Skip to content

Un 70% de la población en Gaza enfrenta hambre catastrófica: ONU

Spread the love

Una hambruna extendida es inminente en el norte de Gaza, donde se estima que 70 por ciento de la población enfrenta un hambre catastrófica, señala un reporte de Naciones Unidas

Palestinos hacen fila para recibir comida gratuita en el campo de refugiados de Jabaliya, en la franja de Gaza. Foto: AP/Mahmoud Essa

Tel Aviv. Una hambruna extendida es inminente en el norte de Gaza, donde se estima que 70 por ciento de la población enfrenta un hambre catastrófica, señala un reporte de Naciones Unidas. El informe advierte de una “importante aceleración de la mortandad” si no se acuerda un cese inmediato del fuego, junto con un incremento en la ayuda.

La Clasificación Integrada de Fases de Seguridad Alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés), cuyas evaluaciones sirven de base a todas las agencias de la ONU, señaló que casi tres cuartas partes de las personas en zonas del norte de Gaza padecen ahora el nivel más severo de escasez de alimentos, muy por encima de la marca de 20 por ciento, que indica hambruna.

Quienes viven en las dos regiones del norte de Gaza enfrentarían hambruna entre este mes y mayo, señala el informe. Estima que son inminentes los decesos de residentes a escala de hambruna, mientras que los niños menores de 4 años quizá ya estén muriendo. En total, 1.1 millones de palestinos en Gaza, la mitad de la población total, experimentan escasez “catastrófica” de alimentos, la peor categoría, casi el doble de los niveles del informe anterior, en diciembre. En el peor escenario de caso, la IPC dijo que el centro y el sur de Gaza podrían también enfrentar hambruna hacia el próximo julio.

Fotos: Ap/ Mahmoud Essa

“Las acciones necesarias para prevenir la hambruna requieren una inmediata decisión política de cesar el fuego, junto con un aumento significativo e inmediato del acceso humanitario y comercial a toda la población de Gaza”, indica el reporte de la IPC. “Deben hacerse todos los esfuerzos por asegurar la provisión de comida, agua, medicinas y protección a civiles, así como restaurar y proporcionar servicios de salud, agua y saneamiento, además de energía”. 

En los 13 años pasados, sólo se ha declarado hambruna dos veces: en partes de Somalia en 2011 y en partes de Sudán del Sur en 2017, pero nunca en Medio Oriente. El informe señaló que la falta de acceso de las agencias de ayuda a la franja ha tenido un impacto significativo, que ha llevado a funcionarios de Naciones Unidas y de la Unión Europea a acusar a Israel de una hambruna “creada por el hombre”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó que el informe de la IPC es una “espantosa denuncia” de las condiciones en el terreno.

“Este es un desastre totalmente creado por el hombre, y el informe deja en claro que puede ser detenido”, declaró a reporteros en el cuartel general de la ONU en Nueva York, y demandó a Israel asegurar el acceso a productos humanitarios a todo el territorio de Gaza.

Guterres se unió a un coro de condena de diplomáticos internacionales, organizaciones de ayuda y grupos de derechos, que afirman que Israel utiliza el hambre como arma, lo que constituye un crimen de guerra.

“La inanición se utiliza como arma de guerra. Israel provoca hambruna”, manifestó este lunes Josep Borrell, alto representante de la UE para asuntos exteriores y política de seguridad, en la apertura de una conferencia sobre ayuda humanitaria para Gaza, en Bruselas.

“Antes de la guerra, Gaza era la mayor prisión a cielo abierto. Hoy es el mayor cementerio a cielo abierto”, añadió.

La directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA), Cindy McCain, expresó: “La gente en Gaza muere de hambre ahora mismo. La velocidad a la que esta crisis artificial de hambre y desnutrición ha desgarrado a Gaza es aterradora… Queda una pequeña ventana abierta para prevenir una hambruna y para hacerlo necesitamos acceso total e inmediato al norte. Si esperamos hasta que la hambruna se declare, será demasiado tarde. Miles más perecerán”.

La agencia británica Oxfam afirmó que la rapidez con la que los niveles de hambre se han alcanzado en Gaza no tiene precedente. “Nunca se había visto un deterioro tan rápido hacia la inanición generalizada”, aseveró Aleema Shivji, jefa ejecutiva interina de Oxfam, en respuesta al informe de la IPC. “La fabricación deliberada de sufrimiento por parte de Israel es sistemática y en tal escala e intensidad, que crea un riesgo verdadero de genocidio en Gaza”.

El ministro israelí del exterior, Israel Katz, rechazó las acusaciones y manifestó específicamente que Borrell debe “dejar de atacar a Israel y reconocer nuestro derecho a la autodefensa contra los crímenes de Hamas”. Israel ha permitido el ingreso de “extensa ayuda humanitaria en Gaza por tierra, aire y mar a cualquiera que desee ayudar”, afirmó Katz en X/Twitter.

Israel ha lanzado un bombardeo sin precedente de Gaza y un bloqueo paralizante en represalia por los ataques del 7 de octubre en el sur de su territorio, en los que militantes de Hamas dieron muerte a unas mil 200 personas y capturaron a 250 como rehenes. Desde entonces, su ofensiva ha matado a más de 31 mil personas en Gaza, de acuerdo con funcionarios de salud palestinos, quienes declararon a The Independent que se han reportado al menos 27 decesos por hambre y deshidratación, entre ellos los de 23 niños.

Médicos que luchan por atender a los enfermos, hambrientos y heridos en el norte de Gaza sostuvieron que los más vulnerables ahora son los niños, así como las mujeres embarazadas y lactantes. “Imagínense, de 10 mujeres que dan a luz, siete terminan en la unidad de cuidados intensivos de nuestro hospital, la mayoría por desnutrición”, comentó en un mensaje de video Ahmed al-Kahlout, enfermero en el hospital Kamal Adwan, y agregó que muchas están teniendo abortos por el hambre.

Foto: Ap/ Fatima Shbair

“Las lactantes no pueden alimentar a sus bebés porque no encuentran suficiente comida para ellas”, añadió, y describió que incluso el propio personal médico se ve obligado a consumir alimento para animales.

El informe de la IPC señala que, por falta de ayuda, casi todos los hogares se saltan comidas cada día y que los adultos reducen sus comidas para que los niños puedan tomar algo. En el norte de Gaza, agrega, en casi dos terceras partes de los hogares la gente recurre a medidas extremas, como que los adultos dejen de comer por días y noches. En zonas del sur, eso se aplica a uno de cada tres hogares. La IPC enfatiza que es “vital notar que la hambruna que se proyecta puede ser prevenida o aliviada” mediante la entrega inmediata de ayuda y un cese del fuego.

“Toda la evidencia apunta a una importante aceleración de la muerte y la desnutrición. Esperar una clasificación de hambruna en retrospectiva antes de actuar es indefendible”, advierte.

Israel ha negado en repetidas ocasiones que bloquee suministros en Gaza. Sin embargo, agencias de la ONU, organizaciones de derechos humanos y de ayuda, así como iniciativas filantrópicas privadas, han acusado a Tel Aviv, que controla todo lo que entra y cruza por Gaza, de estrangular la asistencia –y en algunos casos bloquearla de plano–, en un “sistema kafkiano” que tiene un efecto devastador. Funcionarios señalan que por ahora sólo están abiertos dos cruces por tierra hacia el sur de Gaza y ninguno en el norte, pese a que existe media docena de ellos que podrían permitir que ayuda salvadora de vida llegase a los más vulnerables.

The Independent ha recibido informes de que a menudo los camiones con ayuda deben esperar dos semanas para ingresar a Gaza y que los convoyes –entre ellos los operados por agencias de la ONU– que intentaron llegar a la devastada región norte de la franja han sido retrasados o rechazados por los militares israelíes. La otra barrera es a qué artículos se permite el ingreso. Funcionarios de agencias de la ONU, así como organizaciones palestinas, internacionales e israelíes, afirman que Tel Aviv “niega arbitrariamente” la entrada de un montón de artículos salvadores de vida, como tabletas purificadoras de agua y filtros, porque tienen la etiqueta de “uso dual” por militantes para la guerra. Funcionarios israelíes niegan estas acusaciones.

Las negociaciones por un cese del fuego, que están en su sexto mes, deberían reanudarse este lunes, con una delegación israelí encabezada por el jefe de espionaje del país, en ruta hacia Qatar. Pero un funcionario israelí comentó que las negociaciones podrían tardar por lo menos dos semanas más, lo que es una clara desilusión para Washington, que había buscado un acuerdo a principios del mes sagrado del ramadán, la próxima semana.


The Independent
Traducción: Jorge Anaya

NOTAS RELACIONADAS

UNICEF dice que más de 13 mil niños han muerto en Gaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *