Skip to content

¿Proteger los árboles de la Amazonía puede ser más rentable que la ganadería?

Spread the love

Varias empresas quieren crear una nueva industria que pueda hacer que los árboles, que almacenan el carbono que calienta al planeta, sean más lucrativos que la mayor causa de deforestación mundial: la ganadería

Trabajadores de restauración forestal sembraban plántulas autóctonas amazónicas en pastizales degradados de Mãe do Rio, Brasil.

Por Manuela Andreoni

Fotografías por Victor Moriyama

Manuela Andreoni visitó proyectos de restauración y propiedades rurales en el norte del Amazonas para entender cómo están cambiando las economías locales.

  • 5 de mayo de 2024

Read in English

Los habitantes de Maracaçumé, una localidad al borde de la selva amazónica cuya población vive en situación de pobreza, se sienten desconcertados por la empresa que acaba de comprar la mayor hacienda de la región. ¿Cómo puede ganar dinero plantando árboles, que los ejecutivos dicen que nunca talarán, en terrenos donde el ganado ha pastado durante décadas?

El Times  Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos. Get it sent to your inbox.

“Estamos acabando con unos pastos que muchos granjeros necesitan”, afirmó Josias Araújo, un antiguo ganadero que ahora trabaja en la reforestación, parado sobre una parcela de tierra que estaba ayudando a abonar. “Es tan extraño”, agregó.

La nueva empresa, que también es el nuevo empleador de Araújo, es un negocio de restauración forestal llamado Re.green. Su objetivo, junto con otras empresas, es crear toda una nueva industria que pueda hacer que los árboles en pie, que almacenan el carbono que calienta al planeta, sean más lucrativos que la mayor causa de deforestación mundial: la ganadería.

Es el santo grial de la economía forestal. Y ahora podría estar al alcance de la mano.

El interés es enorme. Ya desapareció una quinta parte de la gran selva tropical. Y los científicos advierten que el aumento de las temperaturas globales podría hacer que todo el ecosistema, un tesoro de biodiversidad y un regulador crucial del clima mundial, colapse en las próximas décadas, a menos que se detenga la deforestación y se restaure una zona del tamaño de Alemania.

Josias Araújo, in a green shirt, sitting on a stack of bags in a field.
Josias Araújo, quien laboraba en las operaciones ganaderas, ahora trabaja para una empresa que planea restaurar árboles autóctonos y vender créditos que representan el carbono que almacenan.
A person sits on a white horse with cattle in the distance.
Una finca de la región de Mãe do Rio que ha reservado tierras para un proyecto de restauración. Los científicos afirman que todo el ecosistema de la selva tropical corre peligro de colapsar en las próximas décadas.
Workers handle white bags of açaí and black baskets.
Trabajadores que descargaban fruta de açaí en una hacienda gestionada por Re.green, una empresa de restauración forestal, en Maracaçumé.

Re.green planea restaurar árboles endémicos en áreas deforestadas y vender créditos que corresponden al carbono que captan. Esos árboles se conservarán, no se talarán. Luego, las empresas utilizarán esos créditos para compensar sus propios gases de efecto invernadero en el recuento de emisiones.

Lo que está en juego depende del éxito de un sistema que se está construyendo desde cero y que implica desafíos enormes. Medir el carbono que contienen los árboles y el suelo es complejo. Además, a muchos conservacionistas les preocupa que las empresas puedan abusar de los créditos de carbono para aparentar conciencia ecológica sin renunciar a los combustibles fósiles.

A pesar de eso, los proyectos de reforestación han creado un gran revuelo en el norte de la Amazonía, donde las empresas se apresuran a comprar grandes parcelas de tierra con potencial de restauración.

“Ustedes saben que a quienes crían ganado no les importa mucho esto de la reforestación”, comentó Anderson Pina Farias, un ganadero cuya finca está deforestada casi en su totalidad. Pero, añadió, “si vender carbono es mejor que la ganadería, podemos cambiar de negocio”.

Editors’ Picks

Chacarita Is Buenos Aires’s Quirkiest Neighborhood. Get There Soon.How Rebel ‘Star Wars’ Fans Saved the Original MoviesLaura Linney on the Singer Who Reminds Her of Beginnings

An aerial shot of rows of green tree seedlings adjacent to a patch of rainforest.
Plántulas de árboles en un antiguo pastizal de Mãe do Rio, localidad que linda con la selva tropical.

Una reacción adversa de la naturaleza parece estar ayudando a las empresas de restauración a ganarse los corazones y las mentes en una región donde la cultura ganadera está muy arraigada.

Jose Villeigagnon Rabelo, alcalde de Mãe do Rio, ciudad del noreste de la Amazonía, está preocupado. Una sequía brutal provocada por el cambio climático y la deforestación secó recientemente buena parte de los pastizales que los ganaderos usaban como alimento. Y, tras décadas de pisoteo de los animales, millones de hectáreas en toda la región se han degradado tanto que no sirven para cultivar casi nada.

“El ganado se está muriendo de hambre”, declaró Rabelo sentado en su oficina, recubierta de madera y con bancos de ‘Dinizia excelsa’, también conocido como angelim vermelha, un árbol que ahora es difícil de encontrar en la región. “Nunca habíamos tenido un verano así”.

La crisis ha hecho que los ganaderos tengan que dedicar partes cada vez mayores de sus fincas a alimentar a un número cada vez menor de reses. En la actualidad, menos de la mitad de las haciendas registradas en la ciudad tienen ganado.

Pero, hace más o menos un año, una empresa de restauración llamada Mombak inició un proyecto que abarca 3035 hectáreas en uno de los ranchos ganaderos más grandes de la región. Rabelo confía en que la nueva industria sea un salvavidas para la comunidad.

La idea es sencilla: la venta de un crédito, por cada tonelada de carbón que los árboles absorban de la atmósfera, para las empresas que quieran compensar la contaminación que producen.

Según los expertos, los trastornos medioambientales, combinados con el interés cada vez mayor por los créditos de carbono, han creado una oportunidad para desafiar el dominio del imperio de la carne de res sobre vastas extensiones de selva tropical. Según un informe de 2023 de BloombergNEF, los mercados de carbono podrían alcanzar un valor de un billón de dólares en 2037, el doble de lo que vale en este momento el mercado mundial de la carne de res.

Workers in white suits and yellow boots on a field.
Trabajadores aplicaban pesticida en un campo de Maracaçumé. La mayoría de los proyectos emplean a decenas de lugareños para plantar árboles, abonar el suelo y vigilar los incendios.
A group of seedlings with brown stalks and green leaves.
Cultivos en la granja Re.green de Maracaçumé. El suministro de semillas de árboles autóctonos sigue siendo un problema logístico.
Three people, one holding a measuring stick, crouched around a plant in a field.
Trabajadores inspeccionaban los cultivos del proyecto de reforestación de Mombak, en Mãe do Rio.

Cultivar un bosque grande y biodiverso en terrenos degradados puede costar decenas de millones de dólares. Durante años, los proyectos de reforestación forestal habían tenido que depender de varias fuentes de ingresos, incluida la tala sostenible de madera, para restaurar el suelo y cultivar distintos tipos de árboles endémicos.

Sin embargo, las empresas que quieren mejorar sus credenciales climáticas están cada vez más dispuestas a invertir más recursos para financiar proyectos que consideran de alta calidad. Por eso, empresas como Mombak y Re.green están desarrollando un modelo de negocio que se basa casi exclusivamente en créditos de carbono, con poca o ninguna tala.

White smoke from a fire drifts into the blue sky above a green field.
Suele usarse el fuego para limpiar los pastos antes de la temporada de lluvias, como sucede en esta granja de Maracaçumé.
Water shoots from a blue hose that’s being held by two workers in orange shirts.
Una cuadrilla de bomberos del proyecto de Mombak en Mãe do Rio ayudó a extinguir un incendio en una granja vecina.
Drops of water from a nearby sprinkler fall over green seedlings.
Un vivero de Mombak en Mãe do Rio. Las empresas están financiando y formando a empresas locales para que suministren semillas y plántulas autóctonas.

Parte de la estrategia de empresas como Mombak y Re.green es ayudar a los agricultores a mejorar la tierra e intensificar la ganadería en algunas zonas degradadas, al tiempo que restauran los bosques en otras. En promedio, las fincas amazónicas mantienen un animal por cada 0,80 hectáreas. Los investigadores afirman que esta cifra podría aumentar a tres animales con poca inversión.

La mayoría de los proyectos emplean a decenas de lugareños para que planten los árboles, fertilicen la tierra y estén atentos a incendios. Las empresas también financian y capacitan a empresas locales para que proporcionen las semillas y plántulas autóctonas que tanto necesitan.

En algunos proyectos, a medida que crecen los bosques, las comunidades locales también pueden ganarse la vida recolectando y procesando nueces de Brasil, aceite de andiroba y otros productos forestales que pueden vender a empresas de alimentos, belleza y farmacéuticas.

Cuando un bosque se convierte en una respuesta a las diversas necesidades de la gente, se vuelve una poderosa razón para que las comunidades lo protejan, afirmó Luiza Maia de Castro, economista que gestiona las relaciones comunitarias de Re.green. En este momento, la tala de árboles es un medio de subsistencia aceptable en la mayor parte de la Amazonía.

“Para romper ese ciclo”, dijo, “tienes que cambiar la manera en la que la gente se gana el sustento”.

Black-and-yellow insects, possibly wasps or hornets, sit on a yellow-green plant.
Los polinizadores en un proyecto Mombak.

Estas iniciativas siguen enfrentando retos enormes. El suministro de semillas de árboles endémicos es un problema logístico y encontrar granjas que puedan ser adquiridas en regiones donde la tenencia de la tierra es caótica puede implicar meses de investigación.

Y lo que es más importante, la trayectoria de los precios de los créditos de carbono depende de que el mundo establezca qué es un crédito de alta calidad. En repetidas ocasiones, los mercados de carbono se han visto afectados por investigaciones académicas y periodísticas que revelaron que decenas de proyectos habían exagerado el impacto de sus emisiones, por ejemplo, al “proteger” bosques que nunca estuvieron en peligro de tala.

Pero los proyectos de reforestación almacenan carbono con el cultivo de árboles en tierras degradadas, un sistema más sencillo y directo.

Algunos expertos advierten que el ganado desplazado podría continuar impulsando la deforestación en otros lugares y que los incendios forestales podrían eliminar los beneficios de los árboles que tardaron décadas en crecer.

“Suena a que el financiamiento del carbono puede marcar la diferencia”, dijo Barbara Haya, directora del Proyecto de Comercio de Carbono de Berkeley, que ha investigado varios proyectos de silvicultura de carbono. Pero también hay dudas sobre los métodos de contabilidad.

SKIP ADVERTISEMENT

Además, agregó: “Es problemático intercambiar carbono forestal por emisiones de combustibles fósiles”. En parte, eso se debe a que la compra de créditos de carbono puede resultar menos costosa que la transición de una empresa a abandonar las fuentes de energía sucias, lo que, según los científicos, el mundo debe hacer en última instancia para evitar los peores efectos del cambio climático.

Esta traducción es una versión abreviada del artículo original en inglés

Léelo completo aquí

Can Forests Be More Profitable Than Beef?

2 de mayo de 2024

Manuela Andreoni es periodista del Times que cubre el clima y el medioambiente y escribe el boletín Climate ForwardMás de Manuela Andreoni

En la Amazonía, las lluvias escasean y los megaincendios abundan

11 de marzo de 2024

Una grave sequía causa estragos en la Amazonía

17 de octubre de 2023

El cambio climático provocó una sequía ‘excepcional’ en el Amazonas

25 de enero de 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *