Skip to content

Portugal: lecciones de Abril

Spread the love

En 1974, Portugal vivía bajo el yugo de una dictadura y era un país pobre, aislado y devastado por la guerra. 7 grupos económicos controlaban la economía del país. Cansados ​​de la guerra y temiendo ser considerados responsables de la derrota, los Capitanes (unos 300 militares), impulsados ​​por una cuestión reivindicativa, evolucionaron muy rápidamente hacia la oposición y la conspiración contra la guerra y el régimen

25 de abril de 2024/en DestacadosLas Revoluciones del Siglo XX/por Rui Faustino (Colectivo Marxista, Portugal)

En 1974, Portugal vivía bajo el yugo de una dictadura y era un país pobre, aislado y devastado por la guerra. 7 grupos económicos controlaban la economía del país. Cansados ​​de la guerra y temiendo ser considerados responsables de la derrota, los Capitanes (unos 300 militares), impulsados ​​por una cuestión reivindicativa, evolucionaron muy rápidamente hacia la oposición y la conspiración contra la guerra y el régimen. Que todo haya sucedido en cuestión de meses fue resultado de la podredumbre del régimen.

El 25 de abril de 1974, el Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA) llevó a cabo un golpe de Estado que el pueblo transformó inmediatamente en revolución. De hecho, fue la movilización popular la que garantizó, en la práctica, en las calles y en los días siguientes, el establecimiento efectivo de libertades políticas y sindicales, así como las confraternizaciones en África entre soldados y guerrilleros sellaron, desde el principio, el destino de la guerra colonial. Prácticamente no salió nadie en defensa del régimen. Fue verdaderamente una de las revoluciones más pacíficas de la historia. Días después, las manifestaciones del Primero de Mayo con la participación de millones de trabajadores hermanados con los soldados y marineros fueron una elocuente consagración de la revolución.

Contenido [Ocultar]

Estalla la revolución

El malestar social y la cuestión de la guerra colonial rápidamente se saldrían de control. Poco después del 1 de mayo, el país experimentó su mayor ola de huelgas. Habían sido 48 años de represión y explotación salvaje y ahora los trabajadores aprovecharon su libertad recién ganada para tomar para sí lo que consideraban justo: mejores salarios, mejores condiciones laborales, limpiar a los soplones y fascistas. Huelgas, manifestaciones, ocupaciones e incluso secuestros de administradores fueron utilizadas como armas en este movimiento espontáneo y explosivo, a menudo liderado por comités de trabajadores creados ad hoc en las empresas.

Para los capitalistas esto fue una pesadilla, pero no pudieron hacer nada. A pesar de los discursos de Spínola (general a quien el MFA había entregado el poder) condenando “los ataques a la jerarquía”, se sucedieron huelgas y conflictos laborales y, al cabo de algunas semanas, el movimiento obrero arrebató victorias al gobierno y a la patronal. Acontecimientos históricos como aumentos salariales promedio del 30%, la creación de un salario mínimo nacional que cubría alrededor del 50% de los trabajadores – ¡para muchos significó un aumento de los salarios del 100%! También se lograron el mes de vacaciones con 100% de beneficio, la reducción de jornada o el aguinaldo para pensionistas.

revolucion claveles

El Movimiento de las Fuerzas Armadas llevó a cabo un golpe de Estado que el pueblo transformó inmediatamente en revolución. / Dominio público

La revolución sacudió las profundidades del país: poblaciones de barrios marginales ocuparon casas; se cambió la toponimia de las calles; los trabajadores domésticos organizaron un sindicato; los cines se llenaron de público ansioso por ver películas previamente prohibidas; los estudiantes de secundaria se rebelaron contra los exámenes; los cantautores se propusieron cantar a la revolución cultural; se formó un comité pro divorcio y se organizaron partidos políticos de las más variadas tendencias; En resumen, el movimiento popular hizo la revolución.

Ya en las colonias reinaba entre las tropas portuguesas la confraternización con el “enemigo”, el deseo de regresar y de conceder el derecho inmediato de autodeterminación a los pueblos africanos. En Mozambique, por ejemplo, a finales de julio, el batallón Vila Paiva de Andrade informó a su cuartel general que ya había cumplido su misión de guerra y que se embarcaría de regreso a Portugal, ¡dispuesto a abrir fuego contra cualquiera que intentara detenerlo! Pero fue en Guinea (donde la guerra había sido más dura) donde estos sentimientos se expresaron mejor. El 29 de abril, más de 1.000 oficiales, sargentos y soldados firmaron una declaración en la que exigían la autodeterminación del pueblo guineano y el establecimiento de negociaciones con el PAIGC –único interlocutor válido para él– con vistas al regreso de todos los soldados. También en Ultramar el impulso desde abajo fue decisivo.

Spínola contra el MFA

Spínola fue un hombre del régimen que pronto se dio cuenta de que era necesario encontrar una solución política a una guerra imposible de ganar. Después del golpe, asumió la Presidencia de la República con el consentimiento del MFA y el júbilo de los grandes capitalistas: he aquí el nuevo “De Gaulle” que no dejaría que el poder cayera a la calle. No estaba en sus planes (en los planes de la burguesía portuguesa) entregar el “África portuguesa” a los africanos… Tenían planes neocolonialistas de formar una “federación portuguesa”, una especie de Commonwealth, ¡en la que los grandes grupos económicos continuarían con sus intereses ilesos! Sin embargo, estas quimeras se verían frustradas por la indisciplina en el ejército, la lucha del pueblo africano y el “caos social” en la metrópoli.

Spínola fue un hombre del régimen que pronto se dio cuenta de que era necesario encontrar una solución política a una guerra imposible de ganar / Dominio público

Tratando de evitar lo inevitable, Spínola lanzó primero un golpe palaciego en julio (frustrado por los Capitanes) y luego buscó apelar a la movilización de las reservas sociales de la reacción: El 28 de septiembre nació como un intento de poner fin al “caos” en la metrópoli y asegurar Angola, la “joya de la corona” del imperio, o al menos entregársela a los movimientos procapitalistas (UNITA y FNLA). Se convocó así una manifestación de la “mayoría silenciosa”, financiada por la oligarquía empresarial y con el objetivo de provocar una gigantesca provocación en la Lisboa roja, que le diera a Spínola el pretexto para que, en medio de la “anarquía”, pudiera proclamar el “Estado de Sitio”, asumiendo plenos poderes.

La manifestación fue abortada en la víspera cuando comunistas, socialistas y activistas de otras organizaciones de izquierda se movilizaron y levantaron barricadas en las entradas de Lisboa, estableciendo puestos de vigilancia en todo el país. En estos controles se descubrieron, en los vehículos de los “manifestantes”, garrotes, escopetas y todo tipo de armas con las que la “mayoría silenciosa” pretendía mostrar en voz alta su protesta.

La movilización obrera y popular volvió a ser decisiva, como el 25 de abril. Mientras los más altos oficiales del MFA, muy disciplinados, se dejaban detener en el Palacio de Belém por orden de Spínola…. En esos momentos, sin un liderazgo político-militar efectivo, ¡el MFA iba a remolque del movimiento popular que salvó el día! Al final, derrotado, Spínola tuvo que dimitir como presidente.

Una vez destituido el general, los militares del MFA estaban ahora (efectivamente) llamados a dirigir el Estado y la revolución. ¿Cómo lo harían? Para responder es necesario recordar la caracterización marxista del Estado: el Estado es un instrumento de opresión de una clase por otra. ¡Pero este es el ABC! Y hay otras letras en el alfabeto: en ciertos períodos, cuando la lucha de clases se encuentra en un punto de equilibrio tal que la clase dominante ya no es capaz de seguir gobernando con los viejos métodos, pero la clase en ascenso aún no está en condiciones de derrocarlo, se agudiza la tendencia del Estado a separarse de la sociedad y adquirir una independencia cada vez mayor. Hay un fenómeno que hemos visto muchas veces a lo largo de la historia: el “cesarismo” en el período de decadencia de la república romana, el régimen de monarquía absoluta en la última etapa del feudalismo y el “bonapartismo” en la época contemporánea.

En todas estas variantes, el Estado –el “ejecutivo”– se eleva por encima de la sociedad, emancipándose de todo tipo de control, incluido el de la clase dominante. El MFA se formó como un movimiento clandestino dentro de las fuerzas armadas de la dictadura. Pero una vez derrocado el régimen, los militares no regresaron plácidamente a sus cuarteles: habían hecho el 25 de abril y tenían algo que decir.

Y si los militares influyeron en el curso de la revolución, ellos mismos también se radicalizaron por el proceso político, al confraternizar con las masas, no sólo en los largos viajes, sino también en las pequeñas luchas del día a día, ya sea cuando fueron llamados a “calmar los ánimos” y mantener el orden, incluso para arbitrar conflictos laborales. Esto tuvo un efecto enorme en los soldados y oficiales que, a menudo contra la legalidad burguesa y contra la voluntad de la jerarquía militar o las órdenes gubernamentales, se pusieron del lado de los trabajadores y sus luchas.

El papel de los partidos de izquierdas

El 25 de abril el régimen cayó sin que nadie estuviera dispuesto a luchar por él. La reacción entonces no contó con ningún apoyo significativo e incluso partidos burgueses como el PPD y el CDS, de reciente creación, ¡se vieron obligados a hablar de “socialismo”! Sin embargo, en lugar de organizar la toma del poder por los trabajadores, sus partidos, tanto el Partido Socialista como el Partido Comunista Portugués, entraron en el gobierno provisional para colaborar en la “construcción de la democracia” y moderar las demandas de los trabajadores, en nombre de la “alianza antifascista” con la llamada burguesía “liberal”.

Tanto los dirigentes comunistas como los socialistas justificaban su política de alianza con los sectores “moderados” y “liberales” de la burguesía, con el argumento de que, en el momento actual, se debe derrotar al fascismo y asegurar la democratización del país: primero la revolución democrática y sólo después la revolución socialista. Con esto –dijeron– sería posible asegurar el apoyo de las clases medias, aislando a los fascistas. Tanto el PS como el PCP dividieron su programa político entre lo que podríamos llamar “propuestas mínimas” y “propuestas máximas”. Los primeros, “pragmáticos”, eran aquellos que sus dirigentes entendían como realistas aplicables “en el momento actual” a la situación portuguesa como forma de superar la crisis; las segundas fueron ese conjunto de propuestas como la expropiación de los grandes capitalistas, el socialismo y una sociedad sin clases, que eran ideas hermosas, pero que invariablemente permanecían sin hora ni día determinados.

Sin embargo, sectores cada vez más amplios de las clases trabajadoras comenzaron a exigir una transformación radical no para dentro de veinte años, sino para el “momento actual”. En la década de 1970, el capitalismo internacional experimentó su mayor crisis desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Amenazados por despidos y cierres de empresas, los trabajadores asumieron la dirección de las mismas. Más de 1.000 entrarán en la autogestión a lo largo del 75. Sin embargo, fue el llamamiento la nacionalización el que ganó más apoyo como solución a la crisis de las empresas, pero también como arma política contra los enemigos de la revolución. El 2 de enero de 1975, por ejemplo, la Asamblea General del Sindicato de Trabajadores Bancarios en Lisboa exigió que el gobierno nacionalizara el sector para “defender los intereses del pueblo portugués contra el imperialismo y los terratenientes”. Por otro lado, las ocupaciones de fincas en el Alentejo se convirtieron en la respuesta de los jornaleros a la constante violación por parte de los terratenientes de los acuerdos firmados con los trabajadores y al sabotaje de la producción, como lo demostró la lucha en Monte de Outeiro, la primera finca ocupada en diciembre. 1974.

Así, el nuevo estallido huelguista que precedió al 11 de marzo de 1975 estuvo marcado por características muy diferentes a las luchas de los primeros meses, porque batallones enteros de la clase obrera habían llegado a la formidable conclusión de que, para mantener los avances sociales de la revolución ¡esta debía ir a su corolario natural, a la expropiación de los capitalistas! Pero ¿qué propusieron el MFA y la dirección de los partidos de izquierda? Tímidas propuestas de regulación e intervención económica por parte del Estado que no cuestionaban la naturaleza del capitalismo portugués (¡incluso merecían la aprobación de la patronal!) y que fueron presentadas en febrero del 75 en el llamado “Plan Melo Antunes” (el militar que lo habían organizado). ¡El Plan, sin embargo, terminaría rápidamente en el basurero de la historia!

Fue en este contexto que Spínola (ya destituido de la presidencia) intentó un golpe de Estado. Ni siquiera contó con el apoyo de unidades que sabía que serían decisivas y las pocas fuerzas que respondieron al llamado a la sedición desaparecieron rápidamente, rodeadas por el pueblo que, como el 28 de septiembre, salió a las calles en defensa de la revolución y venció. el golpe de estado en unas pocas horas. Una vez más, la movilización obrera entregó la victoria a la izquierda militar. El tercer fracaso spinolista resultó en la institucionalización del MFA, el giro a la izquierda de un nuevo gobierno provisional y la adopción de medidas socializadoras como las nacionalizaciones.

Las consecuencias del 11 de marzo

Los trabajadores demostraron que no era necesario esperar para tomar medidas serias para detener la crisis y desarmar a los capitalistas / Hemeroteca Digital, Flickr

Marx solía decir que, a veces, la revolución necesita el “látigo” de la contrarrevolución, es decir: a veces, en una situación de impasse, los intentos de la burguesía de detener la revolución sólo resultan en una mayor radicalización del proceso. ¡Eso es lo que pasó en Portugal!

Al contrario de lo que pensaban los dirigentes de izquierda, los trabajadores demostraron que no era necesario esperar años o generaciones, sino sólo unas pocas horas para tomar medidas serias para detener la crisis y desarmar a los capitalistas que insistían en aventuras golpistas contra la revolución. El 11 de marzo de 75, los empleados bancarios decidieron declararse en huelga, ocupar los bancos, congelar el movimiento de capitales y colocar grandes carteles que proclamaban «Banco del Pueblo» en las fachadas de las instalaciones bancarias, ¡al mismo tiempo que exigían su nacionalización bajo pena. de no poder reabrir!

Sabían, a través del movimiento de capital, quién estaba saboteando, quién conspiraba, quién intentaba destruir la revolución… No hubo piedad ni compensación. Después de los bancos llegó el turno de los seguros y como los bancos y los seguros poseían o participaban en una serie de empresas básicas del país, su expropiación total se volvió no sólo más sencilla, sino también absolutamente lógica. Al mismo tiempo, como ya se mencionó, la autogestión obrera se extendía entre muchas pequeñas y medianas empresas y en los campos del Sur avanzaba la Reforma Agraria debido a la presión desde abajo, de los jornaleros que, para salvar los empleos, aperos agrícolas, ganado y cultivos, debían ocupar las tierras y frenar el sabotaje por parte de los terratenientes. ¡En todo el país, especialmente en la Lisboa Roja y el Alentejo, hubo cientos, si no miles, de comités de trabajadores, vecinos y soldados, creados para coordinar las luchas! Eran los embriones de los soviets, pero ningún partido de masas levantó como bandera la unificación de los mismos a nivel local, regional y nacional, como órganos no sólo de lucha, sino de gestión del trabajo y las actividades cotidianas de la clase trabajadora; órganos que defendían la revolución bajo control obrero permanente.

Sin embargo, el capital externo no fue tocado para evitar represalias internacionales y muchas empresas nacionales importantes no serían nacionalizadas. Tampoco existió nunca una planificación de la actividad económica decidida democráticamente. Las empresas nacionalizadas continuaron operando en un sistema de “libre competencia”, según las reglas de la economía capitalista, sin coordinar esfuerzos ni ser dirigidas por sus trabajadores. El 11 de marzo no resultó en una “economía socialista”: el peso de la intervención y del sector estatal en la economía estaba en línea con lo que estaba sucediendo, en ese momento, en países como Francia. Pero (y era un “pero” muy importante) las nacionalizaciones se habían tomado en circunstancias revolucionarias…

Los militares, incluso los más radicales, creían que el socialismo era un objetivo que debía alcanzarse dentro de muchos años. Con el 11 de marzo, sus carreras y sus vidas estaban en juego y, una vez más, la complicidad de los grandes capitalistas con los golpistas era evidente. Entonces, los militares del MFA –cuya legitimidad les fue conferida por su papel liberador el 25 de abril y por su capacidad de comprender las aspiraciones del pueblo– tomaron las medidas “socializadoras” que exigían los trabajadores.

La sorpresa electoral y el choque entre PS y PCP

Las elecciones a la Asamblea Constituyente tuvieron lugar en el primer aniversario de la revolución. Más del 90% de los electores participaron y el PS fue el gran ganador con el 37,9% de los votos, seguido por el PPD con el 26,4% y sólo después el PCP con el 12,5%. Los socialistas incluso ganaron en la “Lisboa roja”. El PCP sólo estuvo por delante en Beja. Surgió una división entre el Sur y un Norte más conservador, pero la izquierda (PS + PCP + MDP + extrema izquierda) ganó por un amplio margen: alrededor de dos tercios de los votos, incluidos los “votos en blanco al MFA”.

La izquierda había ganado las elecciones, pero dentro de la izquierda las diferencias políticas eran tan grandes como las distancias electorales. En primer lugar, se hizo evidente el débil resultado del PCP. Al comienzo de la revolución, el PCP tenía todas las bazas: tenía el prestigio de la lucha antifascista, una organización con miles de militantes, cuadros experimentados y una estructura nacional, hegemonizó el movimiento sindical y tuvo complicidades dentro de las Fuerzas Armadas (tenía una organización militar clandestina). Sin embargo, el estalinismo ya no tenía el prestigio y la autoridad política que tuvo inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial y, a diferencia de Francia o Italia, el PCP no se convertiría en el partido hegemónico de la izquierda.

Al comienzo de la revolución, PS y PCP fueron llamados al gobierno provisional en coalición con la burguesía liberal del PPD, bajo el “ala protectora” de Spínola para hacerse responsables de las políticas del gobierno provisional, llamado a controlar el “caos social” y el “irrealismo” del proletariado. Sin embargo, como sólo el PCP tenía influencia real entre la clase, fue (sobre todo) este partido quien cargó con la carga de moderar y detener los “excesos”, sucediéndose, durante la primera ola de huelgas en mayo/junio de 1974, las denuncias del PCP contra lo que llamaba “huelgas salvajes” que “jugaban el juego de la reacción” y eran organizadas por fascistas que querían desestabilizar al gobierno provisional. La dirección del PS, refundada en 1973 con alrededor de doscientos militantes, sin vínculos orgánicos importantes con la clase obrera, tuvo las manos libres para, inicialmente, de manera oportunista, adelantar al PCP desde la izquierda (al menos en términos de retórica), agitando con consignas bastante radicales como la autogestión obrera y las nacionalizaciones, junto con la defensa de las libertades políticas.

El MFA había dependido del movimiento popular para resistir los golpes reaccionarios / Dominio público

Este fue el caso de la propuesta de Ley de Huelga presentada en agosto de 1974 por el gobierno provisional, que prohibía las huelgas políticas, solidarias e interprofesionales, imponía un preaviso de 37 (!) días y permitía (en la práctica) el cierre patronal. Además, las manifestaciones sólo podían tener lugar entre semana después de las 19.00 horas y los sábados después de las 13.00 horas. A pesar de estar también en el gobierno, el PS criticó públicamente la Ley, y solo el PCP defendió la Ley de Huelga más restrictiva de Europa Occidental (excepto la España franquista).

Aún a nivel sindical, hubo un nuevo choque con la Ley de Unicidad Sindical, que establecía la obligación de una Central Sindical única. Mientras el PCP defendía el principio de “unicidad”, es decir, la existencia de una única Central Sindical legalmente constituida, el PS protestaba contra la ley, argumentando que “si mediante un decreto se impone un único sindicato y una única confederación sindical, con la misma lógica Mañana se podrá imponer un partido único, una prensa única, una lista única de candidatos a la Asamblea Legislativa…”

Pero sólo después de las elecciones a la Asamblea Constituyente se consumaría la ruptura. Hasta las elecciones, estaba vigente una legitimidad revolucionaria: la de los capitanes del MFA, de los empleados bancarios que ocupaban los bancos, de los jornaleros que ocupaban tierras o de las poblaciones de los barrios marginales que ocupaban casas. Después de las elecciones, junto a la legitimidad revolucionaria, la de la acción directa de las masas realizando la revolución, surgió una legitimidad electoral que puso sobre la mesa la necesidad de respetar la voluntad expresada por la mayoría electoral.

Para el Consejo de la Revolución, los resultados electorales afirmaron “la firme determinación del pueblo portugués de avanzar hacia el socialismo”, pero esto presuponía la disponibilidad de las direcciones comunistas y socialistas para quererlo realmente y unir fuerzas en este propósito.

Cuando el 19 de mayo el comité obrero del diario República expulsó a la dirección del periódico afecta al PS, acusado de perjudicar a la revolución, la crisis se precipitó. Los trabajadores de la República no eran del PCP, sino de la extrema izquierda maoísta. Sin embargo, para los dirigentes del PS, este detalle no arruinaría una buena narrativa. ¡Y el PS, culpando al PCP, protestó porque el partido más votado por la clase obrera no podía ser silenciado ni eliminado de un periódico cercano a él! La crisis de República se prolongó durante semanas y provocó la salida del PS del gobierno provisional en julio de 1975.

Los trabajadores se habían mantenido unidos en los días más importantes, como el 28 de septiembre y el 11 de marzo. Ahora, sin embargo, la clase aparecía políticamente dividida: la creciente hostilidad entre socialistas y comunistas condenaba a los trabajadores a la desorientación y la inacción en un momento en que sectores de la pequeña burguesía exigían orden y disciplina. Con el movimiento obrero dividido, todos aquellos que se oponían a la revolución, pero que no habían tenido el coraje y la fuerza para hablar, pasaron al frente. Durante los meses siguientes, el terrorismo de extrema derecha, ayudado por la Iglesia y con ramificaciones para los “partidos democráticos”, puso al país bajo fuego, con atentados con bombas, atentados contra militantes de izquierda y una oleada de ataques contra sedes comunistas y de la Intersindical en el centro y norte del país.

¿Y el MFA? se fracturó en líneas de clase: algunos oficiales se pasaron vacilantes al lado del proletariado, ¡pero la mayoría se pasó decididamente al lado de la burguesía! Hasta ahora, el MFA había dependido del movimiento popular para resistir los golpes reaccionarios, pero no podía ser inmune al conflicto de clases que dividía al país. En agosto del 75 se presentó el “Documento de los Nueve” (firmado por el 80% de los oficiales del Ejército contra el “anarcopopulismo”). Y en los primeros días de septiembre de 1975 se produjo una profunda reorganización de los órganos del MFA, dando al Consejo de la Revolución una clara mayoría de moderados.

El 25 de noviembre y el fin de la revolución

Con el nuevo gobierno quedó claro que se seguiría una política abiertamente contrarrevolucionaria / Dominio público

La conquista de una mayoría colegiada por parte de los moderados en el MFA fue importante, pero insuficiente. Los radicales aún controlaban importantes fuerzas militares y la insubordinación se extendió por toda la base con la creación de los Soldados Unidos Vencerão que exigieron la expulsión de los oficiales reaccionarios de los cuarteles y la destrucción del ejército burgués.

En el plano civil, el sexto gobierno dividió las carteras según la influencia electoral de los partidos. El PS y el PPD eran dominantes y el PCP estaba representado por un solo ministro, con un pie dentro del gobierno y el otro en cada manifestación contra sus políticas. La táctica de los comunistas fue utilizar la lucha de masas para provocar una nueva remodelación gubernamental de la cual saldrían más favorecidos, ¡como había sucedido en remodelaciones anteriores!

Con el nuevo gobierno quedó claro que se seguiría una política abiertamente contrarrevolucionaria. El socialismo seguía siendo el “objetivo” que se perseguía oficialmente, pero contra la crisis requería disciplina y austeridad. Esto encontraría –y encontró– una enorme resistencia por parte de los trabajadores, entre otras cosas porque la dualidad de poder que existía dentro de las Fuerzas Armadas le quitó a la burguesía un instrumento seguro para poder reprimir al movimiento obrero y popular que, bajo el paraguas protector de las unidades militares de izquierda, podría llevar el radicalismo al desafío a las políticas procapitalistas del gobierno, poniendo en duda la pretendida “normalidad democrático-burguesa”.

A pesar de las divisiones políticas entre PS y PCP, un sector de la clase obrera se había radicalizado como respuesta a la radicalización a la derecha de la pequeña burguesía durante el primer verano y, ahora, ante los planes del sexto gobierno. A la dirección del PCP le resultó difícil controlar a parte de su propia base. Fue durante este período que la mayoría de las ocupaciones y cooperativas de la reforma agraria avanzaron en un período marcado por la tercera gran ola de huelgas en torno a las negociaciones de convenios colectivos de trabajo y contra la austeridad. ¡El malestar social fue tal que (de manera inédita) el propio gobierno se declaró en huelga para protestar contra las huelgas y el clima de anarquía! El entonces Primer Ministro se quejaba: “primero se celebran reuniones plenarias y sólo después se ejecutan las órdenes”.

En efecto, las intenciones represivas del ejecutivo fueron saboteadas por la indisciplina de varias unidades militares y la audacia de la clase trabajadora. Por ejemplo, cuando los trabajadores de la construcción rodearon y secuestraron a los diputados de la Asamblea Constituyente (11 de noviembre) para que el gobierno cediera y firmara el convenio colectivo, el gobierno… ¡cedió! Había ordenado la “liberación” del parlamento, pero los soldados prefirieron socializar con los trabajadores, compartiendo pan y vino.

Ni la burguesía podía gobernar, ni el proletariado podía derrocarla simplemente porque no tenía un partido revolucionario de masas que agitara por un programa anticapitalista que salvaguardara las libertades y señalara las tareas socialistas de la revolución, defendiendo la unificación y coordinación. a nivel nacional de comisiones de trabajadores, vecinos, soldados y estudiantes como órganos de lucha y poder obrero.

Este (des)equilibrio inestable no podía durar. Al amparo de una protesta de paracaidistas que, con salarios atrasados y en conflicto con la jerarquía, ocuparon las bases aéreas de Lisboa, el 25 de noviembre del 75 se llevó a cabo un golpe de estado promovido por oficiales moderados (y no tan moderados), por el PS y por la derecha civil. Utilizando sólo unos cientos de comandos de Amadora, fue posible desmantelar la izquierda militar, arrestar a cientos de oficiales radicales y restaurar la disciplina militar, ¡tal fue el grado de desorientación de la izquierda militar y la desmovilización de los trabajadores que (conscientemente) la dirección del PCP promovió ese día, aceptando el 25 de noviembre a cambio de su plena participación en la “normalización democrática” de los años siguientes!

La futura revolución portuguesa

Durante la revolución hubo fuerzas capaces de cambiar el país y el mundo, pero faltaba dirección política. Los trabajadores y soldados revolucionarios derrotaron varios intentos de golpes de estado, ocuparon tierras, fábricas, casas, nacionalizaciones forzadas y forjaron sindicatos y partidos poderosos. En 1975, el Times escribió: “El capitalismo está muerto en Portugal”… ¡pero no fue así! No fue por falta de movilización o conciencia entre los trabajadores que la revolución se perdió. ¿Qué más se les podía haber pedido a los trabajadores de aquella época? ¡Solo faltaba una dirección política a la altura de los acontecimientos y la voluntad de lucha que existía! Hoy, con la quiebra del estalinismo y la socialdemocracia, existen condiciones incomparablemente más favorables para la construcción de una corriente revolucionaria de masas. ¡Esto es lo que queremos construir en Portugal y en el mundo con la Internacional Comunista Revolucionaria!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *