Skip to content

¿Y si no hubiera habido golpe de Estado en Chile en 1973?: El Trigésimo Sexto Boletín (2023)

Spread the love

Cuando el pueblo de Chile, liderado por el gobierno de la Unidad Popular, tomó el control de su vida económica y política, lanzó una llamarada al cielo anunciando las grandes posibilidades del socialismo. Sus avances reflejaron los que se habían logrado en varios otros proyectos, como en Cuba, y aumentaron la confianza de la gente en todo el Tercer Mundo para probar sus propias posibilidades. Si el proyecto de Unidad Popular no hubiera sido truncado, muy bien podría haber alentado a otros proyectos de izquierda a exigir la satisfacción de deseos justos en un mundo donde fuera posible alcanzarlos. Los justos deseos del pueblo podrían haber eclipsado la estrecha codicia del capitalismo.

Tricontinental

Queridos amigos,

Saludos desde el escritorio de Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales .

Imagínese este escenario. El 11 de septiembre de 1973, los sectores reaccionarios del ejército chileno, dirigidos por el general Augusto Pinochet y con luz verde del gobierno estadounidense, no abandonaron sus cuarteles. El presidente Salvador Allende, que encabezó el gobierno de la Unidad Popular, acudió a su oficina de La Moneda en Santiago para anunciar un plebiscito sobre su gobierno y pedir la renuncia de varios generales de alto rango. Luego, Allende continuó su lucha para reducir la inflación y hacer realidad el programa de su gobierno para promover la agenda socialista en Chile.

Hasta el momento en que el ejército chileno atacó La Moneda en 1973, Allende y el gobierno de la Unidad Popular estaban en una lucha campal para defender la soberanía de Chile, particularmente sobre sus recursos de cobre y sus tierras, mientras buscaban recaudar fondos suficientes para erradicar el hambre y el analfabetismo. y producir medios innovadores para brindar atención médica y vivienda. En el programa de la Unidad Popular (1970), el gobierno de Allende fundó sus estatutos:

Las aspiraciones sociales del pueblo chileno son legítimas y posibles de satisfacer. Quieren, por ejemplo, una vivienda digna sin reajustes que agoten sus ingresos; escuelas y universidades para sus hijos; salarios suficientes; poner fin de una vez por todas a los precios elevados; trabajo estable; atención médica oportuna; alumbrado público; alcantarillas; agua potable; calles y aceras pavimentadas; un sistema de seguridad social justo y operable, sin privilegios y sin pensiones de hambre; teléfonos; policía; parques infantiles; áreas de recreación; y populares centros turísticos costeros y de vacaciones.

La satisfacción de estos justos deseos del pueblo –que, en verdad, son derechos que la sociedad debe reconocer– será una preocupación de alta prioridad para el gobierno popular.

Hacer realidad los ‘justos deseos del pueblo’ –un objetivo loable– fue posible en medio del optimismo del público por el gobierno de la Unidad Popular. La administración de Allende adoptó un modelo que descentralizó el gobierno y movilizó al pueblo para lograr sus propios «deseos justos». Si este modelo no se hubiera interrumpido, los depositantes de las instituciones de seguridad social del gobierno habrían permanecido en los consejos directivos con supervisión de estos fondos. Las organizaciones de habitantes de barrios marginales habrían seguido inspeccionando las operaciones del departamento de vivienda encargado de construir viviendas de calidad para la clase trabajadora. Las viejas estructuras democráticas habrían seguido fortaleciéndose a medida que el gobierno utilizara nuevas tecnologías (como el Proyecto Cybersyn) para crear un sistema de decisión distribuido. «No se trata sólo de estos ejemplos», señaló el programa, «sino de una nueva comprensión en la que el pueblo participe en las instituciones estatales de manera real y eficiente».

Roberto Matta (Chile), Hagámosnos la guerrilla interior para parir un hombre nuevo (‘Luchemos la guerra de guerrillas dentro de nosotros mismos para dar a luz a un hombre nuevo’), 1970.

Cuando el pueblo de Chile, liderado por el gobierno de Unidad Popular, tomó control de su vida económica y política y trabajó duro para mejorar su mundo social y cultural, lanzó una llamarada al cielo anunciando las grandes posibilidades del socialismo. Sus avances reflejaron los que se habían logrado en varios otros proyectos, como en Cuba, y aumentaron la confianza de la gente en todo el Tercer Mundo para probar sus propias posibilidades. La erradicación de la pobreza y la creación de viviendas para cada familia fue una inspiración para América Latina. Si el proyecto de Unidad Popular no hubiera sido truncado, muy bien podría haber alentado a otros proyectos de izquierda a exigir la satisfacción de deseos justos en un mundo donde fuera posible alcanzarlos. Ya no viviríamos en un mundo de escasez, que impide la realización de estos deseos. Ningún Chicago Boys habría llegado con su nociva agenda neoliberal para experimentar en el laboratorio de un régimen militar. Las movilizaciones populares habrían expuesto el deseo ilegítimo de la clase capitalista de imponer austeridad al pueblo en nombre del crecimiento económico. A medida que el gobierno de Allende amplió su agenda, impulsado por un gobierno descentralizado y por la movilización popular, los «justos deseos» del pueblo podrían haber eclipsado la estrecha codicia del capitalismo.

Si no hubiera habido golpe en Chile, tal vez no hubiera habido golpes en Perú (1975) y Argentina (1976). Sin estos golpes, tal vez las dictaduras militares de Bolivia, Brasil y Paraguay se habrían retirado ante la agitación popular, inspirada en el ejemplo de Chile. Quizás, en este contexto, la estrecha relación entre Salvador Allende de Chile y Fidel Castro de Cuba habría roto el bloqueo ilegal de Washington a la Cuba revolucionaria. Quizás las promesas hechas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) celebrada en Santiago en 1972 podrían haberse cumplido, entre ellas la promulgación de un sólido Nuevo Orden Económico Internacional (NOEI) en 1974 que habría dejado de lado los privilegios imperiales de el complejo Dólar-Wall Street y sus agencias asistentes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

Pero el golpe ocurrió. La dictadura militar mató, desapareció y envió al exilio a cientos de miles de personas, poniendo en marcha una dinámica de represión que a Chile le ha resultado difícil revertir a pesar del retorno a la democracia en 1990. De ser un laboratorio del socialismo, Chile –bajo El férreo control de los militares se convirtió en un laboratorio para el neoliberalismo. A pesar de su población relativamente pequeña de aproximadamente diez millones (una décima parte de la población de Brasil), el golpe de Estado en Chile en 1973 tuvo un impacto global. En ese momento, el golpe no fue visto sólo como un golpe contra el gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, sino como un golpe contra el Tercer Mundo.

Ese es precisamente el tema de nuestro último dossier , El golpe contra el Tercer Mundo: Chile, 1973 , producido en colaboración con el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz Centro de Pensamiento e Investigación Social y Política(ICAL). «El golpe contra el gobierno de Allende», escribimos, «tuvo lugar no sólo contra su propia política de nacionalización del cobre, sino también porque Allende había ofrecido liderazgo y ejemplo a otros países en desarrollo que buscaban implementar los principios del NOEI». En la tercera sesión de la UNCTAD en Santiago (1972), Allende dijo que la misión de la conferencia era reemplazar «un orden económico y comercial obsoleto y radicalmente injusto por uno equitativo que se base en un nuevo concepto del hombre y de la dignidad humana y «Reformular una división internacional del trabajo que es intolerable para los países menos avanzados y que obstaculiza su progreso favoreciendo sólo a las naciones ricas». Esta fue exactamente la dinámica que descarriló con el golpe de Estado en Chile, así como con otras maniobras del bloque imperialista.

Por favor lee nuestro dossier y compártelo. Estos dossiers, elaborados una vez al mes, son producto de la colaboración y el trabajo duro, una síntesis de cómo nosotros, como instituto arraigado en los movimientos populares, vemos acontecimientos clave de nuestra historia. El arte de este dossier proviene del Museo de la Solidaridad Salvador Allende, que conservó arte del período de la Unidad Popular y de la lucha contra el golpe. Les agradecemos a ellos, y al ICAL, por nuestras colaboraciones basadas en la solidaridad y contra la ética neoliberal de la codicia provinciana.

Dos semanas antes del cincuentenario del golpe de Estado en Chile, falleció Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista de Chile (PC). En su funeral, el secretario general del partido, Lautaro Carmona Soto, describió cómo Teillier –con la cordita golpista aún en el aire– fue a trabajar a Valdivia para proteger y luego construir el partido como parte de una resistencia más amplia al régimen golpista. En 1974, Teillier fue arrestado en Santiago y posteriormente retenido y torturado durante dos años en la Academia de Guerra Aérea. Durante un año y medio más, Tellier estuvo recluido en campos de concentración de Ritoque, Puchuncaví y Tres Álamos. Liberado en 1976, se ocultó y continuó reconstruyendo el partido para que recuperara su fuerza de combate, al que se unió al año siguiente la líder del PC, Gladys Marín. Este era un trabajo peligroso, La situación se hizo aún más peligrosa cuando Tellier asumió como líder de la comisión militar del partido, que gestionó la ayuda enviada desde Cuba a Chile y supervisó la creación y las operaciones del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), el brazo armado del PC. Aunque los intentos de asesinar a Pinochet fracasaron, un trabajo más amplio para construir el movimiento por la democracia tuvo éxito. Fue la valentía y el sacrificio de personas como Tellier, Marín y muchos otros –y a menudo anónimos– los que pusieron fin a la dictadura de Pinochet y los Chicago Boys en 1990. un trabajo más amplio para construir el movimiento por la democracia tuvo éxito. Fue la valentía y el sacrificio de personas como Tellier, Marín y muchos otros –y a menudo anónimos– los que pusieron fin a la dictadura de Pinochet y los Chicago Boys en 1990. un trabajo más amplio para construir el movimiento por la democracia tuvo éxito. Fue la valentía y el sacrificio de personas como Tellier, Marín y muchos otros –y a menudo anónimos– los que pusieron fin a la dictadura de Pinochet y los Chicago Boys en 1990.

El golpe de 1973 en Chile destruyó vidas y suspendió un proceso muy prometedor. Hoy es necesario revivir esa promesa.

Calurosamente,

vijay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *