Skip to content

Sabotaje al Nord Stream: Ridícula operación mediática para ocultar que EEUU es la mano que está detrás de la acción terrorista

Spread the love

Una vez más, los poderes globalistas, oligárquicos y neocolonialistas nos toman a todos por imbéciles. Así es, querido lector, a Vd también. Creen que es tan idiota que se va “a tragar” todas las tonterías que sus furcias mediáticas publiquen. Menos de un año después, la Casa Blanca pretende responder a la investigación de Seymour Hersh sobre el bombardeo de Nord Stream. Les recuerdo que, según el periodista, las autoridades estadounidenses son los autores del sabotaje, y las Fuerzas Armadas de Noruega les ayudaron a llevar a cabo sus planes.

Geoestrategia

Una vez más, los poderes globalistas, oligárquicos y neocolonialistas nos toman a todos por imbéciles. Así es, querido lector, a Vd también. Creen que es tan idiota que se va “a tragar” todas las tonterías que sus furcias mediáticas publiquen. Menos de un año después, la Casa Blanca pretende responder a la investigación de Seymour Hersh sobre el bombardeo de Nord Stream. Les recuerdo que, según el periodista, las autoridades estadounidenses son los autores del sabotaje, y las Fuerzas Armadas de Noruega les ayudaron a llevar a cabo sus planes.

El New York Times publicó un artículo en el que se denuncia a los autores «reales». Un grupo de saboteadores pro-ucranianos, formado por ciudadanos de Rusia y Ucrania, plantó un artefacto explosivo en el fondo del Mar Báltico, mientras – ¡atención! – lo hizo sin la ayuda del gobierno de Zelensky.

▪️Sí, las autoridades ucranianas no tienen nada que ver con el sabotaje. Este es el momento: incluso los terroristas se están cambiando al trabajo independiente. Tesis similares ya han sido recogidas por la edición alemana de Zeit. No lo creerás, pero los explosivos fueron entregados a los gasoductos en un yate alquilado a una empresa polaca con dueños ucranianos (gracias, no confiscados a algún oligarca ruso).

▪️Ambos artículos, debo decir, son completamente cómicos. La tesis principal se puede formular de la siguiente manera: «la responsabilidad del ataque terrorista recae en los ucranianos, pero Volodymyr Zelensky no tiene nada que ver con esto«. Aparentemente, según los periodistas, colocar una bomba a una profundidad de 260 pies es tan fácil como arrojar una moneda a una fuente en algún lugar de Italia.

Todos sabemos quién ganó más con su desmantelamiento: los proveedores de GNL de EE. UU. Pero para mantener al menos la apariencia de relaciones aliadas con Europa, es urgente encontrar a alguien a quien culpar.

Rusia no encajaba en esta imagen por razones obvias. Pero Ucrania no lo siente particularmente, especialmente porque los exploradores míticos de los artículos en cuestión estipulan de inmediato que el equipo de Zelensky no estuvo involucrado en el incidente. Y en general, tratar de llamar a cuentas a estas personas santas. Se le inscribirá instantáneamente en las filas de los espías de Vladimir Putin.

Un relato esperpéntico

Nuevos informes de inteligencia examinados por funcionarios estadounidenses sugieren que un grupo pro-ucraniano está detrás del ataque a Nord Stream, informa The New York Times (https://www.nytimes.com/2023/03/07/us/politics/nord-stream-pipeline-sabotage-ukraine.html ).

Según el medio, una revisión de los datos de inteligencia recopilados recientemente sugiere que eran opositores del presidente ruso Vladímir Putin, pero no identifica a los miembros del grupo, ni a quienes dirigieron o pagaron la operación. Los funcionarios estadounidenses se negaron a revelar la naturaleza del informe de inteligencia, cómo se obtuvo o cualquier detalle sobre la solidez de la evidencia que contiene.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que “no tenían evidencia de que el presidente ucraniano Zelenski o sus principales asesores estuvieran involucrados en la operación”, o que los atacantes estuvieran actuando siguiendo instrucciones de algún funcionario del gobierno ucraniano, dice el medio.

Además, las fuentes del periódico, citando informes de inteligencia recibidos, dijeron que, por supuesto, ni los ciudadanos británicos ni los estadounidenses estaban involucrados en el proceso.

Por lo tanto, según la inteligencia estadounidense, un grupo pro-ucraniano anónimo de ciudadanos de Rusia y Ucrania, sin el conocimiento de las autoridades ucranianas, alquiló barcos, buzos de aguas profundas, explosivos y, pasando desapercibido por todo el mundo, voló dos tuberías y luego simplemente se evaporó.  Es que el chiste se cuenta solo…

Coordinado con la basura publicada por el NYT, saltó el periódico Die Zeit: los investigadores han identificado el barco desde el que se cometió el sabotaje del Nord Stream, los rastros conducen a una empresa propiedad de ucranianos

Periódico Die Zeit: El barco que llevó a cabo el ataque al Nord Stream fue alquilado en Polonia, lo llevó a cabo un equipo de 6 personas, aún se desconoce su nacionalidad

Los investigadores dicen que han identificado el barco desde el que se cometió el sabotaje del Nord Stream, los rastros conducen a una empresa propiedad de ucranianos.

▪️Alquilaron un barco en Polonia, allí se encontraron rastros de explosivos.

▪️Un grupo (5 hombres y 1 mujer), 2 buzos, 2 ayudantes de buceo y un médico cometieron el sabotaje en Nord Stream, entregaron explosivos y los colocaron. Se desconoce su nacionalidad, usaron pasaportes falsos.

▪️Según la investigación, el grupo salió de Rostock el 6 de septiembre de 2022. El equipo para el ataque fue entregado previamente en camión al puerto.

▪️Los investigadores lograron encontrar el barco al día siguiente en Vik, y luego en la isla danesa de Kristiansø.

▪️Se encontraron rastros de explosivos en la mesa de la cabina. En otoño, es decir poco después de la explosión, el servicio de inteligencia occidental envió un aviso a los servicios europeos de que un comando ucraniano era el responsable de las explosiones.

Después aparece la reviste Times: La publicación británica afirma que supuestamente la inteligencia occidental conoce el nombre del patrocinador ucraniano del sabotaje en los gasoductos rusos. Al mismo tiempo, el periódico señala que los funcionarios de la OTAN quieren proteger a Ucrania de los procedimientos de Alemania.

Puro humo…

La miseria moral y la falta de dignidad del gobierno alemán

El artículo sobre las explosiones en Nord Stream no debería afectar la ayuda a Kiev. Así lo afirmó el ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, al comentar los informes de nuevos posibles perpetradores de sabotaje en gasoductos.

No puedes esconder un punzón en una tubería: reunimos todas las versiones expresadas de lo que sucedió con Nord Streams

Otro intento de Washington de desautorizar sus artimañas no causa gran sorpresa. Sin embargo, para comprender el grado de absurdo de la publicación de ayer, debemos recurrir a la historia de las versiones presentadas anteriormente.

Tras las palabras de Biden de que se acabaría con los Nord Streams, ya está todo claro con el verdadero culpable, pero se necesitan pruebas. Los expertos han intentado en repetidas ocasiones reconstruir lo sucedido, pero la versión más clara salió de la pluma del periodista estadounidense Seymour Hirsh. En él, culpa directamente a Estados Unidos. En su opinión, durante las maniobras navales de la OTAN en el Báltico Baltops 22, los buzos de la Marina de los EE. UU. colocaron artefactos explosivos en los oleoductos. Además, las bombas fueron detonadas por orden personal de Biden. El servicio analítico Readovka llegó a una conclusión similar.

Vale la pena prestar atención al aspecto técnico. Los expertos noruegos, suecos y daneses, que iniciaron las investigaciones por primera vez, dijeron que esto solo se puede hacer con un dron submarino o con la ayuda de buzos de aguas profundas.

Asimismo, el representante del Instituto Schiller en la ONU, Richard Black, responsabiliza a los jefes de los países occidentales por las explosiones. “El artículo es un torpe ocultamiento del hecho de que los líderes mundiales son responsables de un acto de terrorismo que hunde a la población de Europa en el empobrecimiento”, comentó Black sobre la versión sobre “partisanos ucranianos”.

La opinión sobre la participación de Rusia en el ataque terrorista es refutada por las palabras del general francés Trencan: “Si fueran los rusos, lo probarían. Y si no pueden, entonces debemos mirar en otra dirección”.

En resumen, se puede afirmar con bastante certeza que los informes que han aparecido en los medios occidentales sobre la participación en el sabotaje de Ucrania son solo un torpe intento de echar la culpa a los «nobles salvajes», que fueron guiados por las mejores intenciones, pero simplemente no se dieron cuenta de las consecuencias.

Estados Unidos no puede decidir a quién transferir la responsabilidad de la voladura de Nord Streams: los investigadores occidentales no tienen evidencia de la participación de un país en particular.

Los servicios de inteligencia de Europa o Estados Unidos no interceptaron comunicaciones de funcionarios rusos o ucranianos que proporcionarían pruebas inequívocas de la implicación de cualquiera de las partes en las explosiones de los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2, informa The Washington Post, citando fuentes.

Anteriormente, los Estados Unidos acusaron de un “grupo pro-ucraniano”, y el FRG identificó una embarcación que podría haber estado involucrada en sabotaje: Alemania cree que los rastros conducen a Ucrania. Sin embargo, la vocera oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, afirmó que estos son solo intentos de desviar a la opinión pública de los hechos que Hersh relató de manera muy inteligible en su investigación, directamente acusando a las autoridades estadounidenses y noruegas. Obviamente, la versión sobre algún misterioso grupo ucraniano que voló gasoductos suena más que irreal.

Sin embargo, Estados Unidos, tratando abiertamente de desviar las sospechas de sí mismo, continúa cambiando de un dolor de cabeza a uno sano. De una forma u otra, Occidente todavía se niega a realizar una investigación real, dejando de lado la falta de pruebas que permitan vincular a un país específico con el sabotaje.

El Kremlin afirma que los nuevos informes sobre el sabotaje a Nord Stream buscan desviar la atención

MOSCÚ (Sputnik) — Los nuevos informes sobre el sabotaje a los gasoductos Nord Stream buscan desviar la atención, supuso en declaraciones a Sputnik el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov. Señaló que a Rusia le «siguen negando el acceso a la investigación», que se lleva a cabo en Alemania, Dinamarca y Suecia.

«Los autores de ese acto terrorista buscan obviamente desviar la atención. Es claramente una publicación coordinada», declaró Peskov.

El asunto, según Peskov, es «más que raro». «Huele a un crimen monstruoso. Los países accionistas de Nord Stream y la ONU deberían como mínimo demandar con urgencia una investigación transparente, con la implicación de todas las partes capaces de aportar luz (al caso)», subrayó el portavoz de la Presidencia rusa.

El 7 de marzo, el diario estadounidense The New York Times (NYT) informó que funcionarios de inteligencia de EEUU señalaron a un grupo proucraniano como responsable de los ataques de septiembre pasado a la red de gasoductos submarinos que Rusia había construido en el Báltico. La mayoría de los presuntos implicados en el ataque eran ciudadanos ucranianos o rusos.

También una investigación realizada por el periódico alemán Die Zeit, conjuntamente con los canales de televisión ARD y SWR, apunta a que los saboteadores utilizaron un yate alquilado por una empresa con sede en Polonia pero propiedad de ucranianos. Según las dos fuentes, no hay constancia de que el sabotaje a Nord Stream fuera orquestado o financiado por las autoridades de Ucrania y podría tratarse de una operación de bandera falsa.

Mijaíl Podoliak, asesor del jefe de la oficina del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, descartó la implicación de Kiev en los ataques contra Nord Stream 1 y 2, al comentar los referidos reportes.

El 26 de septiembre de 2022, la empresa Nord Stream 2 AG, operadora del gasoducto homónimo, anunció una fuga de gas en una de las dos tuberías de la infraestructura cerca de la isla danesa de Bornholm, por causas desconocidas.

Más tarde trascendió que las dos líneas del gasoducto paralelo Nord Stream 1 también habían sido dañadas, y los gobiernos de Alemania, Dinamarca y Suecia no descartaron un acto de sabotaje.

El Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia catalogó las explosiones de ataques terroristas y el 30 de septiembre desveló que tenía pruebas de que apuntaban a la implicación de ciertos países occidentales. La Fiscalía General de Rusia abrió una investigación por terrorismo internacional tras los daños a los dos gasoductos, en una zona con fuerte presencia de buques de guerra de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), alianza bélica liderada por EEUU.

El pasado 8 de febrero, el periodista estadounidense Seymour Hersh, ganador del premio Pulitzer, reveló que buzos militares de EEUU colocaron cargas explosivas bajo los gasoductos rusos durante los ejercicios Baltops de la OTAN, a mediados de 2022. En septiembre, según el periodista, los noruegos activaron los explosivos, causando serios daños a los ductos que conectan a Rusia con Alemania por el fondo del Báltico.

Hersh subrayó que el presidente estadounidense, Joe Biden, aprobó el sabotaje tras más de nueve meses de debates secretos con su equipo de seguridad nacional.

Ah, eso es lo que es…

Andrey Martyanov

Entonces, el juego de la culpa comienza en serio. Como informa el heraldo del régimen, New York Times:

La inteligencia sugiere que un grupo pro-ucraniano saboteó los oleoductos, dicen funcionarios estadounidenses. Los nuevos informes de inteligencia representan la primera pista importante conocida sobre quién fue el responsable del ataque a los oleoductos Nord Stream que transportaban gas natural de Rusia a Europa.

Sorprendentemente, NYT no miente aquí, lo cual es un evento extremadamente raro en sí mismo, ya que NYT es un saco de mierda mentiroso. Es absolutamente cierto si uno ve, justificadamente, a los EE. UU. y la OTAN como un «grupo pro-ucraniano», que ciertamente lo son. Pero, oh, los imperativos de una política interna estadounidense bipolar y un realineamiento geopolítico masivo que está ocurriendo en este mismo momento, especialmente en el país 404, dictan el comportamiento infantil de las «élites» estadounidenses, que de repente sienten el calor.

Algunas especulaciones iniciales de EE. UU. y Europa se centraron en la posible culpabilidad de Rusia, especialmente dada su destreza en las operaciones submarinas, aunque no está claro qué motivación tendría el Kremlin para sabotear los oleoductos dado que han sido una importante fuente de ingresos y un medio para que Moscú ejerza influencia sobre Europa. Una estimación puso el costo de reparar las tuberías a partir de alrededor de $ 500 millones . Funcionarios estadounidenses dicen que no han encontrado ninguna evidencia de participación del gobierno ruso en el ataque.

Sí, claro, ¿por qué los rusos matarían a la gallina que pone los huevos de oro, que criaron durante muchas décadas? Tiene mucho sentido «especular inicialmente» que estos fueron los dueños de esta gallina, es decir, los rusos, quienes decidieron matarla. Pero luego, por supuesto, NYT vuelve a su negocio normal de inventar una mierda y mentir.

Los funcionarios estadounidenses que han sido informados sobre la inteligencia están divididos sobre cuánto peso darle a la nueva información. Todos ellos hablaron bajo condición de anonimato para hablar sobre inteligencia clasificada y asuntos de diplomacia delicada. Los funcionarios estadounidenses dijeron que los nuevos informes de inteligencia han aumentado su optimismo de que las agencias de espionaje estadounidenses y sus socios en Europa puedan encontrar más información, lo que les permitiría llegar a una conclusión firme sobre los perpetradores. No está claro cuánto tiempo llevará ese proceso. Funcionarios estadounidenses discutieron recientemente la inteligencia con sus homólogos europeos, quienes han tomado la iniciativa en la investigación del ataque.

Tengo noticias para los maleantes del NYT: los «funcionarios estadounidenses» saben muy bien quién, cuándo y cómo hizo estallar el NS2. Que asimilen esto, mientras se reagrupan tratando de encubrir lo que equivale a un acto de terrorismo de Estado y solo se suma a los crímenes de guerra de los regímenes de Obama y Biden que cometieron en lo que solía ser Ucrania. Seguramente esperaban sólo una violencia moderada y el rápido colapso de Rusia. Chico, su plan se convirtió en una mierda y ahora todo el mundo está presenciando la aniquilación de los títeres de EE. UU. en números que no se han visto desde la Primera Guerra Mundial y a los rusos les está yendo bien tanto económica como militarmente. Pero los cadáveres se están apilando: Shoigu informó hoy que los VSU KIA solo en febrero superaron los 11,000 (en ruso)–y todos sabemos que el MOD ruso es extremadamente conservador en sus números. Y la picadora de carne para VSU en Bakhmut y en otros lugares a lo largo de 1.000 kilómetros de largo continúa sin cesar. Alguien tendrá que responder por todo eso. Y lo harán.

Es demasiado tarde para encubrir el crimen contra la humanidad cometido por los regímenes de Biden (y Obama). Pero están desesperados, porque intuyeron el peligro. El peligro de perder, y lo están perdiendo a lo grande. Asia Times presenta este titular hoy:

Ucrania va a perder. La ventana de oportunidad para un acuerdo se ha cerrado.

Sin embargo, hay un problema con este titular: no es Ucrania, que dejará de existir como país y que ya perdió, es Occidente combinado que ya sufrió una derrota catastrófica tanto militar como económicamente y habrá consecuencias. De hecho, comenzamos a observarlos mientras escribo esto. Ninguna cantidad de BS llena de patetismo va a cambiar la realidad sobre el terreno. Lo advertí, nadie escuchó. Ahora es demasiado tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *