Skip to content

Una aproximación a las claves del poder sionista mundial (I)

Spread the love

Centralización y concentración del capital :: ¿Quiénes son los dueños del mundo? Blackrock y Vanguard. ¿Quiénes son los dueños de Black Rock y Vanguard? judíos sionistas

ANDRÉS PIQUERAS 

Es mi intención en este texto mostrar algunas claves del Poder Sionista Mundial (PSM), como predominante personificación del poder del capital en las últimas fases del modo de producción capitalista, hasta el presente.

La dimensión de su poder es de tal envergadura, facetas y alcances que resulta difícilmente concebible, quedando mucho más allá de lo que la mayoría de las personas están dispuestas a asumir o dar crédito. Gran parte de ese poder deviene del propio proceso de centralización del capital (cada vez en menos manos, por absorción de capitales ya acumulados -mediante fusiones o adquisiciones-) y concentración del capital (cada vez de mayor tamaño y dimensión -al centralizarse el capital también se concentra-), en forma de enormes conglomerados o megacorporaciones empresariales transnacionales. En realidad, instituciones globales.

Por eso creo que sería bueno que empecemos examinando la relación del PSM con el mercado capitalista. Luego, poco a poco, nos iremos introduciendo en los ámbitos de poder social, político y estratégico, para comprobar que están todos conectados.

Pero antes una introducción necesaria para aclarar malentendidos.

INTRODUCCIÓN

Aclaraciones previas

El sionismo es una forma de supremacismo y racismo, como reconociera la resolución 3379 de la Asamblea General de la ONU, el 10 de noviembre de 1975, que equiparó al sionismo con el racismo en general y con el apartheid sudafricano en particular, llamando a su eliminación (de suma importancia, por más que en 1991, desaparecida la URSS y sin contrapeso a EEUU en la ONU, esa resolución se anulara por la 4686). El sionismo apoyó no sólo al régimen de apartheid de Sudáfrica, sino que desde el principio, como veremos en este texto, estuvo vinculado con el nazismo, el imperialismo y los regímenes dictatoriales y represivos de movimientos populares habidos en el siglo XX y XXI, especialmente vinculados a EEUU y sus políticas «antisubversivas». En ese sentido, es proverbial cómo en poco tiempo las extremas derechas del mundo trocaron su «odio» antijudío por un apoyo a ultranza al régimen sionista.

Por otra parte, la absoluta mayoría de quienes en el mundo se dicen judíos no son semitas, sino de origen ashkenazi, propio de las tierras norteñas del Cáucaso, y extendidos paulatinamente hacia el oeste, Ucrania y Europa oriental y central. Sólo los pocos judíos que quedaron en Asia Occidental a lo largo de la historia son semitas (como los palestinos y buena parte de libaneses, sirios y jordanos). También los son los falasha, de África Oriental. Otra minoría judía importante, no semita, son los sefardíes (ver cuadro 1).

Muchos de quienes se reconocen judíos/as por vinculación étnica, no lo son por religión, y muchos otros/as no son sionistas. En cambio, buena parte del sionismo mundial está encarnado por cristianos protestantes, muchos evangélicos, como se verá en el texto.

Cuadro 1

Fuente: elaboración propia

Por eso, ser antisionista no tiene nada que ver con ser antijudío, menos aún con ser «antisemita», sino oponerse a la dominación de un Poder mundial a costa de los pueblos, y muy en concreto, para el caso de la entidad sionista autodenominada «Israel», del palestino. Ser anti sionista implica enfrentar esa ideología supremacista, así como los crímenes, el apartheid, la colonización y la exclusión que practica. También su permanente agresión en todo el planeta a cualquier iniciativa o movimiento de liberación y emancipación colectiva.

PRIMERA PARTE

CENTRALIZACIÓN EXTREMA DEL CAPITAL Y PODER MUNDIAL

En esta primera parte me serviré de algunos datos e incluso pasajes enteros que aparecen en diferentes enlaces, y que me he tomado la molestia de sintetizar con fines ilustrativos y de facilitación general de la comprensión del fenómeno.[1]

Aunque aparentemente, y así se muestra ante la ciudadanía, hay miles y miles de marcas que compiten en el mercado, en la práctica el proceso de centralización del capital ha ido conllevando que sean unas pocas empresas matrices gigantescas las que poseen empresas (marcas) grandes, que a su vez son dueñas de otras medianas, las cuales por su parte detentan la propiedad de muchas pequeñas, como en un perverso juego de muñecas rusas.

Casi todas las marcas de alimentos envasados, por ejemplo, son propiedad de una docena de empresas matrices: Pepsi Co., Coca-Cola, Nestlé, General Mills, Kellogg’s, Unilever, Mars, Kraft Heinz, Mondelez, Danone y Associated British Foods.

Estas empresas matrices monopolizan la industria de los alimentos envasados, ya que prácticamente todas las marcas de alimentos disponibles pertenecen a una de ellas (ver gráfico 1, representativo).

Gráfico 1

Centralización empresarial en la industria alimenticia

Fuente: Grow – Oxfam. Organic Consumer.

Estas 12 empresas cotizan en Bolsa y están dirigidas por consejos de administración en los que los mayores accionistas tienen poder sobre la toma de decisiones. Cuando se busca quiénes son esos mayores accionistas se encuentra otro oligopolio mayor por encima del oligopolio anterior (en este caso nada menos que un duopolio), pues hay dos empresas que figuran sistemáticamente entre los principales accionistas institucionales de estas empresas matrices: Vanguard Group Inc. y Blackrock Inc.

A veces estas megaempresas comparten control empresarial con una tercera. Por ejemplo, aunque hay más de 3.000 accionistas en Pepsi Co., las participaciones de Vanguard y Blackrock representan casi un tercio de todas las acciones. De los 10 principales accionistas de Pepsi Co., los tres primeros, Vanguard, Blackrock y State Street Corporation, poseen más acciones que los siete restantes.

Ahora veamos Coca-Cola Co., el principal competidor de Pepsi. Al igual que en el caso de Pepsi, la mayoría de las acciones de la empresa están en manos de inversores institucionales, que son 3.155.

Tres de los cuatro principales accionistas institucionales de Coca-Cola son idénticos a los de Pepsi: Vanguard, Blackrock y State Street Corporation. El accionista número 1 de Coca-Cola es Berkshire Hathaway Inc (su dueño es Warren Buffet). Estas cuatro megaempresas -Vanguard, Blackrock, State Street y Berkshire Hathaway-, son las cuatro mayores empresas de inversión del planeta.

Por lo tanto, Pepsi y Coca-Cola son todo menos competidores. Y lo mismo ocurre con las demás empresas de alimentos envasados. Todas son propiedad del mismo pequeño grupo de accionistas corporativos.

El oligopolio de las megaempresas de inversión indicadas domina todas las demás industrias. Por ejemplo, entre las 10 mayores empresas tecnológicas encontramos: Apple, Samsung, Alphabet (empresa matriz de Google), Microsoft, Huawei, Dell, IBM y Sony.

Con ellas tenemos la misma configuración de muñeca rusa. Por ejemplo, Facebook es dueña de Whatsapp e Instagram. Alphabet es dueña de Google y de todos los negocios relacionados con Google, incluyendo YouTube y Gmail. También es el mayor desarrollador de Android, el principal competidor de Apple (ver gráfico 2).

Gráfico 2

Ejemplo de la centralización tecnológica. El caso de Alphabet

Fuente: ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard (climaterra.org)

Microsoft es dueña de Windows y Xbox. En total, cuatro empresas matrices producen el software que utilizan prácticamente todos los ordenadores, tabletas y eso que llaman «teléfonos inteligentes» del mundo.

¿Pero quiénes son los dueños de esas macroempresas?

Más del 80% de las acciones de Facebook están en manos de inversores corporativos, y (a finales de 2021) los principales poseedores institucionales son los mismos que se encuentran en la industria alimentaria: Vanguard y Blackrock. Mientras que State Street Corporation es el quinto mayor accionista.

Los cuatro principales inversores institucionales de Apple son Vanguard, Blackrock, Berkshire Hathaway y State Street Corporation.

Los tres principales accionistas institucionales de Microsoft son Vanguard, Blackrock y State Street Corporation.

Si se sigue repasando la lista de marcas tecnológicas -empresas que fabrican ordenadores, teléfonos inteligentes, aparatos electrónicos y electrodomésticos- cualquiera se topa repetidamente con Vanguard, Blackrock, Berkshire Hathaway y State Street Corporation entre los principales accionistas.

En cuanto a la «pluralidad» de los medios de comunicación en general, la centralización del capital no deja muchas dudas al respecto: es casi inexistente.

6 grandes conglomerados transnacionales -aunque todos tienen sede en EEUU- controlan el 70% del «negocio global de la comunicación». Son Time Warner, Disney, NewsCorp (recientemente fusionada con 21st Century Fox), NBC Universal, Viacom y CBS (estas dos últimas se podrían volver a fusionar pronto) [En el Anexo 1 del Apéndice pueden seguirse algunos datos sobre la concentración mediática en el Reino de España].

«Un informe de Reporteros sin Fronteras denunciaba que, si en los ochenta había cincuenta grandes empresas en los EEUU que controlaban el 90% del sector, en la actualidad esta cantidad se había reducido a seis». Principales medios de comunicación: de quién son. Mapa (opcions.org)

Lo que no deja ser aún más inquietante es que detrás de estos conglomerados encontramos también a los anteriores megagrupos de inversión, como importantes accionistas suyos.

Las empresas de este selecto club, que incluye Bancos y Fondos de Inversión, son también las mayores accionistas de las industrias extractivas y de provisión de materias primas en general.

Lo mismo ocurre con la agroindustria de la que depende la «industria alimentaria» mundial. Estos inversores institucionales son dueños de Bayer, el mayor productor de semillas del mundo; también lo son de los mayores fabricantes de textiles y de muchas de las mayores empresas de ropa.

Son dueños de las refinerías de petróleo, de los mayores productores de paneles solares (de manera que controlan tanto la «economía fósil» como la que nos quieren hacer creer que será «sostenible») y de las industrias automovilística, aeronáutica y armamentística.

Poseen todas las grandes compañías de tabaco, y también todas las grandes compañías farmacéuticas e institutos científicos.

Igualmente son dueños de los grandes almacenes y de los mercados en línea como eBay, Amazon y AliExpress.

«El avión en el que volamos es, en la mayoría de los casos, un Boeing o un Airbus. Y detrás de ellos vemos de nuevo a los mismos megaaccionistas corporativos. Si queremos buscar un hotel o un apartamento a través de Bookings.com o AirBnB.com., lo mismo: son en gran medida propiedad de aquellas megaempresas.

Si salimos a cenar y escribimos una reseña en Trip Advisor, igual. Los mismos inversores están en la base de todos los aspectos de nuestro viaje. Y su poder va mucho más allá, porque hasta el queroseno que alimenta el avión procede de una de sus muchas compañías petroleras y refinerías. Al igual que el acero del que está hecho el avión procede de una de sus muchas empresas mineras». ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard (climaterra.org)

Otro ejemplo lo tenemos en la Banca (cuadro 2).

Cuadro 2

Mayores accionistas del Banco de Santander y del BBVA

Fuente: Expansión

Curiosamente, son dos de los Bancos «españoles» que más invierten en armas y en proyectos ambientales y extractivos altamente dañinos para numerosas poblaciones del mundo, violando todas las normas de responsabilidad social y «sostenibilidad». Son también de los que más estrechos lazos mantienen con la entidad sionista enclavada en Palestina.

¿Y quiénes son los mayores accionistas de la Reserva Federal de EEUU?

En 2018 el Citibank era la institución número 1 de la lista, con 87,9 millones de acciones del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, es decir, el 42,8% del total. El accionista número 2 era JP Morgan Chase Bank, con 60,6 millones de acciones, lo que equivale al 29,5% del total (cuadro 3).

Cuadro 3

Situación accionaria de los dos Bancos más importantes de la FED

Fuente: https://www.climaterra.org/post/qui%C3%A9nes-son-los-due%C3%B1os-de-la-fed-la-f%C3%A1brica-de-d%C3%B3lares-y-porqu%C3%A9-importa

En suma, los dos Bancos juntos controlaban casi tres cuartas partes del capital social del Banco regional más importante del Sistema de la Reserva Federal. Tras ellos hay ya una fuerte caída de las participaciones. El Banco Morgan Stanley posee 4,8 millones y su filial Morgan Stanley Private Bank 2,8 millones de acciones, lo que supone una participación combinada del 3,7% en la Fed de Nueva York.

Podemos resumir diciendo que 3 megaempresas – «Fondos de Inversión» – , tienen acciones mayoritarias en el 60% de todas las empresas del mundo: BLACKROCK, VANGUARD y STREET CAPITAL.

Pero ¿quién posee a estas monstruosas entidades?

Estas empresas de inversión son, por supuesto, propiedad de su propio grupo de accionistas, los cuales, y esto es lo sustancioso, también se poseen entre sí. Todos son accionistas de las empresas de los demás. Juntos forman una reducidísima cúspide de propietarios.

Los inversores institucionales más pequeños, como Citibank, ING y T. Rowe Price, son propiedad de empresas de inversión más grandes, como Northern Trust, Capital Group, 3G Capital y KKR.

Estos inversores, a su vez, son propiedad de empresas de inversión aún más grandes, como Goldman Sachs y Wellington Market, que a su vez son propiedad de empresas todavía mayores, como Berkshire Hathaway y State Street.

En la cúspide de la pirámide -la mayor muñeca rusa de todas- se encuentran Vanguard y Blackrock.

El poder de estas dos empresas es difícil de imaginar. No sólo son los mayores inversores institucionales de todas las empresas importantes del planeta, sino que también son dueños de los otros inversores institucionales de esas empresas, lo que les da un duopolio total.

Según Bloomberg, para 2028 se espera que Vanguard y BlackRockgestionen colectivamente 20 billones de dólares en inversiones.

En el proceso, poseerán buena parte del planeta Tierra (gráfico 3).

Gráfico 3

Influencia empresarial de Vanguard y BlacRock

Fuente: ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard (climaterra.org)

Sabido esto, ¿podemos de verdad seguir teniendo la misma noción ingenua de la tan proclamada «democracia», el «pluralismo», la «trasparencia», la «soberanía del consumidor» o la «libre elección» dentro del modo de producción capitalista?; ¿no es hora de preguntarse de verdad qué hay detrás de toda esa ristra de eslóganes en los que se basa su supraestructura ideológica? Volveré a plantear estas preguntas al final del texto, una vez vista la segunda parte del mismo.

De momento, y en el orden de información que seguimos, hay que considerar que Bloomberg se ha referido a BlackRock como la «cuarta rama del gobierno», debido a su estrecha relación con los Bancos Centrales. De hecho, BlackRock presta dinero a la Reserva Federal estadounidense, y es su principal asesor. Decenas de empleados de BlackRock han ocupado altos cargos en la Casa Blanca bajo las Administraciones de Bush, Obama y Biden.

BlackRock también ha desarrollado el sistema informático que utilizan los Bancos Centrales.

Demos, entonces, el siguiente paso: ¿quiénes son los dueños de Black Rock?

Aquí nos salen algunas figuras destacadas (su currículum es público, sacado de wikipedia -el carácter sionista de estos personajes, que yo añado, es algo que espero que el texto deje claro por las implicaciones de sus empresas-):

Larry Fink. Judío sionista. Es miembro del Consejo de Administración de la Universidad de Nueva York (NYU) y del Foro Económico Mundial, y copresidente del Consejo de Administración del NYU Langone Medical Center. Además, forma parte de los consejos del Museo de Arte Moderno y del Consejo de Relaciones Exteriores. Robert S. Kapito. Judío sionista. En 1988 fundó con Laurence D.Fink BlackRock. En 1992 BlackRock se distanció de Blackstone y se convirtió en una compañía independiente con intereses en la administración de inversiones bursátiles, fondos de inversión privada, inmuebles, liquidez y estrategias alternativas. A través de BlackRock Soluciones, por ejemplo, la empresa proporciona administración de riesgo y servicios de inversión de empresa para miles de fondos y empresas bancarias. Robert Kapito es su Presidente y Director general, así como Presidente del Comité Operativo Global. Además es responsable de unidades operativas clave, incluyendo la administración y asesoramiento bursátil, inversión alternativa, riesgos y análisis cuantitativos y BlaclRock Soluciones. También es director de iShares Inc.

Susan Wagner. Judía sionista. Tras su paso por la Universidad, Wagner se unió al Banco de inversión Lehman Brothers en Nueva York. En 1988, Wagner y Ralph Schlosstein dejaron Lehman para unirse a Blackstone Financial Group, que luego sería BlackRock. Wagner ha ocupado muchos puestos directivos en la compañía que fundara: agente operativa, responsable de fusiones y adquisiciones, jefa de inversiones y segunda CEO de BlackRock. Entre las empresas con las que ha negociado figuran Quellos, Merrill Lynch Investment Management y Barclays Global Investors. Expandió la compañía a Asia, Oriente Medio y Brasil. Y tras apartarse de la primera línea de BlackRock, sigue en el consejo asesor de la compañía. En julio de 2014 fue nombrada consejera de Apple Inc.

Pero no son los únicos que toman las decisiones, ya que BlackRock es propiedad de algunos gigantescos accionistas. «Curiosamente» el mayor de ellos es Vanguard.

Y es aquí donde el asunto se pone más oscuro.

«Vanguard tiene una estructura única que nos impide ver quiénes son los verdaderos accionistas. La élite propietaria de Vanguard no quiere que nadie sepa que son los propietarios de la empresa más poderosa del planeta. Aun así, si se indaga lo suficiente, se pueden encontrar pistas sobre quiénes son estos propietarios» ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard (climaterra.org).

No puede ser de otra forma que sus principales accionistas estén entre ese 0,001% de la población mundial[2]. Las familias más ricas del planeta. Sí, efectivamente, entre ellas los Rothschild, los DuPont, los Rockefeller, los Walton, los Murdoch, los Oppenheimer y los Morgan.

Es momento, ahora, de ver la implicación de algunas de esas familias sionistas en los centros neurálgicos del poder de EEUU y, con ello, su preponderancia en las redes de poder mundial.


Nota:

[1] Pueden encontrarse sobre todo en ¿Quién es el dueño del mundo? Blackrock y Vanguard (climaterra.org) (que a su vez toma del documental MAGNÍFICO DOCUMENTAL «MONOPOLY – ¿QUIÉN ES EL DUEÑO DEL MUNDO?» – Tim Gielen (2021) – subtitulado en español por Vari3dad3S (odysee.com), el cual podría ser recomendable de seguir por algunos de los datos que aporta, aunque no por sus conclusiones conspirativas, además de, por supuesto, anticomunistas). Otros enlaces: Goldman Sachs, el banco que gobierna el mundo | Economía | EL PAÍS (elpais.com); Los verdaderos amos del mundo según Germán Vega Lombardía (youtube.com); ?La EMPRESA que CONTROLA EL MUNDO en secreto gracias a tu colaboración? (youtube.com); ? ELLOS CONTROLAN EL MUNDO (con tu dinero) – BlackRock y Vanguard (youtube.com); (1049) Las 10 empresas que controlan todo lo que consumes. – YouTube; Las 7 empresas que controlan el 70% de los medios del mundo (youtube.com)

[2] En 2016, Oxfam informó que la riqueza combinada del 1% más rico del mundo era igual a la riqueza del 99% restante. En 2018, se informó que las personas más ricas del mundo obtienen el 82% de todo el dinero ganado en todo el mundo en 2017. Ver también Las 7 familias que controlan el mundo – MENzig

Cuba en Resumen


Texto completo en: https://www.lahaine.org/mundo.php/una-aproximacion-a-las-claves

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *