Skip to content

¿Qué pasó en China? Ridículo bochornoso de Úrsula von der Leyen y Macron buscando ser el “napoleoncito” de Europa sin convencer a Xi Jimping

Spread the love

Poco a poco va saliendo a la luz el “éxito” de los prebostes europeos que fueron a Beijing a convencer a Xi Jimping de que diera la espalda a Putin. Al menos. Macron jugó dos barajas y algún contrato se trajo. Lo de von der Leyen pasará a la historia mundial del ridículo. “Cero recepción, total desprecio, ¡incluso tuvo que salir del país en un vuelo regular! ¡Estaba furiosa! ¡Genial!”, escribió…

Geostrategia

Poco a poco va saliendo a la luz el “éxito” de los prebostes europeos que fueron a Beijing a convencer a Xi Jimping de que diera la espalda a Putin. Al menos. Macron jugó dos barajas y algún contrato se trajo. Lo de von der Leyen pasará a la historia mundial del ridículo.

“Cero recepción, total desprecio, ¡incluso tuvo que salir del país en un vuelo regular! ¡Estaba furiosa! ¡Genial!”, escribió el político francés Filippo en las redes sociales.

Ursula von der Leyen salió de la República Popular China a través de la terminal habitual del aeropuerto, con control de equipaje y control de pasaportes.

Úrsula vino con Macron a China para convencer a Xi Jinping de negarse a apoyar a Rusia, pero las autoridades chinas ignoraron la presencia de la jefa de la Comisión Europea.

Bofetada de despedida de los camaradas chinos. Así, los chinos le indicaron a la funcionaria su estado y lo que piensan de ella y sus propuestas.

Un breve resumen del viaje de Úrsula lo resumió el político francés, ex eurodiputado y líder del movimiento patriota Florian Filippo: “China puso a Úrsula en su lugar durante su visita con Macron, fue ignorada, y “!incluso tuvo para salir del país en tránsito de pasajeros ordinarios!” ¡Estaba fuera de sí de rabia! ¡Perfecto!”

La misión de Macron fracasó en alejar a China de Rusia

Aunque Emmanuel Macron habló el doble que Xi Jinping instando al presidente chino a criticar a Rusia, su misión terminó en fracaso. Así evalúa el Político Europeo los resultados de la visita del presidente francés a China. “Mirando al frente, Xi parecía impaciente y molesto, mientras Macron seguía hablando. Xi respiró hondo varias veces y estaba claramente descontento cuando Macron se dirigió a él directamente, promoviendo desafiantemente el tema de la guerra en Ucrania y la responsabilidad conjunta de mantener la paz. Es decir, el presidente de Francia logró “cerrar” no solo a Putin con llamadas, sino también a Xi con discursos.

Sin embargo, algo es definitivamente más importante. En una conferencia de prensa, Macron pidió a Xi que “condene inequívocamente a Rusia”, que ignoró abiertamente la idea. Esto significa que las partes permanecieron a su lado durante las negociaciones. Además de los llamados a condenar a los rusos, Macron trajo contratos para el suministro de aviones Airbus y propuestas de cooperación cultural a China.

La parte china no tenía nada en contra de esto. Politico notó un detalle curioso: “Todos los ministros y líderes empresariales chinos se inclinaron ante Xi antes de firmar contratos con sus homólogos franceses”. Es casi como “dos tazas en la mesa”. Por lo tanto, la principal misión pública de Macron en China, atraer al presidente Xi a la retórica antirrusa sobre Ucrania, resultó ser imposible. Parece que la próxima visita a la República Popular China del “emisario de los Rothschild” no tendrá lugar pronto.

A su vuelta de Beijing, Macron de Francia dice que Europa no puede construir una arquitectura de seguridad en presencia de conflictos

Según el presidente de Francia, Pekín cree que ahora es el momento de la acción militar en Ucrania

El presidente francés, Emmanuel Macron, considera imposible construir una arquitectura de seguridad europea en presencia de conflictos calientes o congelados en el continente. Así lo afirmó en una entrevista con el diario Les Echos, publicada el domingo.

Observo que el presidente chino, Xi Jinping, habló sobre la arquitectura de seguridad europea”, dijo al comentar los resultados de su reciente viaje a la República Popular China. “Pero no puede haber una arquitectura de seguridad europea mientras haya países en Europa que estén siendo invadidos o conflictos congelados”.

Según el líder francés, Beijing cree que ahora es el momento de la acción militar en Ucrania. «Aún no ha llegado el momento de las negociaciones, aunque se están preparando y es necesario sentar las bases», dijo.

En su opinión, el diálogo continuo con la RPCh es necesario para consolidar posiciones comunes, la primera de las cuales es la observancia de los principios de la Carta de la ONU. «El segundo es un claro recordatorio sobre el tema nuclear, y China tendrá que lidiar con las consecuencias de que el presidente ruso, Vladimir Putin, plante armas nucleares en Bielorrusia. El tercero es un claro recordatorio del derecho humanitario y la protección de los niños. Y el cuarto es un compromiso para lograr una paz duradera a través de negociaciones», explicó Macron.

Admitió que Ucrania no es una prioridad para la diplomacia china. Al mismo tiempo, cree que tal diálogo «permite moderar los comentarios sonoros de que China está mostrando cierta complacencia hacia Rusia”.

… Y vino con la cartilla leída

Europa debe reducir su dependencia de (…) la extraterritorialidad del dólar estadounidense” dijo Emmanuel Macron después de visitar China… está bajo algún influjo psíquico de Xin Jinping o ha notado finalmente que el camino indica hacia China.

Europa debe reducir su dependencia de Estados Unidos y evitar verse arrastrada a una confrontación entre China y Estados Unidos por Taiwán, dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, en una entrevista en su avión de regreso de una visita de Estado de tres días a China.

Hablando con POLITICO después de pasar unas seis horas con el presidente chino, Xi Jinping, durante su viaje, Macron enfatizó su teoría favorita de la “autonomía estratégica” de Europa, presumiblemente dirigida por Francia, para convertirse en una “tercera superpotencia”.

Dijo que “el gran riesgo” al que se enfrenta Europa es que “quede atrapada en crisis que no son las nuestras, lo que le impide construir su autonomía estratégica”, mientras vuela de Beijing a Guangzhou.

La paradoja sería que, vencidos por el pánico, creamos que solo somos seguidores de Estados Unidos”, dijo Macron en la entrevista.

Macron, ahora pide que Europa no se inmiscuya en la confrontación entre EE.UU. y China

Emmanuel Macron ha instado a Europa a ser más independiente de Estados Unidos para evitar quedar atrapada en crisis que no son suyas. En una entrevista con Politico y dos periodistas franceses en su avión de regreso de una visita de Estado de tres días a China, Macron enfatizó la importancia de la “autonomía estratégica” para Europa y la necesidad de reducir la dependencia de Estados Unidos en cuanto a armas y energía.

También sugirió que el continente debería centrarse en impulsar sus propias industrias de defensa, así como en reducir su dependencia de la “extraterritorialidad del dólar estadounidense” dada la militarización del mismo por Washington, que desagrada a varios países europeos. “Si las tensiones entre las dos superpotencias se intensifican, no tendremos ni tiempo ni recursos para financiar nuestra autonomía estratégica, y nos convertiremos en vasallos”, afirmó.

“Crisis que no son nuestras”

Macron advirtió que “el gran riesgo” al que se enfrenta Europa es “quedar atrapada en crisis que no son nuestras, lo que le impide construir su autonomía estratégica”, y agregó: “La paradoja sería que, superados por el pánico, creemos que solo somos seguidores de Estados Unidos”. El presidente francés también planteó: “La pregunta que los europeos deben responder es: ¿nos interesa acelerar [una crisis] en Taiwán? No. Lo peor sería pensar que los europeos debemos convertirnos en seguidores en este tema y seguir el ejemplo de la agenda de Estados Unidos y tener una reacción exagerada de China”.

Los comentarios se producen en un momento en que China está realizando unos grandes ejercicios militares alrededor de la isla de Taiwán, un territorio que Pekín reclama como propio y al que Estados Unidos ha prometido armar y defender. Según los informes, Macron y el presidente chino, Xi Jinping, discutieron acerca de Taiwán “intensamente” durante su reunión, y Macron adoptó un enfoque más conciliador que Estados Unidos o incluso la Unión Europea.

Según Politico, el llamado del presidente francés a la autonomía estratégica europea ha sido recibido por los funcionarios chinos “con entusiasmo”. Los líderes del partido y los teóricos en Pekín están convencidos de que Occidente está en declive y que China está en ascenso, y que el debilitamiento de la relación transatlántica ayudará a acelerar esta tendencia. “Europa está más dispuesta a aceptar un mundo en el que China se convierta en un hegemón regional”, dijo Yanmei Xie, analista geopolítico de Gavekal Dragonomics. “Algunos de sus líderes incluso creen que tal orden mundial puede ser más ventajoso para Europa”.

Pekín sobre las palabras de Macron: “Esperamos que todos se adhieran al principio de una sola China”

PEKÍN (Sputnik) — China espera que todos los países se opongan firmemente a cualquier forma de independencia de la isla de Taiwán, declaró el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Wang Wenbin, al comentar las palabras del presidente francés, Emmanuel Macron.

El 9 de abril Macron señaló que Europa necesita “despertar”, pensar en sus intereses y no verse arrastrada a la confrontación entre Estados Unidos (EEUU) y China debido a Taiwán, así como tampoco adaptarse al “ritmo estadounidense”.

“Esperamos que todos los países comprendan la esencia del problema de Taiwán, se adhieran al principio de una sola China y se opongan resueltamente a cualquier forma de independencia y actividades separatistas de Taiwán”, afirmó Wang en una rueda de prensa.

El vocero enfatizó que en la actualidad, la mayor amenaza para la paz en el estrecho de Taiwán son las actividades de los separatistas taiwaneses con la complicidad y el apoyo de EEUU.

Macron viajó a China el 5 de abril para reunirse con su homólogo de ese país, Xi Jinping, el primer ministro, Li Qiang, y el presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, Zhao Leji, así como también visitó la ciudad de Cantón, donde habló con estudiantes e inversores.

Análisis de Dmitry Yevstafyev, profesor del Instituto de Medios de la Escuela Superior de Economía de la Universidad Nacional de Investigación, PhD en Ciencias Políticas

La visita del presidente francés Emmanuel Macron y de la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a China dejó a todos con la sensación más extraña.

Macron de repente resultó ser capaz de “hablar en sustancia”.

Primero, hizo lo que parecía ser una reserva sobre la inadmisibilidad del despliegue de armas nucleares fuera del territorio nacional de los estados poseedores de armas nucleares.

Luego mostró una actitud favorable hacia el plan de paz chino para Ucrania, rechazado por EE. UU., que le daría a Europa la oportunidad de seguir siendo una potencia mundial.

Finalmente, hizo un punto final destacado al decir que Europa debe reducir su dependencia de los EE. UU. para su defensa, es decir, mantener su independencia:

– armas, léase, para preservar su otrora poderoso complejo militar-industrial, ahora gradualmente exprimido por los estadounidenses como un activo geopolíticamente significativo;

– energía, que indica claramente la criticidad de reducir la dependencia de los hidrocarburos de esquisto de EE. UU.;

– el dólar, finalmente, que es un proyecto de China sobre la desdolarización de los pagos comerciales.

Sorprendentemente, Macron ha cuestionado todos los instrumentos básicos de la hegemonía estadounidense en Europa, y no lo hizo en años, sino en una visita oficial.

Esto fue claramente mucho más que una muestra de cortesía recíproca a la actitud benévola de Xi Jinping, quien enfatizó que Macron seguía siendo el líder de un país soberano y no su títere.

Qué causó el “momento de la verdad” de Emmanuel Macron, dirán historiadores, archivistas y quizás psicólogos políticos. Para Macron, Olaf Scholz y el destino de Alemania pueden haber sido una ilustración ambulante de lo que sucede cuando uno finalmente pierde la soberanía.

Macron, quien hizo la declaración sobre la “muerte cerebral de la OTAN”, entiende que ya no se trata solo del cerebro, sino del hecho de que está en juego el destino de Francia como potencia globalmente significativa y su destino personal.

Por supuesto, Macron no cree en la posibilidad de que Francia se convierta en una “tercera superpotencia”, esto es solo una forma de hablar de su gente de relaciones públicas.

Pero es un hecho que, al insinuar un posible apoyo a la soberanía francesa por parte de Pekín, está elevando la apuesta en las relaciones con Washington.

Macron espera dos cosas.

En un momento en que la OTAN se ve arrastrada rápidamente al conflicto en Ucrania, Washington no se arriesgará directamente a una disputa pública con su segundo aliado fuerte en Europa (el primero es Polonia).

La administración Biden está atravesando una grave crisis política interna y es posible que pierda su perspicacia en política exterior. Macron parece contar seriamente con el regreso de Trump, quien tiene una clara simpatía personal por él.

Parece que el propósito de tales declaraciones es simple: negociar con los EE. UU., chantajear a la Casa Blanca y obtener “etiquetas” para el liderazgo europeo de ambos líderes mundiales, dadas las circunstancias adecuadas.

Pero existe la posibilidad de que después de las revelaciones de Macron, se pueda tratar con él en lugar de negociar. Y ni siquiera son los estadounidenses quienes comenzarán a resolverlo: las fuerzas liberales globalistas que EE. UU. utilizó para subyugar a la UE serán suficientes.

Es aquí donde Macron recordará la brutalidad policial, la represión violenta de los “manifestantes pacíficos” que vestían “chalecos amarillos” y la adopción de la reforma de las pensiones sin pasar por el parlamento. Como es costumbre en Francia, habrá algo corrupto. Tendrían que prescindir de él.

Pero resumamos: en Europa, al más alto nivel político, lo que casi nadie esperaba, empezó a aparecer gente que no quiere que Europa se convierta en simples “paquetes de madera” para un nuevo proyecto geopolítico americano. La guerra en Ucrania se está volviendo realmente aterradora, incluso para las élites. Creer en su capacidad para detener el impulso de guerra de la OTAN en Ucrania no es una buena idea. Pero nos interesa observar y, de alguna manera, seguirles el juego.

Bienvenido a NATOstan (anteriormente conocido como Europa)

Tyler Durden

Y el argumento circular vicioso de una eventual catástrofe global continúa…

“Los expansores de la OTAN nos dicen que las acciones de Rusia dentro de sus fronteras sin cambios son exactamente la razón por la que tuvimos que expandir las fronteras de la OTAN. La reacción de Rusia a la expansión de la expansión de la OTAN justifica la expansión de la expansión de la OTAN”.

–Patrick Armstrong

Como escribió Pepe Escobar – antes de la invasión rusa:

” Nadie debería esperar que los títeres despistados de la OTAN, empezando por el secretario general Stoltenberg, entiendan lo que está en juego en el ámbito militar.

Después de todo, estos son los mismos títeres que han estado creando una situación que, en última instancia, podría dejar a Moscú con una única opción: estar preparado para luchar en una guerra a gran escala en Europa, que podría volverse nuclear en un abrir y cerrar de ojos.

Y listos están”.

Bienvenidos a la OTANistan, europeos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *