuro de Puerto Rico son doblemente peligrosas, si se pone en el contexto que ya Puerto Rico viene de una década (2010-2020) en la que perdió 600,000 habitantes, mayormente población productiva, y que actualmente experimenta una baja tasa de natalidad 1%. Entre el 2018 y el 2022, según datos del Censo de los Estados Unidos, la población de entre 20 y 39 años se redujo de 884,000 a 828,000, para un 6.3% de reducción en apenas cuatro años.

Es decir, si no tomamos medidas drásticas, la poca juventud que nos queda se va a terminar de ir, y será imposible sostener el resto del país. 

Recomendaciones

Urge tomar decisiones de forma urgente y radical para cambiar la percepción de la población y los jóvenes hacia el futuro. Otros estudios comisionados por Crece plantean que es urgente reducir el tamaño del gobierno, para poder bajar la carga impositiva, mejorar el clima de hacer negocios y promover políticas económicas fundamentadas en la libertad económica, incluyendo el empresarismo y el autoempleo.

En lo que respecta a la juventud, hay que promover acceso a buenos empleos, con buenos salarios, incentivar el empresarismo, y hacer accesible buena vivienda y educación de buena calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *