Skip to content

QUE LA GUERRA NO ME SEA INDIFERENTE

Spread the love

Mientras redobla los bombardeos, Israel ordenó el bloqueo total de la Franja de Gaza, lo que dejará sin luz, combustibles y alimentos a 2,3 millones de personas, la mitad niños. Hamas amenaza con matar rehenes frente a cada ataque. Hasta ahora, son 900 los muertos israelíes y más de 700 los palestinos, y no hay ninguna iniciativa creíble para evitar la escalada de violencia

Israel impuso un cierre total a Gaza y redobló sus bombardeos

“Lo que Hamas vivirá será difícil y terrible, vamos a cambiar Medio Oriente”, dijo Netanyahu. Desde el inicio del ataque del grupo islamista palestino, más de 900 personas murieron del lado israelí y unas 700 del lado palestino.

Guido Vassallo

Por Guido Vassallo Página 12

Israel ordenó este lunes un bloqueo completo de la Franja de Gaza que frenó el ingreso de alimentos, combustibles y suministros para sus 2,3 millones de habitantes, mientras redobló sus bombardeos en el territorio palestino gobernado por Hamas luego de los ataques sin precedentes del grupo islamista en territorio israelí. Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia se comprometieron a respaldar a Tel Aviv “en sus esfuerzos por defenderse”. El movimiento islamista palestino, por su parte, amenazó con ejecutar a los rehenes capturados el sábado si los israelíes continúan atacando. 

Hamas lanzó el sábado una ofensiva sorpresa por tierra, mar y aire contra Israel, que compara el ataque con los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Desde entonces más de 900 personas perdieron la vida del lado israelí y más de 2.600 resultaron heridas, según las autoridades. Del lado palestino unas 700 personas murieron por los bombardeos israelíes y 2.900 resultaron heridas, según las últimas cifras de las autoridades locales.

“Asedio total” a Gaza

Decenas de miles de soldados israelíes fueron desplegados cerca de la Franja de Gaza. “Estamos imponiendo un asedio total a Gaza. Ni electricidad, ni comida, ni agua, ni gas, todo cerrado“, dijo el ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant,en un video en el que agregó: “Estamos combatiendo contra animales y actuamos en consecuencia”. En ese pequeño enclave más de 123 mil personas se vieron obligadas a dejar sus casas de acuerdo a la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU. 

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, expresó su preocupación por la decisión israelí y recordó que “las operaciones militares deben llevarse a cabo de conformidad con el derecho internacional humanitario”. La organización Human Rights Watch (HRW) dijo que Israel y Hamas “incumplen sus obligaciones legales”. Para HRW el bloqueo de Israel a la Franja de Gaza y los ataques de Hamas a civiles representan “un castigo colectivo ilegal, que es un crimen de guerra”.

Las fuerzas militares informaron que atacaron docenas de sitios de Hamas y la Yihad Islámica Palestina en toda la Franja de Gaza en las últimas horas. Los sitios incluyen entradas de túneles, una mezquita que albergaba una sala de guerra, lugares de almacenamiento de armas y un área de reunión. Según el Ejército israelí uno de los túneles fue utilizado por Hamas en su ataque inicial contra Israel el sábado por la mañana. 

El Ejército de Israel retomó el control de localidades del sur de su territorio donde había combatientes de Hamas aunque admitió que podría haber aún milicianos en la zona. Dicho Ejército también concentra sus esfuerzos en salvar a los cien ciudadanos secuestrados por Hamas. Varios ciudadanos de otros países, algunos con la doble nacionalidad israelí, murieron en la ofensiva, entre ellos 12 tailandeses, 11 estadounidenses, 10 nepalíes y 7 argentinos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió a la población prepararse para una guerra larga y llamó a formar un gobierno de unidad nacional. “Lo que Hamas vivirá será difícil y terrible, vamos a cambiar Medio Oriente”, dijo Netanyahu, quien insistió en que la magnitud de este ataque terrorista “no se veía desde el Estado Islámico”, por lo que Israel lo eliminará “de la misma forma que el mundo ilustrado eliminó” al grupo yihadista.

“No entienden el lenguaje de la humanidad”

El brazo armado de Hamas advirtió en un comunicado que “cada ataque contra nuestro pueblo sin previo aviso será respondido con la ejecución de uno de los rehenes civiles”. “El enemigo no entiende el lenguaje de la humanidad y la ética, así que nos dirigiremos a ellos en el lenguaje que entienden”, agregaron las Brigadas Ezzeldin al Qassam. Alrededor de 150 personas fueron secuestradas por el grupo islamista palestino.

Hamas argumenta que lanzó estos ataques cansado del bloqueo, la ocupación militar y la colonización israelí de Cisjordania y Jerusalén este, territorios que los palestinos reclaman para fundar su Estado, y de las continuas incursiones militares y detenciones de palestinos en ciudades cisjordanas y en sitios sagrados islámicos de Jerusalén. 

Las sirenas resonaron el lunes en Jerusalén y en el centro del país mientras seguían lanzándose cohetes desde Gaza, principalmente contra el sur de Israel. Jonathan Panikoff, director de la iniciativa Scowcroft para la seguridad de Oriente Medio, estima que “Israel fue tomado desprevenido” en este ataque y “muchos israelíes no entienden cómo pudo suceder”.

Un miembro de la cúpula política de Hamas declaró en Doha, Qatar, que su movimiento no está abierto por el momento a negociar un canje de prisioneros con Israel. “La operación militar continúa, por lo tanto no hay actualmente ninguna posibilidad de negociación sobre la cuestión de los prisioneros o cualquier otra cosa“, dijo Hossam Badran, quien agregó: “Nuestra misión ahora es hacer todo lo posible para impedir que la ocupación siga cometiendo masacres contra nuestro pueblo en Gaza, apuntando directamente a viviendas civiles”. 

Israel se enfrenta ahora a la amenaza de una guerra en varios frentes. El movimiento libanés Hezbollah atacó este lunes con misiles teledirigidos y morteros al menos dos objetivos militares de las fuerzas israelíes, después de perder a tres miembros en una serie de ataques perpetrados esta tarde por el Estado judío contra el sur del Líbano.

Se multiplican los llamados a la paz

La ofensiva de Hamas fue condenada por numerosos países occidentales y Estados Unidos empezó el domingo a enviar ayuda militar a Israel. Un grupo de ataque comandado por el portaaviones Gerald R. Ford llegará “muy pronto” al mar Mediterráneo oriental, informaron autoridades estadounidenses que aclararon que no enviarán tropas a la zona.

El presidente Joe Biden pidió a sus compatriotas en Israel “tomar precauciones razonables en los próximos días y seguir las indicaciones de las autoridades locales”. “En este momento desgarrador el pueblo estadounidense está hombro con hombro con los israelíes; recordamos el dolor de los atentados terroristas en nuestro país, y los estadounidenses de todo el país permanecen unidos contra estos actos malvados que, una vez más, se han cobrado la vida de estadounidenses inocentes”, expresó Biden.

Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido se comprometieron este lunes a “apoyar a Israel en sus esfuerzos por defenderse” después de los ataques del movimiento islamista palestino Hamás, según un texto divulgado por la Casa Blanca. Esos gobiernos afirman que “reconocen las aspiraciones legítimas del pueblo palestino”, pero Hamas “no representa esas aspiraciones y no ofrece nada al pueblo palestino más que más terror y derramamiento de sangre”, escribieron el canciller alemán Olaf Scholz, el presidente francés Emmanuel Macron y su par Joe Biden, la primera ministra italiana Giorgia Meloni y su par británico Rishi Sunak.

China condenó el lunes cualquier acción que atente contra los civiles y abogó por un alto el fuego. También Rusia y la Liga Árabe, que rechaza la violencia “de ambos lados” y anunciaron una reunión de emergencia el miércoles. La Unión Europea convocó para el martes un encuentro de cancilleres y anunció que revisará sus programas de asistencia financiera a los palestinos, luego de una controversia sobre una suspensión de pagos que provocó reacciones en distintas capitales del bloque.

Irán, que mantiene relaciones estrechas con Hamas y fue uno de los primeros países en aplaudir la ofensiva del grupo islamista, rechazó las acusaciones sobre su papel en la operación y dijo que “se basan en motivos políticos”. El vocero del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, John Kirby, reconoció que no existen pruebas de la supuesta implicación de Teherán en el ataque de Hamas contra Israel.

Las manifestantes de apoyo a las poblaciones de ambos lados del conflicto se multiplicaron en lugares tan emblemáticos como la Torre Eiffel en París; Downing Street en Londres; la Puerta del Sol en Madrid o Manhattan en Nueva York. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *