Skip to content

Retos de la Alianza de País

Spread the love

Todas las encuestas científicas y con credibilidad, coinciden en que ya la mayoría del electorado puertorriqueño, quiere derrotar al bipartidismo tradicional colonial y neoliberal

Rebelión

José (Papo) Coss

Esa realidad se ha venido expresando de manera dramática, en las urnas, desde las elecciones del 2016, donde la muy articulada y exitosa candidata independiente Alexandra Lugaro, obtuvo el 14% de apoyo. 

Más aún, cuando en el 2020, un renovado y rejuvenecido Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), encabezado por Juan Dalmau, logró otro 14%, que junto al 14% del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), sumaron un 28% de los votos emitidos. El partido que triunfó apenas obtuvo el 32% de los votos. 

Resulta muy sencillo entender que con una fuerza aún más amplia, debido a la quiebra económica y moral del gobierno y la evidente corrupción del liderato politiquero, el próximo 6 de noviembre, se habrá de alcanzar una victoria electoral sin precedentes, en la historia moderna de Puerto Rico. 

Se trata de un esperanzador proceso de unidad en la acción, en donde por primera vez, se ha concretado un acuerdo entre todas las fuerzas políticas progresistas y los movimientos sociales, a través de un diálogo respetuoso, que ha durado más de dos años para madurarse. 

La estrategia fundamental de ese Programa Electoral de la Alianza de País, se enfocará en lograr un proceso de descolonización avalado por la ONU, aprobar todas las medidas por la justicia social de los menos favorecidos, fortalecer las instituciones públicas debilitadas por la privatización y la lucha frontal contra del cáncer de la corrupción partidista.

El reto principal de la Alianza, está en motivar que el numeroso sector de la juventud entre 18 y 35 años, que componen casi una tercera parte del electorado, se inscriba para votar y se exprese masivamente en las próximas elecciones. Las estadísticas demuestran que si ese fenómeno se convierte en realidad, ganará la Alianza.

Otro segundo reto principal, relacionado con este objetivo de incrementar la participación de la juventud y del pueblo en general, está en superar la indiferencia y la frustración existente de aquellos que han perdido la fe en el proceso electoral. 

En tercer lugar, para tener una mayor participación de la juventud en noviembre, es también esencial, desarrollar una campaña educativa, que le demuestre al pueblo los beneficios concretos que se garantizarán, al derrotar a los partidos coloniales y sobretodo sembrar la esperanza, en medio de la apatía existente.

Por último, hay que prepararse legalmente para enfrentar las medidas que ya se están ejecutando desde la cúpula del sistema electoral y los tribunales de justicia coloniales, para descalificar algunos candidatos de la Alianza, como es el caso de la aguerrida legisladora del MVC, Mariana Nogales. 

Este operativo de “lawfare” al estilo puertorriqueño, ya está en marcha utilizando al Departamento de Hacienda controlado por el gobierno, alegando irregularidades en las contribuciones sobre ingresos, como se hace actualmente contra Nogales. 

Estamos seguros que con la vasta experiencia ya adquirida en los movimientos políticos y sociales, contra la represión oficial y la solidaridad de todos los sectores que componen la Alianza de País, se hará fracasar la ofensiva desesperada del gobierno colonial y sus partidos corruptos. 

¡El pueblo de Puerto Rico y la Alianza de País, triunfará en las elecciones del 2024!

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *