Skip to content

Miles han vivido sin amor, pero ninguno sin agua: El Decimocuarto Boletín (2024)

Spread the love

Según las Naciones Unidas, más de 1.000 niños menores de cinco años mueren cada día a causa de enfermedades relacionadas con el agua, el saneamiento y la higiene inadecuados. Cada día se utilizan aproximadamente 9.500 millones de litros de agua para regar los campos de golf del mundo; la misma cantidad necesaria podría proporcionar a 4.700 millones de personas el nivel mínimo diario de la Organización Mundial de la Salud. Mientras tanto, en Gaza, Israel utiliza el agua como arma en su guerra contra los palestinos al negar el acceso y destruir infraestructura. Estas son las prioridades del sistema capitalista.

Diego Rivera (México), 
El Agua , Origen de la Vida, 1951.

Queridos amigos,

Saludos desde el escritorio de Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales .

En noviembre de 2023, ya estaba claro que el gobierno israelí había comenzado a negar el acceso al agua a los palestinos en Gaza. «Cada hora que pasa mientras Israel impide el suministro de agua potable en la franja de Gaza, en descarada violación del derecho internacional, pone a los habitantes de Gaza en riesgo de morir de sed y de enfermedades relacionadas con la falta de agua potable», afirmó Pedro Arrojo. Agudo, relator especial de la ONU sobre los derechos humanos al agua potable y al saneamiento. «Israel», señaló, «debe dejar de utilizar el agua como arma de guerra». Antes del ataque más reciente de Israel a Gaza, el 97 por ciento del agua del único acuífero costero de Gaza ya no era segura para el consumo humano según los estándares de la Organización Mundial de la Salud. En el transcurso de sus numerosos ataques, Israel prácticamente destruyó el sistema de purificación de agua de Gaza e impidió la entrada de materiales y productos químicos necesarios para su reparación.

A principios de octubre de 2023, funcionarios israelíes indicaron que utilizarían su control sobre los sistemas de agua de Gaza como medio para perpetrar un genocidio. Como dijo el 10 de octubre el general de división israelí Ghassan Alian, jefe de la Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios (COGAT), “las bestias humanas reciben el trato correspondiente. Israel ha impuesto un bloqueo total a Gaza. No hay electricidad ni agua, sólo daños. Querías el infierno, lo tendrás’. El 19 de marzo, el Coordinador Humanitario de las Naciones Unidas para Palestina, Jamie McGoldrick, señaló que Gaza necesitaba «repuestos para los sistemas de agua y saneamiento», así como «productos químicos para tratar el agua», ya que «la falta de estos elementos críticos es uno de los factores clave del problema». crisis de desnutrición”. La «crisis de desnutrición» es una forma de hablar de hambruna.

Faeq Hassan (Irak), Los aguadores , 1957.

El ataque a Gaza –cuya población entera “se enfrenta actualmente a altos niveles de inseguridad alimentaria aguda”, según Oxfam y la Clasificación Integrada de Fases de Seguridad Alimentaria– ha agudizado las contradicciones que golpean con fuerza a los pueblos del mundo. Un informe de la ONU publicado con motivo del Día Mundial del Agua (22 de marzo) muestra que, en 2022, 2.200 millones de personas no tendrán acceso a agua potable gestionada de forma segura, que cuatro de cada cinco personas en zonas rurales carecen de agua potable básica y que 3.500 millones de personas No cuentan con sistemas de saneamiento. Como consecuencia de ello, cada día más de mil niños menores de cinco años mueren a causa de enfermedades relacionadas con la falta de agua, saneamiento e higiene. Estos niños se encuentran entre los 1,4 millones de personas que mueren cada año debido a estas deficiencias. El informe de la ONU señala que, dado que las mujeres y las niñas son las principales recolectoras de agua, dedican más tiempo a buscarla cuando los sistemas hídricos se deterioran debido a una infraestructura inadecuada o inexistente o a sequías exacerbadas por el cambio climático. Esto ha resultado en mayores tasas de deserción escolar de las niñas.

Newsha Tavakolian (Irán), Sin título , 2010-2011.

Un estudio de 2023 de ONU Mujeres describe los peligros de la crisis del agua para las mujeres y las niñas:

Las desigualdades en el acceso al agua potable y al saneamiento no afectan a todos por igual. La mayor necesidad de privacidad durante la menstruación, por ejemplo, significa que las mujeres, las niñas y otras personas que menstrúan pueden acceder a instalaciones sanitarias compartidas con menos frecuencia que las personas que no lo hacen, lo que aumenta la probabilidad de infecciones del tracto urinario y reproductivo. Cuando no se dispone de instalaciones seguras, las opciones para utilizarlas suelen limitarse al amanecer y al anochecer, lo que expone a los grupos en riesgo a la violencia.

La falta de acceso a baños públicos es en sí misma un grave peligro para las mujeres en ciudades de todo el mundo, como Dhaka, Bangladesh, donde hay un baño público por cada 200.000 personas.

Aboudia (Costa de Marfil), Les trois amis II (‘Los tres amigos II’), 2018.

El acceso al agua potable se ve aún más restringido por la catástrofe climática. Por ejemplo, un océano que se calienta significa que los glaciares se derriten, lo que eleva el nivel del mar y permite que el agua salada contamine los acuíferos subterráneos más fácilmente. Mientras tanto, con menos nevadas, hay menos agua en los embalses, lo que significa menos agua para beber y utilizar para la agricultura. Como muestra el informe de la ONU sobre el agua, ya estamos viendo un aumento de las sequías que ahora afectan directamente a al menos 1.400 millones de personas.

Según las Naciones Unidas , la mitad de la población mundial sufre una grave escasez de agua durante al menos parte del año, mientras que una cuarta parte se enfrenta a niveles «extremadamente altos» de estrés hídrico. «Se prevé que el cambio climático aumentará la frecuencia y gravedad de estos fenómenos, con graves riesgos para la estabilidad social», señala la ONU . La cuestión de la estabilidad social es clave, ya que las sequías han obligado a decenas de millones de personas a huir y morir de hambre.

Ibrahim Hussein (Malasia), El juego , 1964.

El cambio climático es sin duda un factor importante de la crisis del agua, pero también lo es el orden internacional basado en reglas . No se debe permitir que los gobiernos capitalistas apunten a una noción ahistórica del cambio climático como excusa para eludir su responsabilidad en la creación de la crisis del agua. Por ejemplo, durante las últimas décadas, los gobiernos de todo el mundo han descuidado la mejora de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales. En consecuencia, el 42% de las aguas residuales domésticas no son tratadas adecuadamente , lo que daña los ecosistemas y acuíferos. Aún más condenatorio es el hecho de que sólo el 11% de las aguas residuales domésticas e industriales se reutilizan .

Una mayor inversión en el tratamiento de aguas residuales reduciría la cantidad de contaminación que ingresa a las fuentes de agua y permitiría un mejor aprovechamiento del agua dulce disponible para nosotros en el planeta. Hay varias políticas sensatas que podrían adoptarse para abordar de inmediato la crisis del agua, como las propuestas por ONU Agua para proteger los manglares y humedales costeros; recolectar agua de lluvia; reutilizar aguas residuales; y proteger las aguas subterráneas. Pero estos son precisamente los tipos de políticas a las que se oponen las empresas capitalistas, cuya línea de ganancias mejora con la destrucción de la naturaleza.

En marzo de 2018 lanzamos nuestro segundo dossier , Ciudades sin agua . Vale la pena reflexionar sobre lo que mostramos entonces, hace seis años:

El documento técnico VI del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático ( IPCC, junio de 2008 ) trata sobre el cambio climático y el agua. El consenso científico en este documento es que los cambios en los patrones climáticos –inducidos por el capitalismo intensivo en carbono– tienen un efecto negativo en el ciclo del agua. Es posible que las áreas donde habrá mayores precipitaciones no vean más agua subterránea debido a la velocidad de la lluvia, lo que creará un rápido movimiento de agua hacia los océanos. Una lluvia de tan alta velocidad no recarga los acuíferos (fuentes naturales de agua) ni permite que los humanos almacenen agua. Los científicos también predicen mayores tasas de sequía en regiones como el Mediterráneo y el sur de África. Es este informe técnico el que arroja la cifra de que más de mil millones de personas sufrirán escasez de agua.

Durante la última década, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha advertido sobre el crecimiento de estilos de vida intensivos en agua y de la contaminación del agua. Ambos –estilos de vida y contaminación– son consecuencias de la expansión de las relaciones sociales capitalistas y de los mecanismos productivos capitalistas en todo el planeta. En términos de estilo de vida, el residente promedio en Estados Unidos consume entre 300 y 600 litros de agua por día. Ésta es una cifra engañosa. Esto no significa que los individuos consuman cantidades tan elevadas de agua. Gran parte de esta agua se utiliza en la agricultura con uso intensivo de agua y en la producción industrial con uso intensivo de agua, incluida la producción de energía. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso por persona de 20 litros de agua al día para la higiene básica y la preparación de alimentos. La brecha entre ambos no es casual. Se trata de un estilo de vida intensivo en agua: uso de lavadoras y lavavajillas, lavado de automóviles y riego de jardines, así como el uso del agua en fábricas y granjas industriales.

La contaminación del agua es un problema grave. En Esquel, Argentina, la gente vio que los contaminantes de la minería de oro corporativa estaban arruinando su agua potable. ‘ El agua vale más que el oro ‘ , decían. Las técnicas despiadadas de extracción por parte de las corporaciones mineras (mediante el uso de cianuro) y de cultivo por parte de la agroindustria (mediante el uso de fertilizantes y pesticidas) han arruinado las reservas de agua limpia. Su oro azul, dicen los esquelenses, es más importante que el oro real. Celebraron una asamblea pública en 2003 que afirmó su derecho al agua frente a los intereses de las corporaciones privadas.

Vale la pena señalar que la cantidad de agua que se necesitaría para sustentar a 4.700 millones de personas según el mínimo diario de la OMS sería de 9.500 millones de litros: la cantidad exacta que se utiliza cada día para regar los campos de golf del mundo. El agua utilizada por 60.000 aldeas en Tailandia, por ejemplo, se utiliza para regar un campo de golf en Tailandia. Éstas son las prioridades de nuestro sistema actual.

En otras palabras, regar los campos de golf es más importante que suministrar agua corriente a los mil niños menores de cinco años que mueren cada día por falta de agua. Esos son los valores del sistema capitalista.

Calurosamente,

vijay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *