Skip to content

Rusia declarará la guerra a la OTAN si se envían tropas europeas a Ucrania

Spread the love

El Kremlin advierte de que el envío de tropas europeas a Ucrania, como ha sugerido Francia, haría «inevitable» una guerra entre Rusia y la OTAN

Volodymyr Zelensky (izquierda) y Emmanuel Macron (derecha) en una conferencia en París.

JUAN ANTONIO SANZ Público

La Conferencia de París, que ha reunido esta semana a líderes de una veintena de países de la Unión Europea y la OTAN en torno a Ucrania, ha servido para avivar el miedo a Moscú e incluso evaluar el envío de tropas europeas a esa contienda. Rusia ya ha respondido que ese paso supondría una declaración de guerra.

Según advirtió este martes el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, si los países europeos envían tropas a luchar contra Rusia en Ucrania, «en tal caso, ya no hablaríamos de una posibilidad, sino de que sería inevitable un conflicto» con la OTAN. El vicepresidente del Consejo de la Federación (cámara alta del Legislativo ruso), el senador Konstantin Kosachev, dijo que tal eventualidad sería una «declaración de guerra» a Rusia.

La OTAN ha respondido que «no tiene planes» de enviar tropas a Ucrania, pero no queda claro si algunos países podrían intentar esa movilización dentro de un contexto europeo y al margen de la Alianza. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo con cierta ambigüedad que los ucranianos «tienen el derecho a la autodefensa» y los europeos pueden «apoyarlos para que defiendan ese derecho».

    Macron insiste en que Rusia atacará Europa

    Fue el anfitrión de la Conferencia de París, el presidente Emmanuel Macron, quien mencionó esa posibilidad de enviar tropas europeas a Ucrania. Macron es uno de los líderes europeos que más insisten en que existe una amenaza rusa directa sobre Europa.

    «El análisis colectivo es que de aquí a algunos años hay que prepararse para que Rusia ataque» algún país europeo, dijo Macron al inaugurar el lunes la Conferencia de París de apoyo a Ucrania, en la que participaron veintiún jefes de Estado y de Gobierno europeos, y ministros de otros cinco países, entre ellos Estados Unidos.Macron insiste en que existe una amenaza directa rusa sobre Europa

    Por ello, «la derrota de Rusia es indispensable para la seguridad y la estabilidad de Europa», remarcó Macron. Quizá llevado por el entusiasmo bélico que inundó la Conferencia, al terminar ésta y con los invitados ya camino de sus casas, sugirió esa posibilidad de enviar tropas europeas a Ucrania si fuera necesario.

      «Hoy no hay consenso para enviar tropas terrestres de manera oficial, supuesta y respaldada. Pero no hay que descartar nada. Haremos todo lo necesario para que Rusia no pueda ganar esta guerra», aseveró Macron.

      El presidente francés recordó hasta qué punto había cambiado el compromiso de los países occidentales con Ucrania, desde aquellos envíos de cascos y sacos de dormir, a las entregas actuales de tanques, misiles y sistemas antiaéreo, en unos niveles impensables al comienzo de la guerra.

      Según Macron, las líneas rojas de antaño para la implicación occidental en Ucrania ya se han superado y las actuales podrían superarse en un futuro. «Las personas que hoy dicen ‘jamás’ son las mismas que dijeron ‘jamás’ a los aviones, jamás a los misiles de largo alcance, jamás a los camiones. Todo eso lo dijeron hace dos años», afirmó.

      Macron no dijo qué países estaban de acuerdo en enviar tropas a Ucrania, pues, indicó, es mejor mantener una «ambigüedad estratégica«. De sus palabras se colige que los países dispuestos a despachar esos efectivos lo harían fuera del marco de la OTAN y de la Unión Europea, organismos que han rechazado tal posibilidad.

      Este martes, el ministro francés de Exteriores, Stéphane Sejourné, quiso matizar las declaraciones de Macron, pero complicó más la situación. «No sería enviar soldados para entrar en combate», sino tropas para labores en la retaguardia como «desminado, ciberdefensa o producción de armamento» y sin «superar el umbral de beligerancia. Con sus «aclaraciones», Sejourné confirmaba así la existencia de esos planes de despliegue de personal militar europeo en Ucrania.

      Rusia está imponiéndose, aunque Europa pretenda no verlo

      El problema de Francia y de otros países europeos es que siguen pensando en los mismos términos que en los primeros meses del conflicto, caracterizados por los numerosos fallos del Ejército ruso. Ese pensamiento despreció entonces la capacidad militar de Rusia. Sin embargo, tras dos años de guerra, las circunstancias bélicas han cambiado notablemente.

      Gracias a su superior capacidad armamentística y a su mayor contingente militar, Rusia se ha ido imponiendo en el campo de batalla. Ha frustrado la contraofensiva lanzada por el Ejército ucraniano en junio pasado, ha hecho impenetrable la línea del frente con más de mil kilómetros de minas, búnkeres y posiciones de artillería, y ha tomado emblemáticos bastiones como Bakhmut o, hace pocos días, Avdivka.Ucrania solo ha recibido un 30% de la munición comprometida por Bruselas

      El Ejército ruso continúa su lento, pero inexorable, avance. Solo en lo que va de 2024 ha ocupado más de 300 kilómetros cuadrados de territorio ucraniano, según apuntó este martes el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú.

      Macron y otros líderes europeos han reiterado hasta la saciedad en París que Rusia no puede ganar la guerra de Ucrania. Desgraciadamente es lo que está ocurriendo y Europa poco puede hacer al respecto, salvo negociar la paz antes de que las cosas vayan a peor, como ya empiezan a reclamar algunos países europeos. Ni los tanques de última generación ni los sistemas antimisiles ni los cohetes de largo alcance enviados por Occidente han servido para recobrar una parte significativa del casi 20% de Ucrania ocupada por Rusia.

      La ayuda occidental llega a destiempo o está congelada

      La situación bélica en Ucrania ciertamente es muy complicada y la retórica no sirve para cargar los cañones ni los sistemas de misiles ucranianos justo cuando la carencia de munición es más acuciante para el Ejército ucraniano. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, sacó los colores a sus aliados europeos en París al recordarles que Ucrania solo había recibido un 30% de la munición comprometida por Bruselas.

      Ni siquiera la aprobación por la UE de un presupuesto para cuatro años de 50.000 millones de euros destinados a Ucrania sirve de mucho a corto plazo. El mayor proveedor de armas del Ejército ucraniano, Estados Unidos, tiene congelado en el Congreso un plan especial de entrega de 60.000 millones de dólares para Ucrania, con el opositor Partido Republicano abogando de forma abierta por el relegamiento de ese conflicto a un segundo plano.

      Y sin esa ayuda militar estadounidense, el Ejército ucraniano poco puede hacer, no ya para recuperar territorio, sino simplemente para resistir otros dos años de guerra.Países como Alemania, Polonia, Italia o España rechazan enviar tropas a Ucrania

      La posibilidad de una victoria de Donald Trump en los comicios que Estados Unidos celebrará en noviembre ha terminado por desatar todo el histerismo antirruso en Europa. Sobre todo después de que el expresidente estadounidense animara con sorna al líder ruso, Vladímir Putin, a atacar a los aliados de la OTAN en Europa por su tacañería a la hora de contribuir al presupuesto de la Alianza.

      Ante la incertidumbre sobre la ayuda estadounidense, Macron propuso en la Conferencia de París la creación de una coalición de países para el envío a Ucrania de «misiles y bombas de medio y largo alcance», como pide el Gobierno de Zelenski. No se ha especificado qué países participarían en ese consorcio armamentístico entre Gobiernos ni cuánto dinero deberán emplear para que su aporte en misiles y cohetes tenga algo de efectividad en tan adversas condiciones bélicas para Ucrania.

      Ahora queda la inquietante posibilidad de que Francia utilice esta coalición para impulsar también el despacho a Ucrania con tropas occidentales.

      Rechazo a las palabras de Macron

      Varios estados europeos ya se han manifestado contra el envío de tropas a Ucrania, como Alemania, Polonia, República Checa, Italia, Gran Bretaña, Hungría, Eslovaquia o España. La ministra portavoz del Gobierno español, Pilar Alegría, afirmó que en la Moncloa «no están de acuerdo» con la idea de Macron. «Tenemos que concentrarnos en lo urgente, acelerar el envío de armamento. La unidad ha sido y es el arma más efectiva que tiene la Unión Europea contra Putin», dijo Alegría.

      La unidad europea es lo que, precisamente, se está ahora resquebrajando en Europa ante la guerra de Ucrania.

      El canciller alemán, Olaf Scholz, rechazó también el envío de fuerzas europeas a Ucrania. Aunque la Cancillería alemana ha apostado por el rearme como pocos países del viejo continente y es el segundo abastecedor de armas de Ucrania, detrás solo de Estados Unidos, Berlín no está dispuesto a cruzar esa línea roja que llevaría al enfrentamiento directo con Moscú en el campo de batalla.

      Ucrania le ha pedido a Alemania misiles de largo alcance Taurus y hasta el momento Scholz ha vetado este suministro, no tanto porque los cohetes con un rango de 300 kilómetros alcanzarían objetivos en territorio ruso, sino porque su manejo de precisión requeriría la presencia de artilleros alemanes en el campo de batalla.

      Aunque Scholz dijo que no habrá soldados de la OTAN o de países europeos en Ucrania, reconoció que se había tratado el asunto en París. También lo hizo el primer ministro eslovaco. Robert Fico confirmó que hay países europeos, sin especificar cuáles, que están sopesando posibles acuerdos bilaterales para proporcionar tropas a Ucrania.

      Eslovaquia y Hungría piden negociaciones de paz con Rusia

      Fico dejó claro que no todo el mundo en Europa está dispuesto a tirarse sin frenos por la cuesta de la confrontación con Rusia y a entrar en «una escalada de tensión» sin «un plan de paz coherente» para una guerra ya «sin sentido», afirmó.

      En una reunión este martes en Praga del Grupo de Visegrado, formado por Eslovaquia, República Checa, Polonia y Hungría, Fico y el primer ministro húngaro, Viktor Orban, se alejaron ya de forma abierta de la tendencia marcada en la Conferencia de París de seguir apoyando a Ucrania con más armas y dinero.

      Aunque todos los participantes en esa reunión de Praga calificaron la invasión rusa como «una grave violación del derecho internacional«, las voces de Hungría y Eslovaquia reclamaron la celebración de negociaciones con Rusia para poner fin a la guerra. «Cuanto antes empiece la negociación de paz, mejor», dijo Orban. «Una tregua inmediata abriría el camino para un acuerdo», replicó Fico.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *