Skip to content

Se está cayendo un segundo zapato geoestratégico (aparte de Ucrania)

Spread the love

El «desorden» en Ucrania se atribuye comúnmente a simples «errores de cálculo» por parte de las elites occidentales. Sin embargo, no se trata de un «desliz» menor

ALASTAIR CROOKE La Haine

Mientras que para un número cada vez mayor de personas en Occidente ha quedado claro que algo ha ido terriblemente mal con el proyecto de Ucrania de las élites, y que las predicciones y expectativas exageradas de que las fuerzas rusas serán «golpeadas por seis» con un «puño» blindado han demostrado espectacularmente equivocadas, esas mismas elites están volviendo a equivocarse -en otra cuestión estratégicamente decisiva: nuevamente ignoran en gran medida la realidad en aras del control de la narrativa. En este caso, Occidente prefiere burlarse de las implicaciones de las nuevas adhesiones a los BRICS (por no hablar de los otros 40 estados dispuestos a unirse): «No hay nada que ver allí».

Los BRICS son sólo un revoltijo de estados que carecen de cohesión o hilo conductor, proclaman los medios de comunicación occidentales. Nunca podrá desafiar el poder global de EEUU, ni el puro peso financiero de la esfera del dólar. Sin embargo, el Global Times de China explica en tono suave un contexto diferente : «La razón por la cual el mecanismo BRICS tiene un atractivo tan grande… refleja una decepción general de muchos países en desarrollo con el sistema de gobernanza global dominado e interferido por EEUU y Occidente. Como China ha enfatizado repetidamente, el sistema de gobierno global tradicional se ha vuelto disfuncional, deficiente y falta de acción, y la comunidad internacional espera urgentemente que el mecanismo BRICS fortalezca la unidad y la cooperación».

Otros en el Sur Global lo dicen más claramente: el mecanismo BRICS es visto como un medio para deshacerse de los últimos vestigios del colonialismo occidental y adquirir autonomía. Sí, por supuesto, BRICS 11 inicialmente será más una cacofonía que una operación fluida, pero de todos modos representa un cambio profundo de la conciencia global.

BRICS 11 establece un polo de influencia y peso global que tiene el potencial de eclipsar en alcance al del G7.

El «desorden» en Ucrania se atribuye comúnmente a simples «errores de cálculo» por parte de las elites occidentales: no esperaban que la sociedad rusa fuera tan robusta ni tan firme bajo presión.

Sin embargo, no se trata de un «desliz» menor por parte de Occidente, ya que el reconocimiento de las contradicciones doctrinales de la OTAN, su armamento de segunda categoría y su incapacidad para pensar con rigor -más allá de las declaraciones de mañana- ha puesto (sin darse cuenta) de relieve la disfunción más profunda en Occidente, un conflicto que va mucho más allá de la simple situación en torno al proyecto de Ucrania. Muchos en Occidente ven a las principales instituciones de la sociedad encerradas en una ortodoxia asfixiante; en un intenso nivel de polarización política y cultural; y con la reforma política efectivamente bloqueada.

Sin embargo, la guerra por poderes contra Rusia se lanzó a través de Ucrania, precisamente para reafirmar el vigor global occidental. Está haciendo todo lo contrario.

La guerra financiera (a diferencia de la guerra terrestre en Ucrania) fue la contrapartida para generar un cambio de régimen en Moscú: la guerra financiera tenía como objetivo subrayar la inutilidad de oponerse al puro «músculo» que representaba la hegemonía del dólar. Era el hegemón celoso exigiendo obediencia.

Pero resultó espectacularmente contraproducente. Y esto ha contribuido directamente no sólo a la expansión de los BRICS, sino también a que los recursos energéticos de Medio Oriente y las materias primas de África se escapen del control occidental. En lugar de que las amenazas occidentales de sanciones y ostracismo financiero generen miedo y reafirmen el servilismo, las amenazas, por el contrario, han movilizado sentimientos anticoloniales en todo el mundo; alimentó el entendimiento de que la construcción financiera occidental equivalía a tutela y que cualquier adquisición de soberanía requería el acto de desdolarización.

Y aquí, nuevamente, se cometieron errores atroces: se emprendieron errores de magnitud geoestratégica casi casualmente y sin la debida diligencia.

El error primordial fue el de que el Equipo Biden (y la UE) se apoderara ilegalmente de los activos de reserva de Rusia en el extranjero; expulsar a Rusia del sistema de compensación financiera SWIFT; e imponer un bloqueo comercial tan completo que (se esperaba en la Casa Blanca) sus efectos derribarían al presidente Putin. El resto del mundo lo entendió: fácilmente podrían ser los siguientes. Necesitaban una esfera que fuera resistente a las depredaciones financieras occidentales.

Sin embargo, el segundo error estratégico de Biden (y compañía) magnificó el error de su bombardeo financiero inicial «sin precedentes». Este error marcó el «segundo zapato en caer» en la defenestración del imperio financiero estadounidense por parte de Biden: trató a Mohammad bin Salman (y a los sauditas en general) con desprecio, ordenándoles que aumentaran la producción de petróleo (para bajar el precio del petróleo) antes de las elecciones legislativas de mitad de mandato) y amenazando desdeñosamente al reino con «consecuencias» si no cumplía.

Quizás Biden, tan consumido por sus perspectivas electorales, no lo pensó bien. Incluso ahora, no está claro que la Casa Blanca comprenda las consecuencias de haber tratado a MbS como a un subordinado aberrante. Hay un intento de última hora de disuadir a Arabia Saudita de unirse a los BRICS, pero ya es demasiado tarde. Su solicitud para unirse ha sido aprobada y entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2024. Occidente malinterpretó el estado de ánimo.

El espíritu compartido dentro de los Estados del Golfo es el de líderes asertivos y seguros de sí mismos, que ya no están dispuestos a aceptar las exigencias binarias de EEUU de «con nosotros o contra nosotros».

Para evitar malentendidos, Biden, mediante la combinación de estos dos errores estratégicos, ha lanzado la hegemonía financiera de Occidente a una rampa que conduce a una reducción gradual de gran parte de los 32 billones de dólares de inversión extranjera en dólares fiduciarios que se han acumulado en EEUU durante los últimos 52 años con una aceleración implícita hacia el ‘comercio de divisas propias’ entre la mayoría de los estados no occidentales.

En última instancia, esto probablemente conducirá a un medio de liquidación comercial de los BRICS, posiblemente anclado en el oro. Si una moneda comercial estuviera anclada de alguna manera a un gramo de oro, esa moneda, por supuesto, adquiriría el estatus de depósito de valor, basado en el del producto básico subyacente (en este caso, el oro).

La cuestión aquí es que cuando la inflación estaba en cero, los bonos del Tesoro estadounidense eran vistos como una reserva de valor (duradero). Sin embargo, una desdolarización amplia socava la demanda sintética (es decir, la impuesta) de dólares que se debía enteramente a los marcos de Bretton Woods y del petrodólar (que exigían que las materias primas se comercializaran sólo en dólares estadounidenses) y al entendimiento implícito de que los bonos del Tesoro estadounidense ofrecía una cierta reserva de valor.

Pero, ¿qué hizo el equipo Biden? Han llevado a Arabia Saudita -el eje del petrodólar y uno de los pilares (junto con otros Estados del Golfo y China) que sustentan las enormes tenencias de deuda del Tesoro estadounidense- a los brazos de los BRICS. En pocas palabras, los BRICS 11 incorporan a seis de los nueve principales productores de energía del mundo, así como a los principales consumidores de energía. La OPEP+, en efecto, ha sido absorbida para formar un círculo cerrado y autosuficiente de comercio de energía (y materias primas) que no necesita tocar los dólares. Y con el tiempo, esto equivaldrá a un shock monetario importante.

Las «consecuencias» amenazadas por la Casa Blanca hacia Arabia Saudita han pasado a ser intrascendentes. Arabia Saudita e Irán pueden vender su petróleo a otros consumidores del BRICS (en monedas distintas al dólar). Los miembros ya no necesitan preocuparse tanto por las amenazas occidentales: una de las disposiciones clave de los BRICS es la negativa conjunta de todos los miembros a permitir o facilitar cualquier maniobra de «cambio de régimen» contra los miembros de los BRICS.

Para ser claros, lo que todo esto significa es una mayor inflación de precios en Occidente, lo que refleja la caída del poder adquisitivo de las monedas fiduciarias a medida que disminuye la demanda de dólares. Inevitablemente, un dólar debilitado conducirá a tasas de interés más altas en EEUU. Esto -simplemente- será una consecuencia importante de la desdolarización. Las tasas de interés más altas impondrán una gran tensión a los bancos estadounidenses y europeos.

La primera cumbre BRICS 11 está prevista para octubre de 2023 en Kazán. Por «coincidencia», la membresía plena de los nuevos estados coincidirá con el momento en que Rusia asumirá la presidencia anual rotativa de los BRICS el 1 de enero de 2024. Putin ya ha dejado clara su determinación de avanzar hacia la resolución de las complejidades de una moneda BRICS.

Fundación de la Cultura Estratégica. Traducido para www.nodo50.org/ceprid/ por María Valdés


Texto completo en: https://www.lahaine.org/mundo.php/se-esta-cayendo-un-segundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *