Skip to content

Luis Pedraza Leduc: Primero fue la pandemia, luego los eventos climáticos, hoy la guerra

Spread the love

Esta realidad está achacada a diversos factores en la línea de distribución de los artículos. Primero fue la pandemia, luego los eventos climáticos, hoy la guerra. Los comerciantes siempre la han atribuido a los impuestos del gobierno los cuales se pasan al precio para que el consumidor los pague una y otra vez. Uno de estos impuestos, denunciado una y otra vez, es el impuesto al inventario.

Buenos días. Para los tiempos de reclusión por causa de la pandemia hacer una compra para una pareja por mes me costaba unos $200.00. Esto no incluye los viajes semanales para la compra dominical para un desayuno o reponer los artículos terminados u olvidados. Tampoco incluye los “gustos o caprichos para la hidratación del cuerpo”.  El hecho es que comenzamos a ver un alza de precios incontrolable en los artículos de primera necesidad.

Esta realidad está achacada a diversos factores en la línea de distribución de los artículos. Primero fue la pandemia, luego los eventos climáticos, hoy la guerra. Los comerciantes siempre la han atribuido a los impuestos del gobierno los cuales se pasan al precio para que el consumidor los pague una y otra vez. Uno de estos impuestos, denunciado una y otra vez, es el impuesto al inventario.

El cabildeo de los comerciantes por eliminar el mismo ha dado fruto. El CRIM ha aprobado una fórmula para pagar el mismo una vez se venda el artículo por lo cual el inventario total podrá permanecer sin tener que pagar por adelantado el mismo. Pero esta fórmula no favorece al consumidor que es la clase trabajadora. El precio seguirá igual o creciendo.

Hoy mi compra para dos va por los $500.00 mensuales buscando ahorros. Tal fue la última experiencia donde el recibo de ECONO me informaba que había ahorrado cerca de $50.00 en especiales. Pero la compra se duplicó en precios, no en artículos.

Desde este espacio he sostenido que el asunto de los precios, de cuánto nos cuesta vivir en el país, es un tema importante para organizar a la clase trabajadora. Es un tema que nos toca a todos y donde nos más nos duele, el bolsillo. Visualicemos por un momento una campaña nacional sostenida frente a los principales supermercados del país sobre el costo de los alimentos. ¿Cuál será el resultado? ¿Elevar el tema de los precios en la opinión pública? ¿La organización de consumidores o de trabajadores? ¿Qué tipo de organización?

Lo anterior requiere voluntad y visión estratégica de parte de los dirigentes sindicales para diseñar donde queremos estar social y políticamente hablando dentro de los próximos cinco años. Pensemos.

 Luis Pedraza Leduc

Hacia la legislatura la nueva fórmula del CRIM

Según el CRIM, este cambio atenderá las necesidades de todos los sectores, especialmente de los comerciantes

10/03/2023 Actualizado hace Mar 10, 2023

La Junta de Gobierno del Centro de Recaudación de Impuestos Municipales (CRIM) aprobó una propuesta para sustituir la fórmula de cálculo del impuesto sobre inventario por una alternativa en la que los comercios tributarán solo sobre el costo del inventario vendido.

Según el CRIM, este cambio atenderá las necesidades de todos los sectores, especialmente de los comerciantes, sin afectar significativamente los ingresos municipales y los programas que dependen de estos recursos.

El Presidente de la Junta de Gobierno del CRIM, Jesús Colón Berlingeri, indicó que entre los servicios municipales que dependen de estos fondos se encuentran programas de ama de llaves, servicios de salud, atención y cuidado a los envejecientes, seguridad pública y mantenimiento de escuelas y parques, entre otros.

En declaraciones a EL VOCERO, Colón Berlingeri explicó que este proyecto de ley pasa ahora a la consideración de la legislatura, confiado en que se apruebe durante esta sesión, que culmina en junio. De ser aprobado, entraría en vigor para enero de 2024.

“La Junta de Gobierno del CRIM evaluó diversas alternativas que atendieran las preocupaciones e inquietudes de los comerciantes y de los municipios, llegando a esta fórmula que aprobamos hoy (ayer)”, aseguró.

El nuevo método permitirá que los comerciantes mantengan el inventario que necesiten sin temor a una recurrencia en el pago del impuesto, ya que este se pagaría una sola vez, después de que el producto haya sido vendido. Bajo la nueva fórmula, el comerciante reportará en la planilla anual y pagará la contribución sobre el inventario, únicamente sobre lo que haya vendido durante ese año.

El funcionario sostuvo que aproximadamente el 20% del inventario de los comerciantes se corre de un año para otro.

El impuesto sobre el inventario es una fracción de la totalidad de la contribución mueble y representa unos $230 millones anuales para los municipios, provenientes en su mayoría de los grandes comercios. Acorde con Colón Berlingeri, esta nueva fórmula supone un impacto al recaudo de $16 millones menos, los que entiende se pueden alcanzar y superar, ya que la medida impulsa el aumento al inventario, no así a la tasa impositiva.

Reaccionan las organizaciones

Aunque las organizaciones de los comerciantes insisten en que la alternativa correcta es la derogación total de este impuesto, consideran que será el primer paso en la dirección correcta.

Manuel Reyes, director ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), subrayó que tendrá que ver el proyecto final antes de endosarlo, pero entiende que es un paso de avance.

“Lo ideal es que se elimine, no que se sustituya, pero dentro de las circunstancias actuales es un adelanto”, afirmó Reyes.

En esa misma línea se expresó Lourdes Aponte, presidenta del Centro Unido de Detallistas (CUD), quien visualiza la medida como un paso adelante en los reclamos del sector comercial y una oportunidad para incrementar el inventario ante cualquier eventualidad.

Sin embargo, apuntó a que existe la nueva modalidad de hacer negocios a través de las ventas en línea, a la cual se están moviendo muchos comerciantes.

Para Lymaris Otero, directora ejecutiva de la Asociación de Comercio al Detal (Acdet), la medida no resuelve el problema en su totalidad porque sigue gravando los productos, lo que penaliza a los consumidores, quienes son los que pagan el impuesto.

“Tenemos que ver las complicaciones que esta medida pueda generar en términos de los sistemas y las cajas registradoras, y evaluar si este impuesto nefasto finalmente se logra eliminar, porque entonces la propuesta no sería completa”, alertó Otero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *