Skip to content

Pájaro teatrero

Spread the love

En memoria de Edgar Quiles

Pájaro teatrero
En memoria de Edgar Quiles

por Francheska Lebrón

Siento que te debo este poema,
te debo una tarde de muchos pasos,
cómo el verano floreciendo por las calles
dónde escribimos epopeyas en el fuego,
o la complicidad de una metáfora
mientras miramos más allá del Vesubio
en aquel manojo de estatuas
que parecían un imperio níveo y cansado.
Yo te debo una cena con los pájaros
en el vestidor de los soles diminutos
con el perfume que siempre querías,
te imagino aún sentado, joven
una memoria de sueños
y un poemario escribiéndote
para hacerle justicia a toda Antonia Martínez
que viva sobre la existencia nuestra.
Yo me quedo con tu recuerdo:
el niño de Pávlov,
la promesa casi calamar,
la forma en que me convertiste en un espectro
dónde se escuchaba latir más de un corazón o la vez que fingiste ser árbol
para destruir todas las cenizas posibles
con tan sólo un poema.
Te debo la eternidad,
que vivas en este verso
para cada vez que te nombre,
este poema nos sonría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *