Skip to content

¿Qué esperar del despliegue de la fuerza multinacional autorizada por la ONU en Haití?

Spread the love

El componente estará liderado por Kenia, aunque también participarán efectivos de algunos Estados miembros del Caricom y otros países «aliados».

Policía haitiana despeja una vía cerrada por manifestantes. Puerto Príncipe, 09 de mayo de 2023Guerinault Louis / Gettyimages.ru

RT

La aprobación en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) del despliegue de una fuerza multinacional (MSS, por sus siglas en inglés) en Haití para combatir a las pandillas que controlan amplias porciones del territorio del país antillano, pone nuevamente en cuestión la eficacia de estas medidas, que han resultado fallidas en el pasado reciente.

La resolución, que fue redactada por las delegaciones de EE.UU. y Ecuador, obtuvo 13 votos a favor y dos abstenciones (Rusia y China). Y si bien aún no está disponible para consulta pública, la representación del Reino Unido afirmó en su cuenta de X que se trata de «un paso importante para ayudar a la Policía Nacional de Haití a abordar la terrible situación de seguridad«.

De su lado, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de EE.UU., Brian Nichols, aseguró que Washington sigue comprometido «firmemente» con el éxito de la MSS en Haití y agradeció a «Kenia, Ecuador y otros socios» por su respaldo hacia la iniciativa.

Asimismo, el ministro de Asuntos Exteriores de Haití, Jean Victor Geneus, calificó la votación como «histórica» y valoró el ingreso de la MSS a su país como «una expresión de solidaridad con una población afligida«.

Contexto de violencia

Según recordó el organismo en una nota informativa difundida a través de su portal web, «la misión fue solicitada por el Gobierno haitiano y representantes de la sociedad civil, luego de meses de caos y de condiciones cada vez peores que afectan a los civiles», que solo en 2023 incluyen «más de 3.000 homicidios y más de 1.500 casos de secuestro para pedir rescate».

El documento también precisa que «alrededor de 200.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares mientras aumentan la violencia sexual y los abusos contra mujeres y niñas a manos de bandas armadas», al tiempo que «decenas de miles de niños no pueden ir a la escuela».

Ciudadanos haitianos se esconden de las pandillas en un teatro abandonado. Puerto Príncipe, 14 de septiembre de 2023Giles Clarke / Gettyimages.ru

Esta situación fue expuesta en detalle por el premier haitiano, Ariel Henry, en su intervención durante el 78º. período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, en la que demandó celeridad al Consejo de Seguridad para la aprobación de una MSS «con fines militares y policiales».

Henry también se apoyó en el hecho de que la petición ya había sido expresada en el mismo foro por los mandatarios de EE.UU., Joe Biden, y República Dominicana, Luis Abinader, quienes defendieron la tesis de que la solución de la crisis haitiana «está en manos de la comunidad internacional».

Además, el presidente dominicano justificó la urgencia de la intervención militar, en razón de que, a su juicio, en Haití reina «una inestabilidad política y social que puede convertirse en una amenaza para toda la región».

¿Qué ha trascendido de la misión?

Naciones Unidas puntualiza que la MSS tiene como objetivo «ayudar a proteger la infraestructura crítica y los centros de tránsito, como el aeropuerto, los puertos, las escuelas, los hospitales y las intersecciones clave» y actuará coordinadamente con entidades destacadas para llevar ayuda humanitaria «a los millones de haitianos que la necesitan».

También ha trascendido que Kenia liderará el grupo militar extranjero. Sobre esto, Martin Kimani, representante permanente del país africano ante las Naciones Unidas, adelantó que Nairobi trabajará «estrechamente con los aliados de Haití y los Estados miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom) en el establecimiento de la misión».

De acuerdo con los informes preliminares, unos 1.000 agentes policiales o militares estarán desplegados en la nación antillana, que cuenta con una fuerza policial cercana a los 10.000 miembros, en la que recae garantizar la seguridad de unos 11 millones de personas.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, Abinader mencionó que Jamaica y Bahamas habían expresado su interés en proveer efectivos para la MSS. La información fue confirmada en la víspera por el Caricom, que también sumó a la lista de participantes en la misión internacional a Antigua y Barbuda.

Empero, pese a que el Consejo de Seguridad aprobó la instalación de la MSS en suelo haitiano, la nota informativa del organismo aclara que «es una misión ajena a las Naciones Unidas«. Por otro lado, se indicó que el ente solicitó a los países participantes el establecimiento de mecanismos de control de la actuación de las tropas en el terreno.

Estos abarcan «los más altos estándares de transparencia, conducta y disciplina para su personal», así como instrumentos «de supervisión para prevenir violaciones o abusos de los derechos humanos, incluida la explotación sexual».

No se precisó en qué momento se instalará la MSS, aunque la agencia AP reportó que una vez desplegada, podrá operar durante un año con una evaluación en el noveno mes, mientras que France24 indicó que la fuerza militar extranjera estará habilitada para «tomar todas las medidas necesarias» para restablecer la seguridad, aunque ello implique el uso de la fuerza.

Medios dominicanos informaron este martes que el canciller del país, Roberto Álvarez, declaró que «Kenia está dispuesto a enviar los primeros efectivos para los primeros días de noviembre», pues no requiere de la autorización del Parlamento para hacerlo si la misión no supera los 60 días y, en cualquier caso, el partido gobernante dispone de amplia mayoría en el Legislativo.

El diplomático destacó que en esas circunstancias, Nairobi podrá organizar la MSS con prontitud, ya que EE.UU. y otros países aportaron «la primera parte del financiamiento», al tiempo que mencionó que unos 10 países, entre ellos Senegal, enviarán efectivos castrenses a Haití.

Intervenciones fallidas

Pese al optimismo expresado por las autoridades y las vocerías de la ONU, Haití lleva a cuestas un historial de intervenciones extranjeras fallidas, incluidas algunas con fines humanitarios, que hacen dudar de la eficacia de esta decisión para poner fin a la violencia y rehabilitar la institucionalidad.

Un reciente trabajo periodístico de RT basado en fuentes sobre el terreno, reseña que cerca del 80 % de Puerto Príncipe, la capital, está en manos de bandas criminales, unas 200.000 personas han tenido que abandonar sus hogares por causa de la violencia y el índice de criminalidad se duplicó en un año.

Entre pobreza y ocupación: enésima intervención en Haití con un pasado de resultados desastrosos

Entre pobreza y ocupación: enésima intervención en Haití con un pasado de resultados desastrosos

En este contexto, el millar de efectivos prometido por la MMS no parece ser suficiente para recuperar siquiera el control territorial y tampoco para detener a las pandillas, algunas de las cuales incluso aseguran que su objetivo es derrocar al Gobierno de Henry, instalado en julio de 2021 por una porción del Congreso tras el magnicidio del presidente Jovenel Moïse.

En esta ecuación, la ONU tampoco está libre de señalamientos. En 2010, un devastador terremoto azotó el país y causó aproximadamente 100.000 muertos e incalculables daños materiales, lo que justificó la instalación de una misión humanitaria del organismo.

Meses más tarde, se expandió una epidemia de cólera en los campamentos que se saldó con más de 8.000 fallecidos. Según las pesquisas, la bacteria llegó a tierras haitianas desde Nepal a través de las fuerzas de paz de la ONU, pero el ente se negó a asumir la responsabilidad de lo sucedido y a cancelar las indemnizaciones que reclamaba la administración de René Preval.

Asimismo, los llamados ‘cascos azules’ fueron acusados de perpetrar abusos sexuales contra la población local en el contexto de la Misión de Paz (Minustah) en Haití, luego de que circularan en Internet imágenes de soldados uruguayos miembros de la misión mientras violaban a un joven local. Aunque los marinos fueron expulsados y enjuiciados, el caso conmocionó a la opinión pública.

Otros agentes, como organizaciones no gubernamentales y agencias estadounidenses, asentadas hace varias décadas en Haití, tampoco salen bien libradas al evaluar su actuación.

Aunque en sus reportes oficiales se sostiene que han destinado millones de dólares para la ayuda humanitaria, la mayoría de los ciudadanos haitianos continúan sumidos en la pobreza, padecen de inseguridad alimentaria y no han podido beneficiarse de los recursos, que, se suponía, ayudarían al país a superar sus dificultades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *