Skip to content

Willie Mays

Spread the love

Willie Mays amó su tiempo de juego en Puerto Rico y le encantaba la comida boricua. El historiador Jorge Colón Delgado y el exjugador de los Giants, Cándido Maldonado, recuerdan al legendario pelotero que falleció el miércoles, a los 93 años

Pedro Zervigón

ndotSopersuh7ct53fc4i10m 67g7m75042ggmci864ihgau9t1hamti294c  · 

Willie Mays amó su tiempo de juego en Puerto Rico y le encantaba la comida boricua. El historiador Jorge Colón Delgado y el exjugador de los Giants, Cándido Maldonado, recuerdan al legendario pelotero que falleció el miércoles, a los 93 años. Imagínese a los Cangrejeros de Santurce importando al reciente ganador del premio Jugador Más Valioso de la Liga Americana, Aaron Judge, para custodiar el jardín central del Estadio Hiram Bithorn, y colocarle a su izquierda a uno de los principales peloteros en ascenso de Puerto Rico, como Heliot Ramos. Una firma de ese nivel se vivió en Puerto Rico en el 1954 y es un momento clave para recordar al honrar la memoria del gran importado de aquel instante, Willie Mays, quien falleció el martes, a los 93 años. Mays custodió el jardín central de los Cangrejeros en la temporada 1954-55, luego de haber quedado campeón bate y campeón de la Serie Mundial con los Giants de Nueva York en el 1954 (el equipo se mudó a San Francisco en el 1958), además de haber sido escogido Jugador Más Valioso de la Liga Americana en esa temporada. Y acá hizo combo en los jardines con el Astro Boricua, el entonces joven Roberto Clemente, defendiendo el izquierdo de Estadio Sixto Escobar de San Juan. Clemente, de hecho, hizo su debut en las Grandes Ligas en el 1955 con los Pirates de Pittsburgh. El resto es historia. Así que imagínense: Mays y Clemente, uno al lado de otro en los bosques del Escobar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *