Skip to content

Réquiem por Palestina. Matar a un ruiseñor. Una vez más

Spread the love

Los unos, gobernantes inhumanos
Oligarquía frenopática de despiadados
Criminales que mandan fríos ejércitos

Bandera Palestina ondea en La Habana. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate

Por: Abel Padrón Padilla

No están vivos
No están muertos

No están ni vivos ni muertos
Ya han sido condenados
En el corredor recluidos

Vegetan asfixiados
en un mar de miedos
Bombas, explosivos…
Y otros inventos asesinos

Noche y día buscando en los cielos…
Mirando impotentes, desesperados

Sí, condenados
Condenados por los unos
Condenados por los otros

Los unos, gobernantes inhumanos
Oligarquía frenopática de despiadados
Criminales que mandan fríos ejércitos

Los otros, que se hacen a los lados
Hipócritas y escondidos
Afónicos, desaparecidos, acobardados

A los unos y a los otros nada les importa
No les importa destruir miles de vidas
vidas de quienes no tienen culpa alguna

Tampoco le importa a la vieja Europa
Enferma, tutelada y ridícula
Y también… también perversa

¡Qué tiempos tan sangrientos!

Condenados por una voluntad empecinada
en negar y disimular tan inútil crueldad

Condenados por los que no tienen duda
Ni se preguntan ni vacilan
Una y otra vez, y otra… y otra…

Ni se preguntan ni vacilan
en matar a un ruiseñor.

Gritos y fragmentos, Fantasias de un ruiseñor libertario,

Miguel José Claudio Rodríguez.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *