Skip to content

¿Qué piensan las mexicanas de que su país pueda tener una mujer en la presidencia?

Spread the love

Una mujer en el máximo cargo del país es un hito que celebran muchas mexicanas, pero otras todavía dudan que las candidatas atiendan la violencia de género del país

Fotografías por Marian Carrasquero

Por Natalie Kitroeff y Emiliano Rodríguez Mega

Reportando desde Ciudad de México

  • 1 de junio de 2024

Read in English

[Estamos en WhatsApp. Empieza a seguirnos ahora]

México se dispone el domingo a elegir a la primera mujer a la presidencia, un parteaguas histórico en un país que durante mucho tiempo ha sido conocido por su machismo, y un enorme momento para toda Norteamérica.

Desde el principio de la contienda presidencial, las únicas candidatas competitivas eran dos mujeres: la favorita en las encuestas, Claudia Sheinbaum, científica climática del partido en el poder, Morena; y Xóchitl Gálvez, empresaria que representa una coalición de partidos de la oposición.

Este hito es un reflejo de la compleja relación del país con las mujeres, quienes enfrentan una violencia rampante y un sexismo reiterado, pero que al mismo tiempo son veneradas como matriarcas y se les confían puestos de autoridad.

El Times  Una selección semanal de historias en español que no encontrarás en ningún otro sitio, con eñes y acentos. Get it sent to your inbox.

El hecho de que el país llegara a este punto antes que Estados Unidos, su mayor socio comercial, tiene mucho que ver con las políticas públicas que han forzado a abrir las puertas a las mujeres en cada nivel de gobierno, dicen las especialistas.

Con el esfuerzo de activistas feministas, México ha ido adoptando a lo largo de las últimas décadas cada vez más leyes de amplio alcance que impulsan más representación de las mujeres en la política. En 2019, dio el paso extraordinario de hacer que la paridad de género en los tres poderes de gobierno fuera un requisito constitucional.

Ms. Sheinbaum outdoors with supporters who are holding up cellphones to take her photo.
Xochitl Galvez, a candidate for president of Mexico, greets supporters.
Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez son las dos candidatas punteras. Una de ellas probablemente será presidenta el domingo.

“México, en esta métrica, es un auténtico modelo para cómo lo pueden hacer otros países”, dijo Jennifer Piscopo, profesora de Género y Política en Royal Holloway, una escuela de la Universidad de Londres, quien estudia la región. “No hay otro país que yo conozca que tenga una reforma constitucional para la paridad de género que sea tan exhaustiva”, añadió.

Actualmente, la mitad de la legislatura del país está conformada por mujeres, comparada contra menos del 30 por ciento en el Congreso de Estados Unidos. La ministra presidenta de la Suprema Corte de Justicia, las presidentes de ambas cámaras del Congreso y la gobernadora del Banco Central son todas mujeres. También lo son las secretarias de Gobernación, Educación Pública, Economía, Seguridad y Protección Ciudadana y Relaciones Exteriores.

Ahora, una mujer está a punto de convertirse en la persona más poderosa del país, la comandante de las fuerzas armadas, la jefa del poder ejecutivo en la segunda economía de América Latina.

Credit…

“Es una mujer que finalmente va a gobernarnos. La gran mayoría de las mujeres nos sentimos contentas, orgullosas de saber que una mujer puede gobernar. Da esperanza a otras mujeres”.

Marcelina Bautista, extrabajadora doméstica y una prominente activista por los derechos humanos

Alma Lilia Tapia, vocera para un grupo de familias que buscan a sus seres queridos en el estado de Guanajuato, dijo que ella cree que ambas candidatas le prestarían más atención a las peticiones de las familias de cerca de 100.000 desaparecidos en México, comparadas contra sus predecesores varones.

Credit…Cesar Rodriguez for The New York Times

“No han desaparecido a sus hijos. Pero son mamás y saben qué se siente hasta cuando se caen y les duele la rodilla raspada”.

Alma Lilia Tapia, vocera para Salamanca Unidos Buscando Desaparecidos

The New York Times entrevistó a 33 mexicanas en la antesala de la elección, quienes declararon estar conscientes de que este hecho por sí solo no borraría las diversas indignidades que enfrentan. Este sigue siendo un país donde las mujeres son asesinadas a una de las tasas más altas fuera de una zona de guerra, donde las mujeres ganan mucho menos que los hombres y donde el machismo sigue culturalmente arraigado.

Pero, para muchos votantes y para las candidatas mismas, la llegada de una mujer a la oficina más alta de la nación carga un peso simbólico.

“Que México tenga una mujer presidenta me parece extraordinario”, dijo Gálvez en una entrevista radiofónica. “Hemos dado un paso muy importante en la lucha de las mujeres”.

Sheinbaum ha reconocido lo que esto podría significar para las próximas generaciones.

“Cuando una niña te dice: ‘Yo también quiero ser jefa de gobierno’, pues la verdad es que es una emoción enorme”, le dijo Sheinbaum a una entrevistadora, “no solo por lo que significa el reconocimiento de uno, sino también por ver que una niña esté pensando más allá de los estereotipos que nos han impuesto como mujeres”.

A group children and adults, mostly women, stand behind a metal guardrail.
Una niña pequeña asistiendo a un mitin en apoyo a Sheinbaum en Ciudad de México.

Mientras que muchos países latinoamericanos buscaron cuotas para mujeres políticas, México fue especialmente agresivo para instituirlas, primero para los gobiernos locales y luego para el federal.

ADVERTISEMENT

Para 2019, el país pasó una reforma constitucional que requería una división igualitaria de género en los tres poderes de gobierno.

La elección de una mujer a la presidencia “no pudo haber pasado”, dijo Mónica Tapia, quien lidera un grupo que forma mujeres para el liderazgo político en México, “si no hubiera existido la paridad”.

Estados Unidos nunca ha considerado la idea de cuotas de género en la política, las cuales son comunes en buena parte del mundo, dijo Piscopo. Y a diferencia de México, en donde se eligen líderes por voto popular, no tiene un colegio electoral. (Hillary Clinton habría ganado la elección de Estados Unidos de 2016 si la votación estuviera basada solamente en el voto popular).

La entrada en masa de las mujeres en la política mexicana en los últimos años ha venido junto con un cambio demográfico y cultural radical que ha cambiado al país.

Hace medio siglo, las familias mexicanas tenían un promedio de siete hijos cada una y alrededor de una de cada 10 mexicanas tenía un trabajo. Hoy, los mexicanos tienen menos hijos que los estadounidenses y cerca de la mitad de las mujeres en el país están en la fuerza laboral.

Hasta 2021, el aborto estaba prohibido en todos excepto dos estados. Hoy es legal en la mayor parte del país.

Credit…

“México es mucho más complejo y más ambiguo de lo que sabemos. Hay cosas muy arcaicas y muy tradicionales: la religiosidad mexicana. Y de repente la modernidad de poder aceptar a una mujer”.

Marta Lamas, activista feminista veterana que ha liderado el esfuerzo por un acceso más amplio al aborto.

Ambas candidatas han promovido políticas sociales progresistas, como oponerse a las terapias de conversión o la creación de unidades de salud para personas trans y no binarias, que ha provocado que algunas mujeres conservadoras se sientan ignoradas.

“Somos de un corte claramente más conservador, claramente más a favor de los derechos de la mujer. Pero estos derechos de la mujer no incluyen el aborto” ni el “activismo trans”, dijo Ángeles Bravo, representante del Frente Nacional por la Familia, una coalición conservadora que se ha opuesto al aborto y a los derechos de la comunidad LGBT, en el Estado de México. “Y somos muchas”.

Credit…

“Tengo que elegir entre lo que ofrece esta contienda, pero sí me deja un mal sabor de boca”.

Ángeles Bravo, una activista conservadora

Algunas feministas jóvenes dudan de que cualquiera de las dos candidatas priorizará los problemas clave que le importan a las mujeres, como la violencia doméstica y la brecha salarial de género en México.

Dicen que ambas mujeres realmente solo representan los intereses de los hombres: en el caso de Sheinbaum, los de su mentor, el presidente en funciones, Andrés Manuel López Obrador, y en el caso de Gálvez, a los líderes hombres de los tres partidos principales que representa.

“No nos sirve que una mujer vaya a ser la presidenta si sigue estando bajo la sombra del patriarcado”, dijo Wendy Galarza, de 33 años, una activista feminista del estado de Quintana Roo, quien en 2020 fue golpeada y recibió disparos por policías durante una manifestación en Cancún.

A group of people wearing masks and dark clothing releasing smoke into the air.
Activistas en Ciudad de México en el Día Internacional de la Mujer

Con todo, si bien no está claro exactamente qué tanto cambio llegará, podría haber algo radicalmente distinto sobre el hecho de que una mujer ocupe la posición de máxima autoridad en un país donde los presidentes gozan de un poder grande y, con frecuencia, de respeto generalizado.

“Los hombres detrás siempre van a estar ahí, pero pues el liderazgo de la mujer presidenta, que tenga el poder, es fundamental”, dijo Tapia. Eso le manda el mensaje a las mujeres mexicanas, añadió, de “que la familia no te dice cuál es el lugar de las mujeres, si es la cocina o la familia, si no es el lugar donde tú escoges”.

Credit…

“Hay mucha riña, porque mucha gente apoya a cada candidata, pero que haya una mujer significa que están cambiando las cosas y que no va a seguir el régimen de puros hombres, las cosas están cambiando”.

Rebecca Vásquez, 15 años

Credit…

“Que haya dos candidatas mujeres deja de qué hablar, pero es muy confuso: no sabes en quién confiar, aunque sean mujeres, sigue la duda”.

Gretel Navarro, 23 años

Credit…

“Es bueno que haya mujeres candidatas, ojalá aporten un poco más a la situación de feminicidio y desaparecidos en general de México”.

Camila Herrera, 13 años

Gálvez durante un mitin de campaña este mes en Ciudad de México.

Credit…

“Increíble, ya era hora”.

Tanzi Hernández, 20 años

Credit…

“Finalmente todo es una lucha de poder, han llegado a disputas que no son las más óptimas, pero está bien que una mujer por primera vez esté tomando parte del poder”.

Jennifer López, 23 años

Credit…

“Ojalá ahí se queden para que haya un cambio, que sea más exhibida la palabra de la mujer, más escuchada”.

Jovanna García Escobar, 22 años

Claudia Sheinbaum, the leading presidential candidate, facing supporters.
Hasta ahora, Sheinbaum ha dominado la contienda  presidencial, con una ventaja de entre 22 y 25 puntos porcentuales sobre Gálvez.

Credit…

“Esto es un paso más hacia el fin de la desigualdad de género”.

Perla Mejía, 18 años

ADVERTISEMENT

SKIP ADVERTISEMENT

https://89109037406a1cf4f2fa143f2d3ec56a.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-40/html/container.html

Credit…

“Al final todo está en manos de las órdenes de un hombre”.

Yaelin Vázquez, 20 años

Credit…

“Es algo increíble, aún no ha habido una mujer que gobierne todo México”.

Elizabeth Vásquez, 22 años

Natalie Kitroeff es la jefa del buró de redacción del Times en Ciudad de México, que lidera la cobertura de México, Centroamérica y el Caribe. Más de Natalie Kitroeff.

Emiliano Rodríguez Mega es reportero e investigador para el Times, con sede en Ciudad de México, cubriendo México, Centroamérica y el Caribe. Más de Emiliano Rodríguez Mega

México se dispone a elegir a su primera presidenta

30 de mayo de 2024

Elecciones en México 2024: lo que hay que saber

11 de abril de 2024

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *