Skip to content

TERREMOTO EN MARRUECOS: LA CATÁSTROFE EXPONE LA BANCARROTA DEL RÉGIMEN

Spread the love

El viernes 9 de septiembre, alrededor de las 11 de la noche, Marruecos fue sacudido por un potente terremoto que, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, tuvo una magnitud de 6,8 en la escala de Richter

Lucha de Clases

El viernes 9 de septiembre, alrededor de las 11 de la noche, Marruecos fue sacudido por un potente terremoto que, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, tuvo una magnitud de 6,8 en la escala de Richter. El epicentro se produjo cerca de Oukaïmden, a unos 75 kilómetros al suroeste de Marrakech. Miles de personas han perdido la vida en un desastre cuyo impacto se vio agravado por la negligencia criminal y la incompetencia del régimen.

El terremoto fue tan fuerte que sacudió ciudades a cientos de kilómetros de su epicentro, incluidas Fez, Casablanca y Rabat, cuyos residentes pasaron la noche en calles y parques. De hecho, el Servicio de Protección Civil de Argelia confirmó que los habitantes de siete Estados argelinos sintieron el terremoto que sacudió Marruecos el viernes por la tarde.

El Servicio Geológico de Estados Unidos ha indicado que no ha habido terremotos de esta magnitud en un radio de 500 kilómetros de este lugar desde 1900.

Aún no se sabe con certeza el número exacto de muertos, desaparecidos y heridos, pero lo que sí es seguro es que el número de víctimas es muy elevado. La única fuente de información es el Ministerio del Interior marroquí, que anunció durante las primeras horas después del terremoto 632 muertos y 329 heridos; sólo para regresar, alrededor de las 10 de la mañana siguiente, para informar que 820 personas habían muerto y 672 habían resultado heridas. Hoy en día, la cifra supera los 2.800 y sigue aumentando.

Por supuesto, nadie se fía de las cifras oficiales. En un comunicado, el director de la Media Luna Roja Marroquí en Marrakech afirmó: «No podemos saber el número de personas atrapadas bajo los escombros del terremoto». Si esto es cierto en el caso de Marrakech, la ciudad turística moderna, ¿qué se puede decir de los pueblos aislados y remotos, algunos de los cuales están casi completamente aniquilados?

Un testigo (un residente del pueblo de montaña de Asna, cerca del epicentro) dijo a Al Jazeera: «La mayoría de las casas allí resultaron dañadas». Así lo confirman los vídeos publicados por los vecinos en las redes sociales.

El incesante aumento de muertos y heridos no es algo que el Ministerio del Interior marroquí tenga la intención de informar al público. Más bien, el objetivo es primero dar la impresión de que la situación está bajo control y preparar gradualmente a las masas para que acepten las cifras reales y asombrosas, por miedo a encender la ira que se está acumulando bajo la superficie de la sociedad.

Los medios oficiales, por su parte, realizan una «cobertura especial», transmitiendo testimonios y manteniendo diálogos con «expertos» y «especialistas», durante los cuales la mayoría destaca la fuerza del terremoto; «La voluntad y el destino de Dios»; la «eficacia» de las autoridades de seguridad y la «rapidez» de su intervención.

Lo que los medios de comunicación oficiales evitan enérgicamente son preguntas sobre la competencia de las autoridades, las razones del gran número de muertes y por qué pueblos enteros siguen privados de ayuda médica y alimentaria y las víctimas siguen bajo los escombros.

Contenido [Ocultar]

Régimen en bancarrota

Lo que los medios de comunicación oficiales evitan enérgicamente son preguntas sobre la competencia de las autoridades. Imagen: alyaoum24, Wikimedia Commons

Mientras muchos gobiernos, incluidos los de Argelia, Rusia, China e Irán, Francia, Estados Unidos, los Estados del Golfo, etc. expresaban sus “condolencias” al pueblo marroquí y su “voluntad” de prestar la asistencia necesaria, el Rey de Marruecos –que nunca pierde la oportunidad de felicitar inmediatamente a los futbolistas por cada victoria que logran; ni de enviar telegramas de celebración o condolencias a los políticos y monarcas del mundo en cada ocasión auspiciosa– tardó más de 18 horas antes de emitir un comunicado.

De hecho, actualmente se encuentra de vacaciones prolongadas en FranciaMuchos medios de comunicación internacionales sostienen que no sólo no puede gobernar, sino que ni siquiera quiere gobernar. Lo único que quiere es disfrutar de sus años otoñales organizando viajes y celebraciones.

A pesar de declarar finalmente un estado de luto de tres días, el retraso fue percibido como una muestra de desprecio por el sufrimiento de innumerables víctimas en el reino. Mientras tanto, el gobierno marroquí también se tomó su tiempo para emitir cualquier comentario oficial sobre la tragedia. Esto no fue un accidente. Se vio obligado a esperar la reacción del Rey antes de poder hablar, para no robarle el protagonismo a Su Majestad y despertar su ira. Esta farsa no hace más que profundizar la impresión de un régimen en quiebra e indefenso, y sirve como una bofetada al pueblo marroquí que tiene que soportar esta catástrofe.

A pesar del horrendo aumento del número de muertos y del gran sufrimiento de los heridos y desplazados, las autoridades son criminalmente lentas a la hora de facilitar la ayuda y rechazan la asistencia de todas las naciones “amigas”, excepto de cuatro. Tengan la seguridad de que esto tiene muy poco que ver con resistir la influencia imperialista y mucho más con proteger el maltrecho prestigio del régimen. Irónicamente, Francia afirma que Marruecos rechaza las ofertas de ayuda, ¡a pesar de que el rey de Marruecos se encuentra actualmente de vacaciones en el país!

Solidaridad de las masas

Los grandes acontecimientos trágicos sacan lo mejor de la gente, ya que las masas, especialmente los jóvenes (a diferencia de su podrido gobierno) se apresuraron a brindar asistencia a los afectados, rescatar a los heridos, utilizar medios primitivos para ayudar a los detenidos bajo los escombros y compartir las medicinas y la comida que había disponible.

Un testigo dijo a Al Jazeera: «Nuestros vecinos están bajo los escombros y la gente está trabajando duro para salvarlos utilizando los medios disponibles en la aldea». Los centros de transfusión de sangre de todas las ciudades también vieron un gran número de personas que quisieron donar sangre, no sólo marroquíes, sino también extranjeros que se encuentran en Marruecos por turismo o trabajo.

Esta es una prueba más de la falsedad de la afirmación de que los humanos son egoístas por naturaleza. Lo que hace que la gente sea egoísta y la sume en una lucha brutal por la supervivencia son las horribles condiciones que les impone el sistema capitalista, basado en la codicia y la búsqueda incesante de ganancias, bajo las cuales quien se detiene a recuperar el aliento es aplastado.

¿Quién es responsable?

Los terremotos son desastres naturales, sus causas son conocidas y los seres humanos no intervienen en su aparición. Pero su impacto no es en absoluto natural. Muchos de los muertos hasta ahora, y aquellos que serán confirmados en las próximas horas y días, podrían haberse salvado. Pero el sistema capitalista tiene otras prioridades. En la cima de estas prioridades está garantizar las ganancias de una minoría de parásitos capitalistas y mejorar los presupuestos de armas en lugar de financiar hospitales, agencias de defensa civil y recursos de respuesta a emergencias.

En este contexto, destacamos que el gobierno marroquí ha elevado el presupuesto de defensa para 2023 a un nivel récord de casi 120 mil millones de dírhams, un aumento de 5 mil millones con respecto a 2022. El presupuesto de salud asciende a sólo 28.120 millones de dírhams, o alrededor del 6 por ciento del presupuesto general, muy lejos incluso del recomendado por la Organización Mundial de la Salud (12 por ciento) así como del promedio mundial (10 por ciento).

Todo el mundo sabe que los primeros momentos después de un terremoto son cruciales para salvar vidas y tratar a los heridos. Imagen: Anfas press, Wikimedia Commons

Si hubiera viviendas resistentes a los terremotos, infraestructura moderna, centros de pronóstico avanzados, y suficiente inversión en servicios médicos, entonces el costo humano de este terremoto no sería tan alto. Pero la realidad sobre el terreno es que los trabajadores y los pobres de las ciudades se ven obligados a vivir en casas viejas, ruinosas y superpobladas; y los campesinos, en sus aldeas sistemáticamente marginadas, todavía se ven obligados a construir sus casas con barro y madera, tal como lo hicieron sus antepasados hace miles de años. Sin mencionar la falta de servicios médicos, agua potable, carreteras y otros elementos básicos.

Cabe señalar que las autoridades, como afirman testigos presenciales, insisten en “impedir que los residentes de las aldeas construyan con métodos modernos” para que sigan siendo atractivas para los turistas, deseosos de experimentar sus “encantos pintorescos y tradicionales”. Esto provocó un aumento en el número de víctimas, como confirma el profesor de ingeniería civil y ambiental de la Universidad Northeastern de Estados Unidos, Mehrdad Sasani:

“Las casas de adobe más baratas que predominaban en todas las aldeas aumentaban el riesgo de muertes durante un terremoto.

“Los residentes y expertos de la región afectada llevan mucho tiempo señalando la negligencia del Estado, en particular la falta de infraestructura básica en todo Al Haouz. Este tipo de estructuras son muy frágiles, lo que significa que no tienen la capacidad de flexibilidad y movimiento requerida durante un terremoto, por lo que se desmoronarían”.

Además, dijo, el material tipo arcilla utilizado para construir las viviendas aumentó el riesgo de asfixia para los habitantes atrapados bajo los escombros, ya que cuando las casas colapsaron no dejaron bolsas de aire que pudieran permitir a los sobrevivientes seguir respirando.

“Estas casas tienen paredes pesadas que soportan el peso de los techos. Cuando estos disminuyen, aumenta la probabilidad de víctimas”, dijo.

Todo el mundo sabe que los primeros momentos después de un terremoto son cruciales para salvar vidas y tratar a los heridos; y cuanto mayores sean los retrasos, menos podrán salvarse. Todavía hay miles de víctimas, incluidos niños, bajo los escombros, sufriendo terror, dolor y hambre. Los jóvenes intentan salvarlos, pero sólo tienen clavos, palas, hachas y otros medios improvisados.

La responsabilidad de su terrible sufrimiento y muerte recae en este régimen criminal, corrupto e indiferente. Lo que sucedió y lo que sucederá en los próximos días es una masacre causada por décadas de negligencia y las políticas del sistema capitalista que anteponen las ganancias a las vidas humanas.

¿Unidad nacional?

Brotará una avalancha de propaganda demagógica que invitará a los marroquíes a «permanecer unidos detrás de Su Majestad y de las instituciones» ante esta catástrofe. El régimen repetirá sus hipócritas consignas de que “estamos en el mismo barco” y demás, y por supuesto financiación de solidaridad… que se cumplimentará con deducciones de los salarios de los trabajadores y empleados, como ocurrió durante la pandemia de COVID-19. Por cierto, nadie sabe adónde fue a parar todo ese dinero recaudado y cómo se gastó.

Todo esto lo hemos escuchado antes, en el mismo tono, en las mismas palabras y de boca de las mismas personas. ¿Y cuál fue el resultado durante la pandemia? Millones de marroquíes cayeron en la pobreza y fueron sometidos a despidos y represión ante cualquier señal de protesta, mientras que la riqueza de los capitalistas, del rey, su familia y de la camarilla que los rodeaba alcanzaba nuevas alturas.

Los palacios no se derrumbaron porque fueron construidos con las últimas tecnologías. Las que cayeron fueron las chozas y viviendas en ruinas en los barrios y pueblos de la clase trabajadora. Quienes hoy sufren hambre y falta de vivienda son trabajadores y campesinos, no los propietarios de grandes empresas, príncipes, princesas y generales. No han sido sometidos a ningún daño. Al contrario, siguen vendiendo alimentos, gasolina y medicinas a precios muy elevados.

No, no estamos en el mismo barco. Existe una enorme brecha de clases entre los parásitos que viven explotando nuestra fuerza de trabajo y saqueando la riqueza del país, y aquellos que están expuestos a la explotación, la austeridad, el hambre y el desempleo. Y ahora estamos expuestos a la muerte debido a las políticas criminales, la codicia y la indiferencia de la élite.

Por lo tanto, frente a sus hipócritas llamamientos a la “unidad nacional”, debemos llamar a la unidad de clase entre los trabajadores y los pobres, para luchar contra este sistema que nos oprime.

¿Ahora qué?

Lo que es seguro es que, incluso después de que cesen las réplicas y se recuperen los muertos, el sufrimiento de las masas en las zonas afectadas continuará, dado el aumento masivo de las personas sin hogar, los peligros de vivir en viviendas dañadas y la falta de atención médica. , así como la represión de cualquier intento de protesta contra estas condiciones.

Miles de personas inocentes han muerto y morirán a causa de las políticas criminales del régimen, que somete los servicios sanitarios y sociales a la austeridad; convierte la vida de millones en un tormento permanente; y cuando mueren, los trata con desprecio.

https://youtube.com/watch?v=n56dCILCCsc%3Ffeature%3Doembed

La gente ahora está conmocionada, de luto y en pánico. Esto es normal. Nosotros, los trabajadores y todos los oprimidos, compartimos su dolor y ofrecemos nuestra solidaridad. Pero también tenemos rabia, y después de que sanemos nuestras heridas, debe llegar el momento del ajuste de cuentas.

Nos dicen que volveremos a “las condiciones normales anteriores”, pero la era anterior fue de pobreza, desempleo y opresión, especialmente entre los jóvenes. Además, no hay posibilidad de volver a esa “era anterior”. Las cifras de la ONU estiman el número de afectados en 300.000. El Servicio Geológico de Estados Unidos estima que el costo de los daños derivados del mortal terremoto podría llegar al 8 por ciento del producto interno bruto del país. Y somos nosotros quienes tendremos que pagar toda esa factura, así como nos obligaron a pagar la factura de la crisis de su sistema durante la pandemia de COVID-19.

El sufrimiento continuará en los años venideros, exacerbado por la corrupción, el saqueo y la indiferencia por parte del régimen. Podemos estar seguros de que la conmoción actual se convertirá en ira, y la ira se convertirá en lucha de clases.

Estas tragedias deben llegar a su fin. Es necesario luchar por un sistema diferente, que haga de la vida humana, el bienestar y la felicidad de la mayoría de la sociedad la máxima prioridad; uno que invierta en salud, educación, infraestructura y vivienda adecuada, en lugar de armas, destrucción y represión; un sistema libre de explotación, codicia e indiferencia criminal ante el sufrimiento humano.

Debemos luchar por un sistema socialista en el que el poder y la riqueza estén en manos de los propios productores. Es decir, un sistema basado en una economía planificada nacionalizada, administrada de manera democrática en beneficio de toda la sociedad.

Entonces será posible proporcionar vivienda, infraestructura, atención sanitaria y otros servicios básicos adecuados a todos sin excepción; además de crear infraestructura que pueda resistir los desastres naturales. Éste es el único camino a seguir. La lucha por una sociedad así es el único homenaje adecuado a los inocentes que han caído.

Publicado originalmente en árabe en marxy.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *