Skip to content

Ni un centavo, ni una bala para la maquinaria de guerra israelí – Declaración sobre la ola de protestas estudiantiles de solidaridad con Gaza

Spread the love

En más de 60 universidades y facultades de todo Estados Unidos estudiantes y profesores organizar campamentos en un movimiento creciente contra la masacre en Gaza. Toda una generación está siendo politizada y sacando conclusiones sobre la naturaleza del imperialismo, el papel de la policía y el Estado y la necesidad de acción colectiva.

El  17 de abril, estudiantes y profesores en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York abrieron el camino con su campamento en el campus en solidaridad con el pueblo palestino, que ha sido objeto del más brutal ataque genocida por parte del régimen sionista israelí. La chispa que propagó el movimiento por todo Estados Unidos fue la calumnia de Shafik, presidenta de la Universidad de Columbia, que afirmó que el movimiento de solidaridad con Palestina es antisemita y llamó a la policía para disolver la protesta en el campus.

Desde hace meses nos enfrentamos a un aluvión de propaganda por parte de ministros del gobierno, funcionarios estatales y los principales medios de comunicación, calificando de antisemita a cualquiera que apoye al pueblo palestino y se oponga al gobierno sionista de Israel. La ironía es que muchos estudiantes judíos han estado participando activamente en el movimiento de solidaridad con Palestina y son muy visibles en la actual ola de protestas universitarias.. Entienden que estar en contra del genocidio de los palestinos no significa ser antisemita.

Hasta ahora, más de 34.000 personas han sido asesinadas en Gaza, y otras 77.000 han sido heridas. Tal brutalidad ha agitado la conciencia de cientos de miles de estudiantes estadounidenses. No están dispuestos a tolerar el apoyo abierto de la Administración Biden a la guerra de Netanyahu. Hemos visto una larga serie de manifestaciones de solidaridad con Palestina, pero estas han tenido poco o ningún efecto sobre Biden y el gobierno de Estados Unidos. Eso explica por qué el movimiento ahora pasó a un nivel superior. Los estudiantes estadounidenses quieren hacer algo más concreto para detener el genocidio. Muchos de sus profesores se han sumado en solidaridad.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=comunistas_ocr&dnt=false&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfdGltZWxpbmVfbGlzdCI6eyJidWNrZXQiOltdLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2ZvbGxvd2VyX2NvdW50X3N1bnNldCI6eyJidWNrZXQiOnRydWUsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdHdlZXRfZWRpdF9iYWNrZW5kIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19yZWZzcmNfc2Vzc2lvbiI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfZm9zbnJfc29mdF9pbnRlcnZlbnRpb25zX2VuYWJsZWQiOnsiYnVja2V0Ijoib24iLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X21peGVkX21lZGlhXzE1ODk3Ijp7ImJ1Y2tldCI6InRyZWF0bWVudCIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3Nob3dfYmlyZHdhdGNoX3Bpdm90c19lbmFibGVkIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19kdXBsaWNhdGVfc2NyaWJlc190b19zZXR0aW5ncyI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdXNlX3Byb2ZpbGVfaW1hZ2Vfc2hhcGVfZW5hYmxlZCI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdmlkZW9faGxzX2R5bmFtaWNfbWFuaWZlc3RzXzE1MDgyIjp7ImJ1Y2tldCI6InRydWVfYml0cmF0ZSIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfbGVnYWN5X3RpbWVsaW5lX3N1bnNldCI6eyJidWNrZXQiOnRydWUsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdHdlZXRfZWRpdF9mcm9udGVuZCI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9fQ%3D%3D&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1783765309611983214&lang=es&maxWidth=560px&origin=https%3A%2F%2Fwww.comunistasrevolucionarios.org%2Fni-un-centavo-ni-una-bala-para-la-maquinaria-de-guerra-israeli-declaracion-sobre-la-ola-de-protestas-estudiantiles-de-solidaridad-con-gaza%2F&sessionId=d1fa73789d906ed58acc7443edd445dcb9f59e8b&siteScreenName=comunistas_ocr&theme=light&widgetsVersion=2615f7e52b7e0%3A1702314776716&width=550px


Las autoridades estadounidenses pensaron que podían cortar de raíz el movimiento con una fuerte represión policial del movimiento en la Universidad de Columbia, a un nivel que no se había visto en décadas, lo que resultó en cientos de arrestos y decenas de estudiantes suspendidos y expulsados de la Universidad. Pero esto ha tenido precisamente el efecto contrario al que ellos habían esperado. La represión ha enfurecido aún más a los estudiantes de Columbia, y ha servido para extender el movimiento por todo el país como un reguero de pólvora. Empezando por Yale, un campus tras otro ha visto grandes movilizaciones, y el movimiento continúa extendiéndose. Ha comenzado a cruzar fronteras nacionales, con intentos de ocupación en Francia, Grecia, Gran Bretaña y Australia.

El nivel de represión policial está teniendo un efecto radicalizador profundo y generalizado. Los estudiantes están aprendiendo la verdadera naturaleza del Estado –con sus “cuerpos de hombres armados” utilizados para defender los intereses centrales de la clase capitalista estadounidense– no en los libros sino en la vida real, a través de la experiencia de ser golpeados, maltratados y arrestados. La policía local y estatal ha utilizado porras, gases lacrimógenos, agentes a caballo, etc. contra un movimiento pacífico que ejerce el derecho democrático a protestar. ¡En estas condiciones, los jóvenes aprenden rápido!

Los representantes del Estado, en tiempos normales, se llenan la boca con la defensa de la “democracia” y los derechos humanitarios, cuando en realidad defienden sus propios beneficios y privilegios. El movimiento actual en Estados Unidos está sacando  a la luz la verdadera cara del sistema. Esto tendrá consecuencias en el futuro. Se está forjando una nueva generación de jóvenes militantes.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=comunistas_ocr&dnt=false&embedId=twitter-widget-1&features=eyJ0ZndfdGltZWxpbmVfbGlzdCI6eyJidWNrZXQiOltdLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2ZvbGxvd2VyX2NvdW50X3N1bnNldCI6eyJidWNrZXQiOnRydWUsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdHdlZXRfZWRpdF9iYWNrZW5kIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19yZWZzcmNfc2Vzc2lvbiI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfZm9zbnJfc29mdF9pbnRlcnZlbnRpb25zX2VuYWJsZWQiOnsiYnVja2V0Ijoib24iLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X21peGVkX21lZGlhXzE1ODk3Ijp7ImJ1Y2tldCI6InRyZWF0bWVudCIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3Nob3dfYmlyZHdhdGNoX3Bpdm90c19lbmFibGVkIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19kdXBsaWNhdGVfc2NyaWJlc190b19zZXR0aW5ncyI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdXNlX3Byb2ZpbGVfaW1hZ2Vfc2hhcGVfZW5hYmxlZCI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdmlkZW9faGxzX2R5bmFtaWNfbWFuaWZlc3RzXzE1MDgyIjp7ImJ1Y2tldCI6InRydWVfYml0cmF0ZSIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfbGVnYWN5X3RpbWVsaW5lX3N1bnNldCI6eyJidWNrZXQiOnRydWUsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdHdlZXRfZWRpdF9mcm9udGVuZCI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9fQ%3D%3D&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1783766762707722720&lang=es&maxWidth=560px&origin=https%3A%2F%2Fwww.comunistasrevolucionarios.org%2Fni-un-centavo-ni-una-bala-para-la-maquinaria-de-guerra-israeli-declaracion-sobre-la-ola-de-protestas-estudiantiles-de-solidaridad-con-gaza%2F&sessionId=d1fa73789d906ed58acc7443edd445dcb9f59e8b&siteScreenName=comunistas_ocr&theme=light&widgetsVersion=2615f7e52b7e0%3A1702314776716&width=550px


El nivel de represión desatada por las autoridades estadounidenses revela que temen este movimiento. Quieren verlo aplastado y rechazado. ¿Pero qué es lo que temen? Los capitalistas y sus representantes políticos en Estados Unidos defienden abiertamente los intereses del capitalismo estadounidense. El suministro de armas a Israel implica tanto dinero como los intereses geoestratégicos de la clase dominante estadounidense. La defensa de Israel es un elemento clave en la política del imperialismo estadounidense de mantener sus esferas de influencia en todo el mundo y recuperar influencia en áreas en las que ha retrocedido ante su competidores.

Esto explica por qué Estados Unidos está involucrado en un conflicto global que se extiende desde Ucrania hasta Palestina, desde África hasta América Latina,y el Pacífico. Está chocando con dos grandes potencias, Rusia y China, cuya influencia y poderío ha aumentado enormemente en las últimas décadas, entrando en lo que alguna vez se consideraron las esferas de influencia de EE. UU. Irán también ha extendido su influencia en Medio Oriente, emergiendo como una fuerte potencia regional, con conexiones en Irak, Siria y el Líbano. Ha pasado a formar parte de una cadena de países vinculados a Rusia y China. Los recientes intercambios de ataques con drones y misiles entre Israel e Irán, y la amenaza de una guerra más amplia entre los dos, es parte de este conflicto más amplio.

Los estudiantes estadounidenses se enfrentan a la fuerza imperialista más poderosa del planeta, que está tratando de recuperar la influencia perdida a nivel internacional. Los estudiantes estadounidenses pueden ver claramente que, para detener la guerra genocida de Israel contra Gaza, deben poner fin al apoyo de Estados Unidos al régimen de Netanyahu.

Exigen que las universidades estadounidenses se corten sus lazos económicos tanto con Israel como con las empresas que actualmente se están beneficiando de la guerra en Gaza. Estamos totalmente de acuerdo con estas demandas. No se debe proporcionar ni un centavo ni una bala a la maquinaria de guerra del gobierno israelí. Sin la ayuda estadounidense, tanto financiera como militar, Israel quedaría muy debilitado en su ofensiva militar en Gaza.

La pregunta que debe plantearse es:¿Cómo puede el movimiento lograr imponer su principal objetivo de lograr la desinversión? Las apelaciones a las administraciones universitarias no son suficientes. Estos organismos tienen intereses creados en continuar sus vínculos económicos con Israel. Y aquí están involucradas las principales corporaciones mundiales, desde BlackRock hasta Google, Amazon y Lockheed Martin.y muchos otros, con miles de millones de dólares en juego. Estas son los intereses que los policías estadounidenses están defendiendo.

Los estudiantes estadounidenses pueden ver que lo que se requiere es un poderoso movimiento de masas y acción directa. En la mayoría de los casos, los detalles de las relaciones financieras de las universidades con estas grandes corporaciones y con Israel no están disponibles públicamente. Estas cuentas deben hacerse públicas. Por eso una de las demandas clave debería ser: abrir los libros de cuentas; ¡queremos saber de dónde viene el dinero y dónde se invierte! Todos los tratos de las administraciones universitarias con Israel deberían hacerse públicos.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=comunistas_ocr&dnt=false&embedId=twitter-widget-2&features=eyJ0ZndfdGltZWxpbmVfbGlzdCI6eyJidWNrZXQiOltdLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2ZvbGxvd2VyX2NvdW50X3N1bnNldCI6eyJidWNrZXQiOnRydWUsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdHdlZXRfZWRpdF9iYWNrZW5kIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19yZWZzcmNfc2Vzc2lvbiI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfZm9zbnJfc29mdF9pbnRlcnZlbnRpb25zX2VuYWJsZWQiOnsiYnVja2V0Ijoib24iLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X21peGVkX21lZGlhXzE1ODk3Ijp7ImJ1Y2tldCI6InRyZWF0bWVudCIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3Nob3dfYmlyZHdhdGNoX3Bpdm90c19lbmFibGVkIjp7ImJ1Y2tldCI6Im9uIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd19kdXBsaWNhdGVfc2NyaWJlc190b19zZXR0aW5ncyI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdXNlX3Byb2ZpbGVfaW1hZ2Vfc2hhcGVfZW5hYmxlZCI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdmlkZW9faGxzX2R5bmFtaWNfbWFuaWZlc3RzXzE1MDgyIjp7ImJ1Y2tldCI6InRydWVfYml0cmF0ZSIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfbGVnYWN5X3RpbWVsaW5lX3N1bnNldCI6eyJidWNrZXQiOnRydWUsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0ZndfdHdlZXRfZWRpdF9mcm9udGVuZCI6eyJidWNrZXQiOiJvbiIsInZlcnNpb24iOm51bGx9fQ%3D%3D&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1783765518127624483&lang=es&maxWidth=560px&origin=https%3A%2F%2Fwww.comunistasrevolucionarios.org%2Fni-un-centavo-ni-una-bala-para-la-maquinaria-de-guerra-israeli-declaracion-sobre-la-ola-de-protestas-estudiantiles-de-solidaridad-con-gaza%2F&sessionId=d1fa73789d906ed58acc7443edd445dcb9f59e8b&siteScreenName=comunistas_ocr&theme=light&widgetsVersion=2615f7e52b7e0%3A1702314776716&width=550px


Los estudiantes en Estados Unidos han empezado la lucha. Sin embargo, hasta ahora se han planteado exigencias a las autoridades de la universidad, en las que no se puede confiar. El movimiento necesita encontrar formas de imponer sus reivindicaciones sobre estas autoridades. A esta gente no se les puede convencer mediante ‘diálogo’. Hay que llegar a un punto en el que el movimiento sea tan poderoso que se vean obligados a retroceder. Los estudiantes han abierto el camino. Pero para darle peso a su campaña, deben extender su lucha a otros estratos de la sociedad.

Esto puede comenzar acercándose a los trabajadores en los campus, los profesores – algunos de los cuales ya han arriesgado sus posiciones saliendo en defensa de los estudiantes – al personal administrativo, trabajadores de mantenimiento, personal investigador, etc. Se debería ejercer presión sobre los sindicatos, empezando por la base, dirigiéndose a los delegados sindicales y a los comités de empresa.

Estados Unidos es el mayor exportador de armas a Israel / Dominio público

Debería organizarse una campaña a este nivel, enviando grupos de estudiantes a los diferentes grupos de trabajadores. Se deben organizar acciones conjuntas obrero-estudiantiles. A un nivel más amplio, se debería solicitar a los trabajadores involucrados en el transporte, como portuarios, trabajadores de carga aérea, etc., que apliquen un boicot obrero a cualquier transporte de cualquier arma o mercancía a Israel que forme parte de la ofensiva militar del gobierno israelí. Hay que bloquear al ejército en Gaza mediante acciones de huelga. En otras partes del mundo, los trabajadores de estos sectores ya han tomado iniciativas similares. La tenacidad de los estudiantes frente a la represión policial ha generado una enorme simpatía y respeto entre capas más amplias, y estamos seguros de que los estudiantes obtendrían una cálida respuesta de muchos de estos trabajadores.

Estados Unidos es el mayor exportador de armas a Israel. Representa alrededor del 65 por ciento de las importaciones israelíes de armas convencionales. Los siguientes dos principales proveedores de armas a Israel son Alemania (alrededor del 30 por ciento).e Italia con poco menos del 5 por ciento). Un boicot obrero exitoso a Israel dañaría gravemente su capacidad de continuar su campaña genocida en Gaza.

Una campaña exitosa en Estados Unidos podría ser el estímulo para una serie de campañas similares en un país tras otro, y aumentaría el efecto si se organizara en toda Europa, especialmente en aquellos países fuertemente involucrados en el suministro de armas a Israel.

Por lo tanto, es necesario organizar una campaña de este tipo a escala internacional. El hecho de que se hayan iniciado campamentos similares a los que hemos visto en universidades de Estados Unidos en universidades de París, Sydney y El Cairo, con informes de esfuerzos similares en otros países, es una indicio del potencial de expansión del movimiento.

Mientras que el movimiento tiene como objetivo detener la carnicería de Israel en Gaza, está claro que el enemigo directo de los estudiantes estadounidenses está en casa. Es la clase dominante estadounidense, al igual que el enemigo de los estudiantes del Reino Unido es el gobierno Sunak, el de los estudiantes franceses es Macron y su gobierno, el de los estudiantes italianos es el gobierno Meloni, y así sucesivamente. Todos estos gobiernos han utilizado fuerzas policiales para reprimir las actividades de solidaridad con Palestina de una forma u otra. Los manifestantes han sido golpeados, detenidos y atacados con gases lacrimógenos.

La acusación de antisemitismo también se ha utilizado sistemáticamente en todos los países occidentales. países en un intento de criminalizar la solidaridad con Palestina. La ironía de esto es que es precisamente la clase dominante la que fomenta el racismo. Los mismos ministros burgueses, que intentan provocar un frenesí contra los inmigrantes y que emiten declaraciones escandalosas destinadas a provocar conflictos interétnicos – el método probado y probado de “divide y vencerás” – ahora están haciendo un montón de ruido sobre el antisemitismo.

Rechazamos todas estas maniobras flagrantes de la clase capitalista en todos los países. Decimos: el enemigo está en casa. Para ayudar al pueblo palestino necesitamos luchar contra estos enemigos en el frente interno. De este modo,»ni un centavo, no una bala para la maquinaria de guerra israelí” debería ser la consigna central de todo el movimiento, dirigida contra todos los gobiernos nacionales que respaldan el genocidio en Gaza.

Biden, Sunak, Macron, Scholz, Meloni y todos los demás líderes gubernamentales… tanto de los conservadores de derecha, como Sunak, como de los socialdemócratas, ya sea en gobiernos como Scholz en Alemania, o en la oposición, como Starmer en el Reino Unido – tienen las manos manchadas de sangre del pueblo palestino. Todos defienden los intereses económicos de sus propias clases dominantes.Y todos usan las fuerzas represivas del estado para atacar físicamente, acosar y arrestar a jóvenes manifestantes cuyo único delito es hacer campaña activamente para detener las actividades criminales de sus gobernantes.

Todo esto deja muy claro que la lucha para defender al pueblo palestino es al mismo tiempo una lucha contra el enemigo interno, los capitalistas, la clase dominante y sus representantes políticos. Los mismos políticos que siempre pueden encontrar miles de millones para suministrar el caso de las balas, las bombas, los drones y los misiles, son los que recortan el gasto en sanidad, educación, transporte público y vivienda pública. Están involucrados no sólo en librar guerras militares, sino también en la guerra de clases.

Mientras se libran decenas de guerras locales en diferentes partes del mundo, los capitalistas se benefician del derramamiento de sangre y la destrucción.. ¡Necesitamos barrer a todos estos parásitos! Para eso necesitamos organizar a los sectores más avanzados, a los trabajadores y jóvenes más combativos en una fuerza comunista genuina y revolucionaria en todos los países. Una fuerza así puede comenzar la tarea de reunir a los mejores luchadores de clase, todos aquellos que quieren cambiar la sociedad pero se sienten impotentes por sí mismos. Nosotros decimos: “la unión hace la fuerza”. Ayúdanos a construir ese partido, que merecen la clase trabajadora y la juventud.

Mientras el capitalismo siga existiendo, los capitalistas provocarán una guerra tras otra. Para poner fin definitivamente a esta barbarie, a este infierno en la tierra, necesitamos transformar radicalmente la sociedad. Eso significa que debemos luchar por un comunismo genuino, donde el poder esté en manos de quienes producen la riqueza: ¡Los trabajadores del mundo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *