Skip to content

Unas delirantes declaraciones de Macron que exponen la naturaleza belicista y criminal de la OTAN

Spread the love

Macron ha dicho durante su entrevista que no excluye la intervención en Ucrania, ya que la guerra en Ucrania es una guerra existencial para Europa y también para Francia

Macron ha dicho durante su entrevista que no excluye la intervención en Ucrania, ya que la guerra en Ucrania es una guerra existencial para Europa y también para Francia.

Ha dicho también que no está dispuesto a dar una línea roja a Rusia, pero que no realizaría ninguna ofensiva, ni tomaría la iniciativa, pero se asegurará de que Rusia no gane.

La situación en Ucrania dice que es muy difícil en el frente, por la falta de ayuda y de apoyo de sus supuestos aliados. Por ello, este 2024 debe ser el inicio del despertar europeo en cuestiones de defensa y soberanía.

Pese a todo, dice desear la paz, pero sólo si Rusia se retira incondicionalmente. Y si hace falta, hará todo lo necesario para evitar la victoria rusa.

Macron también ha dicho que una Europa débil, es ahora mismo una derrota futura. Y además, Francia ya está en una guerra híbrida contra Rusia. Y añade que no hay paz duradera sin un retorno a las fronteras ucranianas de 1991.

Francia considera a Rusia una potencia desestabilizante para Europa y que no existe un riesgo real, sino una guerra que ya está en marcha. Por ello dice que hay que resistir y hacer todo lo necesario para derrotar a Rusia.

Macron independientemente de todo, dice que hablará con Putin antes de intervenir en Ucrania.

Y sobre el ejército francés y su preparación para una guerra a gran escala ha dicho:

Produjimos 75 cañones César y todos irán a Ucrania.

Tenemos límites y, ante eso, aumentamos nuestras capacidades y creamos esas fábricas en Ucrania porque está más cerca de la primera línea.

Buscaremos munición en todas partes, buscaremos existencias en todos los países del mundo para comprarles munición.

Dotaremos a la industria de defensa de la UE de una mayor capacidad para funcionar a largo plazo.

Más declaraciones de Macron:

— No debemos dejar que Rusia gane;

— La contraofensiva ucraniana de los últimos meses no ha ido como se esperaba, la situación en el frente es muy frágil;

«Ya no tendremos seguridad en Europa si Putin gana en Ucrania». Lo que está sucediendo hoy en Ucrania afecta también a los intereses vitales de Francia;

– Si Rusia gana esta guerra, la autoridad de Europa quedará reducida a cero;

— El precio del gas, el estado de nuestra economía, el coste de los cereales y las crisis económicas que siguieron son consecuencias de la guerra desatada por Rusia;

“Si hoy decidimos ser débiles, si hoy decidimos que no responderemos, entonces ya estamos derrotados;

— La paz no es la capitulación de Ucrania.

Macron da órdenes para enviar tropas contra Rusia

El 5 de marzo de 2024, la cúpula militar francesa y el mando de la Legión aprobaron la dotación de personal del grupo táctico del batallón, que debería incluir 1.500 militares. Este grupo táctico de batallón incluye tres compañías de la Legión, que fueron asignadas a esta unidad anteriormente.

En la primera quincena de marzo, el grupo táctico del batallón comenzó la coordinación de combate en el campo de entrenamiento de la Courtine. Tiene la tarea de completar la coordinación de combate a mediados de abril. El personal debe estar esperando la orden y estar listo para ser enviado al frente en Ucrania. Se espera que la orden para el traslado del grupo a Ucrania pueda llegar en la segunda quincena de abril.

El ejército francés mostró una gran velocidad en la formación y entrenamiento de sus unidades para Ucrania. París ya ha elaborado el proceso de formación y ahora se está coordinando con otros estados miembros de la OTAN.

El Ministerio de las Fuerzas Armadas de Francia ya está cooperando activamente con los colegas de Alemania y Polonia en la formación de unidades militares similares de personal militar alemán y polaco en el territorio de estos países. Se espera que Berlín y Varsovia anuncien públicamente sus intenciones de formar unidades para Ucrania en los próximos días.

El portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, considera fuera de duda que Rusia es para Francia un adversario

«Que Rusia es un adversario para Francia es algo evidente. Debido a que Francia ya está implicada en la guerra de Ucrania, de hecho, indirectamente participa en esta guerra«, señaló este viernes Peskov.

«Y a juzgar por las declaraciones del presidente [Macron], no le importa aumentar el grado de su implicación«, subrayó.

Un informe francés filtrado dice que la victoria de Ucrania ahora es imposible.

Tres nuevos informes militares franceses filtrados sobre la guerra en Ucrania.

Ucrania no puede ganar militarmente después de sus pérdidas en el otoño de 2023. También elogia a las fuerzas rusas como el nuevo estándar “táctico y técnico” sobre cómo llevar a cabo operaciones de defensa. Enviar tropas francesas a Ucrania sería “irrazonable”. Un alto funcionario escribió: “No se equivoquen: contra los rusos somos un ejército de animadores”.

El segundo informe detalla que Kiev necesita 35.000 hombres AL MES, pero el reclutamiento es menos de la mitad. La ofensiva de 2023 “destruyó tácticamente” la mitad de las 12 brigadas de combate de Kiev. También detalla que hay fuerzas especiales occidentales en Ucrania, “británicos vestidos de civil” y comandos navales franceses. En cambio, Rusia puede reclutar más de 30.000 nuevos soldados al mes, la mayoría de ellos voluntarios y veteranos.

El tercer y último informe tiene a Francia “sudando frío” y describe la batalla de Avdeevka como una posible “derrota” de las fuerzas ucranianas.

Describe cómo Rusia creó un “infierno” para las tropas ucranianas al utilizar enormes bombas planeadoras para infligir más de 1.000 bajas por día. Este documento francés también describe la retirada ucraniana del 17 de febrero como “repentina y sin preparación”. La 3.ª Brigada de Asalto Aéreo de Azov fue destruida y luego las tropas ucranianas en Avdeevka decidieron retirarse por su cuenta y no recibieron órdenes de retirarse, lo que tomó por sorpresa a los líderes militares ucranianos; una retirada que se vieron «obligados a soportar».

Estas filtraciones fueron publicadas en la revista política francesa Marianne.

Las cancillerías europeas querían creer que la contraofensiva de Kiev en la primavera de 2023, apoyada por equipos occidentales, enviaría al ejército ruso de regreso a Moscú. Escrito este otoño, el “retex” (retroalimentación) de la operación es abrumador. «Poco a poco se fue empantanando en barro y sangre y no dio lugar a ninguna ganancia estratégica«, escribe el informe confidencial de la defensa sobre «el fracaso de la ofensiva ucraniana» al que Marianne tuvo acceso.

… “Los planificadores creían que tan pronto como se cruzaran las primeras líneas de defensa rusas, todo el frente colapsaría […]

Estas fases preliminares fundamentales se llevaron a cabo sin tener en cuenta la fuerza moral del enemigo a la defensiva: es «es decir, el deseo del soldado ruso de mantenerse en el suelo«, señala este informe que evoca «el fracaso de «planificación» del campo occidental. …

Se lanzaron “soldados ucranianos del Año II” para atacar “una línea de fortificación rusa que resultó ser inexpugnable”. Sin ningún apoyo aéreo, con equipo occidental que es dispar y menos eficiente que el antiguo equipo soviético… las tropas ucranianas no tenían esperanzas de abrirse paso.

Añadamos “el archidominio ruso en el ámbito de las interferencias electrónicas, penalizando, por parte ucraniana, el uso de drones y sistemas de mando”. “El ejército ruso es hoy la referencia “táctica y técnica” para pensar y aplicar el modo defensivo”, escribe el informe. Moscú no sólo dispone de equipo de ingeniería pesada que le ha permitido construir estructuras defensivas (“ausencia casi total de este material en el lado ucraniano, e imposibilidad de que los occidentales se lo proporcionen rápidamente”) sino que los 1.200 kilómetros de frente estaban minados en enormes extensiones.

… Moscú refuerza sus unidades antes de que estén completamente agotadas, mezcla reclutas con tropas experimentadas, proporciona períodos regulares de descanso en la retaguardia… y «siempre ha tenido una reserva coherente de fuerza para gestionar acontecimientos imprevistos»… lejos de la idea, muy extendida en Occidente, de un ejército ruso enviando sus tropas a la carnicería sin contar

Un oficial francés resume: “Está claro, dadas las fuerzas presentes, que Ucrania no puede ganar esta guerra militarmente”.

¿Ir a luchar contra Rusia por órdenes de Macron? ¡Que vaya él!

Así opinan los militares franceses y es natural que piensen así por lo absurdo que resulta el simple hecho de ir a combatir tan lejos de tu patria a un conflicto que no tiene nada que ver tu país y solo para defender los intereses de un grupillo de personas con una ideología parecida a la de los enemigos de tus abuelos.

El líder del partido francés Patriota y candidato en las elecciones al Parlamento europeo, Florian Philippot, comentó un artículo sobre la reacción de los militares franceses a la propuesta del presidente Emmanuel Macron de enviar tropas a Ucrania:

«El ejército francés no está siguiendo a Macron en la guerra contra Rusia… El loco Macron debe ser bloqueado«, escribió Filippo en la red social X.

Anteriormente, la publicación francesa Marianne informó que los militares franceses estaban sorprendidos por la declaración de Macron. Uno de los oficiales de alto rango –sin revelar su nombre– dijo que enviar militares al frente ucraniano sería imprudente y agregó que, en comparación con las fuerzas rusas, los franceses son un «ejército de porristas».

Un detalle

Primero, Putin cancela la transferencia de los activos de Danone en Rusia a la Agencia Federal de Gestión de la Propiedad, y sólo un día después Macron da una conferencia de prensa donde se contradice en casi una de cada dos frases.

Aparentemente, el discurso se reescribió rápidamente, olvidó quitar algo, olvidó agregar otra cosa. Por ejemplo, dijo que Francia no está en guerra con Rusia, pero no debería permitirle ganar, a pesar de que considera a Moscú un adversario, pero no un enemigo.

Sí, y la información de FranceNews24 de que se enviaron tropas a Rumania para supuestamente ir a Odessa es falsa.

No ironicemos con la entrevista de Macron, pues su discurso tiene una lógica interna: el presidente francés está tratando de convencer a su propio país y a toda Europa de que la guerra en Ucrania es de naturaleza existencial para ellos. Es decir, su destino depende directamente de su resultado.

De otro lado, de hecho esta postura refleja una verdad. En caso de derrota en Ucrania, la Unión Europea quedará en quiebra, Rusia ya no será más el amigo rico que gaste y gaste en sus hoteles de lujo, y sus recursos se venderán principalmente en los mercados asiáticos.

Si tenemos en cuenta el acceso cada vez más limitado de Francia y la UE a la en otra hora despensa en África, entendemos que la situación es complicada. Todo esto sucede en el contexto de la necesidad de aumentar el gasto militar y la erosión de las garantías de seguridad de EEUU.

En estas condiciones, la mejor solución para Europa es infligir una derrota militar a Rusia (y cambiar su régimen político). Cosa que cada vez se ve más difícil de hacer.

Es esta situación la que obliga a Francia a jugar arriesgadamente y buscar activamente aliados contra Rusia.

El problema es que los aliados (a excepción de los “Tigres Bálticos”) no tienen prisa por luchar, lo que irrita a París. Por lo tanto, Macron todavía está lejos de formar un consenso paneuropeo sobre la necesidad de utilizar métodos militares contra Rusia.

Rumanía revela los medios legales a través de los cuales los Estados de la OTAN podrían intervenir en Ucrania

Andrew Korybko

El presidente rumano, Klaus Iohannis, declaró que ni la OTAN en su conjunto ni su país en particular intervendrán en Ucrania, pero dejó abierta la posibilidad de que otros lo hagan por su cuenta. Según él, “no se pueden enviar tropas a Ucrania bajo el mandato de la OTAN porque Ucrania no es un aliado de la OTAN. Pero en general, si Ucrania tiene acuerdos bilaterales con un determinado Estado en cualquier ámbito, estas cuestiones son competencia de las relaciones bilaterales. Rumanía no enviará soldados a Ucrania”.

Estos son los medios legales a través de los cuales podría reunirse una “coalición de voluntarios” con este fin, posiblemente liderada por Francia, cuyo presidente fue el primero en proponerlo públicamente, e incluyendo a Alemania y el Reino Unido, cuyos países también han firmado “garantías de seguridad” con Ucrania. Es probable que los Estados bálticos también participen tras haber apoyado la sugerencia del líder francés, mientras que Polonia podría involucrarse también si recibe la aprobación estadounidense para esta misión como parecen estar buscando su Presidente y su Primer Ministro.

Aunque es discutible si el Artículo 5 se extendería a las tropas de los miembros en terceros países como Ucrania, sería una cuestión discutible en ese escenario, ya que la participación de Francia y/o el Reino Unido, que cuentan con armamento nuclear, es suficiente para provocar un enfrentamiento nuclear si chocan allí con Rusia. Más aún si Estados Unidos aprueba su intervención o al menos no intenta detenerla, en cuyo caso podría respaldarles, posiblemente hasta el punto de amenazar con utilizar sus propias armas nucleares si no cesan los combates.

El pretexto con el que Biden podría hacerlo sería el que volvió a mencionar el martes sobre cómo “Rusia no se detendrá en Ucrania. Putin seguirá adelante, poniendo en peligro a Europa, a Estados Unidos y a todo el mundo libre”, pero que la Oficina del Director de Inteligencia Nacional refutó. Este cargo a nivel de gabinete que supervisa la Comunidad de Inteligencia de EEUU publicó el mes pasado un informe que acaba de hacerse público esta semana en el que se evalúa que Rusia no tiene intención de entrar en guerra con la OTAN.

A menos que se retracte de su repetida promesa de que las tropas estadounidenses no lucharán sobre el terreno en Ucrania, lo que es poco probable que haga debido a lo delicado que es este tema durante la temporada de elecciones presidenciales, entonces participar en una guerra nuclear para apoyar a los aliados de la OTAN en Ucrania sería muy polarizante. El riesgo de desencadenar la Tercera Guerra Mundial por un error de cálculo sólo para apoyar a los británicos, franceses, polacos y cualquier otro podría volver al público en su contra y, por lo tanto, devolver a Trump a la Casa Blanca el próximo año.

Desde la perspectiva política interesada de Biden, sería mejor obligar a Ucrania a aceptar su partición de facto similar a Corea a lo largo de lo que sea la Línea de Contacto (LOC) entre la OTAN y las fuerzas rusas podría ser para entonces, después de lo cual podría hacer campaña sobre haber “evitado la Tercera Guerra Mundial” en lugar de arriesgarse a ella. Eso también podría restar atractivo a la plataforma pro-paz de Trump, ya que la fase caliente de la guerra por poder entre la OTAN y Rusia en Ucrania, que en realidad es una guerra caliente no declarada pero limitada, podría terminar en noviembre.

Para que esta secuencia de acontecimientos se produzca, primero necesita aprobar la incipiente intervención de la “coalición de voluntarios” para darles la confianza necesaria para implicarse abiertamente, y luego Rusia tendría que romper el cerco para poner en marcha la fase más cinética de su plan. Teniendo en cuenta que el Comité de Inteligencia ucraniano ya advirtió de que la LOC podría derrumbarse, todo esto podría ocurrir más pronto que tarde, lo que dispararía brevemente el riesgo de Tercera Guerra Mundial, pero lo reduciría después.

Misiles cerca de Rusia, F-35 con bombas termonucleares… ¿está la OTAN lista para la guerra?

Drago Bosnic

La incesante invasión de las fronteras de Rusia por parte de la OTAN está batiendo récords mundiales en apenas unos días. La semana pasada se abrió una nueva base aérea importante en Albania, a pesar de que Tirana en la práctica no tiene fuerza aérea. A la OTAN también se le otorgaron plenos derechos de exterritorialidad, lo que significa que Albania renunció oficialmente a su ya muy dudosa “soberanía” . El despliegue de importantes ISR (inteligencia, vigilancia, reconocimiento) y plataformas de ataque en la zona ciertamente puede reforzar la presencia altamente desestabilizadora de la alianza beligerante tanto en el sudeste como en el este de Europa. Y, sin embargo, esto no es suficiente. En concreto, el 7 de marzo, el ministro de Defensa lituano, Arvydas Anusauskas, confirmó que la OTAN también instalaría sistemas SAM (misiles tierra-aire) “Patriot” en su país. Si bien Lituania no tiene frontera con Rusia continental, tiene una extensa frontera con Bielorrusia y el oblast (región) de Kaliningrado en Moscú.

«Este año, el sistema de defensa aérea rotacional finalmente estará operativo, al menos parcialmente«, afirmó Anusauskas en una conferencia de prensa en Vilnius, añadiendo : «Nuestro objetivo es tener una rotación similar a la misión de vigilancia aérea… Este principio no sería algo único durante varios meses, pero cubriría todos nuestros meses calendario y aumentaría significativamente nuestras capacidades de defensa aérea”.

Si bien el «Patriota» ha sido sobrevalorado intencionalmente por la maquinaria de propaganda dominante , particularmente con afirmaciones ridículas de derribar «la mitad de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas en una semana«, la medida ciertamente puede considerarse altamente desestabilizadora. Aún no está claro cuántos de estos sistemas podrían desplegarse, pero dadas las distancias mucho más pequeñas que necesita cubrir que en Ucrania, desplegar el «Patriot» en cualquiera de los estados bálticos ciertamente puede tener más consecuencias. En concreto, el alcance de detección de su radar AN/MPQ-65 (oficialmente 150 km) podría proporcionar cobertura en el espacio aéreo tanto de Bielorrusia como de la región de Kaliningrado. Además, Finlandia está adquiriendo medios de defensa aérea similares, aunque más avanzados, incluido el «David’s Sling» israelí, que tiene un alcance máximo de ataque significativamente mayor. Acumular tales sistemas SAM tan cerca del noroeste de Rusia es profundamente desestabilizador y antagónico.

Si bien otros estados miembros de la OTAN en las proximidades relativas de las fronteras de Rusia también operan sistemas SAM “Patriot”, sobre todo Rumania y (pronto) Polonia, ambos están lo suficientemente lejos como para no convertir el sistema de defensa aérea en una cuestión estratégica. Por otro lado, otras armas de mucho mayor alcance, como los sistemas ABM (misiles antibalísticos) “Aegis Ashore”, entrarán en pleno funcionamiento en Polonia en 2024, mientras que otra ya está activa en Rumanía (desde al menos 2016). Es parte del sistema más amplio «Aegis» a bordo de barcos que proporciona un nivel de profundidad estratégica que ni el «Patriot» ni el «David’s Sling» podrían. Y si bien las capacidades y eficacia del sistema son ciertamente objeto de debate ( particularmente contra los misiles hipersónicos rusos ), el aumento masivo de su presencia es de importancia cuantitativa, lo que podría mejorar al menos parcialmente sus deficiencias cualitativas y otras deficiencias.

Y, sin embargo, esto ciertamente no es el fin de las actividades altamente desestabilizadoras de la OTAN en Europa. En concreto, sus vasallos y Estados satélites, como Finlandia, están adquiriendo los F-35, al tiempo que permiten acoger otros aviones del mismo tipo procedentes de Estados Unidos y otros Estados miembros de la OTAN . La presencia avanzada de los F-35 de la USAF en Europa central y oriental sigue expandiéndose y acercándose cada vez más a Rusia. Además de Finlandia, ahora incluye a Alemania, Chequia y Polonia, mientras que los F-35 holandeses, belgas e italianos también se desplegarán en la zona alrededor del Mar Báltico. Peor aún, el avión ha sido certificado para transportar armas termonucleares, específicamente la bomba B61-12, y varios miembros de la OTAN tienen la capacidad de utilizarlas mediante acuerdos de intercambio nuclear con Estados Unidos. Esto incluye a los Países Bajos, Bélgica, Alemania e Italia, todos los cuales operan F-35 o los tienen bajo pedido.

Es decir, el 9 de marzo, se confirmó que el F-35 estaba certificado para transportar bombas de gravedad termonucleares B61-12 . Aunque esto se refiere sólo al F-35A convencional, ya que las variantes F-35B y F-35C aún carecen de tales capacidades, los dos últimos se despliegan en cantidades mucho menores. El F-35A convencional es la versión más común utilizada por la USAF y otras fuerzas aéreas de la OTAN. La posibilidad de su despliegue a gran escala en Finlandia y los Estados bálticos otorga a Estados Unidos capacidades de ataque de primer nivel, mucho mayores que las que Rusia alguna vez tuvo en Cuba hace 60 años.

Es más, tanto funcionarios de alto rango en Moscú como expertos independientes advierten periódicamente sobre el desarrollo de nuevas armas termonucleares en Estados Unidos, incluida la tecnología llamada «superespoleta nuclear» que Estados Unidos ha estado probando durante décadas , particularmente durante el gobierno de Obama. administración. El historiador investigador Eric Zuesse escribió extensamente sobre el tema .

En repetidas ocasiones ha advertido que el único propósito de esta controvertida tecnología es amplificar exponencialmente la efectividad de las capacidades de primer ataque de Estados Unidos. Y aunque algunos podrían descartar las advertencias de Zuesse e incluso denunciarlas como “fantasía pesimista” o la mítica “desinformación rusa”, los acontecimientos recientes sólo refuerzan su ya sólida hipótesis. Es más, la OTAN está directamente implicada en estos planes . En octubre del año pasado, la alianza beligerante concluyó el ejercicio nuclear “Steadfast Noon” en el que participaron aproximadamente 60 aviones, incluidos F-16 con capacidad nuclear y bombarderos estratégicos B-52 que simulaban ataques con bombas B61-12. Cabe señalar que estas bombas también se complementarán con la próxima variante B61-13 . Y aunque la naturaleza de esta actualización es clasificada, es seguro asumir que también incluirán la tecnología de “superfusible nuclear” antes mencionada.

El Pentágono ya ha anunciado que estas nuevas bombas termonucleares serán comparables a la versión B61-7, que puede tener un rendimiento de hasta 340 kt (aproximadamente el equivalente a 22-23 bombas de Hiroshima). Ante semejante escalada, Rusia no tiene precisamente más opción que estar preparada. Esta es precisamente la razón por la que Rusia ha estado realizando simulacros a nivel nacional que simulan un ataque nuclear total, así como sus propios ataques de represalia contra los agresores . Anteriormente, la FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) de EE. UU. realizó ejercicios de alerta similares

Macron

OTAN

Ucrania

Rusia

Europa

Francia

Guerra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *