Skip to content

Pedro Zervigón: Carta de Rafael Cancel Miranda

Spread the love

«… lamenté no haber escuchado al gringo»

Un documento desclasificado del Departamento de Estado reconoce que agencias de inteligencia de Estados Unidos conocían que el terrorista de origen cubano Orlando Bosch planeaba atentar contra un avión de Cubana de Aviación. Sin embargo, ninguna de estas autoridades a sabiendas de los planes terroristas evitó el crimen de Barbados. (Tomado de Cubadebate)

Por Pedro Zervigón

Cuando viajo a Cuba a menudo me quedó en el hotel Vedado en cuyo vestíbulo hay un mural con personalidades revolucionarias que se han alojado allí, entre ellos el prócer Rafael Cancel Miranda. Una vez le comenté que cada día al bajar al lobby le daba los buenos días a su efigie en el mural. Poco después me envió un mensaje que deseaba que yo conociera. Este fue el mensaje que me envió el patriota que nos dejó hace tres años:

“Compañero Pedro,

De 1970 hasta septiembre de 1979 me tuvieron encarcelado en la prisión federal de Marion en Illinois, que era entonces la prisión de seguridad máxima en el sistema carcelario federal estadounidense. Un día el alcaide de la prisión y otro funcionario requirieron mi presencia en la oficina. Yo desconocía el motivo. Al llegar a la oficina me indicaron que llegarían dos prisioneros y si algo les sucedía, yo sería responsable. Simplemente les contesté que siempre y cuando no me pisaran los callos, no habría problemas. Desconocía quienes eran los prisioneros. A las semanas, llegaron Orlando Bosch y Rolando Masferrer.”

“En la prisión había un grupo llamado los «Grodders», calificados por los demás prisioneros como lambiscones de los carceleros. Disfrutaban de algunos privilegios. A Bosch y Masferrer los ubicaron con ese grupo. Los pusieron a vivir en un bloque de celdas distante del mío. Recuerdo que en ese bloque vivía un estadounidense que un día me preguntó si yo quería que le «hicieran algo» a esos prisioneros. Respondí que no pues si estaban presos significaba que ya no contaban para nada. Yo no sabía que habían usado a Bosch contra los puertorriqueños. Bosch y Masferrer evitaban encontrarse conmigo. Si yo caminaba por un lado, ellos se iban por otro. A Bosch lo llamaban «El Manchao». Dejé de verlos y más tarde supe que a Rolando Másferrer le pusieron una bomba en Miami que lo mató. Luego me enteré de que Orlando Bosch estuvo involucrado en la explosión del avión de Cubana. Al saber eso, lamenté no haber escuchado al gringo.

Quería que supieras esta historia.

Rafael»

Además de la foto del mural incluyo la foto histórica en que Rafael está con Rubén Berríos, Juan Antonio Corretjer y Juan Mari Bras en el sepelio de su padre, también prócer por derecho propio.

Todas las reacciones:

10Leilani GarciaTurull, Orlando Alverio y 8 personas más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *