Skip to content

Un nuevo retrato de la riqueza y los más ricos del mundo

Spread the love

¿Cómo podemos comprender -comprender de verdad- hasta qué punto se ha concentrado la riqueza de nuestro mundo? Tenemos algunas opciones.

Fuentes: Sin permiso

Por Sam Pizzigati | 07/11/2023 | Economía Rebelión

Podemos elegir ver el mundo de la riqueza concentrada a través de los ojos de quienes sirven directamente a los más ricos de entre nosotros, personas como el veterano capitán de navío australiano Brendan O’Shannassy, autor de Superyacht Captain: Life and Leadership in the World’s Most Incredible Industry.

Los palacios flotantes, como el superyate de 500 millones de dólares del megamillonario Jeff Bezos, pueden costar a sus adinerados propietarios más de 130.000 dólares al día en concepto de mantenimiento básico. Pero estos mismos superyates, cree O’Shannassy, siguen constituyendo la mejor inversión que pueden hacer individuos de inmensa riqueza. Ofrecen a sus adinerados propietarios seguridad y relax, sin el olorcillo de los paparazzi.

O podemos optar por una dirección totalmente distinta para comprender mejor la riqueza de nuestros ricos. Podríamos observar a estos ricos a través de los ojos de quienes miden hasta qué punto se ha concentrado la riqueza en nuestro mundo. Dos informes que acaban de publicarse nos ayudan a hacerlo.

El primero procede de investigadores de la Reserva Federal. Cada tres años, estos analistas publican una profunda inmersión en la distribución de la renta y la riqueza de Estados Unidos, una instantánea copiosamente detallada (https://www.federalreserve.gov/econres/scfindex.htm) de los «balances, pensiones, ingresos y características demográficas» de los hogares estadounidenses.

La última Survey of Consumer Finances de la Fed -publicada la semana pasada- cubre los cambios en las finanzas de las familias estadounidenses entre 2019 y 2022.

Durante este lapso de tres años, después de tener en cuenta la inflación, los ingresos familiares estadounidenses típicos aumentaron lo que la Fed describe como «un 3 por ciento relativamente modesto». Pero los ingresos de los hogares de altos ingresos, señala la Fed, aumentaron a un ritmo mucho más rápido, registrando «uno de los mayores cambios de tres años» que los investigadores de la Fed hayan encontrado.

En el frente del patrimonio neto, los hogares ordinarios en su conjunto registraron ganancias, señala la Fed, que «superaron con creces la inflación» entre 2019 y 2022, ganancias que reflejan principalmente saltos considerables en el valor de las viviendas ocupadas por sus propietarios. Pero estos mismos saltos considerables también ponen la propiedad de la vivienda cada vez más fuera del alcance de las familias que buscan convertirse -por primera vez- en propietarios.

En 2022, el valor de las viviendas más típicas de Estados Unidos era 4,6 veces superior a los ingresos de las familias más típicas de nuestro país, una diferencia sin precedentes. Los asesores financieros suelen recomendar que las familias no gasten más de tres veces sus ingresos anuales en una vivienda propia.

Otros analistas ajenos a la órbita de la Reserva Federal han analizado los datos brutos de la nueva Survey of Consumer Finances para hacerse una idea más clara de cuánto ha crecido la brecha de riqueza en Estados Unidos desde que la Reserva Federal empezó a publicar los informes de la Survey of Consumer Financeshace más de tres décadas.

En esas décadas, señala un análisis de DQYDJ (https://dqydj.com/net-worth-by-year/), el patrimonio neto ajustado a la inflación del hogar estadounidense típico ha pasado de 108.501 dólares en 1989 a 192.084 dólares en 2022.

¿El patrimonio neto del 1% más rico del país en ese mismo periodo? Esa riqueza ha pasado, una vez más después de ajustar la inflación, de 5.351.332 dólares en 1989 a 13.666.778 dólares unos 33 años después.

Otro análisis, de Matt Bruenig, del People’s Policy Project, ha utilizado los nuevos datos de la Reserva Federal para calcular (https://www.peoplespolicyproject.org/2023/10/23/wealth-distribution-in-2…) la proporción de la riqueza de Estados Unidos que posee cada decil -cada 10%- de los hogares del país.

«En general», concluye Bruenig, «la desigualdad de la riqueza en Estados Unidos sigue siendo bastante alta», con el 10% de los hogares más ricos poseyendo la friolera del 73% de la riqueza del país y la mitad de los hogares más pobres de Estados Unidos poseyendo «sólo el 2% de la riqueza del país».

Los datos de la Reserva Federal, como demuestra el análisis de Bruenig, pueden ayudarnos a hacernos una idea muy necesaria de lo desigual que se ha vuelto Estados Unidos. Pero la Encuesta sobre las Finanzas de los Consumidores de la Reserva Federal sólo puede llevarnos hasta cierto punto. Los datos de la Encuesta no se centran en los más ricos de nuestros ricos y sólo cubren los ingresos antes de impuestos.

Para saber cómo les va a los superricos después de pagar impuestos, tenemos que buscar en otra parte, y ahora tenemos un lugar muy revelador donde buscar. El Observatorio Fiscal de la UE, una iniciativa de investigación iniciada en 2021 con el respaldo de la Unión Europea y de diversas instituciones académicas, acaba de publicar un nuevo estudio de gran repercusión titulado Global Tax Evasion Report 2024 (Informe mundial sobre la evasión fiscal 2024), «una colaboración internacional sin precedentes basada en el trabajo de más de 100 investigadores de todo el mundo».

Los más ricos del mundo, detalla este nuevo estudio, disfrutan ahora de «tipos impositivos efectivos» que anualmente no les cuestan más que un mero 0,5% de su riqueza personal.

En la última década, señala el estudio del Observatorio Fiscal de la UE, varios gobiernos individuales han acordado importantes iniciativas para contrarrestar la evasión fiscal internacional. Desde 2017, por ejemplo, los bancos intercambian «automáticamente» información útil para identificar a los evasores fiscales. Y más de 140 países acordaron en 2021 establecer un «impuesto mínimo global» anual del 15% para las empresas multinacionales.

Pero estas dos reformas se han visto socavadas por una serie de lagunas y excepciones. El año pasado, las multinacionales trasladaron alrededor de 1 billón de dólares de su tesoro a paraísos fiscales, el equivalente a más de un tercio de los beneficios que las multinacionales registraron en 2022 fuera de su país sede. Y muchas instituciones financieras extraterritoriales, añade el nuevo informe del Observatorio Fiscal de la UE, están dando largas a la divulgación de sus depósitos.

Aun así, según los nuevos intercambios de datos bancarios, la evasión fiscal en paraísos fiscales se ha multiplicado por tres, y sólo el 25% de la riqueza financiera mantenida «offshore» evade impuestos en la actualidad. Y el incipiente impuesto mínimo de sociedades, establecido hace dos años, ha generado por sí mismo una cantidad considerable de datos útiles.

¿Cómo pueden las naciones del mundo ir más allá de estos dos esfuerzos iniciales de reforma? El Informe Mundial sobre la Evasión Fiscal 2024 identifica media docena de pasos concretos que la comunidad mundial puede dar «para reconciliar la globalización con la justicia fiscal».

Tres de estas recomendaciones destacan propuestas de sentido común que deberían poder obtener un amplio apoyo internacional. Una recomendación, por ejemplo, pide «la creación de un Registro Global de Activos para luchar mejor contra la evasión fiscal».

Las otras tres recomendaciones de la agenda de reformas del Observatorio Fiscal de la UE parecen enfrentarse a un serio rechazo político por parte de los amantes de las grandes fortunas.

Una de estas tres audaces propuestas reclama nuevos mecanismos que permitan gravar a los ricos «que han sido residentes de larga duración en un país y deciden trasladarse a otro de baja tributación». Otra «reformaría el acuerdo internacional sobre el impuesto mínimo de sociedades para implantar un tipo del 25 por ciento y eliminar sus lagunas».

La propuesta más atrevida de todas: un nuevo «impuesto mínimo global» para los multimillonarios del mundo equivalente al 2 por ciento de su patrimonio neto.

El informe del Observatorio Fiscal de la UE subraya que para sacar adelante este tipo de propuestas no sería necesario el visto bueno inmediato de un gran número de países. La acción unilateral de pequeños grupos de naciones «puede allanar el camino» a la larga hacia más «acuerdos casi globales».

Las reformas que impulsa el Observatorio Fiscal de la UE, añade el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz en su introducción al Informe Mundial sobre la Evasión Fiscal 2024, «pueden parecer imposibles de alcanzar, pero también lo era socavar el secreto bancario e introducir un impuesto mínimo sobre las sociedades hace sólo unos años».

Y si el mundo no sigue avanzando con valentía en la lucha contra la evasión fiscal de empresas y multimillonarios, ¿qué ocurrirá entonces? El fracaso en ese frente, sostiene Stiglitz, significaría algo más que ingresos insuficientes para hacer frente a las desigualdades mundiales, las pandemias y el cambio climático.

«Si los ciudadanos no creen que todo el mundo paga los impuestos que le corresponden, y especialmente si ven que los ricos y las grandes empresas no pagan lo que les corresponde, empezarán a rechazar los impuestos», proyecta Stiglitz. «¿Por qué deberían entregar su dinero duramente ganado cuando los ricos no lo hacen?».

En efecto, concluye Stiglitz, la «flagrante disparidad fiscal» de la que disfrutan ahora nuestros más ricos «socava el buen funcionamiento de nuestra democracia».

O arreglamos esa disparidad o sufriremos las catastróficas consecuencias.

Sam Pizzigati escribe sobre desigualdad para el Institute for Policy Studies. Su último libro: The Case for a Maximum Wage (Polity). Entre sus otros libros sobre la mala distribución de la renta y la riqueza destacan: The Rich Don’t Always Win: The Forgotten Triumph over Plutocracy that Created the American Middle Class, 1900-1970 (Seven Stories Press).

Texgto original: https://www.counterpunch.org/2023/10/31/a-new-portrait-of-the-worlds-wealth-and-wealthiest/

Traducción: Antoni Soy Casals

Fuente: https://sinpermiso.info/textos/un-nuevo-retrato-de-la-riqueza-y-los-mas-ricos-del-mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *