Skip to content

Luis Pedraza Leduc: Supremacismo blanco, nuevos rumbos de las derechas en EE.UU

Spread the love

Se debe resaltar que para este individuo la educación y la estructura de legislar junto al poder judicial son la clave de su estrategia. Y para ello cuentan con medios de comunicación masiva a su favor. Si alguien pensaba que Donald Trump era el extremo, aquí tenemos un candidato a demostrar que puede ser más. 

Buenos días. El gobernador de Florida, aspirante a la presidencia de EEUU, Ron DeSantis, ha promovido varias medidas de legislación o de administración para cambiar la historia y hacer prevalecer la visión e ideología de la supremacía blanca. El estado de Florida es su experimento. El artículo de opinión que compartimos (traducido al español y su original en inglés) debe provocar indignación. No obstante, son miles de seguidores de este aspirante a presidente quienes están de acuerdo con él. Incluso muchos latinos, entre estos miles de puertorriqueños.

Se debe resaltar que para este individuo la educación y la estructura de legislar junto al poder judicial son la clave de su estrategia. Y para ello cuentan con medios de comunicación masiva a su favor. Si alguien pensaba que Donald Trump era el extremo, aquí tenemos un candidato a demostrar que puede ser más. 

EEUU enfrenta una grave crisis social y política. Los anexionistas que viven en Puerto Rico no se enteran todavía. ¿O serán seguidores de estos candidatos?

Luis Pedraza Leduc

El plan de estudios de Florida sobre la esclavitud es una revisión obscena de la historia negra

Por Eugene Robinson

Eugene Robinson, Columnista

The Washington Post, 24 de julio de 2023 a las 5:48 p.m. EDT

La decisión de Florida de enseñar en las escuelas que la esclavitud en este país era de «beneficio personal» para algunas personas esclavizadas es un revisionismo obsceno. Es como enseñar que aunque Abraham Lincoln podría haber sido asesinado, al menos la actuación en el Teatro Ford esa noche fue de primera clase.

Para aquellos que dudan de que esta obscenidad esté realmente en el plan de estudios, no busquen más allá de la página 6 de los estándares académicos de Florida 2023 para la enseñanza de estudios sociales: «La instrucción incluye cómo los esclavos desarrollaron habilidades que, en algunos casos, podrían aplicarse para su beneficio personal».

Fue el gobernador Ron DeSantis, que se postuló para la nominación presidencial del Partido Republicano como un Savonarola «anti-despertar», quien inspiró este último esfuerzo para la esclavitud de ambos lados. (Hace meses, el estado rechazó un curso de Colocación Avanzada sobre estudios afroamericanos, diciendo que «carece significativamente de valor educativo»). El viernes, DeSantis culpó al Departamento de Educación del estado, «no estuve involucrado«, afirmó, pero también defendió la abominación: «Probablemente van a demostrar que algunas de las personas que eventualmente aprovecharon, ya sabes, ser un herrero para hacer cosas más adelante en la vida».

¿Por dónde empezar? Comenzaré con mi propia historia familiar. Uno de mis tatarabuelos, esclavizado en Charleston, Carolina del Sur, se vio obligado a aprender a ser herrero. Pero no tenía la capacidad de «compartir» nada, porque su tiempo y trabajo no eran suyos. Pertenecían a su esclavizador. Pertenecía a su esclavizador.

Pretender que a mi antepasado se le hizo algún tipo de favor al enseñarle un oficio ignora la realidad de la esclavitud basada en la raza como se practica en los Estados Unidos. Fue vendido como un pedazo de ganado al menos dos veces de lo que yo sepa. Decir que «desarrolló habilidades», como si se hubiera inscrito en algún tipo de programa de aprendizaje, es terriblemente ahistórico. Como fue cierto para los millones de otros afroamericanos esclavizados, todo lo que logró fue a pesar de su esclavitud.

¿Cuál era la realidad? En los años previos a la Guerra Civil, había una empresa en Charlestonconocida como «Ryan’s Mart», coloquialmente llamada «Ryan’s n—– jail». Ocupando el ancho de un bloque entero, el local consistía en un patio abierto rodeado por cuatro edificios. Había un barracón de cuatro pisos, o cuartel, donde hombres, mujeres y niños negros estaban alojados, generalmente encadenados, pendientes de venta. Había una cocina independiente para que la mercancía pudiera ser alimentada. Había una pequeña morgue para el inventario perdido. Y delante, por donde entraban los compradores, había una galería de subastas donde se consumaban gangas en carne y hueso.

Solo queda la galería embrujada, que se cree que es el único edificio sobreviviente en el estado donde se subastaron las personas esclavizadas. En 1988, el gobierno de la ciudad adquirió la propiedad, y finalmente la abrió al público como el Old Slave Mart Museum para contar la historia de la esclavitud en Charleston. El mes pasado, el nuevo y más completo Museo Internacional Afroamericano abrió a una milla de distancia en el sitio de Gadsden’s Wharf, donde más africanos esclavizados fueron llevados a tierra que en cualquier otro lugar del país.

Opiniones sobre género, identidad y raza

He revisado el nuevo plan de estudios de Florida para ver si esa frase sobre «beneficio personal» podría ser una aberración singular, y no lo es. Sí, las normas requieren que a los estudiantes se les enseñe sobre los horrores de la esclavitud. Pero también dejan algunas impresiones muy equivocadas.

El plan de estudios exige que los maestros «examinen los diversos deberes y oficios realizados por los esclavos (por ejemplo, trabajo agrícola, pintura, carpintería, sastrería, servicio doméstico, herrería, transporte)». Eso sugiere una mezcla heterogénea de opciones de carrera, pero de hecho la gran mayoría de los afroamericanos esclavizados se vieron obligados a hacer un trabajo agotador como trabajadores de campo. De lo contrario, se empleó a un número muy pequeño.

Florida quiere que los estudiantes estudien «cómo se desarrolló el comercio de esclavos en tierras africanas (por ejemplo, Benin, Dahomey)» y «la práctica de los piratas berberiscos en secuestrar europeos y venderlos como esclavos en países musulmanes». En otras palabras, supongo, «los negros lo comenzaron» y «los blancos también eran esclavos». A los estudiantes también se les debe enseñar que los primeros africanos traídos a Jamestown en 1619 eran sirvientes técnicamente contratados. Muéstrame los documentos de contrato.

El problema con todo esto es que busca contextualizar la esclavitud estadounidense como algo diferente de lo que era: un crimen histórico único, perpetuado durante 2 siglos y medio. La esclavitud se practicaba aquí a escala industrial, basada en la raza y la creencia en la supremacía blanca, con no solo individuos sino también sus descendientes consignados a la servidumbre de por vida.

El plan de estudios de Florida hace un truco similar al interpretar el período de Jim Crow. Pide que se estudien los «actos de violencia perpetrados contra y por los afroamericanos», culpando a ambos lados, pero luego menciona los «disturbios raciales de Atlanta de 1906, los disturbios raciales de Washington, DC de 1919, la masacre de Ocoee de 1920, la masacre de Tulsa de 1921 y la masacre de Rosewood de 1923». Todas esas atrocidades, y muchas más, fueron disturbios blancos contra víctimas negras inocentes.

Lo que sucedió sucedió. No avanzaremos hasta que reconozcamos sinceramente dónde hemos estado.

Opinión de Eugene Robinson

Eugene Robinson escribe una columna dos veces por semana sobre política y cultura y presenta un chat semanal en línea con los lectores. En una carrera de tres décadas en The Washington Post, Robinson ha sido reportero del ayuntamiento, editor de la ciudad, corresponsal extranjero en Buenos Aires y Londres, editor extranjero y editor asistente a cargo de la sección de Estilo del periódico.

Opinion 

Florida curriculum on slavery is an obscene revision of Black history

By Eugene Robinson

Columnist|Follow

The Washington Post, July 24, 2023 at 5:48 p.m. EDT

Florida’s decision to teach in schools that slavery in this country was of “personal benefit” to some enslaved people is obscene revisionism. It is like teaching that though Abraham Lincoln might have been assassinated, at least the performance at Ford’s Theatre that night was first-rate.

For those who doubt this obscenity is actually in the curriculum, look no further than Page 6 of Florida’s 2023 academic standards for teaching social studies: “Instruction includes how slaves developed skills which, in some instances, could be applied for their personal benefit.”

It was Gov. Ron DeSantis, running for the GOP presidential nomination as an “anti-wokeness” Savonarola, who inspired this latest effort to both-sides slavery. (Months ago, the state rejected an Advanced Placement course on African American studies, saying it “significantly lacks educational value.”) On Friday, DeSantis blamed the state Department of Education — “I wasn’t involved,” he claimed — but also defended the abomination: “They’re probably going to show that some of the folks that eventually parlayed, you know, being a blacksmith into doing things later in life.”

Where to begin? I’ll start with my own family history. One of my great-great-grandfathers, enslaved in Charleston, S.C., was indeed compelled to learn to be a blacksmith. But he had no ability to “parlay” anything, because his time and labor were not his own. They belonged to his enslaver. He belonged to his enslaver.

To pretend my ancestor was done some sort of favor by being taught a trade ignores the reality of race-based, chattel slavery as practiced in the United States. He was sold like a piece of livestock at least twice that I know of. To say he “developed skills,” as if he had signed up for some sort of apprenticeship program, is appallingly ahistorical. As was true for the millions of other enslaved African Americans, anything he achieved was in spite of his bondage.

What was the reality? In the years right before the Civil War, there was an enterprise in Charleston known as “Ryan’s Mart” — colloquially called “Ryan’s n—– jail.” Occupying the width of an entire block, the premises consisted of an open yard surrounded by four buildings. There was a four-story barracoon, or barracks, where Black men, women and children were housed, usually in chains, pending sale. There was a free-standing kitchen so the merchandise could be fed. There was a small morgue for lost inventory. And in front, where buyers entered, there was an auction gallery where bargains in flesh were consummated.

Only the haunted gallery remains, thought to be the lone surviving building in the state where enslaved people were auctioned. In 1988, the city government acquired the property, eventually opening it to the public as the Old Slave Mart Museum to tell the story of slavery in Charleston. Last month, the new, more comprehensive International African American Museum opened a mile away at the site of Gadsden’s Wharf, where more enslaved Africans were brought ashore than anyplace else in the country.

Press Enter to skip to end of carousel

I have looked through the new Florida curriculum to see whether that sentence about “personal benefit” might be a singular aberration, and it is not. Yes, the standards do require that students be taught about the horrors of slavery. But they also leave some very wrong impressions.

The curriculum mandates that teachers “examine the various duties and trades performed by slaves (e.g., agricultural work, painting, carpentry, tailoring, domestic service, blacksmithing, transportation).” That suggests a smorgasbord of career options, but in fact the vast majority of enslaved African Americans were forced to do backbreaking work as field hands. Very small numbers were employed otherwise.

Florida wants students to study “how trading in slaves developed in African lands (e.g., Benin, Dahomey)” and “the practice of the Barbary Pirates in kidnapping Europeans and selling them into slavery in Muslim countries.” In other words, I guess, “Black people started it” and “White people were slaves, too.” Students are also to be taught that the first Africans brought to Jamestown in 1619 were technically indentured servants. Show me the indenture documents.

The problem with all of this is that it seeks to contextualize American slavery as something other than what it was: a unique historical crime, perpetuated over 2½ centuries. Slavery was practiced here on an industrial scale, based on race and the belief in white supremacy, with not just individuals but also their descendants consigned to lifelong servitude.

The Florida curriculum does a similar trick in interpreting the Jim Crow period. It calls for studying “acts of violence perpetrated against and by African Americans” — blaming both sides — but then mentions the “1906 Atlanta Race Riot, 1919 Washington, D.C. Race Riot, 1920 Ocoee Massacre, 1921 Tulsa Massacre and the 1923 Rosewood Massacre.” All of those atrocities, and many more, were White riots against innocent Black victims.

What happened happened. We will not move forward until we truthfully acknowledge where we’ve been.

Opinion by Eugene Robinson

Eugene Robinson writes a twice-a-week column on politics and culture and hosts a weekly online chat with readers. In a three-decade career at The Washington Post, Robinson has been city hall reporter, city editor, foreign correspondent in Buenos Aires and London, foreign editor, and assistant managing editor in charge of the paper’s Style section.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *