Skip to content

Nunca habrá nadie como él

Spread the love

Parece increíble que ya no podamos disfrutar más del sentido del humor y el cariño del amigo Edgardo Huertas fallecido cuando aún le quedaban muchos años de seguir dándonos su arte y su solidaridad con sus muchos amigos.

Pedro Zervigón

  · 

Parece increíble que ya no podamos disfrutar más del sentido del humor y el cariño del amigo Edgardo Huertas fallecido cuando aún le quedaban muchos años de seguir dándonos su arte y su solidaridad con sus muchos amigos. La última vez que lo vi, en la presentación del excelente libro de la Universidad Interamericana sobre el prócer Don Gilberto Concepción de Gracia, me recordaba cuando en un cumpleaños de su esposa, mi querida ahijada María Elena Concepción, me equivoqué de casa y entré en la de la vecina que me sacó del error cuando me encontró en su sala. Edgardo recopiló información de sus muchos amigos artistas y cada vez que podía, les rendía homenaje con escritos muy bien articulados. Así era de generoso el Edgardo que hemos perdido prematuramente. Siempre recordaremos su sonrisa y su generosidad. Para nuestra querida María Elena, sus hijas Ana Valeria y Ambar Charlotte un interminable abrazo de solidaridad por la gran pérdida que ellas y todos nosotros, sus amigos, hemos perdido. Nunca habrá nadie como él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *