Skip to content

Un imperio moribundo dirigido por gente mala

Spread the love

Los jóvenes estadounidenses son cada vez más cínicos respecto a la política, las instituciones y los líderes políticos. Las fuentes de ese cinismo no son ningún misterio. El problema es que huir de los brazos de Biden implica refugiarse en los de Trump.

Sociedad 17 junio, 2024

Autor: Luke Savage

Para cierto sector de la clase experta estadounidense, la falta de popularidad de Joe Biden sigue siendo un misterio. ¿Es la economía? ¿La inflación? ¿Gaza? Los catastróficos índices de aprobación de Biden hacen que la pregunta sea difícil de ignorar, pero pocos parecen capaces de encontrar una respuesta. Como observó acertadamente Ross Douthat en marzo, «no existe un consenso de la clase parlanchina ni una taquigrafía común que explique por qué su presidencia es un fracaso político».

No tengo una visión especial de las causas de la impopularidad de Biden como tal. Siendo socialista, pensé (y defendí a gritos) que sería un mal presidente y que las predicciones de una administración «del tamaño de la de FDR» eran más un caso de wishful thinking liberal que una posibilidad seria. Baste decir que probablemente no fue una buena idea que un hombre nacido más cerca de la presidencia de Abraham Lincoln que de la suya propia se presentara a la reelección cuando el 70% de los votantes no querían que lo hiciera. Sea cual sea la versión oficial sobre el estado de la economía estadounidense o las maravillas de Bidenomics, sigue habiendo mucho dolor financiero y dificultades generales en todo el país, aunque el ritmo de la inflación se haya ralentizado.

Sin embargo, cuando se trata del segmento del electorado en el que Biden es menos popular, la tendencia del debate hacia la mistificación es mucho más desconcertante. Después de haber ganado el voto de los menores de treinta años por un cómodo margen de veintitrés puntos en 2020, Biden está ahora por detrás de Donald Trump con esa cohorte en varios estados disputados y está esencialmente empatado con él a nivel nacional. En esta temporada electoral, los análisis sobre la caída del apoyo de los jóvenes a Biden han tendido a hacer hincapié en factores inmediatos como la economía y el coste de la vida, y el terreno de discusión ha sido a menudo si estos o el apoyo del presidente a la destrucción de Gaza por parte de Israel son la razón por la que un grupo demográfico tan demócrata parece estar abandonando el barco.

Son cuestiones que merece la pena analizar. En Vox, por ejemplo, Christian Paz observa que Biden ya estaba perdiendo a los estadounidenses más jóvenes antes del 7 de octubre y cita datos que sugieren que las cuestiones económicas básicas son más prioritarias para los votantes jóvenes que preocupaciones más directamente progresistas como la guerra o el cambio climático. Eric Levitz plantea la hipótesis de que un entorno caracterizado por la disminución de la confianza en el gobierno es probable que coseche mayores beneficios electorales para la derecha, porque el mantra liberal de que «América nunca dejó de ser grande» milita en contra de las preferencias de quienes han perdido la fe en el sistema (mientras que el mensaje trumpiano es más probable que les atraiga).

Más sorprendente que el hecho de que el presidente en funciones esté perdiendo apoyo entre los menores de treinta años es que alguien se sorprenda por ello. De hecho, hay buenas razones para pensar que entre los jóvenes hay un tipo de alienación más profunda que cualquier cosa que pueda reducirse a candidatos concretos o a unas elecciones concretas.

En este sentido, una encuesta reciente realizada por la empresa Blueprint, de alineación demócrata, sugiere que hay algo más profundo y existencial en juego que lo bien que un típico veinteañero de California o Michigan considere que Biden ha gestionado la crisis del coste de la vida o las protestas que han surgido en los campus de las universidades estadounidenses. En una encuesta en línea, el estudio descubrió que aproximadamente la mitad de los que tienen entre dieciocho y treinta años no se ven a sí mismos o a gente como ellos representados en las elecciones y estaban de acuerdo con las afirmaciones «el sistema político de Estados Unidos no funciona para la gente como yo» y «no importa quién gane las elecciones, nada cambia».

Un asombroso 64%, por su parte, cree que Estados Unidos está en declive, mientras que un porcentaje ligeramente superior está de acuerdo en que «casi todos los políticos son corruptos y ganan dinero con su poder político», con sólo un 7% en desacuerdo. Al evaluar estos resultados, el principal encuestador de Blueprint, Evan Roth Smith, fue notablemente directo en cuanto a su significado e implicaciones: «Estas afirmaciones me dejan estupefacto, la magnitud de estas cifras entre los votantes jóvenes. . . Los votantes jóvenes no ven a los buenos en nuestra política. Ven un imperio moribundo dirigido por gente mala».

Hay muchas maneras de interpretar todo esto, y no tiene por qué haber una única explicación de por qué Biden se hunde actualmente entre los votantes menores de treinta años. No obstante, el estudio de Blueprint sugiere la necesidad de mistificación en lo que se refiere al sentimiento más amplio de cinismo que muchos comparten ahora con respecto a la clase política. Es absurdo pensar que la edad conlleva un sistema de valores inherente o que, en virtud de la edad, se puede asignar a las personas una determinada medida de sabiduría o ignorancia política. Contrariamente a la creencia popular, los jóvenes no siempre se inclinan más hacia la izquierda, y los votantes de más edad no siempre han sido el bastión fiable del conservadurismo que son hoy. Sin embargo, al haber vivido los mismos acontecimientos, las personas pertenecientes a determinadas generaciones suelen compartir una visión común de la política, aunque sus contornos sean borrosos y sus implicaciones muy diversas.

Visto en estos términos, es absurdo pensar que el profundo malestar y la permanente falta de optimismo apreciables entre los jóvenes de hoy representen algún tipo de enigma. Mientras que los que crecieron antes de la década de 1980 podrían recordar la prosperidad ampliamente compartida de la posguerra y la sensación de posibilidad democrática que la acompañaba, los nacidos cerca del cambio de siglo han crecido en sus ruinas. A merced de una economía cada vez más financiarizada que no ofrece a la mayoría ni libertad ni seguridad, han visto cómo se estancaban los salarios y se desmantelaban los programas sociales, todo ello mientras unos pocos privilegiados acumulaban niveles de riqueza nunca vistos desde antes de la era democrática.

Han visto a presidentes, tanto demócratas como republicanos, presidir guerras destructivas e impopulares y a los supuestos guardianes de la objetividad regurgitar las mentiras utilizadas para justificarlas. Han visto cómo se erosionaban las libertades civiles y cómo el empleo estable se transformaba en un lujo que pocos pueden esperar experimentar. Han llegado a conocer a la clase política como algo patológicamente resistente al cambio, y a las instituciones políticas como algo distante, ajeno y desproporcionadamente ocupado por personas décadas mayores cuyos saldos bancarios tienden a parecerse al PIB de una república menor de los Balcanes.

Aunque una narrativa de izquierdas podría hablar de estos sentimientos en el sentido más amplio, no hay ninguna razón en particular por la que no puedan canalizarse hacia fines reaccionarios con la misma facilidad. Tanto en 2016 como en 2020, hubo una figura creíble que articuló las preocupaciones de los jóvenes y las defendió en forma de un programa popular. En ausencia de uno, en medio de otro ciclo electoral en el que no hay ninguna opción política dominante que ofrezca una alternativa real a las crueldades estériles y el desaliento ambiental del presente, ¿es de extrañar que tantas personas nacidas desde la década de 1990 sientan hoy cinismo en lugar de esperanza?

Fuente: https://jacobin.com/2024/06/
Artículo seleccionado por Carlos Valmaseda para la página Miscelánea de Salvador López Arnal

Libros relacionados

USA El estado delincuente
El mundo según Trump
Fascistas made in USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *