Skip to content

Nora Cortiñas: Luz de resistencia y memoria en las Madres de la Plaza de Mayo

Spread the love

Su vida ha quedado como legado y símbolo de lucha, memoria y resistencia en la búsqueda de justicia y verdad para los todavía hoy desaparecidos durante la dictadura militar argentinade finales de los 70 y principios del 80

ROMÁN SAMOT

Nora Cortiñas (1930-2024), una de las figuras emblemáticas de las Madres de la Plaza de Mayo,no ha muerto. Su vida ha quedado como legado y símbolo de lucha, memoria y resistencia en la búsqueda de justicia y verdad para los todavía hoy desaparecidos durante la dictadura militar argentinade finales de los 70 y principios del 80. Su valentía, compromiso y persistencia fueron pilares fundamentales en la lucha por los derechos humanos y en la denuncia de los crímenes de lesa humanidad cometidos en la Argentina bajo la dictadura cívico-militar.

Como una madre de desaparecidos, Nora Cortiñas representó la voz de aquellos que fueron silenciados por la represión del régimen cívico-militar. Su incansable labor en la Plaza de Mayo, caminando con el pañuelo blanco en la cabeza, fue el acto de resistencia y memoria que logró mantener viva la llama de la lucha por la verdad y la justicia. Su valentía para enfrentar la impunidad y su compromiso con la causa de los derechos humamos ha inspirado a generaciones enteras a seguir luchando por un mundo más justo y equitativo.

Nora Cortiñas, junto a las demás Madres de la Plaza de Mayo, desafió a la injusticia, la opresión y el olvido, recordando a la sociedad argentina y al mundo entero la importancia de mantener viva la memoria de los desaparecidos y de seguir exigiendo verdad y justicia. Su valentía para enfrentar la adversidad y su determinación para seguir adelante a pesar de las dificultades fue un ejemplo de coraje y dignidad para todos aquellos que luchan por un mundo más humano y solidario.

En un contexto donde la memoria histórica es fundamental para la construcción de una sociedad democrática y justa, la labor de Nora Cortiñas y las Madres de la Plaza de Mayo adquiere aun hoy una relevancia aún mayor. Su persistencia en la búsqueda de los desaparecidos, su denuncia de la impunidad y su defensa de los derechos humanos son un recordatorio constante de la importancia de no olvidar el pasado para construir un futuro basado en la justicia y la verdad.

En este sentido, honrar la vida y el legado de Nora Cortiñas es un acto de reconocimiento a su valentía, su compromiso y su amor inquebrantable por sus hijos desaparecidos y por todos aquellos que sufrieron en la dictadura, e incluso, en postdictaduracívico-militar. Su ejemplo de resistencia y memoria nos invita a seguir luchando por un mundo más justo, solidario y respetuoso de los derechos humanos, donde la verdad y la justicia prevalezcan sobre la impunidad y el olvido. Nora Cortiñas, con su luz de resistencia y memoria, seguirá siendo un faro de esperanza y dignidad para las generaciones presentes y futuras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *